Navidad en Islandia, fin de año en Reykjavík
Europa Islandia

Fin de año en Reykjavík: así fue mi Nochevieja en Islandia

Escrito por la
el
21 diciembre, 2020

Desde que en diciembre de 2011 visité por primera vez Islandia tenía claro que iba a volver. Cuatro días se hicieron muy cortos para los infinitos tesoros que ofrece la mítica Isla del Hielo y el Fuego. Sin miedo al frío y con casi tanta ropa térmica en la mochila como emoción, me embarqué para celebrar por todo lo alto la entrada a 2020 -ilusa de mí-, deseando pasar un fin de año en Reykjavík. Las luces de la bonita capital islandesa serían el preludio de una ruta de 7 días por el sur de Islandia en furgoneta. Un sueño blanco hecho realidad.

Árbol de Navidad en Reykjavík

Árbol de Navidad en Reykjavík

Nochevieja en Islandia: así se vive un fin de año en Reykjavík.

Aterricé en el aeropuerto internacional de Keflavík el mismo 31 de diciembre, a 6 grados. ¡Increíble! Teniendo en cuenta que sólo tres horas atrás había despegado a 0 desde Madrid. A pesar de ser tarde temprana era totalmente de noche -en Islandia en invierno un sol tímido apenas se eleva del horizonte de 11 de la mañana a 3-. Los fuegos artificiales ya parpadeaban en el horizonte de camino a Reykjavík. Había reservado un hostel céntrico: el Hlemmur Square. A sólo unos minutos caminando del Viajero al Sol y la bahía.

Decoración navideña, Fin de año en Reykjavík

Decoración navideña, Fin de año en Reykjavík

Una vez en la pequeña capital islandesa, el centro era una fiesta. La típica decoración navideña de árboles, lucecitas, renos y otros animales fantásticos decoraban fachadas de cada casa y los edificios más emblemáticos como el Harpa o la iglesia de Hallgrímskirkja. La calle Laugavegur, arteria principal de Reykjavík, un hervidero de gente entrando y saliendo de los comercios y los pubs, calentando motores para los conciertos de música en directo y la fiesta posterior.

Centro de Reykjavík, Fin de año en Reykjavík

Centro de Reykjavík, Fin de año en Reykjavík

Olor a perritos, fish and chips y vino caliente en el ambiente se mezclaba con esa alegría inconfundible que impregna la última tarde del año.

Puestos de vino caliente y fish and chips

Puestos de vino caliente y fish and chips

En Islandia no hay tradición de Papá Noel. Tienen su propia versión de Santa Claus en 13 ogros o duendes -los hermanos Yule- que dejan regalos a los niños desde el 12 de diciembre (día que comienza oficialmente la Navidad) hasta Nochebuena. 

Belén en la iglesia católica de Reykjavík

Belén en la iglesia católica de Reykjavík

El gato de la Navidad.

En el centro de Reykjavík se instala un entrañable personaje de la tradición islandesa: the Christmas Cat. Conocido como the Yule Cat, según la leyenda encargada de atemorizar a los más pequeños, existe un gigantesco gato que vive en tierras polares. De afilados dientes y deslumbrantes ojos amarillos, en sus garras caen todos aquellos incautos que no llevan puesta suficiente ropa de abrigo, siendo devorados. Así, por Navidad, en cada familia se regala ropa nueva a cada miembro, para afrontar el duro invierno islandés y evitar ser presa de sus fauces. 

El gato de la Navidad en Reykjavík, Islandia

El gato de la Navidad en Reykjavík, Islandia

Pero si hay algo que caracteriza el fin de año en Reykjavík es, sobre todo, el ruido (esta, para mí, la peor parte ya que me dan miedo los cohetes y petardos). Apenas cae el sol los islandeses se echan a las calles para prender hogueras y lanzar fuegos artificiales desde plazas y parques. Minutos antes de las 00 horas, la multitud se congrega en torno a la Hallgrímskirkja, punto más alto de la ciudad donde se desata la locura de pólvora y color. Este es el mejor lugar para decir adiós y dar la bienvenida a un nuevo año con todos esos buenos deseos en la mente. Después, baile y cerveza hasta que el cuerpo aguante por los animados locales nocturnos que hay en la ciudad.

Iglesia vikinga de Reykjavík

La Hallgrímskirkja, iglesia de Reykjavík

¿Dónde cenar en Nochevieja en Reykjavík?

Una vez reservado el alojamiento y la furgoneta para los días posteriores a fin de año, era la primera cuestión a plantear. En el propio hostel ofrecían cena a todos los alojados por precio moderado (para ser Islandia), pero finalmente decidimos darnos un capricho y reservar un menú de fin de año en el Grillmarkaðurinn, restaurante muy moderno junto al Ayuntamiento. Local sofisticado y con trato exquisito, la comida fue deliciosa con una fusión de platos tradicionales con un toque contemporáneo. Mantequilla con sal gorda, 3 platos de pescado y marisco y 3 de carne además de un postre acompañado de vino chileno (el que tenían en la carta). ¿El precio? Algo más de 100€ por persona. Es cierto que el país es caro pero, si se quiere hacer un viaje más o menos asequible no te pierdas estos 10 consejos para viajar barato a Islandia.

Cena de Fin de año en Reykjavík

Cena de Fin de año en Reykjavík

Echa un vistazo a estos otros restaurantes donde comer en Reykjavík.

Tras pasar el fin de año en Reykjavík el 1 de enero lo destinamos a hacer turismo por los principales lugares que ver en la capital más al norte del mundo: el Harpa, el Parlamento islandés o visitar el museo de las Sagas. Y es que la pequeña ciudad es acogedora y no muy extensa -al menos el centro-. Se puede ver en un día perfectamente con o sin resaca de haber pasado la Nochevieja en Islandia, una de tantas experiencias maravillosas que vivir en este prodigioso país.

El Harpa, Navidad en Reykjavík Islandia

El Harpa, Navidad en Reykjavík Islandia

¡No viajes a Islandia sin seguro de viaje!

Por lo que pueda pasar, yo recomiendo InterMundial. Si lo compras a través de mi web tienes un 20% de descuento usando el código LACOSMOPOLILLA10. Lo puedes conseguir pinchando aquí:

Sigue leyendo más sobre Islandia:

Juego de Tronos en Islandia y Auroras Boreales: mejores excursiones que hacer en Reykjavík

El avión abandonado de Sólheimasandur, Islandia

Fjallsárlon: la primera vez que vi un glaciar

Código ético: este artículo contiene enlace de afiliados. Esto quiere decir que si compras a través de estos enlaces recibo una comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que he escrito en este artículo sobre pasar fin de año en Reykjavík está basado en mi propia experiencia. 

ETIQUETAS

DEJA UN COMENTARIO

Patricia Rojas
Barcelona

¡Hola! Soy Patri, periodista y apasionada de los viajes. Andaluza de Motril (Granada) desde 2013 escribo en lacosmopolilla.com relatos de lugares y gentes del mundo. En mi web encontrarás completas guías de países y ciudades, consejos para ahorrar viajando, rutas en coche o artículos sobre gastronomía local. ¿Viajamos juntas?