La isla bonita La Palma

La Palma, la isla bonita

La isla de La Palma es la más verde y abrupta de las Canarias. Se conoce por «la isla bonita«. Y no es para menos: su paisaje agreste, sumergido bajo una superficie boscosa, se ve bruscamente recortado por cumbres y peñas afiladas, que en apenas 30 kilómetros ascienden casi a los 2.500 metros. El sur es feudo de volcanes jóvenes que aún dormitan. Su costa, delineada por acantilados que se desploman sobre el Atlántico, ocultando encantadoras calitas de arena volcánica… Todo esto recuerdo de La Palma, que me cautivó por su extraordinaria belleza, más escarpada que la de sus hermanas.

Costa norte

Costa norte

¿Más razones para ir a La Palma, la isla Bonita de las Canarias?

Su naturaleza: toda la isla es Reserva de la Biosfera desde 2002. Hacer senderismo por sus frondosos bosques de tilos y laurisilva. Ascender al Roque de los Muchachos, la cumbre de la isla, con vistas al mar de nubes y la Caldera de Taburiente.

La Caldera de Taburiente

La Caldera de Taburiente

Sus playas: escasas pero hermosas, algunas de ellas vírgenes, de negra arena volcánica y aguas limpísimas.

Fuente: http://www.visitarcanarias.com/playa-nogales

Fuente: http://www.visitarcanarias.com/playa-nogales

Las estrellas: por la noche disfrutar del cielo estrellado en uno de los firmamentos más claros y puros de las zonas habitadas del hemisferio norte, gracias a su latitud y «la ley del cielo«, que la protege de la contaminación lumínica.

Fuente: http://www.entretantomagazine.com

Fuente: http://www.entretantomagazine.com

Sus leyendas: historias de tribus guanches que se rebelaron al invasor, lideradas por el valiente Tanausú, el último rey. Fantasmas melancólicos que rondan las casonas y las colinas, dragos centenarios que antes fueron hombres,… Son lecturas muy recomendables, para dejarse impregnar del aire mágico que rodea la isla.

Fuente: http://www.lavozdelapalma.com/

Fuente: http://www.lavozdelapalma.com/

¿Cuántos días se necesita para conocer la Palma?

La Palma es una isla pequeña e ideal para una escapada. Pero que las distancias no os engañen: dada su geografía accidentada se puede tardar bastante en llegar de un punto a otro. Yo disfruté de ella durante un puente relajado de 5 días… Pero la verdad, me quedé con ganas de más.

¿Qué echo en la maleta?

Pues, ¡de todo un poco! El archipiélago canario tienen el mejor clima del mundo (no lo digo yo, lo dice la UNESCO): la «eterna primavera«, es decir temperaturas templadas que oscilan todo el año entre los 18 y 22 grados. Pero hay que tener en cuenta que la Isla Bonita es de las más occidentales y «frías». Yo fui en noviembre y a pie de playa disfruté de 20 – 25 grados y hasta me bañé tanto en la piscina como en la playa (qué gozada). Por la noche es suficiente un pantalón largo y chaqueta fina. Eso sí, apenas empezamos a ascender monte arriba el aire se enfría y en lo alto del Roque tuvimos nada más que 4 grados (el plumas de la foto da fe). ¡Así que bañador y abrigo a la mochila!

Un baño en la piscina del hotel

Un baño en la piscina del hotel

Ya estamos listos para partir… ¿Comenzamos? ¡Claro que sí!

Mapa de La Palma:

Fuente: www.visitarcanarias.com

Fuente: www.visitarcanarias.com

Ruta por la isla de La Palma.

Día 1: Madrid – Tenerife – Santa Cruz – Fuencaliente.

Día 2: Santa Cruz de La Palma.

Día 3: Roque de los muchachos y bosque de tilos.

Día 4: Fuencaliente: los volcanes del sur.

Día 5: vuelta a la península.

Día 1: llegada a la La Palma. 

Desde Madrid volamos al aeropuerto de Tenerife Norte, donde seguidamente cogimos el pequeño avión de hélices de Binter Canarias, la compañía regional ínter islas, que nos llevó a La Palma, dejando atrás la silueta del gigante Teide, en tan sólo media hora. En el mismo aeropuerto alquilamos un coche para desplazarnos por la isla a nuestro antojo. Mi elección: Cicar, compañía local con precios muy competitivos.

Coche en mano y ¡en marcha! Como llegamos de noche nos dirigimos directamente al hotel, un 4* de lujo que habíamos reservado por 70 euros la noche con desayuno, en la parte sur de la isla, en Los Canarios (Hotel Teneguía Princess). El objetivo: combinar el turismo con el relax. Lo que más me gustó fue su spa acristalado sobre el mar: ver el atardecer mientras estás sumergido en un burbujeante jacuzzi es algo que hay que hacer al menos una vez en la vida.

Hotel Teneguía Princess

Hotel Teneguía Princess

Esa primera noche, cenando en la terraza de la habitación, escuchando las olas, sonaba a esa mágica melodía llamada vacaciones…

Día 2: la capital de La Palma.

¿Por dónde empezar a conocer La Palma? ¿Por qué no por su capital?

Santa Cruz de la Palma es menuda y encantadora, a la que llegamos bordeando la costa entre el verdor de sus bosques y el azul mar del horizonte. Pero qué bella es la isla; no me cansaba de decirlo…

Santa Cruz de la Palma, la capital de la isla bonita. 

Con dieciséis mil habitantes, Santa Cruz está impregnada de aires marineros provenientes del este y aroma de pino canario del oeste. La vida de sus tranquilos habitantes trascurre por plazas bordeadas de palmeras,  y la animada Calle Real. Sus casas coloniales, pintadas con alegres colores y adornadas con balconadas de madera, recuerdan a la época de los conquistadores, cuando los marineros provenientes de Europa hacían allí una última parada antes de izar velas y cruzar el Atlántico buscando las Américas.

Santa Cruz de la Palma

Santa Cruz de la Palma, la capital de la isla bonita

En una mañana dando un paseo se puede acceder a los puntos emblemáticos de la ciudad: sus primeros edificios como su Ayuntamiento de estilo renacentista. La Iglesia de San Salvador, de la misma época (1585). El Palacio Salazar, que perteneció a Don Ventura Salazar, caballero de la orden de Calatrava. Y su baluarte militar: el Castillo de Santa Catalina, que protegían con sus murallas defensivas a la ciudad, después de que fuera destruida en 1553 por el malvado pirata «Pata de Palo».

De paseo por Santa Cruz de La Palma…

Santa Cruz

Santa Cruz, la isla bonita de La Palma

Por la tarde, en lugar de rodear la isla «cortamos» por medio y nos desplazamos 30 kilómetros de este a oeste, para disfrutar de una de las playas que nos habían recomendado: la del Puerto de Tazacorte. Una playa de arena negra rodeada de montañas, palmerales y casitas de colores, resguardada y tranquila.

Otras playas de la isla bonita: playas La Palma.

Día 3: Las cumbres de la isla.

La Palma es la segunda isla más alta de las Canarias, por lo que una de las visitas imperdibles es ascender a las alturas, desde Garafia, por encima del mar de nubes. La recompensa: increíbles vistas sobre la Caldera de Taburiente y, si el día está claro, en el sur se puede ver a lo lejos el cono volcánico del Teide.

Roque de los Muchachos

Roque de los Muchachos, la isla bonita de La Palma

El norte: Roque de los muchachos. 

Varias figuras rocosas coronan el techo de la isla, lo que se conoce como el Roque de los muchachos. Bajo él se encuentra la bella Caldera de Taburiente, una depresión de origen volcánico, hoy parque natural y zona protegida. En las laderas del Roque se han instalado varios observatorios astronómicos, constituyendo un parque de telescopios de los más completos del mundo. Se pueden visitar previa reserva: observatorios de Canarias.

Observatorio de La Palma

Observatorio de isla bonita de La Palma

Esa tarde continuamos explorando el norte de la isla y nos acercamos al mágico bosque de tilos, un paraje digno de una película de hadas o duendes, dado su espesura y verdor. El silencio impera en esta frondosa arboleda, tan sólo interrumpida por el rumor del agua de alguna fuente cercana o el trino de las aves.

Bosque de tilos

Bosque de tilos, la isla bonita de La Palma

La Caldera de Taburiente es otro lugar muy popular para hacer senderismo por su hermoso interior, con regalos de la madre naturaleza como la catarata de Hoyo Verde o la cascada de Colores. Reconozco que al menos un día nos faltó… Aquí os dejo un enlace del cabildo sobre los senderos del Parque Nacional: Parque Nacional de la Caldera y rutas de senderismo, con itinerarios y distancias.

La vuelta al hotel la hicimos por la cara oeste de la isla, una ruta hermosa bordeando los acantilados sobre el mar y con varios miradores, desde donde se divisan las montañas que bordean el Valle de Aridane.

Día 4: El sur: Fuencaliente.
Los volcanes: el Teneguía y volcán de San Antonio.

El pico sur de la isla es un auténtico paisaje lunar, dominado por los volcanes más jóvenes de las Canarias: el de Martín (1646), San Antonio (1677), El Charco (1712), San Juan (1949) y Teneguía, (1971). La erupción del Teneguía hace apenas 40 años no ocasionó víctimas: el farero se echó al mar en una barca salvando así su vida de las lenguas de lava.

Particularmente me fascinó el volcán de San Antonio, en cuyo cráter crece un bosque de pinos. En su base se encuentra un Centro de Interpretación de los volcanes, realmente interesante y didáctico. Se puede pasear alrededor de su cono, pero, ¡cuidado con el viento!

Volcán de San Antonio. Fuente: http://www.jorgetutor.com

Volcán de San Antonio. Fuente: http://www.jorgetutor.com

Por lo demás, Fuencaliente es un perfecto mirador de las islas occidentales. En un día claro desde su faro divisé perfectamente los contornos de Tenerife, la Gomera y el Hierro en el horizonte.

Para terminar nuestro día, tocó tarde de playa en las calitas de arena negra del sur, rodeadas de plataneras. Y, más tarde, relax en el maravilloso jacuzzi en el hotel.

Cala la Zamora

Cala la Zamora, la isla bonita de La Palma

Unas vacaciones inolvidables en un lugar encantador. ¡A todos recomiendo viajar y descubrir los secretos de la Isla Bonita!

De ruta gastronómica por la isla de La Palma.

Como colofón, no podía faltar un apunte sobre qué comer y qué beber en La Palma:

Me declaro fan de la gastronomía canaria: me encantan las papas arrugás bañadas en delicioso mojo, verde o picón, el rico gofio, sus potajes de verduras (el rancho, la ropa vieja o el de millo) y su gran variedad de pescados y mariscos (los más típicos las viejas, los gueldes o los burgardos). En La Palma además tienen queso propio (como el Llanomar), y riquísimos postres a base de plátano.

Mención especial merecen los vinos de la Palma. Como en Lanzarote, se cultiva la uva en las laderas volcánicas obteniendo vinos propios únicos y ¡muy ricos! En concreto probé el Vega Norte, un blanco albillo que ya ha ganado varios concursos y obtenido distinciones que lo colocan entre los mejores vinos españoles ¡ahí es nada!

Vega Norte

Vega Norte

Por último, mis lugares recomendados para degustar las delicias canarias:

  • El tradicional Casa Goyo, muy cercano al aeropuerto, donde degustar una cerveza dorada y rico pescadito frito y fresco.
  • El Chipi-Chipi, en Santa Cruz, de calidad y precio económico.
  • La Taberna del Puerto: en Tazacote. Pescado fresco a buen precio en la misma playa.
  • El Jardín de la Sal: enfrente de las salinas de Fuencaliente.

¡Que aproveche!

Papas con mojo

Papas con mojo

Sigue navegando por Canarias en el blog:

Gran Canaria

Gran Canaria

9
Deja un comentario

avatar
6 Comentarios
3 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
5 Autores
@lacosmopolillaCristinasinparardeviajarmilconsejosdeviajeVeronica Autores recientes
Cristina
Invitado/a

Me ha gustado el recorrido y las opciones que das para visitar La Palma. Una de mis carencias viajeras es no conocer las Canarias, así que…ya me puedo poner las pilas.

Gracias.

Cristina.

trackback

[…] Más sobre Canarias en mis crónicas sobre Lanzarote y la isla de La Palma.  […]

trackback

[…] La Palma, la isla bonita – #ViajarEsVivirhttps://lacosmopolilla.com/la-palma-la-isla-bonita/ … […]