Imprescindibles de Reikiavik, la capital más al norte del mundo

Qué ver en Reikiavik

Año 874. Ingólfur Arnarson, hijo de Örn Brynjólfsson, dejó atrás los fiordos noruegos y navegó por el frío mar del norte para fundar una ciudad en una "bahía humeante". No era el primer vikingo que se aventuraba por las tierras de la isla del Hielo y el Fuego. Pero sí el que se estableció definitivamente, dispuesto a hacer suya esta roca inhóspita, un desierto de nieve y lava.

Museo de las Sagas. Qué ver en Reikiavik

Fuente: Museo de las Sagas. Qué ver en Reikiavik

Reikiavik, diez de la mañana. Sigue nevado. Todo es blanco tras el cristal. Camiseta, medias y calcetines térmicos. Mejor, que sean dos. Pantalón impermeable, jersey de lana y botas de montaña. La última capa en el vestíbulo, justo antes de salir. El ritual de cada día desde que aterricé en Islandia en pleno mes de diciembre. En esta pequeña ciudad en un mar gris azulado, enclavada en una bahía rodeada de montañas de nieve. El frío nunca fue una excusa para salir a conocer la capital de estado más septentrional del mundo… ¿Qué son dos grados bajo cero cuando voy abrigada como un oso? Es hora de atravesar la puerta… De desafiar al invierno… De descubrir… Qué ver en Reikiavik.

Nieva en Reikiavik

Nieva en Reikiavik

Qué ver en Reikiavik, la capital más al norte del mundo. 

Islandia pertenece al mundo de lo imposible. O al menos eso pensé yo los días que pasé recorriendo sus paisajes de escarcha, lagos congelados, campos geotérmicos con agua saltando en una explosión llamada géiser… En busca de esas luces del norte esquivas que se burlaron de mí todo aquel viaje. El triunfo lo saboreé en las primigenias tierras de los vikingos. Pero eso ya es otra historia…

Geysir, Islandia

Geysir, Islandia

Y de esta isla gélida rayando con el Círculo Polar Ártico Reikiavik es su puerta de entrada, por la que pasan todos los viajeros que se atreven, como los Guardias de la Noche, a ir “más allá del Muro”… Pequeña y tranquila, la capital islandesa se puede explorar cómodamente en una jornada antes de aventurarnos tierra adentro, donde el termómetro se desploma, en busca del primer parlamento vikingo, la falla que separa al continente asiático del americano o Gullfoss, la cascada Dorada. Aquí van mis imprescindibles:

Qué ver en Reikiavik, la capital de Islandia

Qué ver en Reikiavik

1 – La Bahía de Reikiavik: Solfar.

“Un barco de los sueños que viaja en dirección al sol”. Parece una paradoja, al menos en invierno con ese astro luminoso que apenas se ha levantado del horizonte durante tres horas. Así definió su autor a Solfar, el barco vikingo esculpido en frío metal que se encuentra varado en el paseo marítimo de Reikiavik, junto a las gélidas aguas del Ártico.

Solfar, escultura de Reikiavik

Solfar, escultura de Reikiavik

2 – Qué ver en Reikiavik: El Harpa. 

Un poco más cerca del puerto localizamos el emblemático edificio de El Harpa. Un contemporáneo centro de conciertos y congresos de frontal cúbico. Los cristales de la fachada de esta moderna Ópera al atardecer se iluminan lanzado destellos, como si reflejaran la danza de la Aurora Boreal en el cielo.

El Harpa, qué ver en Reikiavik

El Harpa, qué ver en Reikiavik

3 – Laugavegur, la calle de las tiendas.

Me alejo del mar en dirección al corazón de la ciudad. La calle más concurrida, con comercios, tiendas de souvenirs y algún pub que por la noche se anima con el calor de una cerveza y música en directo es Laugavegur, la artería principal de Reikiavik.

Una cerveza viking en un pub de Reikiavik

Una cerveza viking en un pub de Reikiavik

4 – El Parlamento islandés.

Sigue nevando. Los patos y cisnes del lago Tjörn se acurrucan en el único trozo que permanece sin hielo junto al sobrio edificio de cemento del Parlamento. Este es uno de los lugares emblemáticos, míticos, de toda Islandia, ya que según cuenta la Historia el barco de colonos capitaneado por Ingólfur Arnarson desembarcó en sus orillas.

Lago Tjör, Reikiavik

Lago Tjörn, Reikiavik

5 – El museo de las Sagas: Historia de Reikiavik.

871±2. No es un nombre en clave: así se denomina el museo de Historia de Islandia, ubicado en pleno centro haciendo referencia al año de una de las casas que perteneció a los primeros colonos de Reikiavik y cuyos restos hoy se conservan en las salas del museo. En la exposición de las Sagas se puede contemplar el Landnámabók, la “biblia” de la colonización. Una lección de Historia para todos los que se pregunten cómo pudieron adaptarse a la vida aquí, en el frío norte del mundo, en los albores de la Edad Media.

6 – Hallgrímskirkja, la iglesia vikinga.

Desde el lago comienzo a subir entre casas de colores hasta lo alto de la colina, coronada por el santuario islandés Hallgrímskirkja. Protegida por la figura de Leif Eriksson, el explorador vikingo que navegó hasta Terranova allá por el año 1000, siendo el primer europeo que pisó continente americano, su forma escalonada se inspira en la naturaleza de la isla, las columnas de basalto de origen volcánico.

Catedral de Reikiavik

Catedral de Reikiavik

7 – Laugardalslaug: un baño en las aguas termales de Reikiavik.

Reikiavik en islandés significa “bahía humeante”. Las aguas volcánicas de la gran actividad que burbujea bajo tierra ven el aire libre en grandes y pequeñas piscinas por todo el país, por las que el islandés siente pasión. Sin salir de la capital, Laugardalslaug es un complejo de piscinas en las que darse un relajante baño en agua caliente rodeados de hielo y nieve. Yo fui a la Laguna Azul, muy cerca del aeropuerto, un clásico del país que, aunque de precio elevado, se convierte en una experiencia inolvidable.

8 – Comer en Reikiavik: el Seabaron.

¿Qué se come en Islandia? En el reino del Hielo es complicado cultivar, apenas crecen árboles y plantas, aunque existen viveros. Es por eso que lo más delicioso de la gastronomía islandesa es el pescado del Ártico: nunca he probado un bacalao tan exquisito. La sopa de langosta del Seabaron, un bar tradicional en el puerto, es de las mejores cenas que he tenido la suerte de disfrutar en mi vida viajera.

Sopa de langosta en el Seabaron

Sopa de langosta en el Seabaron

Datos prácticos.

Alojamiento en Reikiavik:

Me alojé en el Hotel Cabin, un tres estrellas cómodo y asequible, dentro de los precios que se manejan en la ciudad.

No te pierdas estos Consejos para viajar a Islandia.

Código ético: este artículo contiene enlace de afiliados. Esto quiere decir que si compras a través de estos enlaces recibo una comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. 

13
Deja un comentario

avatar
7 Comentarios
6 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
7 Autores
ISLANDIA: 30 POSTS QUE INSPIRAN PARA VIAJAR [2] | Viatges pel MóncosmopolillaHappy TravelMargalliverFrikir por Viajar (Miguel Palau ) Autores recientes
trackback

[…] Qué ver en Reikiavik, la capital de Islandia | La Cosmopolilla […]

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!

Seguros Iati Cosmopolilla