La furia del Vesubio: Herculano y Pompeya

Herculano, Nápoles

Año 79. Érase una vez un próspero pueblo de pescadores y comerciantes a orillas del mar llamado Herculano. La noche del 24 de agosto comenzó a temblar la Tierra. El Vesubio desató su furia escupiendo nubes de lava, fuego y ceniza. Sus aterrorizados habitantes trataron de huir, en vano. En la ciudad vecina las escenas de pánico se repetían entre gritos y confusión. El volcán los abrasó, devoró sus vidas en unos instantes. Sepultó las villas romanas, los mosaicos de Poseidón y Hércules, las fuentes de ninfas… en lodo y lapilli. No hubo un nuevo amanecer para Herculano y Pompeya.

Herculano y Pompeya, la furia del Vesubio

Herculano y Pompeya, la furia del Vesubio

Visita a Herculano y Pompeya, un viaje al S.I. 

Nápoles. Me despierto en la caótica capital mundial de la pizza para hacer una de esas excursiones más deseadas: visitar las míticas ciudades de Herculano y Pompeya, dos villas romanas del siglo I casi intactas por culpa de una gran tragedia que sin embargo les otorgó inmortalidad y fama mundial. Desde Nápoles es fácil llegar en transporte público: el tren rodea el Vesubio con parada en Ercolano y Pompei (línea Circumvesuviana). En mi caso, alquilamos un coche para movernos por la Campania a nuestro aire, ya que también queremos explorar la costa Amalfitana y las espectaculares ruinas griegas de Paestrum.

Villas de Pompeya

Villas de Pompeya

Herculano: la Villa de los Papiros. 

Se cuenta que los habitantes de Herculano, pequeña ciudad de mercaderes y veraneo de los patricios de Roma, eran más cosmopolitas y cultos que sus vecinos de Pompeya. Sin embargo, cometieron un error fatal. Estaban habituados a que el Vesubio, la montaña sobre la que desde que tenían memoria se asentaban sus viviendas, de cuando en cuando exhalaba una nube oscura desde la cima y le restaron importancia. Esta vez fue diferente. La erupción se abrió paso en una ola de fuego y ceniza por las laderas hasta el mar, arrastrando en su cólera todo lo que se interpuso. No hubo supervivientes.

Ruinas de Herculano

Ruinas de Herculano

Hoy las ruinas de la pequeña urbe consagrada al héroe grecorromano están cercadas, como una isla, por la moderna ciudad de Ercolano, a las que se accede a través de una pasarela previo pago en taquilla de 11 euros por persona. Un pie en la calle empedrada y ya estoy en el siglo I. El silencio recorre las travesías que hace dos mil años serían un trajín de vendedores, carros y caballos. Injustamente, Herculano es mucho menos visitada que la popular Pompeya.

Calles de Herculano

Calles de Herculano

Visita a Herculano, Nápoles

Visita a Herculano, Nápoles

Es increíble el estado de conservación de los edificios: las termas de hombres y mujeres, con el exquisito mosaico del Tritón; la Palestra, destinada a los ejercicios gimnásticos; las viviendas romanas con su patio, alcobas y cocinas, los frescos y mosaicos que decoraban las estancias en las que se organizaban fiestas y convites, se celebraba la vida… Y todo ello “gracias” a la ceniza que cubrió y preservó estos tesoros del Patrimonio Mundial como testigos del pasado ya extinto.

La Palestra, Herculano

La Palestra, Herculano

Mosaico de Hércules, Termas masculinas, Herculano

Mosaico de Hércules, Termas masculinas, Herculano

Casa de Neptuno y Anfititre en Herculano

Casa de Neptuno y Anfititre en Herculano

Al sur, con vistas al mar el más lujoso de los palacios: el del suegro de Julio César, Lucio Calpurnio, conocido como la villa de los Papiros. En la terraza de M. Nonio Balbo el que fuera cónsul de Creta y Cirine alza la mano al cielo, tal vez pidiendo clemencia. En el puerto, el hallazgo más macabro: más de 200 esqueletos que buscaron refugio en los cobertizos para las embarcaciones.

Monumento funerario a M. Nonio Balbo

Monumento funerario a M. Nonio Balbo

Villas de Herculano

Villas de Herculano

Hercules borracho, Herculano

Hercules borracho, Herculano

Visita a Pompeya, la joya romana de la Campania. 

Digo adiós a Herculano y sigo bordeando la base del Vesubio hasta la famosa Pompeya. Otra ciudad hercúlea ya que según la tradición la fundó el héroe tras desembarcar victorioso, desfilando con “pompa” tras un séquito de bueyes que había robado de Hispania. El volcán permanece dormido en una inofensiva estampa. Sin embargo, dicen los expertos que una gran caldera arde en las profundidades dispuesta a volver a rugir…

El Vesubio desde Pompeya

El Vesubio desde Pompeya

¿Cuándo? Las trompetas de los ángeles anunciadores de la basílica de la moderna Pompei están preparadas para proclamar el Juicio Final. Al término de la calle principal se ubica la entrada a la ciudad romana que sucumbió a la ira del volcán: Pompeya.

Basílica de Pompei

Basílica de Pompei

El cronista Plinio el Joven dejó por escrito constancia de la tragedia. Acostumbrados a los movimientos sísmicos, los habitantes que aún quedaban en Pompeya tras el último terremoto tampoco lo vieron venir. Bajo un cielo oscurecido, los gladiadores entrenaron por última vez en la arena del anfiteatro. Las tabernas y el lupanar permanecieron abiertos y rebosantes de clientes hasta que fue demasiado tarde. Los techos se vinieron abajo en cuestión de minutos en lo que debió ser similar a un bombardeo. La ceniza cubrió suelos y paredes. Enterrada y olvidada durante siglos, fue el rey Carlos III de España, nacido en Nápoles, quien impulsó el redescubrimiento de la ciudad y su excavación a mediados del XVIII.

Anfiteatro, Pompeya

Anfiteatro, Pompeya

Gente huyendo, Pompeya

Gente huyendo, Pompeya

Difícil calcular el tiempo para recorrer Pompeya; al menos gasto cuatro horas ya que la ciudad es inmensa. Los lugares emblemáticos como el Foro, el centro cívico de la gran urbe con el templo de Júpiter; las termas Estabianas y las centrales, las villas más opulentas como la casa del Fauno o la del Poeta Trágico, a cuya entrada se encuentra el mítico mosaico con la inscripción “Cave Canem”; o el Teatro Grande están repletos de turistas. Sin embargo, al perderme por sus calles laterales y villas, alejándome del Foro, el empedrado está casi desierto. Estoy sola en Pompeya.

Arco de entrada a Pompeya

Arco de entrada a Pompeya

Gran Anfiteatro, Pompeya

Gran Anfiteatro, Pompeya

Foro, Pompeya

Foro, Pompeya

Frescos, casa de Pompeya

Frescos, casa de Pompeya

Calle empedrada, Pompeya

Calle empedrada, Pompeya

Termas de Pompeya

Termas de Pompeya

La Villa de los Misterios de Pompeya. 

Merece la pena caminar hasta al final, a las afueras de Pompeya, donde se alza la impresionante Villa de los Misterios. Rituales prohibidos por Roma, las bodas de Dionisio y Ariadna… Los frescos que decoran las paredes de salones y alcobas de esta vivienda de lujo cuentan historias que son obras de arte conservadas en un estado casi perfecto. Quién sabe qué fue de sus ricos patronos, si abandonaron las bellas galerías para siempre huyendo por el jardín colgante, logrando ponerse a salvo… O se rindieron también en aquella noche funesta, dejándonos como testigo su legado a nosotras, herederas e intrusas no invitadas de la posteridad.

Villa de los Misterios, Pompeya

Villa de los Misterios, Pompeya

Frescos de la Villa de los Misterios, Pompeya

Frescos de la Villa de los Misterios, Pompeya

Visitar Herculano y Pompeya. Datos prácticos. 

  • Horario de Herculano: abierto de lunes a domingo, de 9 a 19:30 en verano; 9 a 17 en invierno. La última admisión es hora y media antes del cierre. Cerrado el 1 de enero, 1 de mayo y 25 de diciembre.
  • Precio de Herculano: 11 euros sitio arqueológico. Visitar el museo: 3 euros más.
  • Horario de Pompeya: abierto de lunes a domingo, de 9 a 19:30 en verano; 9 a 17 en invierno. La última admisión es hora y media antes del cierre. Cerrado el 1 de enero, 1 de mayo y 25 de diciembre.
  • Precio de Pompeya: 13 euros.
Templo, Pompeya

Templo, Pompeya

Alojamiento en Herculano y Pompeya. 

Los cuatro días que pasé explorando la Campania me alojé en Boscoreale, un tranquilo pueblo junto a Pompeya.  Reservé un amplio apartamento de dos habitaciones y dos baños donde poder cocinar: el Real Palace Pompei Vesuvius.

Mosaico, Pompeya

Mosaico, Pompeya

Continua el viaje por el sur de Italia en:

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Eso significa que si reservas a través de estos enlaces obtengo una comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a continuar con el blog. 

9
Deja un comentario

avatar
4 Comentarios
5 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
6 Autores
PatriciacosmopolillaDinkyViajerosMaruxaina Bóvedajordi (milviatges) Autores recientes
DinkyViajeros
Invitado/a

Nos ha encantado este recorrido por Pompeya y Herculano porque no sabíamos que se encontraran en tan buen estado de conservación… Así que sin duda es una visita que tenemos pendiente de hacer. Esperemos que sea pronto.

Saludos.

Patricia
Invitado/a
Patricia

Estuve hace menos de un mes y me fascinó, y éso no llegué ni a recorrer la mitad. Hicimos Ercolano a la mañana y Pompeya desde el mediodía hasta que cerraron. Lo q me llamó la atención es ver como hay partes (como mosaicos o incluso una zona de almacenamiento)… Leer más »

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!

Seguros Intermundial La Cosmopolilla