Visita a la ermita de San Pantaleón de Losa en Burgos
Castilla y León España

San Pantaleón de Losa, tras el misterio del Grial al norte de Burgos

Escrito por la
el
18 enero, 2021

Si el caballero Perceval, miembro de la Mesa Redonda del Rey Arturo, hubiera existido en el mundo real habría ido a buscar el Santo Grial al Valle de Losa en Las Merindades de Burgos. Las gestas medievales contarían cómo el joven embarcó en Camelot y navegó hacia el sur. Desde algún puerto del Cantábrico, cabalgó por la calzada romana en dirección a la Sierra Salvada -según la leyenda, el Grial se custodiaba en un lugar llamado Mont-Salvat- llegando así a tierras de los Templarios.

Ermita de San Pantaleón de Losa, Burgos

Ermita de San Pantaleón de Losa, Burgos

Se conoce que en el medievo esta poderosa orden de caballeros tenía en su poder el cáliz de Cristo. ¿Dónde lo ocultaban? Puede que en la bella ermita de Santa María de Siones, valle de Mena, y por su nombre emparentada con el enigma del Priorato de Sión, también involucrado en la ocultación del Grial. Tal vez en algún rincón del vecino pueblo de Criales -plural de Grial- o en la cercana ermita de San Pantaleón de Losa. Un lugar aislado e inaccesible sobre la imponente Peña Colorada que perteneció a la Orden de San Juan de Jerusalén.

Vistas al valle desde San Pantaleón de Losa

Vistas al valle desde San Pantaleón de Losa

San Pantaleón es de los lugares más misteriosos que ver en Burgos provincia.

La enigmática ermita de San Pantaleón de Losa.

Historias de épocas antiguas y oscuras cobran vida en paisajes que por su fisonomía pertenecen más a otros tiempos. Así se siente al contemplar de lejos la gigante silueta de la proa de barco que nunca navegó: fue esculpida en piedra al norte de tierras castellanas durante miles de años por el río Jerea y sus afluentes. En la ladera de esta peña, con impresionantes vistas a todo el valle y a las montañas nevadas, en 1207 se consagró por el obispo de Burgos un pequeño templo románico dedicado a un mártir cristiano procedente de Nicomedia de nombre San Pantaleón.

Peña Colorada, valle de Losa

La Peña Colorada, valle de Losa, fuente: Turismo de Burgos

Los muros de piedra del templo estaban destinados a guardar una reliquia: una ampolla de cristal con la sangre del mártir. Su fama comenzó a atraer a los peregrinos de Santiago, desviándose del Camino por visitarla. Especialmente en verano, ya que es en la víspera del santo (27 de julio) cuando la sangre en estado sólido pasa a líquido. En la actualidad, dicha reliquia se cree que es la que se conserva en el Convento de la Encarnación de Madrid.

El Atlante o Sansón. 

Para ascender hasta la ermita hay que tomar aire. El camino conduce, cuesta arriba, atravesando el pequeño pueblo a orillas del río Jerea hasta su original portada. Construida en sillería, la figura de un gigante -identificada como Atlante, joven titán al que Zeus condenó a cargar sobre sus hombros el peso del cielo- aparece grabada en una de las columnas. Para otros expertos, se trata del mítico Sansón. En los capiteles se aprecian escenas del Antiguo Testamento como la de Jonás y la ballena. Pero el detalle más misterioso o desconcertante son los rostros y piernas grabados en una arquivolta, “los emparedados”, como si fueran personas que quedaron atrapadas en el interior del arco. O tal vez sólo se trate de una alegoría a los martirios de San Pantaleón.

Portada de San Pantaleón de Losa

Portada de San Pantaleón de Losa

La puerta de madera da acceso al sobrio interior de la ermita, cuya construcción se tuvo que adaptar a la fuerte pendiente de la peña. Se abre una nave modesta y cuadrada con cúpula, bajo la cual se oficiarían las mismas en la Edad Media. Los capiteles son un libro esculpido en piedra: dragones, una serpiente mordiendo a un hombre cuya interpretación podría ser el milagro de San Pantaleón, que al lograr curarlo se convirtió al cristianismo. Un gato encadenado vigila desde las alturas lanzando otro mensaje a los creyentes: el “mal” en la casa de Dios está controlado. En el siglo XVI la ermita de San Pantaleón de Losa se amplió, dándole un estilo ecléctico con elementos tanto góticos como renacentistas.

El mal encadenado

El mal encadenado, interior de la ermita de San Pantaleón de Losa

Echa un vistazo a otros lugares increíbles que ver en Castilla y León.

El abandono del templo.

Con el paso de los siglos la pequeña ermita de San Pantaleón de Losa cayó en desuso. A los pies de la Peña Colorada se edificó la iglesia de la virgen de las Nieves, en el pueblo, más accesible para los habitantes de este singular paraje en tierras burgalesas. Este apartado paraje donde aún románticos e historiadores se acercan interesados por los misterios que ocultan sus piedras. Quién sabe si entre ellos haber guardado un día el mismo Santo Grial que los Templarios trajeron desde la lejana Jerusalén.

Ermita de la virgen de las Nieves

Ermita de la virgen de las Nieves

Sigue viajando por Castilla y León en el blog:

Oña y el Real Monasterio de San Salvador, una joya medieval al norte de Burgos

El agua mágica de las cuevas de Ojo Guareña

7 planes que hacer en la Montaña Palentina para disfrutar de un otoño diferente

15 monumentos imprescindibles del Patrimonio de León

Tras las huellas del Cid: Burgos en un día

Un paseo por Medina de Pomar, el corazón del señorío de los Velasco

TAGS

DEJA UN COMENTARIO