Al sur de Granada: ruta en coche por la Alpujarra

Pampaneira, ruta en coche por la Alpujarra de Granada

La nombraron los romanos Mons Solaris. Sulayr los nazaríes, dinastía musulmana que reinó en Granada al abrigo de sus majestuosas cimas. Sierra Nevada, el techo de la península, en su cara sur acoge un paisaje de belleza singular, cambiante y sorprendente, que ha atraído a viajeros románticos, hippies, músicos y artistas en busca de inspiración y refugio. La paz y buena energía impregna cada barranco de ríos escondidos, terrazas y bancales desde las orillas del Mediterráneo a picos de nieves perpetuas que miran a África como en sueño. 32 municipios haciendo equilibrismos en las laderas verticales de la montaña, muchos de ellos a más de mil metros de altitud, relucen blancos enmarcados en verde; ocre y dorado en otoño. La mejor manera de descubrir esta pintoresca comarca es despacio, sin miedo a los kilómetros ni las curvas. Te propongo una ruta en coche por la Alpujarra de Granada partiendo de Lanjarón, el pueblo del agua, hasta Laroles, en la raya con Almería.

El pico del Veleta y chimeneas típicas de la Alpujarra

El pico del Veleta y chimeneas típicas de la Alpujarra

¿Sabes? Como motrileña con raíces alpujarreñas, he andado por estos pueblos y estas montañas – coroné el Mulhacén hace años- desde bien chica. La Alpujarra granadina sigue siendo mi pequeño paraíso secreto a donde siempre quiero volver…

Caminando por Pampaneira

Caminando por Pampaneira

Qué ver en la Alpujarra granadina: entre castaños y moreras, ríos y barrancos. 

Bosques centenarios señalan los senderos a lagunas glaciales. Manantiales de aguas frescas del deshielo manan de fuentes de piedra. Un sinfín de gatos perezosos dormitan al sol, en los terraos de laudas en pueblos y cortijadas; si es verano a la sombra de los tinaos. La arquitectura de las enrevesadas callejuelas techadas, adornadas con flores, macetas y jarapas de colores, dibujan un escenario que permanece congelado en el tiempo como hace siglos, de alquerías y aldeas de puro sabor andaluz. Así lo descubrirá el viajero que haga el itinerario más común por los pueblos más bonitos de la Alpujarra: el histórico Órgiva, Lanjarón y la fuente de la eterna juventud, el popular barranco del Poqueira o Trevélez, rasgando el cielo con su olor a jamón del rico. Pero si tiene más tiempo, si quiere salirse de lo típico, hay lugares para perderse del mundanal ruido como O Sel Ling, el pequeño Tíbet de Granada, el encanto de Pitres y Capilerilla (refugio de Nacho Cano) o La Alpujarra del mar.

Gato, Barranco del Poqueira

Gato, Barranco del Poqueira

Mapa de la Alpujarra granadina.

«Por Alpujarra se entiende todo el terreno comprendido entre Sierra Nevada y el mar, y encerrado luego, como en un rectángulo, por las sierras laterales. Es decir: todo lo que queda dentro del horizonte sensible que se abarca desde las cimas de Cerrajón de Murtas; todo lo que sería un sólo valle, de no existir la Contraviesa; todo lo que visto desde el mar de Albuñol, mirando al Mulhacén, tiene, en fin, un cielo común.»

Definición geográfica de Pedro Antonio de Alarcón sobre los límites de la Alpujarra granadina.

Fuente: Google.com/maps

  1. Lanjarón.
  2. Órgiva.
  3. Cáñar.
  4. Carataunas.
  5. Soportújar.
  6. O Sel Ling.
  7. Pampaneira.
  8. Bubión.
  9. Capileira.
  10. Pitres.
  11. Capilerilla.
  12. Mecina – Fondales.
  13. Ferreirola.
  14. Pórtugos y la Fuente Agria.
  15. Trevélez.
  16. Juviles.
  17. Bérchules.
  18. Mecina Bombarón.
  19. Yegen.
  20. Válor.
  21. Laroles.
  22. Ugíjar.
  23. Cádiar.
  24. Cástaras.
  25. Nieles.
  26. Lobras.
  27. Torvizcón.

Cómo llegar a la Alpujarra. 

«La región de los pastos de altura», refirió Plinio en sus crónicas a estas tierra de tartesos. Lanjarón se extiende bajo el cerro del Caballo; donde nace su famosa agua. El Poqueira, a la sombra del Veleta; Trevélez, al amparo del Mulhacén, donde según la leyenda reposa el penúltimo rey nazarí. Lo inaccesible de esta zona, con tan accidentada orografía, la convirtió en último bastión de los moriscos, donde acabarían por rebelarse y ser expulsados. Por tanto, no es rápido llegar; tampoco hay autopista. Desde Granada hay que desviarse por la autovía de la costa a la altura del pantano de Béznar, siguiendo las indicaciones de «Lanjarón». Comienza una carretera sinuosa entre modernos molinos de viento que va ganando en altura. Desde la costa, Málaga o Motril, Órgiva es el primer municipio, a 30 kilómetros.

Qué ver en Lanjarón, castillo árabe

Lanjarón, castillo árabe

Desde la capital granadina a la Alpujarra se cruza Lecrín, el valle de la Alegría. Otra de mis comarcas favoritas de Granada, auténticas, por suerte aún desconocidas para el turismo de masas.

Autobús de Granada a la Alpujarra.

Así pues, volviendo a cómo llegar a Pampaneira, Bubión o Capileira, lo cierto es que la mejor manera de descubrir esta agreste comarca es a través de una ruta en coche por la Alpujarra. Si se llega al aeropuerto de Granada (el más cercano), Málaga o Almería, o a la estación de tren, lo ideal es alquilar un vehículo para poder moverte por tu cuenta. El transporte público hasta la Alpujarra de Granada es escaso, habiendo sólo dos autobuses diarios desde la capital.

Tinaos típicos de la Alpujarra, Pitres, Granada

Tinaos típicos de la Alpujarra, Pitres, Granada

Toma nota: otra opción para visitar la Alpujarra, es contratar una excursión desde Granada de un día.

Ruta en coche por la Alpujarra de Granada: encrucijada de culturas; tierra de leyendas. 

Recorrer la Alpujarra granadina permite asomarse a un entorno milenario donde el paso de diferentes culturas han dejado un interesante legado: mozárabes, andalusíes o moriscos que terminaron en el exilio tras las revueltas. Con las repoblaciones llegaron las gentes del norte, su folclore e historias de brujas y aquelarres. Conocer algunos de los pueblos más bonitos de la Alpujarra granadina prometo que invita a la fascinación, a quedarse mucho tiempo más del previsto; tal le pasó a Gerard Brenan o Chris Stewart, entre otras personalidades.

Arquitectura mudéjar, iglesia de Pitres, ruta en coche por la Alpujarra

Arquitectura mudéjar, iglesia de Pitres, ruta en coche por la Alpujarra

Viajes a la Alpujarra granadina. Itinerario por días. 

  • Itinerario clásico. Una ruta en coche por la Alpujarra granadina de un día: empezaríamos por Trevélez, el punto más alejado, dando un paseo por su casco histórico y bajando al río. Una parada en la Fuente Agria de Pórtugos, caminando hasta la cascada. A continuación, recorrido por los tres pueblos del Poqueira, del más alto al más bajo: Capileira, Bubión y Pampaneira. Para terminar, un pequeño paseo por Lanjarón y el bonito barrio morisco de El Hondillo.
  • Un fin de semana en la Alpujarra: a todo lo anterior se le puede sumar una visita a Pitres, con una ruta de senderismo corta a Capilerilla y una tarde en Soportújar, el pueblo de las Brujas. Otra opción muy recomendable es caminar el sendero hasta O Sel Ling y/o el bosque de Tello en Lanjarón.
  • Cinco días en la Alpujarra: la ruta en coche por la Alpujarra de Granada comenzaría en el pintoresco pueblo de Yégen, explorando Mecina Bombarón, Juviles y alrededores. Una mañana en el valle del Guadalfeo y, si coincide en jueves, el mercadillo de Órgiva, más la Alpujarra Alta, las Villas y el Poqueira.
  • Ruta de siete días en la Alpujarra granadina: si se dispone de una semana o más, es una excelente ocasión para realizar un recorrido completo a la Alpujarra incluyendo alguna excursión a la Marítima (Gualchos, Castell de Ferro) y la sierra de la Contraviesa, con esos pueblos tranquilos como Rubite o Gualchos.
Soportújar, Granada

Soportújar, Granada

Alojamiento: casas rurales y hoteles en la Alpujarra de Granada. 

Balcón del cielo en Trevélez

Alojamiento rural en La Alpujarra: Balcón del cielo en Trevélez

A continuación, la descripción de toda una ruta en coche por la Alpujarra de Granada pueblo por pueblo, con parada en los principales puntos de interés: de Lanjarón a Laroles, en el límite con Almería. 

Las Villas: Lanjarón, Órgiva y Cáñar. 

La puerta de la Alpujarra, tanto si se viene como de la capital granadina como de la costa Tropical, son los dos municipios históricos de Lanjarón y Órgiva, visitados desde antaño por turistas y gente de paso a la Alta Alpujarra. Especialmente Lanjarón por sus aguas medicinales, cuyas propiedades se explotan y se conocen desde los tiempos de los musulmanes.

Plaza en Lanjarón, Granada

Plaza en Lanjarón, Granada

Lanjarón y la fuente de la eterna juventud. 

En Lanjarón el agua «canta» con la voz de Federico García Lorca. El poeta y su familia eran asiduos al Balneario de Lanjarón que hoy funciona como hotel spa modernizado pero conservando su fachada de la Belle Epoque. Manuel de Falla, Virginia Wolf o Beltrán Rusell tampoco quisieron perderse a principios del siglo XX las bondades de este manantial terapéutico. Y es que se dice que en este pueblo habitan los más longevos del mundo…

Fuentes de Lanjarón con poemas de Lorca

Fuentes de Lanjarón con poemas de Lorca

Más allá del agua, Lanjarón es un pueblo encantador…

Las ruinas de un castillo árabe asoman entre los riscos. Entre retales de verde, las travesías de Lanjarón se extienden a lo largo de la carretera. Es obligado «perderse» por sus callejones cuajados de macetas y descubrir plazas escondidas donde sólo se escucha el rumor de sus fuentes. El barrio del Hondillo esconde algunos de los rincones más bonitos de Lanjarón, muestra de su pasado andalusí, época en que se desarrolló la industria de la seda, la agricultura y se construyeron molinos, hornos, yeserías, mezquitas, baños y aljibes en toda la Alpujarra granadina.

Barrio del Hondillo, qué ver en Lanjarón

Barrio del Hondillo, Lanjarón

Una de las rutas de senderismo más sugerentes que hacer en Lanjarón es caminar hasta el bosque de Tello y sus cascadas. Descubre todo sobre el pueblo del agua en este completo artículo: qué ver en Lanjarón.

Cascada del bosque de Tello, Lanjarón

Cascada del bosque de Tello, Lanjarón

Órgiva, señorío del Gran Capitán.

Huellas de griegos, romanos, visigodos y más tarde señorío del «mejor capitán del mundo», como regalo a sus servicios prestados a la Corona en la época de la Conquista. Hoy Órgiva, con casi setenta nacionalidades censadas en un municipio de cinco mil habitantes, es un enclave cosmopolita y multicultural. Los hippies establecidos en las Comunidades de Los Cigarrones se dejan ver con sus remedios naturales, músicas tribales y artesanías en los mercadillos de los jueves. Estampa de contraste frente a la clásica iglesia parroquial de dos torres, con un cristo de la Expiación a quien atribuyen cualidades milagrosas por lo que acuden a venerarlo numerosos fieles.

Iglesia de Órgiva, ruta en coche por al Alpujarra

Iglesia de Órgiva, ruta en coche por al Alpujarra

A las afueras de Órgiva se han instalado multitud de extranjeros, restaurando antiguos cortijos, en busca del sol y la paz rural. Uno de ellos, el músico de Génesis Chris Steward.

Mercadillo de Órgiva

Mercadillo de Órgiva

Merece la pena pasear por el centro histórico de Órgiva, en el que se mantienen antiguas casonas nobiliarias que conservan sus blasones y balconadas, como la mansión del diputado liberal José García Moreno. A pesar de que en esta pequeña ciudad se han cometido algunas aberraciones urbanísticas, fruto de su rápido crecimiento, la naturaleza que la rodea sigue siendo digna de descubrir. Una de los senderos más bonitos, la ruta de los olivos centenarios. Según la tradición, fueron plantados por los moriscos antes de marcharse al norte de África. Los más antiguos tienen quinientos años.

Ruta de los olivos centenarios en Órgiva

Por el camino del Zute comienza la Ruta de los olivos centenarios en Órgiva

Cáñar, más cerca del cielo.

Como reza el dicho popular, en Cáñar el aire es más puro y se está más cerca del cielo. Cáñar es un balcón a la Alpujarra occidental, la presa de Rules y la sierra de Lújar, con su silueta color cobalto desgastada. También se divisa el azul del mar, al fondo. Pueblo tranquilo y olvidado, sólo se llega a él queriendo. A diferencia de los dos anteriores, Lanjarón y Órgiva, que se pasa por ellos «obligatoriamente» por la ruta principal de la Alpujarra, para alcanzar Cáñar hay que desviarse conscientemente.

Cáñar, ruta en coche por la Alpujarra granadina

Cáñar, ruta en coche por la Alpujarra granadina

«Yo quiero vivir en Cáñar y en Cáñar morir quiero, que corre el aire más puro y estoy más cerca del cielo.» Verso popular. 

Villa desde que Felipe II le otorgara el título por la captura del rebelde morisco Aben Farax, Cáñar fue repoblada con familias gallegas aunque en la plaza de la iglesia se juega contra la pared una variante de la Pelota Vasca. Callejuelas por donde andan burros y gatos, fuentes con versos populares y, sobre todo, senderos que alcanzan los pueblos vecinos y las montañas. Uno de mis rincones preferidos es Puente Palo, un bosque de pinares y encinas donde nace el río Chico, a 1.750 metros de altitud.

Fuente de Cáñar, la Alpujarra

Fuente de Cáñar, la Alpujarra

Soportújar, el pueblo de las brujas.

Seguimos subiendo en esta ruta en coche por la Alpujarra granadina. Dejamos a un lado Carataunas, que significa en árabe «pueblo tranquilo»: un conjunto de casitas blancas aglutinadas en torno a la iglesia de la Virgen de la Paz. Nuestra siguiente parada es Soportújar, uno de los pueblos más bonitos de la Alpujarra donde cada año las brujas que lo poblaban antaño, cobran vida.

Mirador del Embrujo, Soportújar, ruta en coche por la Alpujarra de Granada

Mirador del Embrujo, Soportújar, ruta en coche por la Alpujarra de Granada

Lo que en los tiempos de Felipe II y sucesivas épocas se consideraba un tabú -conjuros, embrujos, magos y hechicerías – se ha convertido en el emblema de un pueblo cuyos habitantes son conocidos como «los brujos». Los pueblos vecinos los evitaban y corrían las historias de apariciones, aquelarres las noches de luna llena, mal de ojo y otras malignas costumbres. Hoy se puede visitar la Cueva de la Bruja, el mirador del Embrujo o la Era del Aquelarre, donde se rumoreaba que «las mujeres se untaban los sobacos en manteca y echaban a volar».

Cueva de la bruja en Soportújar

Cueva de la bruja en Soportújar

Soportújar es un pueblo que hechiza. No puede faltar en una ruta en coche por la Alpujarra de Granada. Cada agosto se celebra la Feria del Embrujo, una de las fiestas más originales y divertidas de toda Andalucía.

Desfile de diablos, Feria del Embrujo en Soportújar

Desfile de diablos, Feria del Embrujo en Soportújar

O Sel Ling, el pequeño Tíbet de Granada.

Un cartel en la entrada al casco histórico de Soportújar señala el camino hacia la comunidad budista que se estableció a principios de los 80 en la cara sur de Sierra Nevada. O Sel Ling, «Lugar de luz clara», como lo llamó el Dalai Lama, fue fundado al hallarse en la Alpujarra  la reencarnación del Lama Yeshe en un niño de nombre Osel. Los lamas construyeron un pequeño centro de retiro alrededor de una pagoda tibetana, y Osel marchó a Nepal a estudiar en el monasterio de Kopan, en el valle de Katmandú.

Sendero a O Sel Ling, ruta en coche por la Alpujarra granadina

Sendero a O Sel Ling, ruta en coche por la Alpujarra granadina

El barranco del Poqueira: Pampaneira, Bubión y Capileira.

Una de las mejores fotos de la Alpujarra granadina se obtiene al girar la curva, tras pasar la ermita del Padre Eterno, y encontrarse de frente con el picacho del Veleta sobre tres pueblos blancos, como colgando del barranco. De arriba a abajo: Capileira, Bubión y Pampaneira.

Barranco del Poqueira

Barranco del Poqueira

Pampaneira, uno de los pueblos más bonitos de España.

Se recomienda aparcar el coche en el parking que hay a la entrada, pasada la central hidroeléctrica, a la izquierda de la carretera principal. Pampaneira pertenece a la asociación de Pueblos más bonitos de España y lo merece. Su arquitectura tradicional de tinaos, calles en cuesta y escaleras por las que corre el agua por una acequia central, responde a un trazado bereber de pequeño laberinto que desemboca en la animada plaza de la Libertad, con bares, artesanías y coloridas alfombras de jarapas. Quien quiera buscar pareja, sólo tiene que echar un trago al agua fresca de la fuente de San Antonio, o eso dicen, aunque es aún más delicioso degustar los chocolates artesanos de la fábrica.

Jarapas y artesanías típicas de la Alpujarra granadina

Jarapas y artesanías típicas de la Alpujarra granadina

Uno de los tinaos más llamativos de toda la Alpujarra se ubica en la calle del Silencio de Pampaneira. Otra sugerencia es caminar hasta la parte alta del pueblo, donde se pueden observar las blancas casas dispuestas en terrazas de tejados planos y chimeneas con sombrero. A mí siempre me contaban que era «para que las brujas no se colaran». Lo cierto es que estas características: tinaos, tejados planos y chimeneas, son la arquitectura más típica alpujarreña, que también se puede contemplar en los siguientes pueblos como Bubión y Capileira. Lo cuales también, por cierto, tienen cabida en el ranking de pueblos bonitos de España.

Tinao en Pampaneira, ruta en coche por la Alpujarra granadina

Tinao en Pampaneira, ruta en coche por la Alpujarra granadina

Nota: echa un vistazo a este artículo sobre los pueblos más bonitos de Granada.

La Villa turística de Bubión.

De nuevo calles en cuesta, casas columpiándose en el barranco en torno a una iglesia blanca con rojo tejado. Por su ubicación, en medio de la Alpujarra, Bubión es de los municipios que más se ha desarrollado turísticamente -eso sí, manteniendo la esencia- y donde más alojamientos rurales se pueden encontrar, como el popular complejo hotelero Villa turística de Bubión. El sitio más típico para comer: el Teide, ¡la de veces que me he resguardado en invierno al calor de su chimenea!

El Barranco del Poqueira, la Alpujarra de Granada

El Barranco del Poqueira, la Alpujarra de Granada

En Bubión es posible atisbar cómo era la vida tradicional alpujarreña haciendo un «viaje al pasado» visitando los Telares, La casa de la Anica (Museo Municipal) con su lagar de toneles y prensa para la uva, habitaciones con lo justo y viejos aperos de labranza. ¿Un paseo por el campo? Se puede bajar al río Poqueira, o subir la montaña por el sendero que conduce hasta Capilerilla, a 5 kilómetros de distancia.

Chimeneas de La Alpujarra, Capileira, los pueblos más bonitos de Granada

Chimeneas típicas en casas tradicionales de La Alpujarra, Barranco del Poqueira

Capileira, «cabellera» de las cumbres.

Coronando el Barranco, Capileira es uno de los pueblos ubicado a más altitud de la Alpujarra, campo base de los montañeros que buscan conquistar las cumbres de Sierra Nevada y asomarse a las lagunas glaciares como La Caldera, cuya leyenda dice que «no tiene fondo» si no es un Ojo de mar a cuya superficie sube una sirena las noches de luna llena. Para ello, sólo hay que subir el coche hasta el control del bosque de la Hoya del Portillo, y echar a andar. En verano, se puede tomar el autobús hasta el Alto del Chorrillo, para hacer cima en el Mulhacén.

Los pueblos más bonitos de Granada

Los pueblos más bonitos de Granada

Capileira, de origen musulmán, es un balcón al barranco. Callejas de flores, tinaos, hazas y huertas por las que pasear hasta cansarse y tomar una cerveza en la plaza, donde incluso en verano hay que abrigarse al caer el sol. Uno de los pueblos más bonitos de la Alpujarra, sobre todo en invierno cuando llega la nieve y se prenden las chimenas con ese olor tan característico a leña, a infancia, a pueblo.

Pueblos de la Alpujarra: la Tahá. 

Continuamos la ruta en coche por al Alpujarra granadina en dirección este. Nos despedimos del Barranco del Poqueira siguiendo el cartel que indica Trevélez, entrando ya en la Alpujarra Alta. Los coches suelen pasar de largo -parando sólo a echar un trago en la Fuente Agria de Pórtugos- sin detenerse en Pitres, hacer un pequeño desvío a Mecina o tomar la carretera de castaños hasta Capilerilla. Gran error: en la Tahá se esconden algunos de los pueblos mejores conservados de la Alpujarra, manteniendo intacto su espíritu rural y campechano.

Tinao en Pitres, ruta en coche por la Alpujarra

Tinao en Pitres, ruta en coche por la Alpujarra

Los tinaos de Pitres y la pequeña Capilerilla.

Por tener, hasta puerto de mar tiene Pitres, como se cuenta en una anécdota de que así lo solicitaron hasta que la Rábita -municipio de la Alpujarra marítima- le regaló una barca, un ancla y una cofradía de pescadores, hecho que se relata a la entrada de la villa. De Pitres lo más bonito es su iglesia mudéjar, tras la que se despliegan callejones de flores y un precioso tinao cuesta arriba que bajo el que hay que pasar rumbo a Capilerilla.

Antiguos lavaderos en Pitres, ruta en coche por al Alpujarra granadina

Antiguos lavaderos en Pitres, ruta en coche por al Alpujarra granadina

Refugio secreto de Nacho Cano, Capilerilla se mantiene oculto entre castaños y moreras. Entre briznas y malas hierbas, pican las gallinas sueltas. Sus antiguos tinaos y su estampa de pueblo del siglo pasado le valieron para servir de escenario en la película Al sur de Granada, de Fernando Colomo. Aunque la historia del escritor británico se desarrollara en Yégen.

Alberca de Capilerilla, ruta en coche por la Alpujarra

Alberca de Capilerilla, ruta en coche por la Alpujarra

A los pies de Pitres, se ubican pueblos de nombres imposibles como Atalbéitar, Mecina-Fondales, Ferreirola, Mecinilla o Busquístar (ya pasado Pórtugos). Unidos por senderos que cruzan huertas, acequias y bosques de castaños, tal vez este rincón de la Tahá sea el que busque ese viajero que huye de lo vulgar y lo trillado.

Casas típicas de la Alpujarra granadina

Casas típicas de la Alpujarra granadina

La Fuente Agria de Pórtugos. 

Al contrario que los anteriores, ¿quién no conoce el manantial de aguas ferruginosas llamado Fuente Agria? De prodigiosas virtudes como el «auxilio para los melancólicos, hipocondríacos y escorbúticos», según el capellán Antonio Pérez Barquero en el siglo XVIII, todos los viajeros paran junto a la ermita de las Angustias y echan un trago a ese agua color bermejo amarga y picante. Aunque sólo sea por costumbre. Del merendero, convertido en cama de hojas secas durante el otoño, desciende una escalinata a El Chorreón.

El Chorreón, Fuente Agria en Pórtugos, ruta en coche por la Alpujarra

El Chorreón, Fuente Agria en Pórtugos, ruta en coche por la Alpujarra

La Alpujarra Alta: Trevélez. 

El cartel de «Pueblo más alto de España» da la bienvenida a este municipio de casitas desparramadas por las faldas del Mulhacén, el techo de la península. Su barrio Bajo «tan sólo» se ubica a 1470 metros, junto al verdor de un río de aguas claras procedentes del deshielo de las Siete Lagunas de Sierra Nevada. Su barrio Alto roza los 2.000, con frecuentes heladas y nevadas durante el invierno. Antigua Alquería de la Tahá de Juviles -donde hoy se producen los famosos jamones – reducto morisco, en el Barrio Alto se conservan los antiguos lavaderos, un entramado de callejuelas que retroceden doscientos años atrás en el tiempo y la Era de la Cruz. Siempre que voy a Trevélez, no puedo evitar tomar una caña acompañada de una tapa de este jamón curado con el aire frío y seco de Sierra Nevada.

Tapa de jamón de Trevélez

Tapa de jamón de Trevélez

Los Bérchules y la Nochevieja de agosto. 

Un vergel de pueblo y entorno que ha logrado su fama gracias a que la Nochevieja en Bérchules se celebra en el mes de agosto, tradición reciente pero conocida en toda la comarca. Resulta curioso pero puedo recordar cuándo se inició: a mediados de los años 90, tras una Navidad de grandes lluvias en las que hubo cortes en los suministros de luz. Muchos pasamos el fin de año a la luz de las velas, tomando las uvas con unas campanadas en una radio a pilas (también en Motril). Los vecinos de los Bérchules decidieron pasar esa fiesta aguada al mes de agosto, con tal éxito y afluencia, que se convirtió en tradición.

Fuente: Youtube.

Alpujarra de la Sierra. 

Arribamos al rincón más literario -y tal vez romántico- de la Alpujarra granadina. Mecina Bombarón, Yegen, El Golco y Montenegro son los cuatro núcleos de población que configuran un típico cuadro alpujarreño conocido principalmente por Yegen, el pueblo donde se instaló el escritor británico Gerald Brenan entre 1920 y 1934. La casona, con su puerta original, sigue atrayendo a aquellos viajeros que atrapó Al sur de Granada. El trayecto es largo, es de los lugares más remotos que se puede plantear en una ruta en coche por la Alpujarra, pero sin duda lo vale. En Mecina, además de varios alojamientos turísticos de calidad, se ubica el Museo Fotográfico de la Alpujarra, una fabulosa colección de fotografías realizadas durante décadas por el periodista local Rafael Vílchez a sus gentes, paisajes y costumbres.

Alpujarra de la Sierra, casas típicas

Alpujarra de la Sierra, casas típicas

Comarca de Ugíjar: Válor y Nevada.

Entrando en Alpujarra de la Sierra ya pisamos la comarca de Ugíjar, en la raya de la Alpujarra Almeriense, bajo el Puerto de la Ragua. Tan remota con respecto al otro extremo, Lanjarón, que como dato relevante diré que las veces que he ido a esta parte desde Motril, lo he hecho por la provincia de Almería, subiendo por Adra y Berja. Pueblos apartados del principal foco turístico, Válor está ligado a la rebelión de Aben Humeya, Historia que se recrea en las populares fiestas de Moros y cristianos. En cuanto a Nevada (Laroles, Picena, Mairena y Júbar) son apacibles manchas blancas bajo el verdor del Puerto de la Ragua, un paisaje alpino ideal para practicar senderismo o esquí de fondo.

Calle de macetas en la Alpujarra

Calle de macetas en la Alpujarra

Valle del Guadalfeo. 

El río Trevélez en su camino hacia el mar va engrosando el caudal con arroyos y otros pequeños afluentes hasta convertirse en el Guadalfeo, a cuya vera se asientan pequeños municipios y cortijadas desde Cádiar hasta Órgiva. Un paisaje a trozos lunar, árido y semidesértico; al doblar una curva un pequeño vergel… Los contrastes de este valle angosto de olivos, almendros y balates de piedra; gargantas, ramblas y desfiladeros son para explorarlos cantimplora y mochila al hombro, rindiendo homenaje a ese viajero romántico que encontró en La Alpujarra granadina una veta de oro. Los Tablones, pueblo minero; Torvizcón y sus hogueras de San Antón; Almegíbar entre olivos y algarrobos; las tres eras de Nieles; la calle de las Flores de Lobras o Cástaras entre los riscos. La zona más «olvidada» de la Alpujarra es toda una promesa.

Valle del Guadalfeo, Torvizcón, ruta en coche por la Alpujarra

Valle del Guadalfeo, Torvizcón, ruta en coche por la Alpujarra

La Alpujarra marítima.

La Alpujarra se baña en el mar, al que siempre miró, como con nostalgia. Tal vez porque sus antiguos habitantes, los moriscos, se marcharon por él para nunca regresar… Y, aunque resulte sorprendente esta afirmación: ¡en La Alpujarra también hay playa!

Playa de la Rijana

Playa de la Rijana, Castell de Ferro

Según la descripción de Alarcón, como apunté al principio de esta ruta en coche por la Alpujarra granadina, esta zona comprende todo el territorio desde la cara sur de Sierra Nevada al mar Mediterráneo. Por lo que, en una definición amplia, también se consideraría territorio alpujarreño la Sierra de la Contraviesa, con las explotaciones vinícolas de la Finca Cuatro Vientos, Polopos, Rubite o Sorvilán. Por otro lado, la relación con el Mediterráneo de la Alta Alpujarra viene desde hace siglos como lugar de entrada y salida de materias primas. Gualchos (Castell de Ferro), Castillo de Baños o Melicena atesoran un litoral de aguas claras y calas sin urbanizar que son un tesoro. ¿No es una ruta ideal, pues, combinar mar con montaña? El cierre perfecto para una ruta en coche por la Alpujarra de Granada.

Gualchos, la Alpujarra del Mar, ruta en coche por la Alpujarra granadina

Gualchos, la Alpujarra del Mar, ruta en coche por la Alpujarra granadina

Sigue viajando por Granada en el blog:

El castillo de Soraya en Mondújar, Granada

El castillo de Soraya en Mondújar, Granada

Referencias bibliográficas: «Granada en tus manos: La Alpujarra«, por Rafael Gan Quesada, editado por la Diputación de Granada y el Diario Ideal

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si compras o reservas a través de mi web obtengo una comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que he escrito sobre esta ruta en coche por la Alpujarra granadina está basado en mi propia experiencia.

6
Deja un comentario

avatar
3 Comentarios
3 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
4 Autores
cosmopolillaMª José GrageraBelen (Mis viajes y sensaciones)alvientooo Autores recientes
alvientooo
Invitado/a

No me ha podido gustar mas este articulo. Este viaje lo tengo pendiente desde hace mucho tiempo y no doy puesto fechas en el calendario. Pensé en hacerlo solo, me apetece un montón. Me han encantado lugares como el balcón del cielo en Trevélez y Alpujarra de la Sierra

Belen (Mis viajes y sensaciones)
Invitado/a
Belen (Mis viajes y sensaciones)

Quiero hacer una ruta por las Alpujarras y ver Granada. Me va a servir bastante este post. Crees que con una semana me dará tiempo.

Mª José Gragera
Invitado/a

¡Qué ganas tengo de visitar la Alpujarra! Conozco Lanjarón, pero hace muchos años ya que fui por ultima vez. A Pampaneira le tengo unas ganas terribles, se ven tantas fotos preciosas. Me gusta que hayas incluido visitas para diferentes días, Así dependiendo del tiempo que podamos estar haremos una ruta… Leer más »