Aberdeen, rutas por Escocia en coche
Europa Reino Unido

De las Highlands a las remotas islas Shetland: 5 Rutas por Escocia en coche

Escrito por la
el
23 septiembre, 2021

En las Tierras Altas de Escocia el viento susurra en gaélico historias de antiguos clanes que se extinguieron luchando contra los ingleses en los prados yermos, tras la revuelta de los Jacobitas. Al sur, en The Borders, es la bruma entre los pilares de abadías fantasmas invadidas por el bosque la que otorga un paraje irreal, de leyenda, cada amanecer. Los lagos de Los Trossachs y los castillos en Los Lothian añaden una belleza salvaje sólo igualada por acantilados donde las cascadas se precipitan al océano en las islas Hébridas o las Shetland, al norte del norte. Para conocer todos estos sitios de ensueño lo mejor es viajar lento. Rutas por Escocia en coche hay cientos

Lerwick, islas Shetland de Escocia

Lerwick, islas Shetland de Escocia

Desde la típica ruta por las Highlands conduciendo de Fort William al lago Ness, pasando por el castillo de Los Inmortales en busca de ese paraíso verde conocido como la isla de Sky… Al desconocido sur -Los Bordes de Escocia-. Otra idea: tomar un ferry en Aberdeen a las Orcadas y Lerwick, territorio vikingo por excelencia. A continuación, varias sugerencias para descubrir este pedazo de Gran Bretaña que se queda en el corazón para siempre.

Conducir en Escocia.

Como en todo Reino Unido e Irlanda, en Escocia se circula en sentido contrario al resto de Europa -por la izquierda-. Esto requiere de práctica y concentración. Se trata de ir con mucha precaución, no despistarse y sobre todo estar pendiente de los cambios de sentidos y las rotondas. Lo mejor es reservar un coche de alquiler para poder moverte por tu cuenta a la llegada al aeropuerto de Edimburgo, o tras pasar un par de días explorando la espléndida capital escocesa.

¡No viajes a Escocia sin seguro de viaje!

Por lo que pueda pasar, yo recomiendo InterMundial. Si lo compras a través de mi web tienes un 20% de descuento usando el código LACOSMOPOLILLA10. Puedes comprarlo pinchando aquí:

Ruta 1: The Borders of Scotland.

Los Scottish Borders son el insólito y desconocido sur de Escocia: esa franja entre Northumbria (Inglaterra) y Edimburgo, que a menudo pasa desapercibida para los turistas que ansían conocer la Escocia más recurrente. De pueblos solitarios, abadías fantasmales -en ruinas debido a las muchas guerras con los vecinos por ser zona fronteriza- ofrece al visitante una tierra auténtica, de castillos espesos y miradores tan arrebatadores como The Scotts´ View.

Para hacer una ruta por The Scottish Borders lo mejor es volar a Newcastle (norte de Inglaterra), a tan sólo unos kilómetros de la frontera con Escocia por la carretera A-68, atravesando el Parque Nacional de Northumberland. Las principales paradas de este itinerario son un paseo por la historia escocesa, donde se disfruta del paisaje a cada kilómetro:

  1. Jedburgh, su castillo y la espectacular abadía, fundada en 1138 por el rey David I de Escocia. Alojamiento recomendado en el pueblo: el acogedor bed and breakfast: el St Ola.
  2. Abadía de Kelso, asolada durante la Guerra de las Fronteras y el castillo de Floors: propiedad del Duque de Roxburghe, el castillo habitado más grande de Escocia.
  3. Torre de Smailholm.
  4. La abadía de Melrose, donde se enterró embalsamado el corazón de Robert The Bruce.
  5. Scott´s view: el mirador favorito del poeta escocés Sir Walter Scott, con vistas al valle del río Tweet y las colinas volcánicas Eildon Hills.
  6. La estatua de William Wallace.
  7. El viaducto de Leaderfoot.
  8. Las ruinas de la abadía de Dryburgh, donde fue enterrado Sir Walter Scott.
  9. Traquair House en Innerleithen, la casa habitada más antigua de Gran Bretaña.
  10. Peebles, la pequeña y encantadora ciudad de Jonh Buchan.
  11. Eyemouth y St. Abbs, pueblos marineros en la costa de los Bordes de Escocia.
La Abadía de Jedburgh

La Abadía de Jedburgh

Ruta 2: Escocia clásica: Edimburgo y las Highlands.

Lo confieso: la primera vez que viajé a Escocia fui en busca de esos paisajes famosos, impresos en el imaginario de toda viajera que sueña con las Tierras Altas y su magia indiscutible. No defrauda; al contrario: Escocia engancha y sólo puedes pensar en repetir para seguir descubriendo sus rincones más secretos. ¿Lo malo de esta ruta? Que es la más concurrida, especialmente en verano. Aquí un resumen de la más famosa de las Rutas por Escocia en coche. Tiempo estimado, 10 – 12 días, en un itinerario circular con Edimburgo como principio y fin:

Lo primero: explorar Edimburgo en dos días. Si la capital escocesa es mi ciudad favorita del mundo ¡por algo será! La llamada “Atenas del norte” enamora: de callejones góticos, tallada en piedra oscura, traslada a la Edad Media. La animada Royal Mile en agosto, gracias al festival internacional, es una fiesta desde el castillo de Edimburgo hasta el palacio de Holyrood. Asomarse por el siniestro cementerio de Greyfriars -el que dicen es el sito más embrujado del mundo- visitar el  tenebroso Real Mary King´s Close – tapiado hace 400 años por un brote de peste- o pasear por Dean Village son algunos de los atractivos de una ciudad que eclipsa especialmente desde Calton Hill al atardecer.

Edimburgo desde Calton Hill

Edimburgo desde Calton Hill

Mi alojamiento recomendado en Edimburgo: el hotel Britannia, económico y básico con parking para dejar el coche, ubicado junto a Dean Village, a 15 minutos caminando de Princess Street.

Ruta en coche por las Highlads de Escocia.

Desde Edimburgo, carretera y manta hacia el noroeste, en busca de esos lugares míticos que ver en Escocia y las Tierras Altas, sobre todo para quien la visita por primera vez. Itinerario recomendado:

  1. Stirling: castillo, campo de batalla y monumento a William Wallace. Obligada parada si eres fan de Braveheart.
  2. Loch Lomond. El Parque Nacional de Los Trossachs es una comarca con lagos como el Lomond -el más grande de Gran Bretaña- de aguas oscuras, o el loch Katrine, donde se inspiró Sir Walter Scott para escribir “La dama del lago”. En sus orillas, pueblecitos encantadores como Drymen y Luss.
Loch Lomond

Loch Lomond

Toma nota de mi alojamiento recomendado en Drymen: Bramble Wood B&B.

  1. El Loch Awe y su misterioso castillo.
  2. Castillo de Inveraray.
  3. La pequeña ciudad costera de Oban, donde parten los ferrys a las islas.
  4. Fort William, corazón de las Highlands y famoso por ser escenario del famoso viaducto por donde pasa el tren de Harry Potter.
  5. El lago Ness.
  6. Mítico castillo de la película de “Los Inmortales”: Eilean Donan Castle.
  7. Isla de Sky: bienvenida al mundo de los sueños. Portree, el salto de Kilt Rock, las Fairy Pools…
  8. Ullapool (por la carretera panorámica de los West Rocks). Sencillamente espectacular.
  9. Inverness, capital de las Highlands.
  10. Pitlochry, la villa de las flores que ocupa el ranquin de “los pueblos más bonitos de Escocia”. Y tras esta última parada, vuelta a Edimburgo.

Ruta 3: Escenarios de la serie Outlander.

Fantástica y romántica, en la serie Outlander la forastera Claire viaja a través de un mágico círculo de piedra a la Escocia del siglo XVIII, en plena revuelta jacobita contra los ingleses. Su tórrido romance con Jaime Fraser transcurre en las Tierras Altas escocesas, de Inverness al Duone Castle o al centro histórico de Edimburgo, en siguientes temporadas. Para fans de esta saga, ir a la caza de sus escenarios en una ruta por las localizaciones de Outlander en Escocia  es la excusa perfecta para trazar un recorrido de varios días entre la realidad y la ficción:

  1. Edimburgo: la Royal Mile y el pub The End of the World.
  2. Doune Castle.
  3. Midhope Castle (Lallybroach en la ficción).
  4. Glencoe y Fort William, Highlands de Escocia.
  5. Culross, un pueblecito anclado en siglos pasados.
  6. El encantador Falkland.
  7. Inverness, la colina de Perthshire y el campo de batalla de Culloden.
Edimburgo, capital de Escocia

Edimburgo, capital de Escocia

Ruta 4: Las islas Hébridas.

Geológicamente, las rocas más antiguas de las islas Británicas se encuentran en estas islas, escarpadas y agrestes, extendidas como una cola de dragón fragmentada frente a las costas del oeste escocés. Hacer una ruta por las Hébridas es adentrarse a una Escocia profunda, deshabitada -sin contar las focas, los frailecillos, las vacas peludas y las ovejas-. Carteles en gaélico -la mayoría de los nativos de este idioma casi extinto habitan en este archipiélago- y misteriosos círculos celtas son algunas de sus curiosidades.

El mejor plan para explorar las Hébridas, es tomar un vuelo a Glasgow, ciudad moderna y cosmopolita, y desde ahí coger un coche a Oban, el puerto a las Hébridas. Vía ferry:

  1. Las Hébridas interiores: isla de Mull y Sky. (Sky se puede cruzar por carretera)
  2. Hébridas exteriores: Lewis, cuya capital es Stornowey, donde se ubican los enigmáticos círculos de piedra de Callanish. Al sur está Harris, salvaje y bellísima; al oeste el pequeño archipiélago de Saint Kilda, las más aisladas (valga la redundancia) de las islas británicas. Toda una aventura para quien desee adentrarse por esa otra Escocia, remota y olvidada.
Círculo de Callanish en la isla de Lewis

Círculo de Callanish en la isla de Lewis

Ruta 5: El norte de Escocia: islas Orcadas y Shetland.

Desde la industrial ciudad de Aberdeen -aunque merece mucho la pena visitar sus antiguos Colleges– parte el ferry hasta Lerwick, islas Shetland. Toda una noche tarda en alcanzar la punta norte de Escocia son un conjunto de islas azotadas por el Atlántico norte a la misma latitud que el sur de Noruega. Conquistadas por los vikingos allá por el siglo VIII, cada año se conmemora este evento con el Up Helly Aa, festival del fuego. Una locura que no pude resistir a pesar de lo lejano.

Festival Up Helly Aa en Lerwick

Festival Up Helly Aa en Lerwick

Sin duda embarcarse en esta aventura promete una de las rutas por Escocia en coche más diferentes:

  1. Lerwick, la capital de las Shetland, es la base perfecta para explorar estas islas donde en invierno se puede ver la Aurora Boreal y en verano la noche es casi inexistente. No hay que perderse Broch of Clickimin, una granja de la Edad de Bronce.
  2. Las islas Orcadas. A la ida / vuelta desde Aberdeen, el barco para en Mainland, la principal de un archipiélago de 70 islas de las cuales sólo 20 están habitadas. Naturaleza extraordinaria, impresionantes paisajes y uno de los yacimientos neolíticos más antiguos y mejor conservados de Europa son razones más que suficientes para dedicarles al menos 2 ó 3 jornadas. El anillo de Brodgar es otro misterioso círculo de piedra datado en el 2.500 a.C. en un istmo entre dos lagos. Y es que de lugares fantásticos y extraordinarios, Escocia es una enciclopedia al aire libre.
vacas peludas

vacas peludas de las Highlands

Más información de rutas por Escocia en la web oficial de Visit Scotland.

Sigue viajando por el blog. Te puede interesar:

Bosques de leyenda, acantilados y castillos: Ruta por Irlanda del Norte en coche

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si compras o reservas a través de estos enlaces recibo una comisión, sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que he escrito sobre estas rutas por Escocia en coche están basadas en mi experiencia. 

TAGS

DEJA UN COMENTARIO