Lerwick, el remoto norte de Escocia en las Islas Shetland

Lerwick, norte de Escocia

Hagamos un ejercicio de cartografía. Necesitamos un mapa de la vieja Europa, lápiz y regla. Igual que en el colegio. ¿Lo tienes? Estupendo: localiza el mar del Norte, esa mancha azul oscura con vetas de espuma blanca. Pocas veces está apacible; más parece que el dios Egir siempre estuviera furioso, luchando contra Kari (el aire) y Loki (el fuego). Reconoce Gran Bretaña, esa isla atlántica que huele a tierra mojada. Al norte, en la legendaria Escocia busca Aberdeen, la ciudad de granito. Ahora usa el lápiz: traza una línea recta hacia el Ártico. Casi acabamos. Fíjate en Noruega y coloca la punta del lapicero en la bonita Bergen, la princesa de los fiordos. Dibuja otra línea hacia el Oeste. ¿Ves dónde se cruzan ambos trazos? He ahí las islas Shetland. Pedazos de rocas azotadas por las olas y el viento. Un lugar insólito en el que habitan los frailecillos y, desde hace siglos, también los vikingos, quienes arribaron a Lerwick, su capital, en la Alta Edad Media.

Lerwick

Lerwick. Islas Shetland, Escocia. Fuente: Google.maps

Destino Norte de Escocia: Lerwick, islas Shetland. 

La intermitente lluvia me cala hasta los huesos. Pero lo peor es el viento gélido. Dicen que el cielo de Lerwick se colorea de verde varias veces al año durante el invierno; dada su septentrional latitud es posible ver la Aurora Boreal. Pero, con el horizonte gris y encapotado, diluviando como si no hubiera un mañana, me temo que las luces del norte no van a aparecer… El ferry desde Aberdeen ha navegado toda la noche hasta atracar en el puerto natural de la bahía, Breassy Sound, el lugar donde se asienta la única ciudad de estas islas inhóspitas al norte del mundo.

Mar del Norte en Escocia

Mar del Norte en Escocia

¿Cómo puede vivir gente aquí? Me pregunto, mientras lucho inútilmente para que el paraguas vuelva a su posición. A más de 300 kilómetros del continente, con una conexión por aire poco frecuente a través de un pequeño aeropuerto, y un ferry que tarda 12 horas en llegar. Si alguna vez quiero que nadie me encuentre, Lerwick es mi lugar. Alrededor de 7.500 personas hay censadas en esta ciudad de casas blancas y grises distribuidas por la colina.

Lerwick, islas Shetland de Escocia

Lerwick, islas Shetland de Escocia

Esta es la prueba de que el ser humano es asombroso: existen construcciones que certifican la vida en estas islas hace más de dos mil años. Conquistada por navegantes escandinavos, su crecimiento tuvo lugar con la industria de la pesca del arenque y, ya a finales del S.XX, como punto de conexión con las plataformas petrolíferas del mar del Norte.

Broch of Clickimin, una granja de la Edad de Bronce

Broch of Clickimin, una granja de la Edad de Bronce

Así pues, pesca y petróleo. Y vikingos. Un legado cultural y natural que empieza a atraer a turistas un poquito locos como la aquí presente. Esa sensación, de ser la única española que a finales de enero no se le ocurre otro lugar para viajar sola que al punto más al norte de Escocia confieso que me produce una sonrisa que ni el viento helador me puede arrebatar. Bajo bufanda, eso sí. Mi motivación: vivir el festival del fuego que conmemora la llegada de los hijos de Odín a estas costas, el Up Helly Aa. Un desfile de mil wizards portando antorchas que se materializa al atardecer del último martes de enero.

Puerto de Lerwick

Puerto de Lerwick, una importante conexión en el mar del Norte

Pero, hasta la hora del solsticio, veamos qué hay que ver en Lerwik…

Lerwick azotada por el mar del Norte

Lerwick azotada por el mar del Norte

Fort Charlotte, el castillo defensivo de la ciudad.

Junto al puerto de Lerwick se alzan los muros con cañones del Fort Charlotte. Mandado a construir por el rey Jorge III en el S.XVII, fue bautizado así en honor a su esposa la reina Charlotte. La hierba regada de lluvia crece hoy entre la que fue usada como una de las cárceles del fin del mundo y sede de la armada naval británica.

Fuerte Charlotte

Fuerte Charlotte

Historia en el museo de las Shetlands. 

De entrada gratuita, el moderno edificio del museo de las islas Shetland es una fuente de historia donde se explica el origen de estas islas con misteriosas construcciones antes de ser objeto de invasiones vikingas. Etnografía de una vida afanosa y solitaria. Entre sus paredes se guarda una réplica del tesoro hallado en la isla de San Ninian: un botín de plata escondido por un caudillo, o tal vez un eclesiástico, para salvarlo del saqueo de los vikingos. Los nórdicos arrasaron, en su modus operandi usual, pero el botín permaneció a salvo.

Museo de las Shetland

Museo de las Shetland

Commercial Street, la artería de Lerwick.

Desde la bella fachada victoriana del Ayuntamiento camino hacia la calle Comercial, la principal de Lerwick con bares y tiendas, donde el principal reclamo son las faldas escocesas o los souvenires vikingos. El mar se siente y huele en cada esquina, con quejidos de gaviotas hurgando en las papeleras en busca de los restos de un grasiento fish and chips. Esta es la parte más antigua de la pequeña ciudad, donde se ubica la iglesia parroquial rodeada de casas de piedra.

Centro histórico de Lerwick

Centro histórico de Lerwick

Exhibición del Up Helly Aa

A diez minutos caminando del puerto, en la Galley Shed, se muestran trajes, fotografías, objetos… De lo que es el día grande de Lerwick: el festival vikingo del Up Helly Aa. Hoy la exhibición está cerrada: por suerte lo voy a vivir con mis propios ojos.

Vikingos, Up Helly Aa

Vikingos, Cada último martes de enero se celebra el festival Up Helly Aa

Acantilados de Knab

Sigo caminando hasta el final de Lerwick pegada a la línea de costa. ¡Qué belleza! El mar se hace espectáculo en los impresionantes acantilados de Knab. Lástima que no sea época de frailecillos (de marzo a septiembre). Las olas rompen con violencia en los restos de los búnker construidos para la defensa de este puerto estratégico durante la Primera y Segunda Guerra Mundial.

Acantilados de Knab

Acantilados de Knab

Bunker de la Guerra Mundial, Lerwick

Bunker de la Guerra Mundial, Lerwick

Clickimin Broch, la granja de piedra.

A las afueras de Lerwick, en la orilla sur del lago Clickimin, localizo el edificio arqueológico más interesante de las islas Shetland: el Broch of Clickimin. Una calzada de piedra conduce al promontorio donde se asienta esta construcción de piedra datada en la Edad del Bronce, usado en los siglos posteriores para guardar el ganado y como vivienda.

Clickimin Broch, la costrucción más antigua de las Shetland

Clickimin Broch, la costrucción más antigua de las Shetland

Protegida por una muralla, la escalera da acceso a la parte superior, con vistas al lago y la ciudad de Lerwick. No puedo ni imaginar lo dura que sería la vida en este lugar remoto siglos atrás, en estas estancias oscuras de fría piedra. En su interior los arqueólogos hallaron objetos sorprendentes: piedras de afilar, objetos de bronce y huesos de ballena, lámparas de roca y dos fragmentos de vidrio romano. ¿A quién pertenecieron? ¿A un guerrero, un caudillo, un granjero? Nunca sabremos lo que sólo los muros del misterioso Clickimin Broch conocen…

Clickimin Broch

Clickimin Broch

Tras explorar durante dos días Lerwick y vivir la fiesta del Up Helly Aa regreso al puerto, para tomar de vuelta el ferry a Aberdeen. La lluvia que me recibió me despide, de esta isla distante del norte de Escocia, uno de los lugares más inauditos que he tenido la suerte de conocer. Me espera una noche tormentosa de mar brava, recordando a Ragnar Lodbrok y compatriotas, atravesando estas olas a bordo de sus drakkares, soñando con este nuevo mundo que encontraron al otro lado del océano.

Drakkar vikingo,

Drakkar vikingo

Datos prácticos.

Cómo llegar a las islas Shetland. 

En avión: la compañía Loganair ofrece vuelos desde Edimburgo y Aberdeen a Lerwick, aunque el precio no resulta muy económico (150 – 300 euros ida y vuelta).

En ferry desde Aberdeen: barco nocturno de 12 horas con la compañía Northlinkferries. Es más económico y la mejor opción si se quiere llevar coche para hacer ruta por las islas Shetland.

Dónde alojarse en Lerwick. 

El alojamiento en las Shetlands es escaso y de elevado precio, ya que no es un lugar excesivamente turístico. Conseguí una habitación en The Shetland Hotel, junto al puerto, a quince minutos caminando del centro.

Ferry de Aberdeen a Lerwick

Ferry de Aberdeen a Lerwick

Echa un vistazo a mis otras rutas por Escocia:

Callanish, isla de Lewis, Escocia

Callanish, isla de Lewis, Escocia

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si compras o reservas a través de estos enlaces recibo una comisión, sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. 

8
Deja un comentario

avatar
4 Comentarios
4 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
5 Autores
cosmopolillaMaria JoseHappy TravelDinkyViajerosPatricia Cuni Autores recientes
Maria Jose
Invitado/a
Maria Jose

Sé que eres una apasionada de Escocia y por eso sabes trasmitirlo así de bien. ¡Y se nota! Cuando vayas de visita de nuevo, avísame! Que el mundo vikingo me llama mucho la atención. Gracias por compartir!

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!

Seguros Iati Cosmopolilla