Qué hacer en Navarra en Otoño, mirador del Baztan
España Navarra

7 planes para disfrutar Navarra en otoño

Escrito por la
el
21 octubre, 2021

Decía Albert Camus que “El otoño es una segunda primavera, donde cada hoja es una flor”. El calor quedó atrás y los tonos ocres, dorados, naranjas y amarillos van tiñendo los bosques en una paleta variada, caprichosa. Las tardes se acortan pero, en cambio, nos regala ocasos sonrosados y poéticos, infinitos. Esta bella estación se disfruta en caminatas por la naturaleza con un delicioso sol que ya no quema; en pueblos pintorescos saboreando una copa de vino en la cena; haciendo visitas culturales en un ambiente mucho más tranquilo, fuera de la temporada alta de turistas. En definitiva, viajar en estos meses de octubre, noviembre y diciembre es un placer. ¿Buscas inspiración? A continuación, 7 planes que hacer en Navarra en otoño que te van a tentar ¡y mucho!

Puente sobre el río Baztan en el Señorío de Bertiz, Navarra

Puente sobre el río Baztan en el Señorío de Bertiz, Navarra

Adentrarnos por los senderos de una selva de cuento, segundo hayedo – abetal más extenso de Europa. Deleitarse con exquisita gastronomía e innovadoras propuestas transformadas en pinchos gourmet. Indagar las leyendas de un monasterio medieval perdido en la montaña o los misterios de los seres fantásticos que habitan el Baztan, escenario de la Trilogía de Dolores Redondo, en busca del mítico basajaun… Si Navarra es un destino cinco estrellas todo el año, te prometo que en otoño trasciende la barrera entre la realidad y la ensoñación.

Bosque, Navarra en otoño

Bosque, Navarra en otoño

1 – La selva de Irati, el bosque mágico de Navarra.

¿Dónde están los duendes? La mente infantil se despierta ante la masa forestal que se extiende por las montañas del Pirineo Navarro en los valles de Aezkoa y Salazar. Un bosque pintado de musgo y hojas secas que el viento esparce sin piedad. Las sendas de la Selva de Irati conducen por caminos secretos a Francia -antiguamente usados por contrabandistas- pasando junto a cascadas como el Salto del Cubo. Si octubre es época de la berrea del ciervo -es impresionante escuchar a estos grandes herbívoros en el silencio de la noche o al amanecer- en noviembre el color de la selva estalla en matices dorados y ocres. Las hayas se visten con sus mejores galas antes de quedar desnudas en el frío invierno para renacer verde y brillantes en la primavera. Alegoría de la vida que se palpa y respira en este lugar de pura naturaleza cuya puerta de entrada es Ochagavía, precioso pueblo de postal.

Selva de Irati, Navarra

Selva de Irati, Navarra

2 – Valle del Baztan, escenario de novela.

Dolores Redondo en su popular Trilogía describe al valle del Baztan como “Un universo idílico escondido entre montañas de poca altura tapizadas de valles y prados de belleza imposible, solo interrumpidas por bosques y castaños y pequeñas aldeas rurales”. Perfecta fotografía en palabras que cobra vida en Elizondo -el más poblado del valle- y todos los pintorescos pueblos que lo conforman: Maya, Erratzu, Irurita, Ziga o Almandoz, entre otros. Además de buscar los escenarios de las películas o novelas, en el Baztan hay cascadas como la del Xorroxin -a la que se accede por un fácil sendero desde Erratzu- y paisajes de un verde insólito, con prados y caseríos habitados por simpáticos caballos, vacas y burritos, allí donde se ven más animales que personas. Lo cierto es que, seas o no fan de la Trilogía del Baztan, hacer una escapada a este entorno maravilloso, deleitarse en una Ruta por el valle del Baztán es uno de los mejores planes para disfrutar de Navarra en otoño.

Elizondo, valle del Baztan

Elizondo, valle del Baztan

Nota: echa un vistazo a este artículo sobre los lugares que ver en Elizondo, la capital del Baztan.

3 – Zugarramurdi, el pueblo de las brujas.

Se acerca Halloween o la noche de las brujas. Aunque en España la tradición manda celebrar el Día de “Todos los Santos”, si hay un destino vinculado a las historias de hechicería ése es Zugarramurdi, un pequeño pueblo ubicado al norte de Navarra, en la raya de la frontera de Francia. A las afueras encontramos las cuevas de Zugarramurdi: espectaculares galerías de piedra por donde fluye el río Olabidea (Infernuko Errea en euskera, que significa “Arroyo del infierno”). Al abrigo de las rocas, según cuenta la leyenda, se reunían las brujas para preparar sus hechizos y bailaban en el prado del Aquelarre hasta el amanecer… Mitos que forman parte del folclore de la zona. Sin embargo, lo que fue muy real es el Auto de Fe que redactó la Inquisición en 1610 tras las acusaciones de varios vecinos motivadas por odios y venganzas personales. La resolución: doce mujeres condenadas a morir en la hoguera por brujería y prácticas satánicas. Toda esta siniestra historia se recoge en el Museo de las Brujas de Zugarramurdi, ubicado en un antiguo hospital.

Las cuevas de Zugarramurdi, Navarra

Las cuevas de Zugarramurdi, Navarra

Nota: por cuestión de control de aforo, se recomienda reservar con antelación la visita a las cuevas de Zugarramurdi y el museo de la brujería. Puedes comprar la entrada y consultar los horarios en la web de Turismo de Zugarramurdi.

4 – El Camino de Santiago por Navarra.

De la brujería a la santidad en solo unos pasos. Y es que, como todo el mundo conoce, para ser perdonado por los pecados cometidos en vida solo hay que calzarse las botas y convertirse en peregrino a Santiago de Compostela. Más allá de la religiosidad o lo espiritual, el Camino de Santiago es una ruta cultural que trascurre por magníficos paisajes conjugando naturaleza y patrimonio. Un reto físico y mental; una forma diferente de viajar lento, saboreando cada paso. ¡Dicen que hay que hacerlo una vez en la vida! Y Navarra es el comienzo: en Roncesvalles arranca el tradicional Camino Francés, que pasa por Pamplona -la primera ciudad del Camino donde se ubica Ultreia, el Centro de Interpretación del Camino de Santiago– Puente la Reina o Estella, siguiendo por tierras riojanas. Una experiencia que te cambia para siempre: lo afirma una que lo ha hecho ya dos veces (diferentes rutas jacobeas) y está deseando repetir.

Camino de Santiago por Navarra

Camino de Santiago por Navarra

5 – El valle del Roncal.

Nordeste de Navarra. A la sombra de unos Pirineos que comienzan a alzarse majestuosos se localiza un valle que recorre el río Esca. Siete villas de ensueño, entre las que se incluyen Isaba -la de mayor tamaño- y Roncal, dando nombre al valle, llaman a disfrutar de un otoño con olor a chimenea y castañas entre naturaleza salvaje y abrupta. Los amantes del senderismo encontrarán aquí su paraíso, al adentrarse entre bosques de hayas, abetos y castaños por los caminos del Macizo de Larra-Belagua hasta picos que superan los dos mil metros de altitud. La zona que corona el macizo es un gran lapiaz, territorio de rocas calizas quebradas y afiladas como cuchillos, donde se ubican algunas de las simas más profundas del mundo.

Isaba, valle del Roncal

Isaba, valle del Roncal, planes para hacer en Navarra en otoño

6 – Pamplona: pinchos y monumentos.

Comerse, literalmente, la capital del antiguo reyno es otro de esos planazos para no perderse en Navarra en otoño: ¿quién se resiste a una ruta cultural y gastronómica? Saborear pinchos gourmets preparados con imaginación y esmero en las tabernas históricas en torno a la calle Estafeta en un ambiente cosmopolita -turistas, peregrinos y locales- es una de las mejores experiencias que vivir en Pamplona. Sin duda la mejor de las maneras de reponer fuerzas tras visitar la catedral de Santa María la Real, el Ayuntamiento, La Ciudadela o deambular por el casco histórico de una urbe colorida y amena, que conquista y sorprende.

Ayuntamiento de Pamplona

Ayuntamiento de Pamplona

7 – Monasterio de Leyre.

¿Buscando un “lugar secreto” que visitar en Navarra este otoño? Muy cerca de la impresionante Foz de Arbaiun, aguardan congelados en el tiempo los muros del monasterio de Leyre. Protegido por la sierra del mismo nombre, con cortados y aristas casa de águilas y buitres leonados, este lugar de paz apartado del mundanal ruido aún está habitado por monjes benedictinos que abren las puertas a visitantes. Y es que su interior custodia una cripta medieval bajo la iglesia y los restos de los primeros reyes de Navarra. Un auténtico viaje al siglo X que se completa haciendo la senda de San Virila hacia la fuente del Ruiseñor, donde el joven monje durmió 300 años según cuenta la leyenda. Esas que nunca faltan en un viaje a Navarra, tierra impregnada de fábulas y tradiciones ancestrales.

El monasterio de Leyre, Navarra

El monasterio de Leyre, Navarra

Más información sobre planes que hacer en Navarra en otoño en la web oficial de Turismo de Navarra.

TAGS

DEJA UN COMENTARIO