Ruta por el valle de Tobalina, cascada del Peñón
Castilla y León España

Ruta por el valle de Tobalina en 10 asombrosas paradas

Escrito por la
el
11 julio, 2022

Confieso que hoy me volví a enamorar. O mejor dicho, a re-enamorar. Ya había caído seducida por estos verdes prados, estos paisajes, estas montañas hace un par de años, recorriendo Las Merindades en el norte de Burgos. Me maravillaron sus ermitas medievales, monasterios escondidos como el de Rioseco, las cuevas de Ojo Guareña o el imponente alcázar de los condestables de Castilla en Medina de Pomar. Pero reconozco que visité sus lugares imprescindibles, pasando de largo por el valle de Tobalina -solo una corta parada en la cascada del Peñón-. Porque a Burgos siempre hay que volver, en mi segunda vez por esta comarca tomé como ciudad base la más pequeña de España: Frías. Iniciando aquí una pintoresca ruta entre necrópolis visigóticas, torres medievales y un estrecho desfiladero que se interna por tierras de Álava. ¿Me acompañas a conocerlo?

Desfiladero del río Purón, valle de Tobalina

Desfiladero del río Purón, valle de Tobalina

Ruta por el valle de Tobalina en Burgos.

Alojamiento recomendado en Las Merindades.

Una de las mejores ubicaciones para explorar el valle de Tobalina y esta zona de la comarca de Las Merindades burgalesas es la ciudad de Frías y sus alrededores. Recomiendo el hotel rural El Molinar, situado en un idílico entorno muy cerquita de las cascadas de Tobera y el paseo de El Molinar. Tranquilidad absoluta, genial atención y buena comida.

Hotel Rutal El Molinar

Hotel Rutal El Molinar

Frías, la ciudad más pequeña de España.

Comenzamos la ruta en esta minúscula pero monumental ciudad -con unos 270 habitantes censados- situada 80 kilómetros al nordeste de la ciudad de Burgos.  Entrada al valle de Tobalina, aunque no forme parte como tal, es una parada esencial por lo encantador de sus travesías de casas colgadas, coronadas por la iglesia de San Vicente y el castillo roquero de los Velasco. Un casco medieval de casas tradicionales. El puente de piedra sobre el río Ebro -escenario de series y películas inspiradas en el Cid Campeador- resulta un viaje que transporta siglos atrás en el tiempo. La villa de Frías se convirtió en ciudad al ser otorgado el título por el rey Juan II de Castilla en 1435.

Puente medieval sobre el Ebro, Frías

Puente medieval sobre el Ebro, Frías

Merece y mucho la pena acercarse a una de las localidades pertenecientes a Frías: Tobera. La ermita de Santa María de la Hoz, encajonada bajo las verticales paredes del desfiladero del río Molinar, marca el inicio de un refrescante paseo entre cascadas. Paraíso cincelado por el agua y la vegetación, especialmente estimulante en primavera, tras la temporada de lluvias.

Cascadas de Tobera

Cascadas de Tobera

Te puede interesar: Frías forma parte junto con Poza de la Sal y la villa de Oña de la mancomunidad Raíces de Castilla. Una sugerente ruta entre tres de los municipios más bonitos y con más historia de la provincia de Burgos.

Necrópolis Peña de San Clemente.

Nos desplazamos hasta el pueblo de Quintana – María para buscar uno de los sitios más increíbles del valle de Tobalina. Aparcando según se accede al casco urbano, hay que dejar atrás la iglesia y continuar por el sendero unos 400 metros (15 minutos aproximadamente) hasta el borde del acantilado. En este espectacular enclave, con vistas al valle y la silueta de Frías con su castillo al fondo, se encuentra la necrópolis altomedieval Peña de San Clemente. Excavada en un promontorio rocoso durante los oscuros años de la Edad Media, la época de este yacimiento está datada entre los siglos VII – XI. Caminando con cuidado entre las piedras aún son visibles una cuarentena de tumbas antropomorfas orientadas hacia el oeste, donde se pone el sol. E incluso se atisba una Cruz grabada en la roca. En la punta se atisban los restos de un primitivo templo rupestre, que serviría para rezar por el alma de los difuntos.

Necrópolis de la Peña de San clemente

Necrópolis de la Peña de San Clemente

Toma nota: te puede interesar esta Ruta por el Territorio Megalítico, los dólmenes de Burgos.

Fortaleza – Torre de los Bonifaz, Lomana.

Seguimos en busca de los mejores monumentos del valle de Tobalina y nuestra siguiente parada es el pueblo de Lomana. Construida por Alonso de Bonifaz en tiempos del rey Juan II de Castilla, este torreón medieval es una fortaleza rectangular con cubos circulares en cada esquina. Hoy en ruinas, la maleza devora los muros de la que antaño fue un sólido bastión dispuesto a no dejarse conquistar.

Torre de Lomana, valle de Tobalina

Torre de Lomana, valle de Tobalina

Torre de los Salazar.

Declarada Bien de Interés Cultural en 1949, esta torre gótica fue mandada a construir por Martín Galíndez de Salazar en el S. XV. De función defensiva, la entrada está flanqueada por saeteras. El palacete para la residencia de la familia noble se edificó en la parte inferior. Atención a los detalles de la fachada: aún luce el escudo de las trece estrellas de los Salazar. A diferencia de la torre de Lomana, esta ha sido rehabilitada y actualmente está en uso, aunque su propiedad es privada.

Torre de los Salazar

Torre de los Salazar

La cascada de Pedrosa de Tobalina.

La Orden, pedanía de valle de Tobalina. El río Jerea -afluente del Ebro- a su paso por esta localidad se desploma en una cortina horizontal de 20 metros de altura, formando una poza de agua cristalina. Sin duda una de las cascadas más bonitas que ver en la provincia de Burgos. Ideal para hacer un picnic; también es posible almorzar en el bar antes de seguir en ruta.

Pedrosa de Tobalina

Pedrosa de Tobalina, cascada del Peñón

Una parada en Ranedo.

Como en el anuncio de una conocida marca de lavavajillas, el pueblo de Ranedo está dividido en dos barrios: el de Arriba y el de Abajo, conocidos también como el del Campo y el de la Iglesia. Merece la pena dar una vuelta por su plaza Mayor: encontraremos un bello ejemplo de arquitectura popular típica en esta zona del norte de Burgos.

Ranedo

Ranedo

El pueblo de Herrán.

Nos internamos en la montaña -apenas hay cobertura- para detener el coche en el parking de la entrada a Herrán. Un coqueto pueblo con una plaza de los Enamorados; otro de esos que parece detenido en el tiempo, rural y aislado del mundo. Herrán, con una torre de origen templario -hoy habilitada como casa rural- y un viejo molino, es la entrada al desfiladero del Purón, por la parte burgalesa.

Herrán, torre medieval

Herrán, torre medieval

Nota: te puede interesar este artículo sobre 12 pueblos con encanto en Burgos.

Desfiladero del río Purón.

Una de las rutas de senderismo más espectaculares que hacer en el valle de Tobalina. El camino discurre paralelo al río Purón, comunicando el valle de Tobalina con el Parque Natural del Valderejo en Álava. Impresiona acceder al interior de la garganta, a través de verticales paredes de roca labradas por las aguas del Purón -afluente del Ebro- durante miles de años. El estrecho cañón ofrece un pintoresco recorrido por la pura naturaleza: bosque, cantos de pájaros y el sonido del agua. Este fue lugar de retiro de ermitaños, buscando el aislamiento del mundanal ruido: bajo la pared vertical se pueden ver las ruinas de la ermita de San Felices y San Roque, construida en el siglo VIII, origen del monasterio de San Martín de Ferrán.

El desfiladero del Purón

El desfiladero del Purón

La pendiente del camino se torna cada vez más vertical en dirección a la cima de Santa Ana. La cascada del Chorro, pequeñas pozas naturales y templos románicos testigos del paso de los siglos como la iglesia de San Esteban son otros puntos en los que detenerse a tomar fotografías o recuperar el aliento.  La ruta completa por el desfiladero del río Purón es de 10 kilómetros: unas 4 horas caminando ida y vuelta.

Embalse del Sobrón.

Como colofón de un encantador día recorriendo el valle de Tobalina, qué mejor plan que ver el atardecer desde el embarcadero del embalse del Sobrón. Un idílico entorno con el sonido del chapoteo de las aves acuáticas sobre la mansa superficie del Ebro, retenida de forma artificial por la mano humana.

Embalse del Sobrón, Burgos

Embalse del Sobrón, Burgos

El pico Humión.

¡Un extra en la ruta! ¿Quieres tener todo el valle de Tobalina a tus pies? Haz la ascensión a la cumbre del Humión, la cima más alta del Parque Natural Montes Obarenes, estribaciones más meridionales de la Cordillera Cantábrica. La ruta de ascensión más sencilla es por la cara sur, desde Cubilla de la Sierra.

Otros lugares que ver cerca del valle de Tobalina:

La ermita medieval de San Pantaleón de Losa, un lugar envuelto en el misterio con una energía especial, vinculada al mito del Santo Grial ¡y vistas espectaculares!

San Pantaleón de Losa, Las Merindades

San Pantaleón de Losa, Las Merindades

El bosque de San Zadornil, la Metrópoli Verde, en el Parque Natural Montes Obarenes. En la casa del parque hay mapas e indicaciones sobre los diferentes recorridos: el barrio de los castaños y las secuoyas, la ruta de los miradores…

Visitar la villa de Oña y el monasterio de San Salvador, en el límite entre Merindades y La Bureba. A orillas del río Oca, en las faldas de los Montes Obarenes, el milenario Real monasterio de San Salvador es uno de los tesoros de Burgos: fue fundado por el primer conde de Castilla, Sancho García, en el año 1011, convirtiéndose en el panteón de los primeros nobles y reyes castellanos.

Mapa de la ruta por el valle de Tobalina en Burgos:

  1. Frías.
  2. Necrópolis Peña de San Clemente.
  3. Torre de los Salazar.
  4. Fortaleza – Torre de los Bonifaz, Lomana.
  5. Pedrosa de Tobalina.
  6. Ranedo.
  7. Herrán.
  8. Desfiladero del río Purón.
  9. Embalse del Sobrón.
  10. Pico Humión.

Mapa de lugares que ver en valle de Tobalina. Fuente: Google maps.

Sigue viajando por Burgos en el blog. Te puede interesar:

Qué ver en Covarrubias, el pueblo donde hasta las papeleras son bonitas

TAGS

DEJA UN COMENTARIO