La Gomera, el mejor mirador al Teide

Mirador de Abrante, Ruta de dos días en La Gomera

Gara era la princesa de La Gomera. Jonay, el príncipe de Tenerife. El joven atravesó el mar de una isla a otra usando odres de piel de cabra inflados como flotadores, y pretendió su amor. Gara, a pesar de sentirse atraída, lo rechazó por no pertenecer a su estirpe. El príncipe, furioso, la golpeó por lo que fue detenido y condenado a muerte. A la mañana siguiente, Gara lo liberó y juntos huyeron a las montañas, donde se atravesaron el corazón de un flechazo, víctimas de un amor imposible.
(Leyenda de Garajonay)

Vistas del Teide, qué hacer en La Gomera

Vistas del Teide, qué hacer en La Gomera

Historias de guanches bravos, de animales prehistóricos que se pensaba extinguidos, de navegantes y conquistadores que surcaron el océano tras la senda de los romanos, hipnotizados por un volcán al que creían la montaña más alta del mundo, habitan aún en la umbría de los bosques de niebla de La Gomera, la segunda isla más pequeña de las Canarias. La llamaban Iunonia, abrupta y revestida de una selva de laurisilva impenetrable. Sus habitantes aborígenes Ghomara. Quién sabe si tal vez fuera fundada por bereberes originarios de Gomara, en la región de Chefchauen, la ciudad azul de Marruecos.

Hautacuperche, valle Gran Rey

Hautacuperche, valle Gran Rey

Qué hacer en La Gomera, el mejor mirador al Teide. 

Hoy, La Gomera es una isla de esbozo volcánico y vida apacible, en la que perderse por sus senderos de helechos y laurel en busca del lagarto gigante, disfrutar de un atardecer al borde del mar intuyendo la silueta de San Borondón en el horizonte, o sentirse un pájaro atravesando el mar de nubes hasta los roques, con el magnífico pico del Teide siempre de fondo, vigilante.

Destino La Gomera. Cómo llegar a la isla. 

Me encuentro en la vecina Tenerife, justo enfrente. El sol se oculta tras el pico Garajonay en uno de los atardeceres más bellos de Canarias en la Punta de Teno, con la inmensidad de los acantilados de los Gigantes de fondo. Quiero cruzar el mar como hizo el príncipe Jonay en los tiempos antiguos y descubrir esta pequeña isla desconocida para la mayoría de turistas que abarrotan Tenerife y Gran Canaria, las dos islas principales. Sólo hay dos maneras: en un avión regional con la compañía local Binter Canarias desde el aeropuerto de Los Rodeos. En barco desde el puerto de Los Cristianos operan dos navieras: Fred Olsen y Armas, siendo la segunda más económica y mi elección, ya que quiero trasladar el coche para poder recorrer La Gomera a mi aire.

Ferry a La Gomera

Puerto de San Sebastián de La Gomera

Mapa de La Gomera. 

Tan sólo una hora de trayecto y ya estoy pisando la isla colombina de La Gomera. Me apeo del ferry en el puerto de su capital, San Sebastián de La Gomera, una pequeña ciudad de casitas de colores colgando de la ladera. En la costa oriental de la isla, es el punto de partida de mi ruta de dos días en La Gomera.

Alojamiento en La Gomera.

Para pasar una noche en un tranquilo pueblo de pescadores al borde del mar, mi elección es un hostal económico:  Pensión La Gaviota. Tal vez para otra ocasión en la que quiera darme un capricho pensaré en San Sebastián y el precioso Parador de La Gomera.

Playa de Santiago, qué ver en La Gomera

Playa de Santiago, qué ver en La Gomera

Ruta en coche de dos días en La Gomera: imprescindibles.

De San Sebastián de La Gomera, su pequeña y colorida capital al misterioso valle de Hermigua al norte. Por la carretera litoral ascendiendo hasta el Mirador de Abrante en Agulo, el impresionante balcón al Teide. El norte de La Gomera con un valle hermoso y acantilados donde el mar hace música. Las fuentes de Epina y sus leyendas de amor que se desvanecen en la bruma del Parque Nacional de Garajonay. Aunque el sol siempre vuelve a brillar al sur de La Gomera. ¿Me acompañas?

Qué hacer en La Gomera, ruta en coche

Qué hacer en La Gomera, ruta en coche

Primera parada: San Sebastián de La Gomera.

De la conocida popularmente como La Villa, zarpó Cristóbal Colón un 6 de septiembre de 1492 a un incierto viaje rumbo a las Indias, tras descansar unos días en la casa que hoy es museo. No sin antes despedirse de la que dicen fue su amante, Beatriz de Bobadilla, exiliada en tan lejano enclave por la cólera de la reina Isabel al descubrir otra de las infidelidades del Católico. Pero fue otra casa, la del pozo de la aguada, la que abasteció a las embarcaciones, indicando la placa que “Con esta agua se bautizó América”.

Casa de Colón, San Sebastián de La Gomera

Casa de Colón, San Sebastián de La Gomera

De los vestigios de aquella época de piratas, aventureros y conquistadores es testigo la Torre del Conde, una sobria edificación defensiva encargada de repeler los ataques corsarios, aunque lo cierto es que más bien sirvió de refugio a las castas señoriales cuando se alzaron los nativos en 1488, en la conocida como La rebelión de los gomeros. Un trágico incidente que acabó con la vida del esposo de doña Beatriz, Hernán Peraza El Joven. Para los guanches, acarrearía la invasión definitiva de la isla por los castellanos y la pérdida de su condición de pueblo libre.

Torre del Conde, qué hacer en La Gomera

Torre del Conde, qué hacer en La Gomera

De la misma época es la iglesia Matriz de la Asunción, una pequeña ermita sobre la que se construiría el templo actual, al que hoy bordean callejones de casas de colores, gatos y macetas en un bucólico paseo bañado de sol hasta su bahía de aguas azules y arena negra.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, La Gomera

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, La Gomera

Sí, pasear por San Sebastián de La Gomera una mañana primaveral es una auténtica delicia… 

Galería de Arte, San Sebastián de La Gomera

Galería de Arte, San Sebastián de La Gomera

Vistas de San Sebastián de La Gomera

Vistas de San Sebastián de La Gomera

Qué hacer en La Gomera: el antiguo valle de Hermigua.

La GM-1 serpea montaña arriba hasta descender en picado de nuevo hacia el mar. Encajonado en un barrando el verde valle de Hermigua aparece salpicado de palmeras y otras plantas subtropicales. Un panorama de ensueño protegido por El Bucio. Según la leyenda, este roque tiene forma de un león durmiente, conocido como el guardián de Ansosa y recoge los espíritus de los antiguos habitantes del valle, a quienes los seres de la noche intentaron arrebatarles el secreto de la fertilidad de estas tierras, sin conseguirlo.

Valle de Hermigua, La Gomera

Valle de Hermigua, La Gomera

Hermigua atesora un rico patrimonio histórico y natural, como la iglesia de Santo Domingo de Guzmán y antiguo convento de San Pedro Apóstol, fundado en 1598, la ermita de San Juan, el museo Etnográfico de La Gomera y el molino de Gofio Los Telares. Al borde del acantilado, una piscina natural entre las rocas, el Pescante de Hermigua, en el que darse un refrescante baño con el majestuoso Teide como telón de fondo.

Convento de Santo Domingo de Guzmán, La Gomera

Convento de Santo Domingo de Guzmán, La Gomera

Agulo y el mirador de Abrante. 

Bordeando la abrupta costa, paso junto a uno de esos locales donde se hacen demostraciones del mítico silbo gomero. Un lenguaje ancestral prehispánico con el que se comunicaban sus habitantes de barranco en barranco. El Teide sigue ahí, con un cinturón de nubes. Sobre el pintoresco pueblo de Agulo, a casi mil metros del nivel del mar, se extiende la pasarela de cristal. Siento que camino sobre el aire. El mirador de Abrante es un desafío a la arquitectura y el vértigo.

Pasarela, mirador de Abrante

Pasarela, mirador de Abrante

Bajo el Roque Cano: Vallehermoso.

Empieza a caer el sol y el camino continua. En los acantilados del norte el mar juega a ser músico en una gran catedral de piedra: las columnas de basalto del monumento natural de Los Órganos, sólo visibles desde el agua en una excursión en barco desde Valle Gran Rey. Otro de esos roques legendarios, una chimenea volcánica de 245 metros, guarda el valle azucarero más hermoso de la isla, de terrazas agrícolas, viñas y sabinares: Vallehermoso.

Roque Cano, Vallehermoso

Roque Cano, Vallehermoso

Vallehermoso, qué hacer en La Gomera

Vallehermoso, qué hacer en La Gomera

De norte a sur. La tarde se me escapa de las manos instalándome en mi pensión de Playa de Santiago. Un tranquilo pueblo de pescadores con barquitas y extrañas gaviotas del océano que dicen guañaguaña al anochecer.

Atardecer en Playa de Santiago, La Gomera

Atardecer en Playa de Santiago, La Gomera

El mirador de Los Roques. 

Los guardianes de la isla son cinco impactantes moles de piedra. Magma atrapado bajo la superficie que nunca llegó a salir, erosionados por el viento y la lluvia. Coronando el escarpado barranco de El Gato, se yerguen impávidos los roques de Agando, La Laja, Carmona, Ojila y La Zarcita. Un paisaje que me quita el aliento y me hace sentir muy pequeñita.

Mirador de Los Roques, qué hacer en La Gomera

Mirador de Los Roques, qué hacer en La Gomera

Qué hacer en La Gomera: senderismo por el Parque Nacional de Garajonay.

El corazón de La Gomera es un verde bosque de laurisilva, una selva de la Era Terciaria de la Tierra que sobrevivió a la última glaciación. Este tesoro ecológico es Reserva de la Biosfera por la Unesco. Adentrarse a sus senderos de niebla, es cruzar una raya entre lo real y lo imaginario, pues parece que sean duendes o hadas los que acechen en la frondosidad de musgo y helechos. A este bosque encantado, que supone más del 10% de la superficie de la isla a pesar del incendio que asoló una pequeña parte en 2012, se puede acceder desde diferentes zonas.

Parque de Garajonay La Gomera

Parque de Garajonay La Gomera

Senderos del Parque de Garajonay. 

Los senderos más populares, la ruta de 4,8 km de El Contadero a El Cedro; la ruta circular Pajaritos – El Cedro – Tajaqué, de 12 km. Explorar los alrededores del área recreativa de la Laguna Grande, o descender hasta los chorros de Epina. Una fuente enlazada con la trágica leyenda de Gara y Jonay, y a la que se le atribuye el poder de la clarividencia. Quien se atreva a mirarse en su reflejo quizá vea su destino.

Senderos de Garajonay

Senderos de Garajonay

Oeste de La Gomera: Valle Gran Rey.

Mirando a su hermanita pequeña El Hierro, o quién sabe si a San Borondón, Valle Gran Rey es el segundo municipio en población de La Gomera. Pequeñas playas de lava como la Puntilla o el Charco de la Condesa, restaurantes de pescado fresco y tiendecitas… Un refugio de turistas del norte de Europa que huyen del bullicio de las islas más populares. Encuentran en La Gomera una balsa de paz.

Valle Gran Rey

Valle Gran Rey

Playa, Valle Gran Rey

Playa, Valle Gran Rey

Para terminar esta ruta de dos días por La Gomera, vuelta al origen. A San Sebastián de La Gomera, al ferry camino de Tenerife… Atrás se queda la isla de bosques primitivos y antiguas leyendas.

Ferry de La Gomera a Tenerife

Sigue viajando por las islas Canarias en el blog:
Atardecer desde Agaete, Gran Canaria

Atardecer en Agaete, Gran Canaria

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si reservas a través de ellos recibo una pequeña comisión. Por ello no se incrementa el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. 

9
Deja un comentario

avatar
5 Comentarios
4 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
5 Autores
cosmopolillaAri (Andurriante)DinkyViajerosDavid MaldonadoJosé Carlos DS Autores recientes
Ari (Andurriante)
Invitado/a

Que posts tan delicioso nena! Siempre es un gusto leerte, y más cuando hablas con tanto cariño de esta tierra mía que tanto amo. Aunque tu ya eres medio canaria, al menos de “adopción” jejeje un besoteeeee mi Cosmo!

trackback

[…] Qué hacer en La Gomera, islas Canarias | Ruta en coche […]