Palermo, de ciudad de la mafia a capital de la cultura

Catedral, Palermo

La lluvia de otoño me da la bienvenida al aterrizar en el aeropuerto de Falcone – Borsellino. Ubicado en Punta Raisi, a 35 kilómetros de la capital de Sicilia, hace honor a la memoria de dos jueces asesinados por la mafia en el año 92. Pronto aprenderé que la sombra de la Cosa Nostra aún sigue muy presente en este rincón del sur de Italia, en esta ciudad que trata de renovarse y sacudirse el estigma del crimen a tiro de gánsgter: Palermo ha sido durante décadas la capital de la Mafia.

Calles de Palermo

Calles de Palermo

El Renacimiento de Palermo, Capital Cultural 2018. 

Las calles mojadas me conducen entre motos y paraguas hasta el señorial edificio del Ayuntamiento. Leoluca Orlando, el alcalde de Palermo, sabe bien lo que es batallar contra los poderes en la oscuridad. Durante años ha centrando sus esfuerzos en extirpar este tumor maligno de los círculos políticos. Amenazado por los capos, tuvo que marchar al exilio. Hoy su lucha continua, en un ambicioso proyecto destinado a barrer el lastre que tildaba a la ciudad de peligrosa y trabajar por la integración del flujo de inmigrantes. Aunque yo nunca había estado en Palermo, parece que su afán empieza a dar frutos. Ciertamente, no me pareció insegura. Y en 2018 estrena el título de “Capital Italiana de la Cultura”. Todo un logro que significa que empieza a resurgir.

Cuatro Cantos, Palermo

Los Cuatro Cantos

Animada, Palermo se limpia la cara. Se peatonaliza su centro. Se pone un autobús gratuito a disposición de los turistas. Se espera con ilusión a unos visitantes que siempre brillaron por su ausencia, resistiéndose a venir. La capital de Sicilia encabeza el ranking de las ciudades menos visitadas de Italia. Tarea compleja el escalar posiciones en un país con Roma, Florencia o Venecia por bandera, entre otros muchos tesoros.

Centro de Palermo

Las calles del centro han sido recientemente cerradas al tráfico

Porque de cultura y monumentos Palermo no anda escasa, precisamente. Ubicada en mitad del Mediterráneo, sus costas han sido cruce de caminos de fenicios, griegos y romanos, árabes y bizantinos, normandos y aragoneses. Este crisol de civilizaciones le dejaron su estela, trazando una urbe muy particular, con personalidad propia. Vibrante y cosmopolita, tan pronto me parece estar en Viena como en un mercado del norte de África. A escasos metros del glamour del teatro Massimo, el tercero más grande de Europa, se localiza el concurrido mercado del Capo.

Teatro Máximo, Palermo

Teatro Massimo, Palermo

Mercado del Capo

Mercado del Capo

Para empaparme de Historia, la primera lección la tomo en el Museo Arqueológico. La segunda colección de arte etrusco más extensa del mundo, tras el Arqueológico de Roma, se exhibe en estas paredes muestra del pasado de esa Sicilia pieza angular del Mare Nostrum, coronada por el majestuoso Etna. Aunque la joya del museo es egipcia: la mítica Piedra Negra.

Museo Arqueológico

Museo Arqueológico

Escultura, Museo Arqueológico de Palermo

Escultura, Museo Arqueológico de Palermo

Avanzando en el tiempo, el segundo atracón de cultura me sorprende con un término artístico nuevo: el estilo árabe- normando, propio de Sicilia, que fusiona lo bizantino y árabe con las influencias de los pueblos normandos asentados en la isla. Un eclecticismo palpable en su majestuosa catedral rodeada de palmeras, con planta de cruz latina y pórtico de tres arcos aragonés. Las piedras preciosas y el lapislázuli envuelven las capillas laterales hasta la principal, donde se rinde culto a Santa Rosalía, patrona de la ciudad.

Catedral de Palermo

Catedral de Palermo

De austero exterior, no se intuye el tesoro que ocultan los muros del Palacio de los Normandos. El dorado de los mosaicos bizantinos me deslumbra en la impresionante Capilla Palatina, la visita más esencial de Palermo. El patio cuadrado se estructura en niveles. El piso superior son lujosos salones y aposentos que pertenecieron a los monarcas italianos. A lo largo del pasillo se distribuyen las estancias, algunas de ellas rebautizadas, como la Sala Pío la Torre. Aquí también se recuerda a los caídos en la lucha contra la mafia.

Capilla Palatina, Palacio de los Normandos

Capilla Palatina, Palacio de los Normandos

Salón, Palacio de los Normandos

Salón, Palacio de los Normandos

Las iglesias de Palermo son para dedicarles toda una jornada. Desde la más antigua, San Giovanni el Eremita, con un bello claustro, la barroca basílica de San Cataldo, donde la paz me invade con voces celestiales, o el sobrecogedor recuerdo a Bizancio dibujado en las cúpulas de La Martorana, de espaldas al Ayuntamiento.

San Giovanni el Eremita

San Giovanni el Eremita

Iglesia La Martorana

Iglesia La Martorana

Interior de La Martorana

Interior de La Martorana

Inquietante a la par que imprescindible, la visita a las catacumbas de los Capuchinos. Un museo de la muerte en el que los habitantes de hace varios siglos miran con sus cuencas vacías a los que hoy se atreven a perturbar su descanso. El rincón de los infantes, las vírgenes vestidas de blanco, los profesores, los militares y otros profesionales libres… Descender esos escalones es como penetrar al universo animado del Inframundo de una película de Tim Burton. Que me perdonen los monjes la comparación. Dentro no se permiten las fotografías, por respeto a un lugar sagrado.

Bajada a la cripta de los Capuchinos

Bajada a la cripta de los Capuchinos

Esa mezcla de árabe y conexión con la arquitectura de al-Andalus, al fin y al cabo no estamos tan lejos, la encuentro en el castillo de la Zisa. Otro emblemático monumento con celosías y arabescos en el barrio donde la mafia actuó por última vez, disparando a Danotti, un capo excarcelado en mayo de este mismo año.

Castillo de la Zisa

Castillo de la Zisa

Fuente, castillo de la Zisa

Fuente, castillo de la Zisa

Arte urbano y huellas de la Segunda Guerra Mundial. 

Siempre de espaldas al mar -parece que la ciudad mirara para dentro o se protegiera de él- caminar Palermo es callejear la vida que trascurre de puertas a fuera. En los callejones dormita un perrito. Los gatos se acercan a saludarse en sus plazas,  rodeadas de fachadas desconchadas, de palacios decadentes donde modernas Julietas tienden la colada.

Edificios de Palermo

Edificios de Palermo

Rincones de Palermo

Rincones de Palermo

Ruidosa, un tanto caótica y desordenada, disfruto de sus travesías y sus alegres mercados. El alma de la ciudad se vende a grito de fruta y pez espada: una de las especialidades de la cocina siciliana es la pasta con este pescado. Además del cannoli, el dulce de la muerte usado en “El Padrino”. Junto a la Vucciria, cuyo suelo se empapa al rebosar las cubetas con productos de la mar, los artistas callejeros han ido plasmando de color y reivindicaciones espacios de la ciudad destinados ahora a la reflexión y la memoria.

La Vucciria

La Vucciria

Pescadería, mercado de La Vucciria

Pescadería, mercado de La Vucciria

Arte urbano en Palermo

Arte urbano en Palermo

Tiendas de Palermo

Tiendas de Palermo

Graffitis de Palermo

Graffitis de Palermo

Si la mafia ha sido el azote de Palermo, la Segunda Guerra Mundial también dejó su terrible marca que aún es visible: por todo el centro hay edificios que fueron bombardeados, como el hotel Patria, y nunca reconstruidos.

Edificio bombardeado en 1943

Edificio bombardeado en 1943

Hotel Patria, Palermo

Hotel Patria, Palermo

Así conviven en sus calles y callejones de la ciudad vieja ruinas con palacios rehabilitados en museos, frente a terrazas de cine como la del Gattopardo.

Terraza del Gatopardo

Terraza del Gattopardo

Museo de Arte Contemporáneo de Palermo

Museo de Arte Contemporáneo de Palermo

En la Piazza Vittorio Emanuele Orlando se alza imponente el Palacio de la Justicia, en cuya pared destaca un cartel con fotografías de varias víctimas de la mafia. Construcción de era Fascista, de líneas sobrias y rectas, es el recuerdo de una época a olvidar para muchos, aunque las pintadas sobre la Vía Roma griten “Scosso Vive”.

Palacio de Justicia

Palacio de Justicia

Un lugar perculiar, Palermo. Repleto de contrastes. Colmado de vida.

Mercados de Palermo

Mercados de Palermo

Datos prácticos:

Dónde alojarse en Palermo: reservé un apartamento, Sofía House, económico y limpio, a quince minutos caminando del centro.

Casas de Palermo

Casas de Palermo

Sigue viajando por Italia en el blog:

Código ético: este artículo contiene enlace de afiliados. Esto significa que si compras o reservas a través de estos enlaces recibo una comisión sin que se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog.

10
Deja un comentario

avatar
5 Comentarios
5 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
6 Autores
cosmopolillaMaruxaina BóvedaKrisCarmen Viajes y rutasBo Saldaña Autores recientes
Kris
Invitado/a

Estuve en Sicilia hace unas dos décadas, un época en la que poca gente se planteaba visitar esta isla italiana. Y te prometo que a la vista de tus fotos, esas que muestran la ciudad más allá de sus monumentos, la ciudad sigue teniendo el mismo aspecto. Las ruinas siguen… Leer más »

Maruxaina Bóveda
Invitado/a
Maruxaina Bóveda

Me ha gustado mucho el paseo por Palermo. Tengo muy pendiente viajar a Sicilia, así que me guardo tu post para no perderme nada. Un abrazo guapa!

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!