Llanes, mi paraíso asturiano

Playa de Toró, qué ver en Llanes

"Con Llanes todo, sin Llanes nada, fuera de Llanes todo se acaba..." La tonadilla popular me acompaña mientras hago la mochila de nuevo. Un jersey, pantalón largo, bañador... Esta vez toca poner rumbo al norte, a ese paraíso natural que tiñe mis sueños de verde mar: Asturias. ¿Destino? Llanes, una de sus ciudades más bonitas y de las que mejores recuerdos tengo: fue lo primero que conocí de esta tierra maravillosa. Ya saben lo que dicen, las primeras veces marcan. Llanes lo hizo.

Vistas de Llanes desde el paseo de San Pedro, qué ver en Llanes

Vistas de Llanes desde el paseo de San Pedro, qué ver en Llanes

Rumbo al Cantábrico: qué ver en Llanes en un fin de semana.

Música asturiana de banda sonora y con la mirada le digo adiós a las torres de Chamartín desde el espejo retrovisor del coche de Sixt que acabo de recoger. Su motor nuevo ruge diciéndome que sí, que él también está deseando huir del calor y seguir recto hacia el norte, toda la A1 en dirección al Cantábrico. ¡En marcha!

Road Trip por Asturias

Road Trip por Llanes con Sixt

El Paseo de San Pedro, el mejor mirador de Llanes.

Al atardecer ya estoy pisando la hierba fresca y mullida del paseo de San Pedro. Respirando Asturias en este bello mirador. Frente a mí el mar, con toda su inmensidad bajo el ancho muro de piedra. Las luces de la villa medieval de Llanes se prenden a mis espaldas, franqueadas por las montañas nubosas. Me siento a admirar el paisaje hasta que cielo y agua se confunden en una mancha oscura.

Paseo de San Pedro, qué ver en Llanes

Paseo de San Pedro, qué ver en Llanes

Este es un lugar mágico, donde se pierde el sentido de las horas… Recuerdo la primera vez que pisé este paseo de mediados del S.XIX: me conquistó con su senda marítima, los árboles de formas misteriosas, su cruz de piedra sobre el montículo… Sólo hay que cerrar los ojos y recargarse de energía.

Qué ver en Llanes, paseo de San Pedro

Qué ver en Llanes, paseo de San Pedro

Llanes: callejeando por la villa medieval.

Un fin de semana de finales de primavera es una época perfecta para venir a Llanes. Aún no se percibe el bullicio del verano y se puede pasear tranquilamente por sus callejuelas antiguas, sentarse en las plazas y terrazas a saborear una sidra. Desciendo de San Pedro por la escalinata. Desde la playa del Sablón camino por el empedrado bordeando las murallas medievales, hoy silenciosas.

Murallas medievales, qué ver en Llanes

Murallas medievales, qué ver en Llanes

Las huellas de esta antigua villa marinera del S.XIII, año en que le fue concedido fuero y privilegios por parte del rey Alfonso IX de León, se pueden palpar en sus basílicas góticas, en el robusto Torreón de piedra, en la capilla de la Magdalena, que durante siglos ha recibido a los peregrinos del Camino del Norte. Templo que tuvo que ser restaurado tras el incendio de las fuerzas napoleónicas en el XIX.

Capilla de la Magdalena, qué ver en Llanes

Capilla de la Magdalena, qué ver en Llanes

Incendio que también sufrió el imponente palacio barroco de los duques de Estrada, donde habitó un caballero que sirvió a los Reyes Católicos en la decisiva Toma de Granada, Juan Duque de Estrada. Eminente figura, fue nombrado ante el Papa Embajador de Isabel y Fernando. Hoy sus ruinas se marchitan bajo el azote de las inclemencias del tiempo asturiano.

Palacio de los Duques de Estrada, qué ver en Llanes

Palacio de los Duques de Estrada, qué ver en Llanes

Gotas de una sidra al ser escanciada mueren en los adoquines. Risas, gaviotas, campanas. La vida se siente a cada paso. Esa vida que añoro en un Madrid con prisas…

Plaza de Cristo Rey, qué ver en Llanes

Plaza de Cristo Rey, qué ver en Llanes

Disfruto de perderme por el centro, de asomarme a sus tiendecitas con productos artesanos y recuerdos. De admirar sus fachadas monumentales: el casino modernista de 1910, la Casa de la Cultura, antiguo palacio de Posada Herrera o la Casa del Cercau, donde estuvo instalado el Tribunal de la Inquisición. El centro histórico de Llanes es una joya: fue declarado Conjunto Histórico – Artístico.

Centro de Llanes

Centro de Llanes

La calle Mayor conduce mis pasos hasta el palacio Gastañaga, antigua mansión de los Rivero con una noble fachada del S.XIV. Por esta misma travesía anduvo Carlos V, incluso hizo noche aquí en Llanes en 1517: en la casa de Juan Pariente, la casa más antigua que se conserva en todo Llanes.

Llanes, centro histórico, qué ver en Llanes

Llanes, centro histórico, fuente: Shutterstock

Llanes marinera y Los cubos de la memoria.

En la misma plaza de Santa Ana se ubica la Casa de la Ballena, donde se despiezaban y subastaban las ballenas pescadas por los marineros. En esta parte de Llanes se siente de nuevo el mar, las barquitas se mecen con la brisa en el puerto.

Puerto de Llanes

Puerto de Llanes

Ese vientecillo fresco me empuja a seguir hasta el final, por el puerto pesquero, hasta Los cubos de la memoria. Olas y flores, formas abstractas, casas, palmeras… Una explosión de vivos tonos ponen color a los cubos de hormigón del puerto de Llanes. Obra del artista vasco Agustín Ibarrola en la que plasma su interpretación del paisaje, cultura y formas de vivir de la gente de esta ciudad del oriente asturiano. Un reto artístico para luchar contra el olvido.

Puerto de Llanes, Los cubos de la memoria

Puerto de Llanes, Los cubos de la memoria

«El artista es la búsqueda de la libertad». Agustín Ibarrola.

Los cubos de la Memoria

Los cubos de la Memoria

Otro mito, en este caso erróneo: me contaron que Los cubos de la memoria fueron instalados por el desastre del Prestige, pero en realidad es una leyenda urbana. La obra data de justo antes de la desgracia (2001). Si bien es cierto que el vertido que se expandió como un tumor por el Cantábrico llegó hasta Llanes tiznando los cubos de negro. De ahí la posible confusión.

Los cubos de la memoria, qué ver en Llanes

Los cubos de la memoria, qué ver en Llanes

Sentir el mar. Sólo la mar… Desde los cubos diviso el faro de San Antón, enfrente. La ermita de la virgen de la Guía coronando la colina, queriendo orientar a sus marineros a buen puerto.

Llanes señorial y cinematográfico. 

¡Luces, Cámara, Acción! De espaldas al mar, vuelta al casco histórico de Llanes. Me siento ante la animada plaza de San Roque, junto a los soportales del Ayuntamiento cual directora de cine de prestigio. Son muchos los cineastas enamorados de la fachada marítima y señorial de Llanes, de sus acantilados y playas rodeadas de prados con el marco inigualable de los Picos de Europa.

Llanes de cine

Llanes de cine

«Historia de un beso», «Los jinetes del alba», «El orfanato», «La señora» o «El abuelo». Diechiocho largometrajes, tres series de televisión y un cortometraje han inmortalizado el concejo de Llanes para siempre en la pequeña y gran pantalla. Este itinerario de película se puede completar a través de sus localizaciones en el proyecto Llanes de cine.

"El Abuelo", José Luis Garci

«El Abuelo», José Luis Garci. Fuente: Fotogramas

No puedo evitar acercarme hasta la entrada de Llanes, donde se localiza la tétrica casa escenario de «El orfanato». Una casona rodeada de verjas y de misterio, un tanto descuidada, en la que la protagonista interpretada por Belén Rueda perdía el sentido entre la ficción y la realidad rodeada de fantasmas… Me quedo con las ganas de visitarla por dentro. Es propiedad privada y permanece cerrada.

La casa de El Orfanato, qué ver en Llanes

La casa de El Orfanato, qué ver en Llanes

En esta zona se ubican varios de los palacetes de los Indianos, aquellos que en el S.XIX marcharon a las Américas a hacer fortuna pero nunca olvidaron su tierra. Con la bolsa repleta de plata regresaron triunfantes a su Asturias natal y edificaron bellos edificios con singulares plantas no autóctonas más propias de climas tropicales como las palmeras.

Casa de Indianos, Llanes

Casa de Indianos, Llanes

Playas de Llanes: sintiendo el Cantábrico.

¿Llanes en invierno o Llanes en verano? Se disfruta todo el año, si bien en julio y agosto es un destino de costa muy deseado. Con aguas frescas y revueltas, transparentes y turquesas como el Caribe en los días de sol. Así son las playas de arena fina y dorada de Llanes. Las hay urbanas: bajo el paseo de San Pedro la concurrida playa del Sablón. Rocosas calas como una pequeña capilla de piedra la de Toró. De mar abierto la playa de Barro.

Playa del Sablón, Llanes

Playa del Sablón, Llanes

En las afueras de Llanes se localizan otras playas de cine como la playa de Cuevas del Mar, en Nueva Llanes de camino a Ribadesella. Y hasta de aguas subterráneas la «playa interior» de Gulpiyuri, a 14 kilómetros del centro, donde no se ve el mar que se filtra bajo la roca… ¿Consejo? Coge el coche o la bici, y recorre toda la costa descubriendo calas secretas, al abrigo de la montaña.

Playa de Toró, Llanes

Playa de Toró, Llanes

Alrededores de Llanes: en coche hasta Cué.

Más ausentes del bullicio, los alrededores de Llanes son para explorarlos. En una breve excursión de domingo me acerco a Cué, pueblo con encanto y solera donde parece que el tiempo se detuvo hace más de cien años. La carretera termina en la misma costa, frente a la diminuta playa donde los bañistas se tumban en el césped, protegida de las olas gracias a Isla Grande, cerrando la bahía.

Cué, Llanes

Cué, Llanes

Comer y beber en Llanes.

Si hay algo que no me gusta de Llanes es que debido al exceso de turismo estacional muchos locales se aprovechan y sirven comida de baja calidad, nada que ver con la verdadera cocina asturiana. Un buen cachopo, un pastel de cabracho, un plato de contundente fabada, unos escalopines al cabrales… Me encanta la gastronomía asturiana y dos buenos lugares para degustarla en Llanes son: el Almacén, una sidrería tradicional frente a la basílica de Santa María y la sidrería la Amistad, repleta de parroquianos.

Sidrería La Amistad, Llanes

Sidrería La Amistad, Llanes

Dormir en Llanes.

De reciente descubrimiento, mi alojamiento recomendado, por ubicación y relación calidad – precio: el hotel Los Molinos.

Sigue viajando por Asturias en el blog:

Código ético: este es un post patrocinado y contiene enlaces de afiliados. Esto significa que he recibido de manera gratuita productos o servicios mencionados en este artículo o una compensación económica por mencionar la marca. Mis opiniones son independientes y están basadas en mi percepción real sobre el producto o servicio. Gracias a este sistema, puedo seguir adelante con el blog.

9
Deja un comentario

avatar
4 Comentarios
5 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
5 Autores
cosmopolillaAndrea BergarecheJavierEsther NómadaMochilero Futbolero Autores recientes
Javier
Invitado/a

Para allí que me voy en octubre. Bilbao, Cantabria y Llanes para el final. Desde la primera vez que fuimos hace dos años, ya no hemos podido resistirnos a volver y quedarnos en el Hotel Arpa de Hierba. Levantarnos temprano, ver como se despierta el pueblo y recoger un puñado… Leer más »