Lanjarón, el pueblo del agua

Qué ver en Lanjarón

El moderno viaducto blanco sobre el barranco de Tablate refleja los primeros rayos de sol del día. Sobre él circulan los coches raudos, desde la capital granadina en dirección a la costa. Muchos ignoran que metros abajo, oculto entre zarzales, permanece olvidado el antiguo puente nazarí. Desde sus toscos guijarros se puede ver la pequeña ermita de la virgen de las Angustias, con flores frescas. Bajo mis pies, el abismo que marca la raya de separación y entrada a la Alpujarra, el último refugio de los moriscos y escenario de cruentas batallas. Tablate fue ese paso codiciado y estratégico, cuyo significado en árabe es "indomable". Hoy seguiré su senda hasta Lanjarón, el primer pueblo aún habitado de esta tierra zahareña, donde su banda sonora es la canción el agua.

Puente nazarí, barranco de Tablate

Puente nazarí, Tablate, qué ver en Lanjarón.

“Lanjarón que vas llorando por tus grietas agua pura, aunque me calman la sed también me sirven de cura”. Manolo Lola.

Qué ver en Lanjarón, Granada

Qué ver en Lanjarón, Granada

Lanjarón y la fuente de vida.

De esas guerras de moros y cristianos que dictaron el fin de un reino, el de Granada, cuando Fernando el Católico conquistó Lanjarón en 1490 apenas queda un testigo: la vieja fortaleza musulmana, donde se amotinó Qasim el sublevado e hizo frente a las tropas enemigas con la consigna de vencer o morir. Hoy, estas centenarias piedras siguen vigilando el abrupto valle que se extiende hasta el mar, recortado por las montañas azules del sur de Sierra Nevada. Ahora es la paz absoluta la que sume al pueblo en un dulce letargo. Sosiego que se respira en el aire limpio, en sus tranquilas travesías bajo los tinaos, con sus casas blancas de flores y macetas.

Qué ver en Lanjarón, castillo árabe

Qué ver en Lanjarón, castillo árabe

Callejuelas de la Alpujarra, qué ver en Lanjarón

Callejuelas de la Alpujarra, qué ver en Lanjarón

Estos picos, los más altos de la península, a los que se aferra Lanjarón cual equilibrista en una de sus laderas, permanecen bajo un manto níveo todo el invierno que se funde en agua pura bajo el calor de la primavera. Se desliza bajo la tierra monte abajo, hasta el pueblo, donde brota en forma de fuentes de agua transparente, curativa, con propiedades medicinales gracias a los minerales de los que se ha impregnado en su camino desde las cumbres.

Qué ver en Lanjarón, caminos del agua

Qué ver en Lanjarón, caminos del agua

El pueblo más longevo del mundo: la fuente de la eterna juventud.

Al andar por Lanjarón la melodía del agua se siente, se escucha… Te envuelve todos los sentidos. Se dice que en este pequeño pueblo de Granada viven los más longevos del mundo ¿será por el agua? Sea por lo que sea, esta leyenda ya forma parte del ADN de la villa. No sólo es que el agua de las fuentes en Lanjarón se transforme aquí en arte, en poesía. Se ha convertido en su emblema. Así se homenajea a este bien de la naturaleza que lo ha bendecido siendo su festividad más famosa las fiestas del agua, que se celebran cada año en el solsticio de verano, la noche San Juan.

Estatua de dos ancianos, qué ver en Lanjarón

Estatua de dos ancianos, qué ver en Lanjarón

Qué ver en Lanjarón, el pueblo del agua.

Visitar Lanjarón para mí es conectar con la infancia, con los buenos recuerdos. Siempre quiero volver a la Alpujarra, a mi tierra, que forma parte de mí como esta sierra mágica, Sulayr, de donde provienen todos mis ancestros. Ahora bien, ¿qué ver en Lanjarón, en el pueblo del agua? 

Pilar de agua, qué ver en Lanjarón

Pilar de agua, qué ver en Lanjarón

El Balneario de Lanjarón.

Cuenta la leyenda que hace ya trescientos años un enfermo bebió de un manantial de Lanjarón y se curó de su dolencia. Desde ese suceso fue cobrando popularidad y sus fuentes comenzaron a usarse con fines terapéuticos. A principios del S.XX vive su esplendor y se convierte en refugio de la élite cultural y económica no solo de España: en busca de estas aguas virtuosas acuden nobles y monarcas, Federico García Lorca, Manuel de Falla, Virginia Wolf o Beltrán Rusell. En 1928 se construye el edificio de estilo neomudéjar con doble torre del Balneario de Lanjarón. Hoy funciona como hotel spa recientemente modernizado.

Fuentes de la salud, Balneario de Lanjarón

Fuentes de la salud, Balneario de Lanjarón

El Museo del Agua de Lanjarón.

Cuatro salas didácticas con contenido audiovisual para entender la importancia vital del elemento primario en torno al que se articula el pueblo. El Museo del Agua de Lanjarón es una muestra de recorridos, historia, significado del agua en Lanjarón, e incluye itinerarios para disfrutar de ella en el propio parque natural en el que se enmarca este municipio.

Casco Histórico de Lanjarón: Barrio Hondillo.

Dejo atrás el Balneario, a la entrada del pueblo si se viene desde Granada por el puente de Tablate, como es mi caso. Las ruinas del castillo “de los moros”, como lo llaman los lugareños, quedan a la derecha, sobre los riscos. La calle principal de Lanjarón es larga y transitada, con ultramarinos tradicionales, tiendas de artesanía y hoteles coquetos.

Qué ver en Lanjarón, calle principal

Qué ver en Lanjarón, calle principal

Jardines, qué ver en Lanjarón

Jardines, qué ver en Lanjarón

Destaca la torre de la iglesia de la Encarnación, de finales del S.XVI, blanca y encalada con esa estampa pintoresca y andaluza que he aprendido a apreciar y a echar de menos con los años. Un poco más adelante encuentro la plaza del Ayuntamiento, corazón de Lanjarón, acogedora y tranquila. Hoy está tomada por las brujas en un divertido aquelarre; ya expliqué en artículos anteriores la relación de la Alpujarra con costumbres gallegas, debido a las repoblaciones tras la expulsión de los moriscos (Embrujada en Soportújar).

Ayuntamiento, qué ver en Lanjarón

Ayuntamiento, qué ver en Lanjarón

Qué ver en Lanjarón, noche de brujas en Halloween

Qué ver en Lanjarón, noche de brujas en Halloween

El verdadero encanto, para mí, de Lanjarón se inicia en este punto. Adoro perderme por el Barrio Hondillo y sus callejuelas, dejarme sorprender por sus tinaos, techos recubiertos de vigas de madera alpujarreños, sus pilares de agua, sus fachadas de hornacinas con santos patrones, flores y macetas. En primavera huele a jazmín y azahar. En otoño, a membrillo y castañas asadas. El verdadero espíritu de esta comarca granadina reside aquí, en los rincones de habitantes gatunos y curiosos que duermen el sueño de las manzanas.

Tinao del Tío Pedro, qué ver en Lanjarón

Tinao del Tío Pedro, qué ver en Lanjarón

Qué ver en Lanjarón

Qué ver en Lanjarón

Barrio del Hondillo, qué ver en Lanjarón

Barrio del Hondillo, qué ver en Lanjarón

Fuentes de Lanjarón, donde el agua es poesía.

Ya dije que la banda sonora de Lanjarón es el agua. Sus calles y plazas están adornadas con numerosas fuentes donde brotan los chorros. Que es fresca y deliciosa, un placer al paladar, resulta obvio. Al trago sanador se le añade el color de las palabras, las del gran poeta que amó este pueblo: el agua en Lanjarón canta con la voz de Lorca, haciéndome soñar con los cuentos de la luna-luna en una noche de anís y plata.

Fuente, qué ver en Lanjarón

Fuente, qué ver en Lanjarón

“Cantan los niños en la noche quieta, arroyo claro, fuente serena”.

Fuentes de Lanjarón

Fuentes de Lanjarón

Tello, el bosque encantado de Lanjarón.

Agua arriba, sigo la vereda del parque natural que finaliza en el Caballo, el monte que corona Lanjarón con sus tres mil metros. Desde lo alto, los días despejados, se divisan las costas africanas dibujadas en el horizonte. Pero antes de alcanzar la cima cual cabra montés que habita en estas peñas, existe un lugar llamado Tello: el bosque mágico de Lanjarón.

Tello, qué ver en Lanjarón, sierra de Lanjarón

Tello, sierra de Lanjarón

Me entristece escribir que su belleza se marchitó tras el terrible incendio que asoló Sierra Nevada en el aciago verano de 2005. “Antes esto era Canadá”, suele decir mi tío. Hoy, la sombra de los que fueron castaños centenarios izan sus largos dedos calcinados hacia el cielo, condenando a los hombres que fueron culpables de su desgracia.

Bosque de Tello, Lanjarón

Bosque de Tello, Lanjarón

Aún tras el desastre, Tello sigue siendo un paraíso en el que recrearse una tarde, un día, un siglo. Sus cascadas se precipitan río abajo, creando a su paso un despliegue de exuberancia vegetal, de vida. Corre por las laderas hasta llegar a su destino: Lanjarón, el pueblo del agua.

Cascada del bosque de Tello, Lanjarón

Cascada del bosque de Tello, Lanjarón

Datos prácticos.
  • Cómo llegar a Lanjarón: en coche desde Granada por la autovía de la costa (A-44) son 45 minutos. En transporte público desde Granada va la compañía ALSA.
  • Alojamiento en Lanjarón: reserva una habitación en el hotel Balneario de Lanjarón. Otra opción típica es disfrutar de un alojamiento local y rural como El Brazal. De excelente calidad precio, alojarse en el Castillo de Lanjarón
  • Lee mi ruta completa por la Alpujarra granadina.

El artículo contiene “enlaces de afiliados“. Esto no genera ningún cargo extra pero si compras o reservas mediante estos enlaces me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que recomiendo es siempre basado en mi experiencia.

17
Deja un comentario

avatar
9 Comentarios
8 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
10 Autores
cosmopolillaMARCOytziBelén (Mis viajes y sensaciones)Cristina Autores recientes
Belén (Mis viajes y sensaciones)
Invitado/a

La familia de mi pareja han vivido en Granada y todavía les queda una prima viviendo en Lanjaron. Siempre me han hablado que es un pueblo precioso y que tengo que ir a visitar. Las alpujarras es una visita que tengo pendiente desde hace mucho tiempo. La fotos hablan por… Leer más »

ytzi
Invitado/a

Hola me encanta tu blog!!!

Yo soy nueva en este ambiente y también acabo de abrir mi blog! espero lo puedas ver y darme tu opinión.

felicidades por todo tu trabajo y dedicación en este blog!

MARCO
Invitado/a
MARCO

Gracias por seguir escribiendo de forma tan apasionada sobre este lugar cargado de energía. Es para mí un placer ( como sabes ya vivo aquí hace un año ), sentir cada palabra tuya sobre las alpujarras, pudiendo sentirlas ahora también en mi piel y en mi caminar por ellas. Por… Leer más »