Paisajes de Irlanda, la Isla Esmeralda, Irlanda o Islandia cuál elegir
Europa Irlanda Islandia

¿Irlanda o Islandia?

Escrito por la
el
14 mayo, 2020

¿Qué es mejor Irlanda o Islandia? Menuda pregunta, dirás. Y, sin embargo, me la han hecho. Buscando destinos a los que viajar la similitud del nombre puede ser que plantee una duda razonable. Quizás también el deseo de conocer una isla al norte en busca de naturaleza y leyendas antiguas. Sus nombres desatan pasiones, deseos, imágenes que trasladan a escenarios legendarios, de película. ¿Y yo qué puedo responder? Si he visitado -y repetido- ambos destinos. Irlanda o Islandia, difícil elección. Ojalá puedas perdonarme si respondo que no voy a mojarme, aunque en ambas haya acabado calada hasta los huesos… Pero sí dar algunos datos que puedan ayudar a escoger en función de peculiaridades o características propias de cada una de estas dos islas prodigiosas.

Irlanda o Islandia

Irlanda o Islandia

Irlanda vs Islandia.

La bella Irlanda es la “Isla Esmeralda”. Perfecta definición en base al color que pinta sus paisajes: verde intenso, regado de lluvia. Islandia “Tierra de Hielo” en realidad es la Isla del Hielo y el Fuego, ya que la actividad volcánica del subsuelo emana en forma de volcanes y géiseres. Más allá de situarlas en un mapa -para eso sólo hay que estudiar Geografía- voy a centrarme en aspectos culturales o paisajísticos, que aportan diferentes experiencias a la viajera que se aventura por sus caminos.

Costa Norte de Irlanda

Costa Norte de Irlanda

Ambas islas comparten…

Localización: Se ubican en el Atlántico Norte, aunque hay casi mil quinientos kilómetros entre una y otra. En concreto, si trazamos una línea recta la distancia de Irlanda a Islandia es de 1.448,3 km.

Seguridad del destino: tanto Irlanda como Islandia se encuentran entre los 10 países más seguros del mundo para viajar.

Un pasado vikingo.

En el didáctico museo de las Sagas de Reikiavik se explica cómo los primeros habitantes de la Isla del Hielo y el Fuego eran ermitaños procedentes de Irlanda en los albores del medievo. En el año 874 arribó a sus costas el primer colono escandinavo, un caudillo vikingo llamado Ingólfur Arnarson, quien estableció una granja al borde del mar en una “bahía humeante” -hoy Reikiavik-. Durante siglos fueron llegando familias de navegantes y desterrados de Escandinavia, fundando pequeños asentamientos en la costa como Vík. Leyendas en torno a tesoros escondidos bajo las aguas de formidables cascadas pasaron a formar parte de la tradición oral. Islandia perteneció a Dinamarca hasta el siglo XX, cuando consiguió la independencia.

La Historia de Irlanda también está vinculada a estos marineros y guerreros procedentes del congelado norte del mundo. Aunque estuvo habitada desde mucho antes que la isla del Hielo, durante toda la Edad Media sufrió asedios e invasiones vikingas. Incluso tuvieron colonias permanentes como en la desembocadura del río Liffey, alrededor de un antiguo asentamiento llamado Dubh Linn, dando lugar a la ciudad de Dublín.

Vikingos en el museo de las sagas

Vikingos en el museo de las sagas

Paisajes volcánicos con columnas de basalto.

Si hay un punto común en ambas islas es que los paisajes de naturaleza son sublimes. En salvajes acantilados como los de Moher en Irlanda o el arco de Dyrholaey cerca de «Vík í Mýrdal, se siente la fuerza del viento furioso y lo impetuoso del océano. Uno de los lugares más famosos de Irlanda es la Calzada del Gigante, una sorprendente estructura de columnas de basalto de origen volcánico que emerge del mar. Ésta tiene su “réplica” o hermana pequeña en las costas islandesas en una de sus playas más populares: la de Reynisfjara.

La Calzada del Gigante en Irlanda

La Calzada del Gigante en Irlanda

Las leyendas vinculadas a tan fotogénicos sitios aluden a seres mitológicos de descomunal tamaño. En el caso de la Calzada del Gigante, la tradición atribuye su construcción a una lucha de gigantes. La del irlandés Finn y su vecino de Escocia Bennandoner, quienes se arrojaban continuamente rocas hasta formar un campo de piedras en el mar. Por él caminó el coloso escocés para enfrentarse a su enemigo. En el caso de la playa de Reynisfjara se cuenta que los roques de lava son tres trolls que trataban de robar un barco cuando les sorprendió la luz del sol, quedando petrificados para siempre.

Columnas de basalto de la playa de Reynisfjara

Columnas de basalto de la playa de Reynisfjara

Avistamiento de fauna silvestre.

En las costas de ambas islas es posible observar grandes cetáceos o aves acuáticas -siempre desde el respeto- como delfines, ballenas o frailecillos. Por ejemplo, en las aguas de Carrigaholt vive una colonia de 150 delfines mulares. Así como en Donegal son frecuentes los avistamientos de ballenas. Las focas grises sorprenden asomando sus simpáticos bigotes en puertos como los de Ballintoy, el condado de Antrim o incluso en la bahía de Galway. Aunque una de las aves más buscadas durante la primavera y el verano son los adorables frailecillos. En Irlanda se pueden encontrar en Puffin Island, los acantilados de Moher, el Condado de Kerry o la isla de Rathlin. Animales que también es sencillo contemplar en los acantilados islandeses, en una excursión en barco desde el puerto de Reikiavik, o tomando el sol sobre los icebergs del lago de Jökulsárlón -en el caso de las focas en Islandia-.

Avistamiento de frailecillos

Avistamiento de frailecillos, fuente: Pixabay

Gastronomía con sabor a mar.

Tanto en Irlanda como en Islandia he disfrutado de una gastronomía muy similar, basada en los productos frescos y marinos recién capturados en el Atlántico Norte. El pastel de pescado más delicioso que he probado nunca lo hice en el puerto de Reikiavik, sólo comparable al que almorcé un frío día nevado en Dalkey, bahía de Dublín. Estofados a base de patatas y carne, salmón o bacalao exquisitos y, cómo no, fish and chips. Aunque éste último no es santo de mi devoción, en los dos países se pueden encontrar variables más o menos sabrosas sin ser demasiado grasientas. Eso sí, a mi parecer nada como degustar una Guinness junto al fuego con música celta de banda sonora…

Pastel de pescado y fish and chips en Reikiavik

Pastel de pescado y fish and chips en Reikiavik

“Winter is coming!” Escenarios de Juego de Tronos.

Hablando de escenarios de leyenda en Irlanda o Islandia, las dos se convirtieron en un plató de inmensas dimensiones para dar vida a “Juego de Tronos”. La parte norte de la Isla Esmeralda fue elegida como “Poniente” recreando, entre otros lugares, el castillo de Invernalia -en el condado de Antrim- el Camino Real, la siniestra cueva de Melisandre, las islas del Hierro donde habita la familia Greyjoy o el templo de Rocadragón… Para amantes de la serie, imprescindible hacer una Ruta por los escenarios de Juego de Tronos por Irlanda del Norte.

Invernalia, Escenarios de Juego de Truenos, Irlanda o Islandia

Invernalia, Escenarios de Juego de Truenos, Irlanda o Islandia

Por su parte, Islandia se convirtió en ese mundo blanco y gélido que se extiende Más allá del Muro, donde habitan los “hombres libres” y se esconden los temibles Caminantes Blancos. Los campos de lava de Akureyri y el lago Myvatn, la cascada de Godafoss, la cueva de la escena de amor entre Jon Snow y la “salvaje” Ygritee o el gigantesco glaciar de Vatnajökull, el más grande de Europa… Fueron para siempre inmortalizados en esta saga épica. Lugares que es posible descubrir contratando un tour de Juego de Tronos desde Reikiavik.

Glaciares en Islandia

Glaciares en Islandia

El cielo de verde: Auroras Boreales.

¿Cómo? ¿Ver la Aurora Boreal en Irlanda? No estoy bromeando. Para la gente valiente que viaja a la Isla del Hielo y el Fuego en época invernal -de octubre a marzo- una de las grandes motivaciones es encontrarse con la Dama Verde danzando en el cielo con su vestido verde polar… Aunque es mucho más frecuente verla en Islandia, en el norte de Irlanda también existen registros de la escurridiza Aurora. Se ha dejado ver en noches de alta intensidad solar y cielos oscuros y despejados como en la península de Inishowen en Donegal.

Ahora bien, siendo sincera y en base a mi experiencia, para alguien que su principal motivación viajera sea la de ver la Aurora Boreal, ni Islandia ni Irlanda… Donde mayor probabilidad existe -por estadística, latitud y claridad del cielo- es en Noruega Ártica: Tromso, Vesteralen o las islas Lofoten.

Aurora Boreal en Noruega

Aurora Boreal en Noruega

Irlanda vs Islandia difieren…

Número de habitantes.

En lo que están a años luz de una a otra isla son en los núcleos de población. Islandia es un país muy despoblado, sus habitantes se concentran en la capital -Reikiavik- y en pequeñas ciudades muy dispersas como Akureyri al norte o Vík y Mirdal al sur. En cambio, Irlanda posee grandes urbes como Dublín, Cork, Galway… O Belfast, capital de Irlanda del Norte. Esto hace que en un viaje recorriendo Islandia lo que predominan son los paisajes desolados, la naturaleza extrema: impresionantes cascadas, volcanes, glaciares… En la Isla Esmeralda sin embargo se puede realizar visitas culturales a importantes museos, castillos, palacios…

Catedral de Dublín

Catedral de Dublín

La fiesta.

Si hay algo que caracteriza a Irlanda es el ambiente de los pubs de las ciudades. En Dublín, Galway, Belfast… Las calles del centro están plagadas de pubs con música celta en directo, donde tomar una pinta tras otra al grito de «Sláinte!» Aunque también hay animados pubs en la calle principal de Reikiavik -música en directo inclusive- lo cierto es que resulta una experiencia mucho más tranquila. Si además la visita a la Isla Esmeralda coincide en la fiesta nacional, puede ser una de las jornadas viajeras más divertidas. Créeme, es inolvidable vivir San Patricio en Dublín.

Desfile de San Patricio en Dublín

Desfile de San Patricio en Dublín

El clima.

Por razones obvias –Islandia se ubica justo debajo del Círculo Polar Ártico– la temperatura en Irlanda resulta más templada. Aunque eso no quita que en invierno pueda hacer mucho frío. Recuerdo una intensa nevada en Dublín en pleno mes de marzo… Aunque no se trata de algo habitual. En Islandia, la nieve es el pan de cada día en invierno; así como la lluvia intensa en primavera u otoño. La ropa térmica no puede faltar en la mochila.

Lago glaciar de Islandia

Lago glaciar de Islandia

En definitiva, Irlanda o Islandia ¿a cuál viajar? Si te gustan los lugares extremos, de naturaleza salvaje e insólita, con cascadas apabullantes, lagos glaciares… Islandia sin duda. Los paisajes de Irlanda son preciosos, pero es que los de Islandia son de otro mundo. Si prefieres un destino donde combinar naturaleza con visitas culturales, pueblos y un poco de fiesta, te enamorarás de la Isla Esmeralda, de su cultura celta y su gente. En cualquier caso, la aventura es segura… Prometido.

Cascadas de Islandia

Cascadas de Islandia

¿Aún con dudas? Echa un vistazo a estos dos itinerarios a ver si te inspiran:

Te puede interesar: ¿necesito seguro médico para viajar a Europa?

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si reservas o compras a través de estos enlaces obtengo una comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas con el blog. Todo lo que he escrito en este artículo sobre Irlanda o Islandia, ¿cuál elegir? Está basado en mi propia experiencia.

0 0 vote
Article Rating
ETIQUETAS
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Patricia Rojas
Barcelona

¡Hola! Soy Patri, periodista y apasionada de los viajes. Andaluza de Motril (Granada) desde 2013 escribo en lacosmopolilla.com relatos de lugares y gentes del mundo. En mi web encontrarás completas guías de países y ciudades, consejos para ahorrar viajando, rutas en coche o artículos sobre gastronomía local. ¿Viajamos juntas?

Miembro de
HTB logo   ANDTB logo   Manifiesto logo