Gozando Sicilia, 5 días en la isla más grande del Mediterráneo

Taormina, visitar Sicilia en 5 días

La cumbre del Etna, el volcán más alto de Europa continental, resplandece. Susurra Don Antonio, mientras despacha en su puesto de La Pechería en Catania, que el dios Vulcano trabaja en su fragua de nuevo. Una joven se santigua y se dirige presta a recoger los cannolis, ese dulce cremoso y delicioso por los que hasta un mafioso mataría. En Taormina se preparan los músicos para la actuación nocturna en el teatro greco-romano. Si hay un lugar en el Mediterráneo donde patrimonio, mitología, cultura clásica, paisaje lunar y costa de veraneo refugio de famosos y aristócratas confluyen, esa es Sicilia. Auténtica y pintoresca. Heredera de un legado de navegantes griegos, árabes y normandos. ¡Así es la gran isla del sur de Italia! A continuación, te cuento mi ruta por Sicilia en 5 días.

San Giovanni el Eremita, Palermo

San Giovanni el Eremita, Palermo

Imprescindibles. Qué ver en Sicilia en 5 días. 

Días 1 y 2: Palermo, la capital de Sicilia.

3: Catania, la ciudad del Carpe Diem.

Día 4: Ruta en tren por el Etna.

5: Taormina, el «paraíso en la tierra» de Goethe.

Mapa de Sicilia.

Cómo moverse por Sicilia.

Entre las ciudades más importantes hay transporte público -tren y autobuses-. Para mayor libertad y llegar a lugares más recónditos, lo mejor es alquilar un coche a la llegada al aeropuerto de Palermo.

De Palermo a Catania. Qué hacer en Sicilia en 5 días. 

Sicilia es la isla más grande del Mediterráneo. Eso quiere decir que 5 días no son, ni mucho menos, suficientes para conocerla. Elegí visitar Palermo, Catania, los pueblos del Etna y Taormina. Dejé de lado lugares como Cefalú, Siracusa, Agrigento o Ragusa que según dicen es lo de que no perderse en Sicilia. Por su extensión y tantos sitios interesantes que visitar, a quien pueda al menos recomendaría 10 ó 15 días. Yo volveré seguro, puesto que desde ya es de mis lugares favoritos de Italia.

Calles de Palermo

Calles de Palermo

Dos días en Palermo, la capital de Sicilia.

Aterrizo en el aeropuerto de Palermo. Un vuelo de Ryanair comprado con un par de meses de antelación tan sólo me ha costado 19€ desde Madrid, ¡la escapada perfecta! Los autobuses públicos circulan hasta el centro de la ciudad. He reservado un económico apartamento para dos a quince minutos caminando del teatro Máximo: Sofía House. Es tarde y diluvia. Sólo queda dormir y descansar para, en los dos siguientes días, explorar Palermo.

La Martorana, Palermo

La Martorana, Palermo

La primera impresión de Palermo es que es una ciudad genuina. También, de que se está «lavando» la cara. Arrastrando una mala fama del pasado, como capital de operaciones de la Cosa Nostra, era tachada de lugar «peligroso». En los últimos años está realizando un esfuerzo por mejorar. Se ha peatonalizado su centro y limpiado muchas fachadas. Se ha puesto un autobús gratuito para los turistas. Lo cierto es que a mí Palermo me sorprendió para bien. Descubrí una urbe con un gran patrimonio y una mezcla de culturas, confundiendo mis sentidos y ubicándome a ratos en Europa, otros ratos en el norte de África. Sus mercados callejeros, iglesias, travesías, plazas encantadoras y barrios marginales ahora decorados con arte urbano, me resultaron fascinantes.

Mercado del Capo

Mercado del Capo, Palermo

Monumentos de Palermo. 

La primera parada es el museo Arqueológico: tras el Arqueológico de Roma, posee la segunda colección de arte etrusco más grande del mundo, además de la mítica Piedra Negra de Egipto. A continuación, otra visita imprescindible es la catedral de Palermo, espléndida muestra del estilo árabe – normando propio de Sicilia que custodian capillas de piedras preciosas y lapislázuli. Aunque para dejarse deslumbrar, no hay otra joya igual que la Capilla Palatina del Palacio de los Normandos.

La catedral de Palermo

La catedral de Palermo

Capilla Palatina, Palacio de los Normandos

Capilla Palatina, Palacio de los Normandos

Las iglesias de Palermo son para dedicarles días completos por su importancia histórica y valor artístico. Merece la pena acercarse hasta las ruinas de la más antigua de la ciudad: San Giovanni el Eremita, y las cúpulas bizantinas de La Martorana, junto al Ayuntamiento.

San Giovanni el Eremita

San Giovanni el Eremita

Las Catacumbas de los Capuchinos, la visita más tétrica.

No aptas para quien sufran de insomnio: las catacumbas de los Capuchinos es la visita más inquietante de Palermo. Un museo de la muerte con cientos de momias que miran a los intrusos que penetran en las profundidades desde sus lechos. Niños con trajecitos de la comunión, vírgenes en sus vestidos de novia o monjes con sus hábitos… Espeluznante. Por respeto a un lugar sagrado, no dejan tomar fotografías. Próxima se encuentra uno de los monumentos más emblemáticos de Palermo, que habla de su pasado árabe: el castillo de la Zisa.

Fuente, castillo de la Zisa

Fuente, castillo de la Zisa

Nota: puedes reservar en este enlace un tour privado por las Catacumbas de los Capuchinos y la catedral de Monreale

Los mercados de Palermo. 

El recorrido por la capital siciliana no estaría completa sin pasear por los mercados, el alma de la ciudad. Bulliciosos y concurridos, algunos más turísticos, en otros incluso se pude almorzar… La Vucciria, el mercado de pescado es uno de los más típicos, junto al que se ubica una ruta de arte urbano revitalizando este barrio deprimido en el que aún se conservan edificios que fueron bombardeados en la Segunda Guerra Mundial (y nunca fueron reconstruidos). El Mercado del Capo, a unos pasos del teatro Massimo, quizá es el más conocido y en él se puede comer por precio bastante razonable.

Pescadería, mercado de La Vucciria

Pescadería, mercado de La Vucciria

Nota: para empaparse de la ciudad, en Palermo puedes reservar un tour callejero, gastronómico e histórico de 3 horas de duración. 

Catania, la ciudad del Carpe Diem.

La segunda ciudad en mi ruta de Sicilia en 5 días es el ave Fénix, la que fue sepultada y resurgida de las cenizas del Etna: Catania. Universitaria, moderna, mirando al mar pero con un ojo siempre puesto en la cumbre del volcán. A Catania se puede llegar en autobús o en tren desde Palermo y, una vez allí, establecer «campamento base» para explorar la ciudad y sus alrededores. Esta vez también elijo un apartamento: el Dimora de Mauro, cómodo, limpio y económico en el centro de Catania.

Hotel Dimora di Mauro, Catania

Hotel Dimora di Mauro, Catania

Un día en Catania, recorrido a pie.

Desde la plaza del Duomo, el corazón de Catania, el negro elefante de Vaccarini dicen que protege a la ciudad de la furia del volcán. La catedral es el punto idóneo para una ruta a pie por el centro histórico de Catania, visitando sus principales hitos: la Pescheria, el genuino mercado de pescado de Catania. El castillo Ursino, mandado a construir por Federico II para proteger la ciudad de los ataques marítimos. El Anfiteatro romano, el segundo más grande del mundo tras el Coliseo de Roma, o la comercial vía Etnea. Al norte de la ciudad, un poco de naturaleza y de paz en los jardines de Bellini, el compositor más admirado a quien además se le atribuye la invención de la Pasta alla Norma, el plato siciliano por excelencia. ¡Hay que probarlo en una trattoria!

Qué ver en Catania, Sicilia

Catania

Ruta en tren por el Etna.

Cuarto día en Sicilia y mi propuesta es subir a uno de esos trenes antiguos, históricos y recorrer la base del Etna por campos de lava y pistacho entre pueblos encantadores: Adrano, Bronte y Randazzo. Los trenes parten de la estación del Borgo. Son 114 kilómetros de recorrido por un paisaje de contrastes en una completa y bella jornada alejada de los circuitos turísticos convencionales.

Ruta del pistacho, el Etna en tren

Ruta del pistacho, el Etna en tren. Sicilia en 5 días

Apunta: una de las excursiones más típicas desde Catania es reservar un tour de senderismo por la cima y el cráter del Etna. ¿Te atreverías?

Último día: Taormina, el «paraíso en la tierra» de Goethe.

El tiempo se acaba pero no podemos dejar Sicilia sin conocer uno de sus lugares más míticos: Taormina y su Anfiteatro greco-romano. Bajo el monte Tauro se enmarca este bello escenario, entre naranjos y limoneros, balcón al azul del mar. Además del teatro, Taormina tiene un cuidado centro histórico de iglesias, casas y palacios de piedra con un aire tan nostálgico que fue durante siglos refugio de artistas románticos. ¿Lo malo? En temporada alta (verano) está más que concurrida, siendo uno de los lugares más visitados de toda Sicilia. Aún así… ¡Irresistible!

Teatro romano, qué ver en Taormina

Teatro romano de Taormina, Sicilia en 5 días

Nota: yo fui por mi cuenta a Taormina (en autobús); otra opción es reservar una excursión de todo un día a Taormina, Savoca y Castelmola.

Sigue viajando por Italia en el blog:

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si compras o reservas a través de estos enlaces recibo una pequeña comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que he escrito aquí sobre mi ruta por Sicilia en 5 días está basado en mi propia experiencia.

6
Deja un comentario

avatar
3 Comentarios
3 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
4 Autores
cosmopolillaNetikertyBelen (Ms visjes y sensaciones)Mar Vara Autores recientes
Mar Vara
Invitado/a

Todavía no he visitado Sicilia y después de leerte me han entrado muchas ganas de conocer esta isla. Creo que cuando vaya, te haré caso y reservaré al menos 10 días para recorrerla. De momento, me apunto todos estos lugares y continuaré leyendo lo que has escrito sobre ellos.
Un abrazo.

Belen (Ms visjes y sensaciones)
Invitado/a

Te haremos caso y si algna vez vistamos Sicilia, habrse que ir como minimo diez disas, sobre todo para dedicarle tiempo a esas iglesias, por cierto, ña cstedrsl de Pslarmo ew muy bonita. Un sbrazo

Netikerty
Invitado/a

Maravillosa la Isla de Sicilia. Es uno de mis lugares preferidos del mediterráneo. Que pena que solo estuviste 5 días porque te perdiste el sur de la Isla como Agrigento o Siracusa, aunque Taormina vale por todo, verdad?

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!