Al son del Cantábrico: ruta por Asturias en coche

Llanes, ruta por Asturias en coche

Canta una mocina al borde del acantilado: «Dulce es vivir en la mía aldea querida». Su voz se la lleva el viento del Cantábrico, contra el que luchan gaviotas al atardecer. Desde los prados floridos otro canto le contesta: «Bosques y arroyos murmuradores guardáis secretos, tiernos amores…» Suena el eco de una gaita. El roce del cristal al brindar unos culines. Las gotas de lluvia fresca que traen nuevas nieves a los Picos de Europa. Toda Asturias es así, de alegre paisaje y antiguas canciones, buen comer y mejor fiesta, regada por sidra recién escanciada. Pero hay algo más, eso que hace que, cada año, retorne: lo acogedor de sus gentes. El que esta andaluza se sienta como en casa al cruzar Pajares dispuesta a recorrer cada rincón de Asturias en coche, una vez más. Hoy te propongo una ruta descubriendo algunos de mis rincones favoritos, del mar bravo a las cumbres de lagos glaciares donde aún habitan osos, lobos y caballos salvajes.

Playa de Toró, Llanes

Playa de Toró, Llanes

No, lo de Asturias paraíso natural no está sobrevalorado. Pero también hay ciudades y pueblos en los que merece la pena detenerse: Gijón de corazón marinero; Oviedo, cuna del románico; Avilés y su inesperado casco histórico ¡te sorprenderá!

Vacas, Camino del Norte

Vacas, Camino del Norte

Ruta por Asturias en coche. Itinerario de 10 días. 

Mapa de Asturias. Fuente: Googlemaps

  1. Llanes.
  2. Ribadesella.
  3. Cangas de Onís.
  4. Basílica de Covadonga.
  5. Lagos de Covadonga.
  6. Lastres.
  7. Gijón, ciudad marinera.
  8. Luanco.
  9. Cabo Peñas.
  10. Avilés.
  11. Cudillero.
  12. Oviedo, la Vetusta de la Regenta.
  13. Santa María del Naranco.

Qué ver en Asturias en 10 días (imprescindibles). 

Para esta ruta por Asturias en coche he querido rememorar mi primer viaje, hace ya muchos años, a esta tierra legendaria que me conquistó. Lo hice por la A1, desde Madrid, entrando por Cantabria con destino Llanes. Después , siguiendo la línea irregular del Cantábrico en dirección a Galicia, vendría Gijón. Finalizamos en Oviedo, la capital del principado, ciudad noble, elegante y monumental. Sígueme: estoy segura de que, como yo, te vas a enamorar.

Estatua de La Regenta, Oviedo

Estatua de La Regenta, Oviedo

Día 1: Llanes, ciudad de cine.

«Con Llanes todo, sin Llanes nada, fuera de Llanes todo se acaba…» Reza el dicho popular. Caminar al atardecer por el paseo de San Pedro, mientras se prenden las luces de la villa medieval a mis espaldas. Las olas baten las altas murallas. Basílicas góticas, capillas de piedra en plazoletas tranquilas, un torreón de piedra, un palacio barroco y fachadas modernistas conforman su casco viejo, declarado Conjunto Histórico – Artístico. Ciudad del cine, en las mansiones de los Indianos, aquellos que volvieron tras hacer fortuna en Las Américas, se han rodado películas como «El Orfanato». En Llanes no faltan espectaculares playas como la de Toró o la increíble Gulpiyuri. Aunque en verano rebosa de turistas (mucho mejor visitarla en otoño o primavera), Llanes sigue siendo uno de mis lugares favoritos de toda Asturias.

La casa de El Orfanato, qué ver en Llanes

La casa de El Orfanato, Llanes, Asturias en coche

Toma nota: mi alojamiento recomendado en Llanes, por ubicación y relación calidad – precio: el hotel Los Molinos.

2 – Ribadesella, entre el mar y la montaña.

La primera vez que fui a Ribadesella recuerdo que me impresionó, más por su entorno que por la villa en sí misma. Ubicada en la desembocadura donde las frías aguas del río Sella se funden con el mar, las cimas de los Picos de Europa se erguían justo detrás, pintadas de blanco. En la segunda jornada de esta ruta por Asturias en coche te propongo explorar sus calles de piedra con casas de ventanas de madera, decoradas con hortensias azules. Si tienes tiempo, no dejes de visitar la  la Cuevona de Cueves. A media tarde, antes de que caigan las sombras, seguimos el curso del Sella río arriba, rumbo al corazón de Asturias.

Ribadesella, ruta por Asturias

Ribadesella, ruta por Asturias.

Recomendación: reserva un par de noches en un hotel con encanto de Cangas de Onís como los Apartamentos rurales Balcón del Marqués ¡seguro que te apetece quedarte mucho más!

Día 3: Cangas de Onís y los lagos de Covadonga.

Hoy nos despertamos con el aire fresco de la montaña. El puente Romano sobre el río Sella da la bienvenida a una de las localidades con más fama de Asturias. Una de las puertas a los Picos de Europa, a tan sólo 12 kilómetros se ubica la neorromántica basílica de Covadonga y cueva de la Santina, lugar de culto con su venerada patrona. La estatua de don Pelayo las protege. A sus pies comienza la sinuosa carretera (cerrada en época estival) que conduce a uno de los lugares más bonitos de Asturias: los lagos de Covadonga. Contemplar en un día despejado las aguas cristalinas del lago Enol y el lago Ercina reflejando el cielo, en cuyos mullidos praos pastan las vaques, es uno de esos recuerdos inolvidables que atesoro, regalo de la tierra asturiana.

Lago Ercina

Lago Ercina

Cuarto día: Lastres, uno de los pueblos más bonitos de España. 

Día 4 de la ruta por Asturias en coche y volvemos al Cantábrico. ¿Por dónde? Si no hay miedo a las curvas, una ruta alternativa, la AS206, parando en el espectacular Mirador del Fitu, en Caravia. A medio día podremos disfrutar de la villa marinera de Lastres, uno de los pueblos más pintorescos de Asturias. Su bonito casco histórico salpicado de antiguas casas de varias alturas, con balconadas de madera acristaladas, le han valido la distinción de Bien de Interés Cultural. Las mejores vistas se aprecian al atardecer desde el Mirador de San Roque, con esa postal de ensueño de tejados rojos apretujados sobre un mar plomizo.

Lastres

Lastres desde el mirador de San Roque

Alojamiento en Lastres: escaso y codiciado, hay que reservar con mucha antelación aunque merece la pena pernoctar en una Casona Típica Asturiana en pleno casco viejo. Otras veces que lo he visitado, me he alojado en la vecina Colunga, también a pie de playa y más económica.

Día 5: Gijón, ciudad marinera. 

¡Pero cómo me presta Xixón! Una de mis ciudades preferidas de España que rezuma vida, joven, divertida, sabrosa, surfera… Desde la gran playa de San Lorenzo al cerro de Santa Catalina coronada por el Elogio al Horizonte de Eduardo Chillida. Nada como perderse por el genuino barrio de pescadores de Cimavilla, con sus casas de colores. Conocer su pasado romano en las termas de Campo Valdés. Conectar con la cultura tradicional, legado celta, en el museo del Pueblo de Asturias. Perderse por los senderos del Jardín Botánico Atlántico o ascender a la Torre de la Laboral: con 130 metros es la más alta de Asturias.

La Laboral de Gijón, ruta por Asturias en coche

La Laboral de Gijón, ruta por Asturias en coche

Toma nota: ¿dónde alojarse en Gijón? De las veces que la he vistado, mi favorito ha sido el Santa Rosa Blue Hoteles, ubicado en el centro, a cinco minutos del paseo marítimo y la Escalerona. Descubre todo lo que hacer en esta fantástica ciudad en esta pequeña guía de viaje de Gijón para principantes.

6: Luanco y Cabo Peñas.

Seguimos en ruta bordeando el Cantábrico hasta el punto más septentrional de Asturias: el Cabo Peñas, un brazo de roca que se adentra al mar desafiando el azote de vendavales y mareas. Paisaje protegido por su excepcional flora y fauna, de belleza extrema y bravía, bien podríamos estar en las costas de Escocia o Irlanda. El interior del faro alberga un centro de interpretación marina.

Cabo de Peñas

Cabo Peñas, de los lugares más bonitos que ver en Asturias

Al abrigo del Cabo Peñas se asienta Luanco, villa marinera y antiguo puerto ballenero, con una iglesia de piedra gris sobre el mar. Acogedor y auténtico, en sus tabernas es de los lugares que mejor he comido de toda Asturias. Sobre todo en una fría mañana de invierno, ese caldo de marisco resulta reparador. Si tienes tiempo, acércate también a la vecina Candás, tan hermosa como turística.

Mirador de Luanco

Mirador de Luanco

Apunta: si no quieres volver a hacer noche en Gijón, en Luanco hay algunos alojamientos con encanto en pleno centro como el hotel La Plaza.

Día 7: Una sorpresa llamada Avilés.

«Una plaza abierta a todo el mundo, un lugar para la educación, la cultura y la paz». Así describió el arquitecto brasileño Óscar Niemeyer su obra más importante de las realizadas en Europa: el Centro Cultural Niemeyer. Proyecto que significó el «renacimiento» de Avilés, su lucha por quitarse el barniz de ciudad industrial.

El árbol, Centro Niemeyer

El árbol, Centro Niemeyer, qué ver en Avilés en 2 días

Reconozco que yo misma, al pensar en una ruta por Asturias, no estaría Avilés en mi lista de lugares a visitar. Sin embargo, una vez que lo conozco creo que es un tremendo error. No sólo por el Niemeyer; su casco histórico catalogado como «Conjunto Histórico Artístico» cuenta con importantes monumentos, antiguos palacetes, iglesias románicas, conventos, un jardín inglés… Recorrer la calle de la Ferrería es un viaje a la Edad Media. Por no hablar del atractivo barrio de Sabugo, con sus tradicionales casas de marineros. Te cuento en este extenso artículo todo lo que ver en Avilés en dos días, incluyendo su museo al aire libre el cementerio de la Carriona.

Centro histórico de Avilés, ruta por Asturias en coche

Centro histórico de Avilés, ruta por Asturias en coche

Apunta: si tienes tiempo, acércate al museo de Las Anclas de Philippe Cousteau, en Salinas.

Museo de las Anclas, ruta por Asturias en coche

Museo de las Anclas, ruta por Asturias en coche

Dónde alojarse, comer y beber en Avilés. 

Mi recomendación: el Hotel Don Pedro. Un cómodo alojamiento en el que destaca la amabilidad de sus propietarios y su ubicación, en el corazón histórico de Avilés. En cuanto a mis lugares favoritos para almorzar o cenar: el Tierra Astur, todo un clásico para probar la típica gastronomía asturiana; el Brujería en Sabugo y los increíbles sabores fusión del Apiñon Bistro en la calle Galiana.

Día 8: Cudillero, un anfiteatro al mar.

Dejamos Avilés en una excursión de un día o una tarde para conocer otro de los que, para mí, es de los pueblos más bonitos de Asturias y de España: Cudillero. Obligatorio aparcar abajo, en el puerto, para recorrer a pie sus travesías en cuesta donde se aglutinan las casas pintadas en colores, una encima de otra. En los animados bares de la plaza se escancia sidra y se come deliciosos fritos de pixín y platos de bocarte. Si bien el precio es más elevado que en otras partes del Principado, menos concurridos -lo que tiene el resultar tan turístico- el pueblo merece mucho la visita. La mejor vista de Cudillero: desde el mirador de la Garita. 

Cudillero, de los pueblos más bonitos de Asturias

Cudillero, de los pueblos más bonitos de Asturias

Días 9 y 10: Oviedo, la Vetusta de la Regenta. 

Última parada de este itinerario por Asturias en coche para su refinada capital: Oviedo. Un par de días son suficientes para impregnarse del espíritu de esta ciudad culta, limpia, romántica y un poco melancólica. De «aires señoriales y elegancia majestuosa» la definiría Clarín en su alias literario: Vetusta.

Plaza del Fontán, Oviedo

Plaza del Fontán, Oviedo

Oviedo huele a flores frescas en su mercado y plaza del Fontán. Sabe a casadielles recién hechas en sus confiterías. A incienso y tiempos medievales en su regia catedral, frente a la que parte la senda milenaria y espiritual que inauguró el rey Alfonso II: el Camino Primitivo a Santiago. En su interior, la Cámara Santa alberga reliquias y joyas tan valiosas como la Cruz de Asturias. Además del claustro y la cripta, en los alrededores de la catedral la Historia del Principado cobra vida desde sus albores en el Museo Arqueológico de Asturias. Echa un vistazo a este artículo sobre Visitar Oviedo en 2 días.

Claustro de la catedral de Oviedo

Claustro de la catedral de Oviedo

Dormir en Oviedo: yo recomiendo el Hotel Fruela, un hotel boutique de tres estrellas con mucho encanto en pleno casco histórico

Santa María del Naranco, la cuna del románico. 

Antes de retornar a la Meseta, cruzando Pajares, imprescindible conocer uno de los lugares más emblemáticos de Asturias: Santa María del Naranco, el palacio que el rey Ramiro I mandó a construir en la ladera sur del monte Naranco, en el año 842. Usada posteriormente como iglesia, tanto Santa María como San Miguel de Lillo, la capilla palatina, son hoy Patrimonio de la Humanidad. Pasear junto a sus muros milenarios, contemplar sus columnas y arcos prerrománicos es asomarse a aquella edad oscura y tenebrosa, de ataques de vikingos, árabes y normandos, cuando Asturias se forjó a sí misma, perpetuando aquel dicho de «Asturias es España, lo demás terreno conquistado».

San Miguel de Lillo, Oviedo, ruta por Asturias en coche

San Miguel de Lillo, Oviedo, ruta por Asturias en coche

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si compras o reservas a través de mi web obtengo una comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que he escrito sobre esta ruta por Asturias en coche está basada en mi propia experiencia.

1
Deja un comentario

avatar
1 Comentarios
0 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
0 Autores
Autores recientes
trackback

[…] De vez en cuando es bueno hacer viajes en coche, con calma, disfrutando del paisaje, así que nos quedamos con la sugerencia de La Cosmopolilla y su Al son del Cantábrico: ruta por Asturias en coche. […]