qué ver en Ítaca, Grecia
Europa Grecia

Un viaje a Ítaca, la isla olvidada de Ulises

Escrito por la
el
27 enero, 2022
El viaje de Ulises, qué ver en Ítaca, Grecia

El viaje de Ulises, qué ver en Ítaca, Grecia

“Cuando emprendas tu viaje a Ítaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón…”

Qué interminable regreso a casa el del rey Ulises, tras acudir a la Guerra de Troya, vagando durante una década por un Mediterráneo de seres del inframundo, de cíclopes y malvadas sirenas. Así relató la Odisea Homero en un poema épico legendario. Siglos después, el poeta griego Cavafis cantaba al camino: es el viaje un fin en sí mismo, más allá del destino, de crecimiento y aprendizaje. Con estas palabras escritas en mi cuaderno, a modo de reflexión y guía, divisé la silueta de Ítaca por primera vez en el horizonte, a bordo del ferry que completa la ruta por las islas Jónicas de Grecia. Como en el poema, el viaje había sido largo: habíamos zarpado del puerto de Corfú a las 6.30 de la mañana, completamente de noche, y casi eran las 3 de la tarde. Pero fin tenía frente a mí esta isla pequeña, rocosa y olvidada.

Ítaca, la patria de Ulises.

Su nombre evoca literatura, mitos griegos, la misma esencia de una cultura clásica que se extendió por Europa e hizo florecer un continente con la música, el teatro, la filosofía o la misma democracia. Ítaca pertenece al imaginario de esos lugares a caballo entre la realidad y la ficción, como la mítica Esparta, Delfos y el Oráculo de los Dioses o la propia ciudad de Atenas de Pericles, presidida por el majestuoso Partenón. Sin embargo, en pleno siglo XXI, con la explosión del turismo de masas y los lugares instagrameables, los millones de turistas que viajan al país heleno cada año buscan Santorini, Mykonos, la vecina Zante, la Corfú de Sissí y otras islas mucho más populares. ¿Quién se acuerda ya de Ítaca, donde esperaba paciente Penélope? ¿De esta patria de los viajeros errantes? Créeme, mucho mejor.

Las costas de Itaca

Las costas de Itaca

Y es que, a pesar de que el mismísimo Lord Byron quiso comprarla en su día, enamorada de ella, en general Ítaca ha pasado desapercibida todos estos años. Manteniendo la calma, el encanto. No hay grandes hoteles -solo unas cuantas pensiones locales-. ¿Razones? Puede que ya lo advirtiera Telémaco, hijo de Ulises, quien decía de ella “Es buena para las cabras, mala para los caballos”. Se trata de una isla abrupta, de acantilados verticales y paredes rocosas. Montañas donde crecen salvajes los arbustos y bosques huraños. No hay playas; tan solo unas calitas escondidas, de piedra, y aguas cristalinas. Con apenas 100 kilómetros y 3500 habitantes, Ítaca es un retiro del mundo, aún en pleno verano.

Ítaca, Grecia

Ítaca, Grecia

Un día en Ítaca: excursión desde Cefalonia.

El ferry nos dejó en el puerto de Sami, en la isla vecina de Cefalonia. La mayor de las Jónicas se sitúa a un puñado de kilómetros de la pequeña Ítaca; en su punto más estrecho a simple vista parece que se podría ir haciendo unos largos. Pero ya sabemos que, como contaba Homero, el mar a menudo puede ser engañoso. La razón de quedarnos en Cefalonia es sencilla: mucho más grande, más variedad de alojamientos con precio asequibles. También la de alquilar una moto en el pueblo que nos permitieran subir al barco que recorre el trayecto varias veces al día entre Sami y el puerto de Aetos. Ítaca, mal comunicada con el continente y con sus propias hermanas, parece una orgullosa solitaria a quien no gustan las visitas.

Stavros, qué ver en Ítaca

Stavros, qué ver en Ítaca

Nota: mi alojamiento en Cefalonia: el hotel Melissanthi en la misma Sami, a unos minutos caminando del puerto.

Vathí, la pintoresca capital de Ítaca. 

En Aetos no hay absolutamente nada. Un muelle donde atracar y un aparcamiento. Supongo que si se llega sin vehículo se puede tomar un taxi a Vathí, ya que vi un par de ellos. Pero creo que es el puerto más pequeño y desolado que he pisado nunca… Desde él, con nuestra moto tomamos la carretera en dirección a Vathí, dispuestos a conocer todo lo que ver en Ítaca en una jornada.

Ulises en Vathí

Estatua de Ulises en Vathí, qué ver en Ítaca, Grecia

La carretera serpea cuesta arriba hasta llegar a una encrucijada. A la izquierda el norte de la isla, a la derecha solo hay que enfilar una recta a Vathí, la coqueta capital de Ítaca. En una de las bahías más cerradas y mejores protegidas del mundo -no creo que nunca hayan visto las olas ni sentido la furia de Poseidón- se agolpan las casitas pintadas de alegres colores, bajo una montaña de cipreses y olivos. Con una plaza donde se alza el héroe y eterno navegante, Ulises, tiendas y restaurantes junto al puerto, Vathí me pareció deliciosa. Merece la pena deambular un rato y perderse por sus callejuelas: tiene cuatro iglesias ortodoxas, tabernas tradicionales y un museo etnográfico: el museo tradicional de Ítaca.

Vathí, capital de Ítaca

Vathí, capital de Ítaca

Al final de la carretera que bordea la bahía de Vathí se encuentra la pequeña playa de Loutsa, donde acuden los locales, por ser de piedra pequeña (chinas, las llaman en mi pueblo) y aguas transparentes. Al sur de Vathí hay una gruta de leyenda –la cueva de la Ninfa– el pequeño pueblo de Perachori, un par de monasterios y pequeñas playas escondidas de difícil acceso, solo por mar o caminando. Decidimos dirigirnos al norte, en busca de los restos del palacio de Ulises.

Stavros y el museo de Mar.

La carretera que recorre Ítaca en dirección norte ofrece increíbles vistas sobre el mar y las costas de Cefalonia, siempre al borde de la montaña. En esta parte de la isla hay diminutas capillas e iglesias ortodoxas, entre el rumor de las olas y el viento entre los pinos: Agios Andreas, junto a la Polis beach; Agios Dimitrios o el monasterio de Panagia Eleousa, cerca ya del Palacio de Ulises. Pero antes, una parada en el pueblo de Stavros para saludar al busto de Homero. Padre de la épica grecolatina y la literatura occidental.

Busto de Homero, qué ver en Ítaca

Busto de Homero, qué ver en Ítaca

También aquí se encuentra el museo del Mar, una recreación virtual de la antigua Ítaca y un pequeño museo Arqueológico con piezas halladas durante la Edad del Bronce (época en la que supuestamente vivió el héroe de “La Odisea”).

Maqueta con la recreación del palacio de Ulises

Maqueta con la recreación del palacio de Ulises

El palacio de Ulises. 

La carretera se estrecha al tomar el desvío en dirección a Agio Atanasios, el pequeño templo pintado en blanco y azul junto al que se ubica “La escuela de Homero”. Las excavaciones en este lugar arqueológico sacaron a la luz en el siglo XIX varias terrazas y un edificio rectangular construido durante la Edad de Bronce, con un tholos funerario y una cisterna micénica. ¿Era este el palacio del rey de Ítaca? ¿Sobre estas piedras miraría cada día al mar Penélope añorando a su marido? Un lugar lleno de misterios, en el completo abandono, entre el romanticismo y la ruina.

El palacio de Ulises, qué ver en Ítaca

El palacio de Ulises, qué ver en Ítaca

Puerto de Frikes.

La carretera se hace cada vez más angosta hacia el noreste de la isla de Ítaca. Calitas donde darse un chapuzón a la sombra del bosque, acantilados y dos pequeños puertos: el de Frikes, donde se mecen las barquitas y el de Kione, con alguna lujosa embarcación de recreo. Viejos molinos de viento sobresalen entre los pinares. A media tarde se agota nuestro tiempo en Ítaca. Es tiempo de volver a Aetos para subir al barco, haciendo una pequeña parada en otro lugar de misterio: el menir de Araklis o Hércules, consagrado al semidios más famoso del Olimpo. Ya dije que Ítaca es un lugar entre la Historia y la leyenda. Dónde trazar la raya, lo decide la viajera que arriba a sus costas.

Playas de Ítaca

Playas de Ítaca

“Ítaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.”

Cavafis. 

Datos prácticos. Mapa de lugares que ver en Ítaca: 

  1. Aetos (puerto de Ítaca).
  2. Vathí.
  3. Louthsa beach.
  4. Sarakiniko (una de las mejores playas de Ítaca).
  5. Cueva de la Ninfa.
  6. Stavros (busto de Homero).
  7. Monasterio de Panagia Eleousa.
  8. El palacio de Ulises.
  9. Puerto de Frikes.
  10. Monolito de Hércules.

Puedes ver este mapa en Google maps.

Dónde alojarse en Ítaca.

Como he comentado al principio, hay muy poco alojamiento disponible en Ítaca, especialmente durante temporada alta (julio y agosto): las pocas habitaciones están todas completas o a precios desorbitados. Por ello optamos por reservar en la vecina isla de Cefalonia. Te recomiendo que reserves con mucha antelación:

¡No viajes a Grecia sin seguro de viaje!

Por lo que pueda pasar -retrasos, cancelaciones, positivo por COVID-19, necesidad de atención médica…- Yo recomiendo contratar un seguro con la compañía MONDO. Tienen seguro de cancelación, coberturas por COVID y además en su app disponen de un chat de atención médica en español las 24 horas; las llamadas también son gratuitas en caso de incidencia. Si lo contratas a través de mi web ¡tendrás un 5% de descuento! 

Sigue viajando por Grecia en el blog. Te puede interesar:

Qué ver en Grecia en 10 días: 3 propuestas de rutas

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si reservas o compras a través de estos enlaces obtengo una comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas con el blog. Todo lo que he escrito en este artículo sobre qué ver en Ítaca, la isla perdida de Ulises está basado en mi propia experiencia.

TAGS

DEJA UN COMENTARIO