Callejón del Oro, Praga en 2 días
Europa Republica Checa

Al son del Moldava: Praga en 2 días

Escrito por la
el
6 enero, 2022

El Reloj Astronómico del viejo Ayuntamiento ha marcado la hora con su danza de personajes entrañables. Frente a su fachada veo retroceder la aguja casi 20 años atrás en el tiempo: cuando me enamoré de Praga en un viaje de fin de curso. Mi primer viaje a una ciudad europea, fuera de la península ibérica; mi primer sello en el pasaporte. Y aunque dicen que segundas partes nunca fueron buenas la capital checa me arropó como una antigua amiga querida y añorada. Hablan de ella que peca tanto de belleza como de exceso de turistas. No ha sido así para mí: he tenido la suerte de visitarla fuera de época alta -marzo y noviembre- y entre semana. Así es como se disfruta del puente de Carlos casi en soledad con el rumor del Moldava. De la quietud del cementerio judío con su bosque de lápidas cubiertas de musgo. Explorar Praga en 2 días ó 3, si se puede, deja una huella imborrable.

Atardecer en el Puente de Carlos, Praga en 2 días

Atardecer en el Puente de Carlos, Praga en 2 días

Si bien es cierto que la ciudad de Kafka, también llamada de “las Cien Torres” por su skyline medieval atrapa, República Checa es mucho más que Praga. Puerta de entrada al país, merece la pena tomar un tren o un autobús local y explorar la deliciosa Bohemia, con sus urbes de cuento. Aventurarse a Moldavia, donde esperan joyas barrocas como Olomouc o Brno, ciudad universitaria y cosmopolita.

¿Qué visitar en Praga en 2 días? Guía de lugares imprescindibles.

Alojamiento recomendado en Praga:

En mi segundo viaje a la capital checa me hospedé en el Hotel Garden Court, en Nove Mesto, a unos minutos caminando de la Casa Danzante y la Ciudad Vieja. Una bonita casa antigua restaurada, con patio y espacio exterior con estupenda ubicación.

¡No viajes a Chequia sin seguro de viaje!

Por lo que pueda pasar, yo recomiendo MONDO Seguros de viajecon coberturas COVID-19. También tienen un chat médico disponible las 24 horas en la app en caso de consulta; en caso de emergencia, atienden en español y las llamadas desde el extranjero son gratuitas. Si lo compras a través de mi web tienes un 5% de descuento. Lo puedes conseguir pinchando aquí:

Ruta por Praga en 2 días.

Romántica, de alma antigua, fascinante, tan perfecta que parece un cuadro al contemplarla desde el puente de Carlos al atardecer, con la silueta del Castillo de fondo… Praga ocupa el top 3 de mis ciudades favoritas de Europa. Salirse de la ruta trazada, darse tiempo para callejear y “perderse” es la mejor manera de descubrir rincones asombrosos y encantadores. Eso sí… ¡Prepárate para caminar! Aunque en Praga hay metro y tranvía -el transporte público funciona muy bien- la mejor forma de conocer la ciudad es pateando. Yo acababa cada día con los pies molidos, pero sin duda merece la pena. Comenzamos este recorrido por lo mejor que ver en Praga en 2 días. La más embrujada de las Ciudades Checas. Estos son los sitios que no te puedes perder:

La plaza de la ciudad Vieja.

Para comenzar a recorrer Praga nada como madrugar y empezar por el corazón de la urbe medieval. Una extensa explanada donde se alzan las torres simétricas y puntiagudas de la iglesia de Nuestra Señora de Týn. La torre del viejo Ayuntamiento con su espectacular Reloj Astronómico representando las órbitas del sol y la luna atraen las miradas a cada hora en punto, cuando danzan los Doce Apóstoles acompañados de la figura de la Muerte, la Vanidad, la Avaricia y un Turco. Se puede subir a lo alto de la torre del Ayuntamiento, desde donde hay magníficas vistas a la plaza y los tejados de Stare Mesto, el centro histórico de Praga.

Reloj Astronómico de Praga

Reloj Astronómico de Praga

Te puede interesar este artículo sobre Viajar por Praga, Viena y Budapest en tren.

Josefov, el barrio judío.

En la tienda de recuerdos junto a la Vieja – Nueva sinagoga del barrio judío de Praga se puede adquirir la entrada para visitar un conjunto de 7 sinagogas o lugares sagrados para la que fuera la gran comunidad judía de la ciudad de Praga antes de la Segunda Guerra Mundial. Las placas doradas en las baldosas indican los nombres de los que fueron deportados a los campos de concentración nazis durante la ocupación nazi. El barrio de Josefov sin duda es una visita obligatoria que hacer sí o sí en Praga.

Sinagoga Vieja - Nueva, Josefov

Sinagoga Vieja – Nueva, Josefov

A tan solo unos pasos de la plaza de la Ciudad Vieja, por su historia antigua y reciente el bario de Josefov es uno de los lugares más importantes que ver en Praga en 2 días. Sus rincones imperdibles: el viejo Cementerio judío, inaugurado en 1439. Un laberinto de tumbas junto a la sinagoga Pinkas, hoy memorial del Holocausto. La tumba más famosa es la del rabino Loew, mítico erudito que creó el Golem de Praga. Sobre ella los visitantes del cementerio dejan piedras en señal de respeto y también papeles con deseo escrito.

Viejo Cementerio Judío, Praga

Viejo Cementerio Judío, Praga

La sinagoga Vieja – Nueva, del siglo XII, es una de las más antiguas que se conserva en toda Europa y la más antigua en funcionamiento del continente. Aunque las más populares son la Maisel, a unos pasos, y la sinagoga Española, con una bella decoración y artesonados de inspiración mudéjar. Merece la pena caminar en dirección a la estación Central de trenes de Praga: muy cerca se ubica la Sinagoga de Jerusalén, con preciosa arquitectura exterior e interior.

Sinagoga de Jerusalen, Praga

Sinagoga de Jerusalen, Praga

La torre de la Pólvora.

Uno de los monumentos que no te puedes perder en Praga es la torre gótica de la Pólvora, antigua puerta medieval de la ciudad que se conserva desde el siglo XV. Su primer nombre fue el de Torre Nueva, para diferenciar de las otras torres ubicadas a ambos lados del puente de Carlos, en cuya arquitectura se inspiró. En el siglo XVII se usó para almacenar pólvora, de ahí la nueva denominación. Con la tarjeta turística Praga Card se puede subir a ella; al igual que visitar las sinagogas del barrio judío.

Nove Mesto.

Salimos de la Ciudad Vieja para patear la Praga más contemporánea. En el Nove Mesto hay palacios modernos, galerías de Arte y museos que recuerdan la historia más reciente. Algunos de ellos son el Museo Mucha, donde se exhibe parte de la obra de este gran genio del Art Noveau. La estatua de Kafka o el museo Nacional, en la gran plaza de San Wenceslao. Esta gigantesca explanada hoy cuajada de restaurantes de comida rápida, cadenas internacionales y tiendas de ropa protagonizó en 1989 el comienzo de las protestas que llevó a la caída del Comunismo.

El museo Mucha

El museo Mucha en Praga

La Casa danzante.

Símbolo de la Praga más rompedora, este icono de la arquitectura se sitúa a orillas del Moldava con una propuesta que a nadie deja indiferente. Finalizada en 1996 de manos de un arquitecto checo – croata, uno de los colaboradores del proyecto quiso llamarla Fred and Ginger en honor a una famosa pareja de bailarines. Finalmente se quedó con el nombre de Casa Danzante.

Casa Danzante, Praga en 2 días

Casa Danzante, Praga en 2 días

El puente de Carlos sobre el río Moldava.

Karluv most es el puente más viejo de Praga. Sus adoquines de piedra perfectamente ensamblados unen la ciudad Pequeña, Mala Strana, con la Ciudad Vieja salvando las aguas vertiginosas del Moldava. Construido en los tiempos del rey Carlos I de Bohemia -se finalizó en 1402- se extiende más de medio kilómetro vigilado por 30 estatuas de santos y personajes emblemáticos de la ciudad. Músicos ambulantes, artesanos, pintores y vendedores de baratijas se dan cita cada día junto a los cientos de transeúntes y turistas que lo circulan. De punta a punta, es una obra medieval espléndida. Al caer la noche y prenderse sus faroles, el ambiente es mágico, transportando a otro siglo.

El puente de Carlos, Praga

El puente de Carlos, Praga

La estatua más famosa del puente de Carlos es San Juan de Nepomuceno, patrón de Bohemia. Una leyenda popular dice que quien toque «la Estrella» volverá a Praga; si bien otros visitantes tocan la figura del perrito en busca de suerte.

San Juan de Nepomuceno, puente de Carlos

San Juan de Nepomuceno, puente de Carlos

Mala Strana, la ciudad pequeña.

El puente de Carlos desemboca en el barrio Pequeño, un histórico distrito a los pies de la colina donde se alza el castillo de Praga. Esta es una de las zonas más auténticas y encantadoras que ver en Praga: no hay tantos turistas como en Stare Mesto. Está repleta de pequeños palacios barrocos -hoy convertidos en embajadas-, iglesias, pasajes y pasadizos, pequeñas placitas… una tranquilidad que se interrumpe de tanto en tanto con el tintineo del viejo tranvía.

Mala Strana, Praga

Mala Strana, Praga

El muro de Lennon. 

Los sitios más emblemáticos de Mala Strana son la isla de Kampa, con un pintoresco y antigua molino, además del mítico muro de John Lennon. Un mural mutante frente al palacio Buquoy -sede de la embajada francesa- que apareció por primera vez pintado en 1980, cuando asesinaron al cantante pacifista exmiembro de Los Beatles. En aquella época, Chequia estaba sumida en el llamado Telón de Acero: los líderes comunistas habían prohibido sus canciones considerándolas subversivas. Desde entonces, cada varios meses se cubre de blanco surgiendo nuevos grafitis cada vez que reivindican la paz en el mundo.

Muro de Lennon en Praga

Muro de Lennon en Praga

Un museo escondido y pequeñito en Mala Strana, dedicado a los tiempos del Comunismo en Chequia: el museo de la KGB. Solo se puede visitar con tour.

La iglesia de la Victoria: el Niño Jesús de Praga.

Templos con mucha historia hay bastantes por toda Praga. La iglesia de San Nicolás en la plaza de la Ciudad Pequeña con sus cúpulas azules es identificable desde muchos puntos de la ciudad. Nuestra Señora de la Victoria es famosa por albergar un niño de Jesús de cera al que profesan devoción miles de católicos de todo el país, atribuyéndole cualidades milagrosas. En ella tocaba un joven Mozart el órgano: dicen que el músico se sentía mucho más apreciado en esta ciudad que en la propia Viena, donde a menudo sufría los desaires de una corte y monarcas caprichosos.

Mala Strana y El castillo de Praga

Mala Strana y El castillo de Praga

El castillo de Praga.

Las calles se empinan en dirección a la parte alta de la ciudad, coronada por el castillo de Praga. Los tejados y cúpulas barrocas quedan abajo conforme nos acercamos al recinto amurallado mayor de Europa, antigua residencia de los reyes de Bohemia.

La ciudad de Praga desde el castillo, visitar Praga en 2 días

La ciudad de Praga desde el castillo, visitar Praga en 2 días

La catedral de San Vito.

Hay que reservar al menos media jornada para visitar el conjunto de edificios históricos que alberga el Castillo. Museos, galerías de arte, el convento de san Jorge o el callejón Dorado donde vivió Kafka y hoy es una muestra de los trabajos artesanos de la época. El Palacio Real, la catedral de San Vito o la famosa Torre Daliborka, donde estuvo preso el joven héroe Dalibor en el siglo xv. Un personaje de leyenda al que el Smetana, compositor de “El Moldava” le dedicó una ópera.

Catedral de San Vito, Praga en 2 días

Catedral de San Vito, Praga en 2 días

El templo católico más importante de la ciudad de Praga es la catedral dedicada a San Vito, San Venceslao y San Adalberto. Escenario de la coronación de los reyes de Bohemia durante siglos, no hay que perder detalle de los mosaicos venecianos de la puerta Dorada en la fachada Sur: una representación excepcional del Juicio Final. Construida en 1770 y con 99 metros de altura, es posible subir a la torre, ofreciendo vistas de pájaro sobre la capital checa.

Callejón del Oro o la calle de los alquimistas. 

El Callejón del Oro es otra de esas paradas obligadas dentro del Castillo. Con acceso restringido y de pago, a partir de las 16 horas se abren los tornos y se puede entrar por libre. Se trata de una estrecha callejuela que se conserva como antaño, con una docena de casitas de colores donde vivieron los miembros de la guardia real y más tarde artesanos y orfebres -según la leyenda, también los alquimistas en busca de la piedra filosofal-. En el número 22 de esta calle vivió en 1916 Franz Kafka: fue donde escribió “Un médico rural”.

El callejón de Oro, Praga

El callejón de Oro, Praga

El sol de Praga.

Fuera del recinto amurallado, en la parte alta del barrio del Castillo encontramos el templo de Loreta y el monasterio Strahov. El Loreto es una iglesia, centro de culto y peregrinación donde se custodia una obra religiosa bañada en oro y diamantes. El Diamond Monstrance o sol de Praga. Más interesante, a mí entender, es la visita al monasterio Strahov, y no solo por las vistas: fundado por fundado por Vladislao II en 1143, su arquitectura barroca y la biblioteca es espléndida.

Monte Petrín.

El mejor lugar para ver el atardecer en Praga y una de las mejores vistas panorámicas sobre la ciudad es desde la torre Petrín, cuya estructura de 60 metros de altura recuerda a la parisina torre Eiffel. Además de caminando se puede subir al monte en funicular, desde la parte baja del barrio de Mala Strana. El monte Petrín es un pulmón de la ciudad, donde dar un paseo entre jardines históricos, rosaledas e incluso un laberinto. Sin duda la guinda para estos dos días recorriendo Praga, la inolvidable capital checa.

Otras actividades que hacer en Praga en dos días:

Al caer el sol, la ciudad se enciende dando paso a espectáculos fascinantes como el famoso Teatro Negro de Praga -yo vi una versión del musical “Cats”-. También hay conciertos de música clásica cuya estrella indiscutible son las notas de Mozart, uno de los más queridos personajes que vivió en Praga. Las entradas se pueden adquirir on line, en las taquillas de los teatros del centro de la ciudad o en las oficinas de turismo. ¡A disfrutar de esta fascinante ciudad a la que yo siempre quiero volver!

Comer en Praga.

  • En el centro histórico, a unos minutos caminando de la plaza de la Ciudad Vieja, muy recomendable el restaurante Blatnice, Michalska 6. Buena atención, comida típica y opciones vegetarianas.
  • Mala Strana es una buena opción, la Ciudad Pequeña tiene cantinas tradicionales en los pasadizos cubiertos frente a la iglesia de San Nicolás, por ejemplo el U Mecenase.

Mapa de lugares que ver en Praga:

  1. Plaza de la Ciudad Vieja.
  2. Josefov, el barrio judío.
    1. Viejo cementerio judío.
    2. Sinagoga Vieja – Nueva.
    3. La sinagoga española.
    4. Sinagoga de Jerusalén.
  3. La Torre de la Pólvora.
  4. Nove Mesto.
    1. plaza de San Wenceslao.
    2. Museo de Mucha.
    3. La Casa Danzante.
  5. El puente de Carlos.
  6. Mala Strana:
    1. isla de Kampa y muro de John Lennon.
    2. Iglesia de la Victoria.
    3. La iglesia de San Nicolás.
  7. El castillo de Praga.
    1. Catedral de San Vito.
    2. El callejón Dorado.
    3. Palacio Real.
    4. Monasterio de Loreta: el Sol de Praga.
    5. El Monasterio Strahov.
  8. Monte Petrín.

Mapa de lugares que ver en Praga. Fuente: Google maps.

Sigue viajando por Chequia en el blog:

10 sitios que ver en Brno, la ciudad checa donde el tiempo es relativo

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si reservas a través de estos enlaces recibo una pequeña comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que he escrito sobre lugares que ver en Praga en 2 días está basada en mi experiencia.

TAGS

DEJA UN COMENTARIO