The Scottish Borders, el insólito (y desconocido) sur de Escocia

Abadía de Kelso, ruta por el sur de Escocia

"Al igual que el rocío en la montaña.
Al igual que la espuma en el río.
Al igual que la burbuja en la fuente...
Eres pasado, ¡y para siempre!"
Walter Scott, poeta escocés.

Scott´s View, ruta por el sur de Escocia

Scott´s View, ruta por el sur de Escocia

Sí. Lo reconozco: yo también lo hice. La primera vez que viajé a Escocia mi motivación era la promesa de las Highlands -las Tierras Altas- con sus montañas de leyenda, el castillo de Los Inmortales, lagos donde se rumorea que entre la niebla se intuye a Nessy o ese paisaje que sólo puede pertenecer al mundo de los sueños en la isla de Sky. Enamorada del imperio verde, mi segunda vez quise ir aún aún más al norte: a las recónditas Shetland a vivir el festival vikingo del fuego. Nunca lo olvidaré. Pero… No hay dos sin tres. Volví a la patria de William Wallace esta vez para hacer una ruta por el sur de Escocia: la región conocida como The Scottish Borders. Fronteriza con el norte de Inglaterra y «olvidada» por los turistas, he descubierto pueblos encantadores que parecen sacados de Harry Potter. Románticas ruinas de abadías abandonadas. Castillos escondidos en el bosque… Una Escocia auténtica, solitaria, de belleza apacible y a la vez, arrebatadora.

Castillo de Floors

Castillo de Floors

Ruta por el sur de Escocia: The Scottish Borders. 

Cuatro días son suficientes para un itinerario en coche de Newcastle a Edimburgo, cruzando la línea divisoria donde tantas batallas se libraron entre las huestes de escoceses con el rostro pintado de azul y las del rey de Inglaterra. También tierra codiciada por invasores vikingos: Ragnar Lothbrok era famoso -y temido- por sus incursiones en Northumbria. Por tanto no es extraño encontrar torres defensivas, pueblos amurallados y castillos donde graznan los cuervos desconfiados y sigilosos. ¿Acaso hay un territorio más épico que Escocia?

Estatua de William Wallace en el sur de Escocia

Estatua de William Wallace en el sur de Escocia

Descubre mis imprescindibles que visitar en Escocia en 10 días.

Itinerario por The Scottish Borders. Qué ver en el sur de Escocia. Hoja de ruta.

Día 1. Newcastle – Jedburgh. 50 millas (1 hora). 

Aterrizo en Newcastle (Inglaterra), con un vuelo con Ryanair por 19€ ida y vuelta (comprado 4 meses antes, para el puente de octubre). Un coche de alquiler me llevará hasta Jedburgh, tan sólo a una hora por la preciosa carretera A-68, que atraviesa el Parque Nacional de Northumberland. Hacemos noche en Jedburgh, en un acogedor bed and breakfast: el St. Ola. El primer sorbo de una deliciosa Ale es en el pub del pueblo, frente a las ruinas de la abadía que visitaremos al día siguiente. Llueve pero da igual ¡esto es Escocia!

Jedburgh

Jedburgh

Día 2. Jedburgh, Kelso y Melrose.

Lo bueno de hacer una ruta por el sur de Escocia es que está todo cerca. Al menos los hitos más importantes que visitar. Incluso en un día de excursión desde Edimburgo pueden verse los lugares más interesantes. Mi intención, recorrer los sitios emblemáticos entre Jedburgh e Innerleithen, para continuar al día siguiente hasta la capital escocesa.

Ovejas en Escocia

Ovejas en Escocia

Para la segunda noche, he reservado otro bed and breakfast en este pequeño pueblo escocés, Innerleithen, rodeado de naturaleza: el Glede Khowe Guest House. Mi primera búsqueda fue dormir en Melrose, pero el alojamiento salía por más de 100 libras la noche. No importa, tenemos coche para tirar millas por estas preciosas carreteras de Escocia teñidas de otoño, entre vacas, caballos y ovejas.

Carreteras de Escocia en otoño

Carreteras de Escocia en otoño

La vieja Abadía de Jedburgh.

Las ruinas de la abadía de Jedburgh dibujan una silueta fantasmal en una mañana de niebla y lluvia, típica escocesa. La abadía fue fundada en el 1138 por el rey David I de Escocia junto al río Jed Water, a tan sólo 16 km de Inglaterra. Por su situación de frontera, sufrió constantes ataques e incendios por parte del reino vecino, hasta ser destruida en 1523. Los monjes agustinos la abandonaron y sus muros de piedra quedaron desiertos. En su cementerio están las sepulturas de dos obispos de Glasglow, John Capellanus y Hugh de Roxburgh.

Abadía de Jedburgh

Abadía de Jedburgh

Además de la vieja abadía, en Jedburgh se puede visitar la casa donde se alojó la reina María Estuardo de Escocia y el castillo – prisión, a las afueras del pueblo.

Centro de Jedburgh

Centro de Jedburgh

Kelso: la abadía y el castillo de Floors. 

Sin duda un imprescindibles en la ruta por el sur de Escocia es el precioso pueblo de Kelso, ubicado en un valle en la confluencia de los ríos Tweed y Teviot. Merece la pena dar un paseo por su centro de calles empedradas y pintorescas casitas. Escenario de batallas entre ingleses y escoceses durante la Edad Media, Kelso sufrió la terrible Guerra de las Fronteras que asoló su territorio. Testigo de aquella época terrible quedan las ruinas de la abadía, una de las más bonitas y prósperas de Escocia, hasta que fue víctima de los soldados del rey Enrique VIII en un ataque de despecho, ya que María Estuardo se negó a casarse con su hijo.

Abadía de Kelso

Abadía de Kelso

El otro gran atractivo de Kelso es el castillo de Floors, en una gran finca abrazada por un bosque, propiedad del Duque de Roxburghe. Construido en el S.XVIII, un recorrido por sus lujosas estancias -con salón de billar, retratos familiares, pinturas, porcelanas, trofeos de caza y pesca, sala de baile…- Da una idea de la vida lujosa de los lords británicos. Actualmente, Floors es el castillo habitado más grande de Escocia.

Fachada trasera del castillo

Fachada trasera del castillo

Interior del castillo de Floors

Interior del castillo de Floors

La torre de Smailholm.

La carretera de Kelso a Melrose es una delicia entre colinas de prados verdes donde pacen las ovejas. En medio, un pequeño desvío para admirar la torre de Smailholm. La fortaleza rectangular del S.XV, sobresale del páramo encaramada a las rocas. Su sobrio interior alberga una colección de tapices y de vestidos de muñecas.

Torre de Smailholm

Torre de Smailholm

Melrose y el corazón de Escocia. 

Probablemente cuando se piense en the Borders, la ciudad que más suena es Melrose. Se trata de una popular excursión al sur de Edimburgo gracias a su bella abadía, fundada a petición del rey David I de Escocia por monjes cistercienses en 1136. La inscripción grabada por el maestro albañil John Morrow: «Be Halde to ye hende» («Conserva en el espíritu, al final, tu salvación») es el lema de Melrose. Los dragones, gárgolas y otros animales fantásticos vigilan el corazón embalsamado de Robert de Bruce, el rey escocés que luchó junto a William Wallace en la Guerra de la Independencia y, a la muerte del héroe, le sucedió en el título de Guardián de Escocia.

Abadía de Melrose

Abadía de Melrose

Scott´s view, el mirador de Sir Walter Scott.

La casa del gran poeta romántico escocés, Sir Walter Scott, fue un sueño de niño que convirtió en realidad en Abbotsford. Una granja transformada en castillo de cuento de hadas, escenario de novela, ubicada a las afueras de la ciudad de Melrose, donde tuvo lugar la famosa batalla. Dicen que las orillas del río Tweet con sus bosques atlánticos, granjas, colinas y pueblos melancólicos inspiraron a Sir Walter. Su lugar favorito, un mirador sobre el valle donde se contempla la magia del paisaje de los Borders donde sobresalen las Eildon Hills, volcanes ya extintos.

Scott´s View

Scott´s View

Estatua de William Wallace.

Muy próxima al mirador, se encuentra una estatua dedicada al gran héroe escocés, William Wallace. Capricho del conde de Buchan, fue construida en arenisca roja en 1814 por John Smith de Darnick. Representa un Wallace de 31 metros de altura sujetando su espada y con el escudo en el suelo, mirando al río Tweet, de donde vendría el ejército invasor.

Estatua de William Wallace

Estatua de William Wallace

«La vida sin libertad no tiene sentido». Braveheart

En los alrededores de Melrose también se encuentra el Viaducto de Leaderfoot, junto al antiguo asentamiento romano de Trimontium. La abadía de Dryburgh es otra de esas ruinas míticas, saqueadas e incendiadas por los ingleses, donde fue enterrado Sir Walter Scott.

Viaducto de Leaderfoot

Viaducto de Leaderfoot

Día 3. Peebles, la ciudad de John Buchan.

Tras pasar la noche en Innerleithen, un apacible pueblo donde se ubica la casa habitada más antigua de Gran Bretaña, Traquair House, seguimos hacia el norte en dirección Edimburgo. Peebles fue Burgo Real en el S.XII y lugar estratégico entre las sucesivas guerras y rebeliones entre escoceses e ingleses. En ella vivió el escritor escocés John Buchan, autor de «Los treinta y nueve escalones». Hoy, Peebles es una pequeña ciudad con bastante vidilla: tiendas, restaurantes, cafeterías, gente practicando deporte al aire libre junto a la orilla del río Tweed.

Peebles, The Scottish Borders

Peebles, The Scottish Borders

Salimos de The Scottish Borders y entramos en los Lothian. La tarde y la noche la gastamos en mi ciudad favorita del mundo: Edimburgo. He reservado el hotel Britannia, económico y básico con parking para dejar el coche, ubicado junto a Dean Village, a 15 minutos caminando del centro. Qué felicidad volver a pasear por la Royal Mile, saludar al perrito Bobby, o despedir al sol en Calton Hill. ¡Amo Edimburgo!

Dean Village, Edimburgo

Dean Village, Edimburgo

Día 4. Edimburgo – Newcastle por la carretera de la costa.

Último día en la ruta por el sur de Escocia. Toca volver de Edimburgo al aeropuerto de Newcastle y esta vez elegimos la carretera de la costa, con parada en dos bonitos pueblos de The Scottish Borders: Eyemouth y St. Abbs. El paisaje marino que rodea a la Reserva Natural del cabo de St Abbs es de gran belleza. Con suerte, ¡se pueden avistar frailecillos anidando en las rocas! Definitivamente, merece la pena recorrer las Tierras Bajas de Escocia.

St Abbs

St Abbs

Mapa de la ruta por el sur de Escocia. 


No viajes a Escocia sin seguro de viaje. Yo recomiendo Intermundial y si lo compras a través de este blog tendrás un 20% de descuento:

Sigue viajando por Escocia en el blog:

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si compras o reservas a través de estos enlaces recibo una comisión, sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que he escrito en esta Ruta por el sur de Escocia está basado en mi propia experiencia. 

8
Deja un comentario

avatar
4 Comentarios
4 Respuestas
1 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
5 Autores
cosmopolillaGranPumukiSantiMBKridMargalliver Autores recientes
GranPumuki
Invitado/a

Solo conozco Edimburgo y fue hace muchos años. Tengo muchas ganas de volver por Escocia y cuando lo haga no se el tiempo que tendré pero me apunto esta ruta. Muchos rincones con historia y me atrae que no esté tan «atacado» por el turismo.

Gracias

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!