Oviedo, la Vetusta del siglo XXI a través de sus personajes

Visitar Oviedo en 2 días, estatua de La Regenta

"Aquí, en Asturias, vi por primera vez todas las maravillas del universo que están a nuestro alcance: las montañas y los ríos, el mar, los animales y las plantas, el cielo y la lluvia -sobre todo la lluvia-. Aquí descubrí el significado del amor..." Ángel González, discurso durante la entrega del premio Príncipe de Asturias, Oviedo, 1985. 

Las palabras del poeta ovetense, primer asturiano en recibir un Príncipe de Asturias -hoy premios Princesa- se expanden por el hemiciclo del Campoamor. El prestigioso teatro de la ciudad debe su nombre a sugerencia de otro literato ilustre, Clarín, de cuya pluma nació una Ana Ozores junto a la que se inmortalizan los turistas de esta Vetusta del siglo XXI. Una ciudad que se ha puesto guapa y presume estar entre las de mayor calidad de vida de Europa. Si hay una urbe en el norte de la península impregnada de Arte, Literatura e Historia esa es la capital de Asturias. Puede que siga siendo aquella «antigua» de «aires señoriales y elegancia majestuosa». Pero ya nunca más «triste». Hoy vuelvo a visitar Oviedo en 2 días tras sus personajes más emblemáticos, reales o imaginarios. ¿Me acompañas? Porque, como escribía Ángel González, «Si existo es porque tú me imaginas…»

Fachada del teatro Campoamor, Oviedo

Fachada del teatro Campoamor, Oviedo

Ramiro I, el rey del Prerrománico asturiano. 

Año 842. Sobre la ladera sur del monte Naranco, a 4 kilómetros de la capital de Asturias, el rey Ramiro I manda construir un palacio. La planta baja, oscura y recubierta con una bóveda de cañón sería la cálida vivienda. Por la planta noble, la superior destinada a las recepciones, se cuela el viento frío entre las columnas y los arcos de medio punto. Los medallones y arcaicos tallados, decorados con aves y caballeros representando batallas verían morir al monarca poco después, en el 850, tras defender su reino de ataques vikingos, árabes y normandos.

Santa María del Naranco, Oviedo

Santa María del Naranco, Oviedo

Santa María del Naranco

Un palacio con vistas, Santa María del Naranco

Santa María del Naranco se convirtió en iglesia -lo que permitió su supervivencia -hasta casi nuestros días. Hoy es Patrimonio de la Humanidad junto con San Miguel de Lillo, la capilla palatina ubicada a escasos metros donde esta estirpe de reyes asturianos contribuirían a perpetuar aquello de «Asturias es España; lo demás, tierra conquistada».

San Miguel de Lillo

San Miguel de Lillo

El Oviedo de la Regenta.

Bajemos del Naranco de vuelta al corazón de Oviedo. Ahí está con su pose orgulloso y elegante, doña Ana Ozores, dueña de esta gran ágora catedralicia. Ante ella se detienen los peregrinos a rendir homenaje. Desde la torre gótica y renacentista con ayuda de un catalejo vigilaba la ciudad Don Fermín de Pas, el Magistral. Seguir los pasos de la Regenta por la Vetusta del siglo XIX resulta fácil y familiar: bien parece que la ciudad se hubiera detenido entonces. Así, por las encantadoras callejuelas del Antiguo entre fachadas modernistas descubriremos el Fóntan (la plaza del Pan en la novela), con sus terrazas y bares porticados. Los puestos de flores frescas, la fuente y el mercado de abastos del mismo nombre, hasta alcanzar la plaza de la Constitución.

Mercado de flores, Oviedo

Mercado de flores, Oviedo

Plaza del Fontán, Oviedo

Plaza del Fontán, Oviedo

Mercado de Abastos de Oviedo

Mercado de Abastos de Oviedo

Al perdernos por estas callecitas y plazuelas de relato, daremos con otros personajes entrañables del Oviedo de hoy y ayer, como la Lechera, la Pescadera soñando con quién sabe qué puertos o doña Fina, -esta última de carne y hueso- que con 90 años y una gran sonrisa sigue despachando en su tienda de ultramarinos. Entre la Vetusta de verdad y la del papel, la línea resulta muy ligera.

La Pescadera, Oviedo

La Pescadera, Oviedo

La Lechera, Oviedo

La Lechera, Oviedo

«Los pensamientos de los hombres valen más que sus acciones, y las buenas novelas más que el género humano. Podrá esto no ser verdad; pero es hermoso y consolador.» La Regenta.

Doña Fina, Oviedo

Doña Fina, Oviedo

Las huellas de Clarín. 

¿Nos asomamos a la ilustre Universidad de Oviedo? De atrio rectangular con una estatua dedicada a su fundador, Fernando Valdés Salas, el Inquisidor en la época de Carlos V y Felipe II, en ella fue Catedrático el autor de La Regenta. También aquí estudió su hijo, Leopoldo García-Alas, ocupando el Rectorado, aunque no tuvo tanta fortuna como su padre y fue fusilado en el 37 durante la Guerra Civil.

Universidad de Oviedo

Universidad de Oviedo

Alfonso II, el rey peregrino. 

El camino de ida y vuelta lleva nuestros pasos de nuevo ante la catedral. Una placa en el pavimento recuerda al rey casto, Alfonso II, predecesor de Ramiro I y el primer monarca en realizar el Camino de Santiago. Y es que cuenta la tradición que fue durante su reinado, en el año 814, cuando un ermitaño descubrió la tumba del apóstol en Compostela. Enterado el rey, quiso verlo con sus propios ojos e inauguró así el Camino Primitivo que parte de Oviedo. Una senda cultural y espiritual que, mil doscientos años después, sigue gozando de una popularidad creciente.

Placa del Camino Primitivo a Santiago de Compostela

Placa del Camino Primitivo a Santiago de Compostela

Los tesoros de la Cámara Santa. 

Por aquel entonces en el lugar que ocupa la majestuosa catedral gótica ya existía la basílica de San Salvador, cuyas paredes custodiaban las reliquias de la Cámara Santa: la Cruz de la Victoria, símbolo de Asturias; la Cruz de los Ángeles, símbolo de Oviedo; y el Arca Santa con gran número de reliquias, entre ellas el Santo Sudario. Era tal la importancia de estos tesoros, que se incluían como parte esencial de la ruta Jacobea, aludiendo el dicho popular que «quien va a Santiago y no al Salvador, visita al lacayo y olvida al Señor«.

Cruz de Asturias

Cruz de Asturias, Cámara Santa

De la época de Alfonso II, esculpido en piedra en el bajorrelieve del pórtico, además de la Cámara Santa se conserva la cripta de Santa  Leocadia, con cinco enterramientos entre los que se encontrarían los de los mártires cordobeses. El bello claustro -desde el que se accede a la cripta- las naves y capillas que conforman el conjunto catedralicio dan fe de una grandiosa construcción que ocupó nada menos que tres siglos: del XIII al XVI. En ella se puede gastar toda una mañana admirando sus detalles.

Cripta de Santa Leocadia

Cripta de Santa Leocadia, qué ver en Oviedo en 2 días

Claustro de la catedral de Oviedo

Claustro de la catedral de Oviedo

La primera asturiana.

Pelirroja y con cara de pocos amigos. La reproducción hiperrealista de una mujer neandertal domina la sala de la Prehistoria en el Museo Arqueológico de Asturias. Un imprescindible no sólo por la colección que alberga, si no para entender la Historia desde los tiempos más oscuros, pasando por los castros, la época romana y la Asturias medieval. Su ubicación, dentro del antiguo monasterio de San Vicente. Un edificio emblemático ya que su fundación supuso la de la ciudad de Oviedo en el siglo VIII. En el claustro gótico aún se conserva el sepulcro de Rodrigo Álvarez de las Asturias, el protector del monasterio, señor de Noreña y de Gijón.

Reproducción neardental asturiana

Reproducción neandertal asturiana

Claustro, Museo Arqueológico de Asturias

Claustro, Museo Arqueológico de Asturias

Colección medieval, museo Arqueológico de Asturias

Colección medieval, museo Arqueológico de Asturias

Piezas del museo Arqueológico de Asturias

Piezas del museo Arqueológico de Asturias, qué ver en Oviedo en 2 días

Fragmento de un mosaico romano

Fragmento de un mosaico romano

Pedro Velarde, regidor de Oviedo.

De épocas posteriores, el Barroco, es el palacio de Velarde en plena calle Santa Ana. Edificado por uno de los mejores arquitectos asturianos, Manuel Reguera, su destino era alojar a la familia Velarde, de quien Pedro ostentó el cargo de regidor perpetuo de Oviedo. Hoy, sus puertas están abiertas a los turistas y estudiantes dispuestos a admirar la impresionante pinacoteca del Museo de Bellas Artes de Asturias. Don Pedro ya no pasea por patios y salones, iluminados hoy por la luz del claroscuro de las obras maestras de El Greco, Zurbarán, Ribera o Murillo. Lo mejor de las Vanguardias europeas sorprenden con Picasso, Dalí o Miró. ¡Oviedo debería ser destino obligado para todos los amantes del Arte!

Salas del Museo de Bellas Artes de Asturias

Salas del Museo de Bellas Artes de Asturias

Cuadro de El Greco, Museo de Bellas Artes de Asturias

Cuadro de El Greco, Museo de Bellas Artes de Asturias

Picasso en Asturias

Picasso en Asturias

Woody Allen, seducido por la capital asturiana. 

Caminando por Oviedo, con su aire casual y despistado, el cineasta norteamericano Woody Allen desde 2003 forma parte del atrezzo de la ciudad. Fue el año antes, cuando se desplazó a recoger el premio Príncipe de Asturias, en el que se enamoró de esta Oviedo tradicional y moderna en la que se sintió tranquilo y feliz. En 2007 volvería a rodar parte de «Vicky Cristina Barcelona».

Estatua de Woddy Allen en Oviedo

Estatua de Woddy Allen en Oviedo

«Oviedo es una ciudad deliciosa, exótica, bella, limpia, agradable, tranquila y peatonalizada; es como si no perteneciera a este mundo, como si no existiera… Oviedo es como un cuento de hadas.» 

Mafalda, una pequeña argentina en Oviedo. 

En un banco del Campo de San Francisco, mirando al estanque de los patos como una niña más. Sólo que ella nunca podrá crecer. Réplica exacta de la del barrio de San Telmo en Buenos Aires, cada día los turistas quieren posar para una instantánea junto al personaje más famoso y entrañable de Quino, quien por cierto también ganó un premio Príncipe de Asturias en 2014.

Estatua de Mafalda en Oviedo

Estatua de Mafalda en Oviedo

Garci y «La historia de un beso» en Las Caldas.

Oviedo de cine y la villa termal se fusionan a las afueras de Oviedo, en un balneario histórico que lleva en funcionamiento desde el año 1776: Las Caldas. En tres siglos de Historia ha pasado a ser de lugar de recreo y curación para la alta burguesía a un complejo de la Salud, con clínica incluida. Puede que si estás visitando Oviedo en 2 días no te plantees escapar a un spa, pero este es mucho más que un balneario deminonónico. Un lugar de película, escenario para «Historia de un beso» de Garci, donde complejo histórico y moderno hotel se unen a través de una preciosa pasarela. La gran piscina central está inspirada en el Panteón de Agripa en Roma.

Balneario de Las Caldas

Balneario de Las Caldas, qué visitar en Oviedo en 2 días

Salón, Balneario de Las Caldas

Salón, Balneario de Las Caldas

Piscina de las Caldas

Piscina de las Caldas

Calatrava, diseñando la Oviedo del S.XXI

Por último, en este paseo Oviedo en 2 días a través de sus iconos, no podía faltar la obra de Calatrava. Arquitecto también galardonado con el Príncipe de Asturias, se le encargó un gran Auditorio Palacio de Exposiciones y Congresos con capacidad para 2.050 personas en su sala magna. Un gigantesco edificio elíptico cuya forma es visible incluso desde Santa María del Naranco.

Auditorio de Calatrava

Auditorio de Calatrava

Oviedo en 2 días. Comer en la capital asturiana.

Que en Asturias se come de vicio, hasta quedar bien «fartuca» no es ningún secreto. Después de tanto turisteo por toda la ciudad, toca probar lo mejor de la gastronomía asturiana, de la actual y la de siempre. Algunas recomendaciones sobre dónde comer en Oviedo:

  • Fabes que se deshacen en el restaurante Viator de la Villa Termal de Las Caldas. Los postres, sublimes.
  • Junto a la catedral, para el aperitivo: un culín de sidra en El Ovetense.
  • El mejor cachopo de Oviedo en: La Corte de Pelayo.
  • Un clásico de la zona de los vinos de Oviedo (calle Gascona) es la sidrería la Pumarada, donde probar todos los típicos: el suave pastel de cabracho, unas patatinas al cabrales, las parrochas y bocartes, o unos fritos de pixín… Acompañados de unos culines.
  • Otro lugar top cenar: Secreto a Voces, en el centro de Oviedo. Espectacular fusión del producto astur con toques asiáticos, como la tabla de quesos maridada con dulces caseros o la anguila ahumada con ricotta y miso. Todo ello regado por una sidra achampanada y/o un vino de Cangas.
Fabada asturiana en el Viator

Fabada asturiana en el Viator, dónde comer en Oviedo en 2 días

Pulpo en Secreto a voces

Pulpo en Secreto a voces

Cachopo en la Corte de Pelayo

Cachopo en la Corte de Pelayo

Dormir en Oviedo.

Durante mi estancia en Oviedo me alojé en el Hotel Fruela, un hotel boutique de tres estrellas con mucho encanto en pleno casco histórico. Ideal para recorrer el centro de Oviedo a pie y, por la noche, salir a tomar unas sidrinas. Si acabáis tan fartuca como yo, siempre podéis desayunar fruta fresca en su delicioso buffet. Pero que nadie lo sepa…

Hotel Fruela, Oviedo

Hotel Fruela, Oviedo en 2 días

Sigue viajando por Asturias en el blog:

Agradecimientos: muchas gracias al Ayuntamiento de Oviedo por su invitación a conocer la capital de Asturias. Todo lo que escribo en este artículo sobre qué ver en Oviedo en 2 días a través de sus personajes está basado en mi propia experiencia. 

8
Deja un comentario

avatar
4 Comentarios
4 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
5 Autores
cosmopolillaNetikertyCarmen Viajes y RutasChusa CuendiasJordi Autores recientes
Netikerty
Invitado/a

Me ha encantado esta forma tan bonita y original de conocer Oviedo. No está muy lejos de donde vivo, ideal para una escapada, y me voy a guardar tu recorrido, para hacerlo todo, todo, incluyendo el cachopo.