Parque Güell, Guía de Barcelona
Cataluña España

Guía de Barcelona barrio a barrio

Escrito por la
el
10 febrero, 2021

Definió Antoni Gaudí a la arquitectura como “La ordenación de la luz”. Luz que se convierte en arte cuando penetra, armoniosa, por las vidrieras de colores al interior de la Sagrada Familia. Cuando se refleja en los azulejos azules, rojos, amarillos, que serpean por fuentes y bancos del Parque Güell. En la fachada de la Pedrera, la Casa Batlló y todos esos palacios modernistas que pueblan el Paseo de Gracia. Barcelona es una ciudad de sol y de luz que, más allá del legado Gaudí, transmite su energía dando un paseo por las siempre animadas Ramblas, el carismático Born, sintiendo la brisa del mar en la Barceloneta o desde las alturas, con la ciudad a los pies desde el Tibidabo o los bunkers del Carmel. Si vienes a visitar la cosmopolita capital de Cataluña he preparado esta Guía de Barcelona -para descargar más abajo en PDF- tras llevar viviendo un año en ella.

Casa museo de Gaudí en el parque Güell, Barcelona

Casa museo de Gaudí en el parque Güell, Barcelona

Barcelona en datos.

Una primera radiografía de Barcelona: 1.664.162 personas censadas, pero con un área metropolitana que supera los tres millones, la capital catalana es una gran ciudad -la quinta de mayor población de la UE-. Con uno de los puertos principales del Mediterráneo, Barcelona es eminentemente cosmopolita. Una de las urbes más diversas del mundo: en ella conviven 179 pasaportes diferentes; la mitad de sus habitantes no ha nacido en Barcelona y uno de cada cinco, proviene de otro país. Por ello no resulta extraño el escuchar una amalgama de idiomas por sus calles, bares y comercios.

Unos breves apuntes históricos de Barcelona.

Habitada desde hace más de 4.000 años, se cree que en sus orillas se asentaba el pueblo layetano, tribu íbera. Conquistada por los romanos, fundaron una colonia de nombre Barcino. Aunque existen otras leyendas que atribuyen su origen al mítico cartaginés Aníbal o incluso a Hércules, tras el naufragio de la Barca Nona a los pies de Montjuic. La ciudad de Barcelona fue amurallada en el siglo I por el emperador Claudio y durante el siglo V, con los visigodos, se convirtió en la capital de los territorios hispanos.

Tras ser saqueada y destruida por las tropas de Almanzor, la ciudad se reconstruyó y adquirió importancia a lo largo de la Edad Media. Centro neurálgico del comercio y la economía gracias a su puerto, creció y creció. Sin embargo, también hubo años de decadencia, a partir del siglo XV con la unión de las coronas de Aragón y Castilla, provocando la guerra de los Segadores o guerra de Cataluña, en la que perdió autonomía y poder. Con la Revolución Industrial, Barcelona volvió a florecer como uno de los motores económicos del país. La Barcelona del siglo XXI es una ciudad moderna, internacional, con una vida cultural y artística apasionante que atrae a gentes de todo el mundo.

Barcelona literaria.

Algunas lecturas recomendadas para viajar por Barcelona desde casa, imaginársela, antes de caminar por ella son “La sombra del viento”, de Carlos Ruiz Zafón (existe una ruta a pie siguiendo la obra). Un clásico, “Últimas tardes con Teresa” de Juan Marsé, que recrea la Barcelona de la dictadura franquista con el desencuentro de la burguesía catalana y la clase obrera. De novela histórica título imprescindible es “La catedral del mar”, de Falcones, donde cuenta la construcción de esta bellísima iglesia gótica en el barrio de la Ribera gracias al empeño y la constancia de sus humildes habitantes.

Cómo llegar a Barcelona y moverse por la ciudad.

Gran metrópoli, las conexiones son muy buenas: en el aeropuerto internacional de Prat aterrizan vuelos de todo el mundo. Desde Madrid hay tren de alta velocidad -también autobús, mucho más económico, pero tarda 8h frente a las 3,30 en Ave-. En cualquier caso, yo siempre comparo precios y horarios de diferentes compañías con el buscador de Skyscanner.

Para llegar desde el aeropuerto de Barcelona al centro de la ciudad, en transporte público hay autobuses a plaza de España, tren (sale de la T2) y metro, con servicio desde las 6 a.m. hasta las 00. Puedes reservar un tique en el Aerobus aeropuerto – ciudad en este enlace. Llegando más tarde de las 12, la opción más rápida es tomar un taxi. Para moverse por Barcelona lo mejor es el metro o la bicicleta – la ciudad es bastante plana y toda ella dispone de carril bici-.

¿Dónde alojarse en Barcelona?

Sin duda, para hacer turismo por la ciudad la mejor zona es el centro. A mí particularmente me gusta el Born, por su ambiente. Si se busca tranquilidad, el PoblesecMontjuic es una opción genial, con la naturaleza y vistas al mar. Mis hoteles recomendados:

  • El Hotel Miramar: un hotel histórico en Montjuic con spa y preciosas vistas.
  • Ohla Barcelona: en Ciutat Vella, con piscina en la azotea, muy cerca del Palau de la Música Catalana y el barrio Gótico.
  • Precio económico y ubicación céntrica: Fabrizzio Petit, en el Eixample.
Terraza del hotel Miramar

Terraza del hotel Miramar en Barcelona

Guía de Barcelona por barrios o distritos:

  1. El barrio Gótico: el corazón de Barcelona.
  2. Born y La Ribera.
  3. Las Ramblas y el Raval.
  4. La Barceloneta y el Puerto Olímpico.
  5. El Eixample.
  6. Barrio de Gracia.
  7. Poblesec y Montjuic.
  8. Sarria – Tibidabo.
  9. Horta – Guinardó.
  10. El Poblenou.
  11. Les Corts (el Camp Nou).

Cómo planificar la visita a Barcelona. Itinerario por días:

¿Tienes sólo un día para conocer Barcelona? Te recomiendo que empieces por el barrio Gótico, donde se ubica la Catedral, las Ramblas, el Paseo de Gracia y te desplaces en metro o taxi hasta el Parque Güell y la Sagrada Familia para, al menos, verla por fuera.

Barcelona en dos días: me centraría en el Gótico, el Born y la Ribera -con el maravilloso Palau de la Música Catalana-. Un paseo por las Ramblas, paseo de Gracia y el Eixample hasta plaza de España y Montjuic. Al día siguiente, el barrio de Gracia con el Parque Güell, la Sagrada Familia y una vuelta -o baño si hace bueno- en la Barceloneta.

Tres o cuatro días en Barcelona: a todo lo anterior se puede sumar el Tibidabo, parque de atracciones histórico y espectacular mirador a Barcelona; explorar Montjuic, el laberinto de Horta y/o subir a los bunkers del Carmel al atardecer. ¡Inolvidable!

Si aún disponemos de más tiempo, se puede aprovechar para hacer una excursión de un día a Montserrat, a Sitges en tren, las ermitas románicas del Berguedà y el Bages o incluso viajar hasta la bonita Girona, a media hora en AVE de Barcelona.

Guía de Barcelona barrio a barrio.

Desde las apacibles orillas del Mediterráneo hasta la sierra de Collserola, que abraza las espaldas de la ciudad, fundiéndose en ella. Partimos desde el Gótico, la parte más vetusta de Barcelona, hacia el exterior, para descubrir esta gran urbe rebosante de monumentos, naturaleza, tabernas y champañerías… Rincones encantadores y llenos de vida.

El barrio Gótico, corazón de Barcelona.

Parada de metro: Jaume I. El Gótico es el punto cero de Barcelona, el más antiguo, donde incluso se conservan algunos trozos de la vieja muralla romana que rodeaba la ciudad. Puedes reservar un tour a pie por el barrio Gótico en este enlace.

La catedral de Barcelona.

Con sus pináculos apuntando al cielo, la catedral de la Santa Cruz y Santa Eulalia es el principal monumento que ver en el barrio gótico de Barcelona, aunque no el único. Edificada sobre la antigua catedral románica entre los siglos XIII-XV, la fachada que hoy reluce es sin embargo muy posterior, rematada en el XIX en estilo neogótico. Dedicada a Santa Eulalia, una pastorcilla de 13 años martirizada por los romanos, en el claustro gótico de la seo viven 13 ocas blancas en su memoria.

Merece la pena visitar el interior de la catedral, donde encontraremos un extenso despliegue de arte en sus diferentes espacios y capillas, destacando: el Altar Mayor en mármol blanco; sus capiteles provienen del primitivo templo visigótico que existió en el siglo VI. Las vidrieras góticas; las más antiguas son de 1317.  La cripta de Santa Eulalia, con sarcófago de alabastro donde según la tradición se guardan los restos de la mártir cristiana. O el primoroso coro de sillería en madera de roble procedente de Brujas, labrado en el siglo XIV.

Catedral Gótica de Barcelona

Catedral Gótica de Barcelona

El horario de visita de la catedral de Barcelona es: días laborables: de las 10:30 a las 14:00 h; de las 16:00 a las 19:00 h; sábados de 10:30 h. a las 17:30. Precio: 9€ por persona. La visita incluye el templo, el claustro, las terrazas y el museo de la Sala Capitular.

Sin salir de la plaza…

La gran plaza donde se ubica la catedral habitualmente es un hervidero de vida. En Navidad se instala un tradicional mercadillo con puestos de artesanías. Es habitual encontrar músicos ambulantes e incluso cantantes de ópera. En festividades locales se organizan bailes de sardana. Frente a la catedral, al fondo, se localiza uno de los rincones que más triunfa en Instagram: el Mural del Beso.

Pegada la catedral está la Casa del Arcediano, palacete gótico con un precioso claustro, hoy Archivo Histórico de la Ciudad. En el lateral exterior y en la planta baja del edificio, son visibles los restos de la muralla de Barcelona. Nota curiosa: la tortuga esculpida en el buzón de la fachada se deben al atrevimiento del artista. Quiso simbolizar la lentitud de la justicia cuando en esta casona se impartía: fue sede del Colegio de Abogados de Barcelona.

Buzón del antiguo colegio de abogados

Buzón del antiguo colegio de abogados

Iglesia de San Felipe Neri.

Un pequeño pasaje da acceso a una de las plazas más bonitas de Barcelona: la de San Felipe Neri. La tranquilidad se respira junto a su fuente de piedra; sin embargo, lo más llamativo de la iglesia barroca son las huellas de la metralla impresas en su fachada, que los bombardeos de la Guerra Civil ocasionó en una de las noches más negras y tristes en Barcelona.

Plaza de San Felipe Neri, Barcelona

Plaza de San Felipe Neri, Barcelona

Bajo el precioso Puente del Bisbe se accede a la plaza de San Jaime, donde se ubican los edificios oficiales: el Palacio de la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona. Tiempo aquí para callejear las estrechas travesías de camino a la basílica del Pi por la antigua Judería de Barcelona, llamada “El Call”.

Basílica de Santa María del Pi.

Dos torres octogonales se elevan desde la iglesia gótica del siglo XIV en la plaza del Pino. Tesoro barcelonés, en su fachada deslumbra el rosetón de doce brazos reemplazado tras un incendio. En su interior, un pequeño museo y tesoro con el cuadro “La adoración de los Reyes” de Juan Carreño de Miranda, pintor de cámara de Carlos II.

La plaza Real.

Una de las plazas más emblemáticas de Barcelona: no podemos marchar del barrio Gótico sin conocerla. De forma trapezoidal, con soportales, palmeras y la fuente de las Tres Gracias, las farolas fueron diseñadas por Gaudí.

Otros lugares históricos que ver en el barrio Gótico: el monasterio de Santa Ana, con un bellísimo claustro románico. Las tres columnas que quedan del que fue templo de Augusto en época romana, dependiente del Museo de Historia de Barcelona, en la plaza del Rey. Para ir de compras en Barcelona, nada como el animado Portal del Angel.

Comer en el Gótico: como barrio céntrico, la oferta es muy variada aunque también cara y a veces de baja calidad debido a ser una zona eminentemente turística. Els Quatre Gats, en la calle Montsió, es uno de los locales más populares, antiguo bar, restaurante y cabaret modernista donde Picasso realizó su primera muestra en 1900. En el Carrer d’Ataülf, 5 se ubica uno de los mejores restaurantes italianos de Barcelona, el Cachaca, con especialidades toscanas. Para merendar, a dos pasos de la plaza del Pi se encuentra la Granja Dulcinea, cafetería histórica donde lo típico es el chocolate caliente acompañado de algunos de sus dulces.

Granja Dulcinea, barrio Gótico

Granja Dulcinea, barrio Gótico

Las Ramblas y el Raval.

A pesar de la multitud, de que “ya no son lo que eran”, de los carteristas -siempre hay que tener mucho ojo en el centro-… Todo turista que visita la ciudad Guía de Barcelona en mano tiene que caminar Las Ramblas desde la plaza de Cataluña a la estatua de Colón, en el puerto antiguo de la ciudad. El paseo neurálgico de la ciudad con sus quioscos de flores, puestos de helados y horchata, artistas callejeros y ambiente vibrante no defrauda. En sus orillas hay además varios edificios emblemáticos: el Teatro del Liceo, el mercado de la Boquería o el palacio de la Virreina. Al mercado hay que asomarse sí o sí, pasearse entre sus puestos y tomar una Moritz -cerveza local- acompañada de una tapa.

Entre las Ramblas y el Poble Sec se ubica el controvertido barrio del Raval, antaño Barrio Chino de Barcelona que inspiró a artistas como Picasso en su “época azul”. Zona tachada de “peligrosa” especialmente durante la noche, a plena luz del día no hay que tener miedo de echar un ojo a sus tiendas de ropa alternativa, buscar la estatua del Gato de Botero, el Palacio Güell o visitar el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona. Con exhibiciones del pop europeo y las vanguardias de los 60 y 70, su colección atesora obras del estadounidense Bruce Nauman, Antoni Muntadas o la escultora y grabadora Cristina Iglesias.

El Born y la Ribera.

Como escribí hace tiempo, el Born tiene flow. Al barrio de moda de Barcelona se accede también desde la boca de metro de Jaume I, dándole la espalda a la catedral gótica-. El barrio de moda, más chic y vanguardista de Barcelona, aunque por ello ha sufrido la gentrificación en los últimos años, es una mezcla irresistible de neotabernas, callejones de estrellas y farolillos, champañerías tradicionales, coquetas plazas y monumentos. Algunos de sus rincones imperdibles:

La basílica de Santa María: La “catedral del Mar”.

Uno de los templos más bonitos de Barcelona, sufragado en el siglo XIV por los habitantes de La Ribera, pescadores y marineros que querían rendir culto a la virgen del Mar. Los llamados bastaixos, tal y como se narra en la novela histórica de Idelfonso Falcones, recogían las piedras en la cantera de Montjuic cargándolas en las espaldas hasta la plaza del Born. Hecho que se recuerda en la puerta principal de la basílica. Si por dentro resulta preciosa, subir a las cubiertas es una maravilla, con vistas al mar y todo el centro de Barcelona.

Terraza de Santa María del Mar

Terraza de Santa María del Mar

Nota: el horario de visita de Santa María del Mar: es de 9:00-12:00 y de 17:00-20:30. Precio: 5€ la entrada general al templo; 10€ con las terrazas.

Un paseo a pie por el Born.

La estructura metálica de un antiguo mercado acoge hoy al Centro de la Cultura y la Memoria del Born. Dentro se pueden contemplar restos arqueológicos de viejas casas del barrio. A pocos pasos de este enclave, aunque no vayamos a tomar un tren merece la pena asomarse al vestíbulo decimonónico de la Estación de Francia, donde Picasso tomó un tren a París hace ya más de un siglo. Por cierto que el pintor fue un habitante más de la Ciutat Vella, tal y como se le recuerda en el paseo que lleva su nombre, al otro lado del Parque de la Ciudadela y en el museo Picasso, también ubicado en el Born.

Parque de la Ciudadela.

Ambientado y divertido, para la construcción de este parque histórico de Barcelona el maestro José Fontseré y Mestre se inspiró en los jardines de Luxemburgo de París. El castillo de los Tres Dragones -diseñado por el arquitecto modernista del Palau de la Música, Lluís Domenech-, la escultura de un Mamut prehistórico, una columna meteorológica, el lago o la Cascada Monumental son algunos de los elementos que hacen de la Ciudadela mucho más que un parque para pasear o descansar del calor estival de la ciudad. Saliendo por la puerta del paseo de Pujades, se ubica la explanada que conduce al Arco del Triunfo, antigua entrada a la Exposición Universal que tuvo lugar en 1888.

Parque de la Ciudadela, Guía de Barcelona

Parque de la Ciudadela, Guía de Barcelona

La Ribera: el Palau de la Música Catalana.

Volviendo al barrio de la Ribera, por la singular plaza de San Pedro, en la parte alta del Born se localizan el mercado de Santa Caterina, el Convento de Sant Agustí y el Palau de la Música Catalana, joya del modernismo en Barcelona. Situado en la calle Sant Pere més Alt, su espléndido interior deslumbra con la explosión de azulejos, forja, cerámicas y vidrieras. Visitar este templo de la música y admirar su escenario, bajo una gigantesca esfera solar, es de esas experiencias inolvidables que hacer en Barcelona.

Palau de la Música Catalana, Guía de Barcelona

Palau de la Música Catalana, Guía de Barcelona

Horarios y precios del Palau de la Música Catalana: de lunes a sábado, de 9.30 a 21 h. Domingos y festivos, de 10 a 15 h. Tarifa general: 18€; residentes en Cataluña: 10€.

Dónde comer en el Born: unas tapas en el mercado de Santa Caterina siempre es buena idea. Un plan muy catalán: tomar una copa de cava rosado con unas tapas -la de sardinas ahumadas está tremenda- en El Xampanyet, taberna histórica a unos pasos del Museo de Picasso. Opciones más económicas en la calle Princesa, con comida para llevar y los mejores rollos de canela de Barcelona en El Demasié, ¡auténtico vicio!

La Barceloneta y el Puerto Olímpico.

En toda Guía de Barcelona que se precie merece un especial capítulo el mar. La playa, el puerto al Mediterráneo, a donde la ciudad mira desde sus primeros orígenes. Muchos barceloneses ignoran que frente a las costas de Barcelona existió un islote de arena formado por las corrientes: la isla de Maians. El puerto de la ciudad y el marinero barrio de la Barceloneta se alzaron sobre terrenos ganados al mar. De su trazado primigenio, rectilíneo, fruto del urbanismo en la Ilustración, no queda demasiado. Las calles interiores de la Barceloneta son de edificios altos e insulsos por donde casi no entra la luz. No obstante, el dar un paseo sintiendo la brisa marina, darse un baño, tomarse una cerveza en un chiringuito en pleno centro de la ciudad tras una larga jornada de pateo sienta fenomenal.

A unos pasos de la salida del metro Barceloneta encontramos el museo de Historia de Cataluña, en un restaurado almacén del siglo XIX. El piso superior es una agradable terraza al aire libre donde se sirven copas y tapas con vistas a la Marina de Barcelona. En cuanto al Puerto Olímpico, al otro lado de la Barceloneta, con sus bares de ocio y restaurantes es uno de los principales lugares turísticos y de fiesta para vivir la noche en la ciudad.

Noche en la Marina de Barcelona

Noche en la Marina de Barcelona

El Eixample, centro de Barcelona.

Desde Encants a Sant Antoni, con el eje vertebrador del Paseo de Gracia y la Avenida Diagonal, se extiende todo el Eixample o Ensanche. Ideal, por su extensión, para explorar en bicicleta.

Paseo de Gracia, una avenida modernista.  

Parada de metro: Urquinaona o Paseo de Gracia. Nos ponemos de espaldas al mar y al barrio Gótico para caminar el distrito más céntrico de Barcelona. Desde la concurrida plaza de Cataluña el Paseo de Gracia discurre entre tiendas glamurosas y palacios modernistas. La Casa Batlló y La Pedrera, ambas de Gaudí, son las dos joyas de la corona de esta espléndida avenida. Aunque, de camino a Gracia se localizan la Casa Comalat o la Casa de les Punxes, ya en la Avenida Diagonal.

Casa Batlló, Guía de Barcelona

Casa Batlló, Guía de Barcelona

La Casa Batlló.

Número 43 del paseo de Gracia. El rico empresario textil don Josep Batlló y Casanovas en 1903 adquiere el inmueble y le encarga a Gaudí que lo remodele. El genial arquitecto gozó de libertad creativa en esta casa que transformó completamente, creando sobre su fachada un lienzo de inspiración marina con fantasía y movimiento, a base de piedra, vidrio y cerámica, convirtiéndola en obra de arte para la posteridad. En el interior, los detalles sorprenden en el fascinante uso del espacio y la luz, siendo de nuevo el cristal y sus colores el protagonista.

Junto a la Casa Batlló se sitúan otros palacios modernistas de la época, compitiendo entre sí originalidad y belleza: la Casa Lleó Morera de Lluís Domènech; la Casa Mulleras; la Casa Bonet y la Casa Amatller. Una guerra por la arquitectura que se conoce como “La Manzana de la Discordia”.  Yo tengo claro la ganadora.

Horarios y precios de la Casa Batlló: de 9 a 21 horas; 25€ (actualmente cerrada; consultar en la web oficial próxima apertura).

La Casa Milá.

Conocida popularmente como “La Pedrera”, otra obra de Gaudí se localiza en el número 92 del paseo de Gracia. Esta fue concebida para el abogado y político Pedro Milá y Camps, y es uno de los 10 monumentos más visitados de Barcelona. El horario para visitar la Pedrera: de 9:00 h a 20:30 h; visita nocturna de 21:00 h a 23:00 h. Precios Tarifa general 24 €.

Un templo expiatorio: la Sagrada Familia.

La basílica -que no catedral, esa es la gótica- de la Sagrada Familia es el icono por excelencia que ver en Barcelona, reconocida en el mundo entero. Iniciada en 1882 y aún sin finalizar, la obra culmen de Gaudí se alza imponente, majestuosa, sin dejar indiferente a nadie que la contemple. Con su mezcla de estilo neogótico y naturalista, sello de todas sus obras, la magia cobra vida en el interior del templo gracias a la luz que se proyecta por sus vidrieras. El mejor sitio para fotografiarla es desde el parque de Gaudí, donde la fachada del Nacimiento se refleja con sus cuatro esbeltas torres sobre el lago. Cuando se acabe, la Sagrada Familia será la iglesia cristiana más alta del mundo.

La Sagrada Familia

Horarios de visita de la Sagrada Familia: Sábados y domingos de 9h a 15h. Precio: 25€. Recomendación: consultar en la web oficial por horarios, ya que a casusa de la Pandemia cambian constantemente.

La Monumental de Barcelona.

El paseo por el Eixample se puede terminar con La Monumental. La antigua plaza de toros -las corridas de toros fueron prohibidas en Cataluña en el 2010- es un icónico edificio centenario en estilo neomudéjar y bizantino. Actualmente su uso se destina a espectáculos musicales, teatrales o deportivos; también está abierta a la visita turística. Cerca, en la unión de la avenida Diagonal con la calle Badajoz, otro icono arquitectónico de Barcelona: la Torre Gloriès -conocida como la Torre Agbar- rascacielos de forma cilíndrica en aluminio, vidrio y hormigón. Aquí se ubica el distrito financiero de la ciudad.

Dónde comer en el Eixample: mi consejo es huir del Paseo de Gracia, con bares para “guiris” y buscar por las calles laterales. En la calle Mallorca se ubica un restaurante napolitano con menú del día y comida deliciosa a precio asequible: Pizzería Madre Lievito. Opción vegana: Hummus Barcelona, muy cerca de la Casa Batlló.

Barrio de Gracia.

La Vila de Gracia es uno de los barrios con más personalidad de Barcelona. Aunque se ubica a unos pasos caminando del Paseo de Gracia mantiene la apariencia del antiguo pueblo que un día fue, en el extrarradio de la ciudad. Bohemio, pintoresco y multicultural, en torno a la plaza del Sol se congregan bares y terrazas siempre animados. En la plaza de la Villa, algunos fines de semana es posible ver concursos de castellers, todo un espectáculo musical y cultural.

La Casa Vicens.

Muy cerca del metro Fontana, en la calle de las Carolinas, se localiza la Casa Vicens, primera obra de Gaudí tras licenciarse como arquitecto en 1878. Aunque la casa es modesta en tamaño, su excéntrica combinación de azulejos cerámicos, ladrillo visto o arcos mitrales, en una fusión del arte islámico y el Lejano Oriente, ofrece una idea de aquel joven Gaudí dispuesto a romper los moldes y crear historia. La Casa Vicens es hoy un museo abierto al público con sus guiños y arabescos.

Casa Vicens, barrio de Gracia, Barcelona

Casa Vicens, barrio de Gracia, Barcelona

El Parque Güell.

Parada de metro: Lessep. En esta Guía de Barcelona no puede faltar otro de los monumentos top de Barcelona, también obra del gran Gaudí. Hay que caminar cuesta arriba durante 15 minutos hasta la parte alta de Barcelona, ya en las estribaciones de la sierra de Collserola. Las vistas desde el Parque Güell merecen la pena; en los días claros se puede incluso divisar la isla de Menorca. Construido entre 1900 y 1914, el Park Güell se inauguró como parque público para uso y disfrute de todos los barceloneses en 1926.

Con una extensión de 17 hectáreas, el parque es un bosque mediterráneo donde conviven numerosas especies autóctonas: pinos, encinas, robles, algarrobos, romero, tomillo o lavanda, entre otros. La zona más monumental se concentra en la entrada, con la Escalinata del Dragón, de 45 escalones y tres fuentes. Al subir, se despliega la Sala de las Cien Columnas inspirada en un templo dórico, rematado con medallones de azulejos en el techo.

Sala de las Cien Columnas del Parque Güell

Sala de las Cien Columnas del Parque Güell

La inmensa plaza de la Naturaleza es un mirador a la ciudad de Barcelona desde sus bancos ondulados en cerámica con estrellas, flores, peces o elementos abstractos. Más allá de la plaza el parque se vuelve más agreste, con caminos, viaductos y pasajes integrados en la naturaleza. La torre de Casa – Museo, donde vivió Gaudí durante su construcción, sobresale en color rosa salmón sobre las copas de los árboles. El Park Güell es para gastar toda una mañana o incluso, un día.

Horario del Parque Güell: de 09:30 h a 17:30 h; precio: 10€. Gratis residentes en Barcelona.

Poble – Sec y Montjuic.

Distrito barcelonés de Sants – Montjuic. Entre la avenida del Paralelo y la colina de Montjuic se ubica el Poble-Sec. Dos puntos a destacar en este barrio: el parque del mirador del Poble Sec, con excelentes vistas sobre el puerto y los jardines de las Tres Chimeneas, lugar de reunión de tribus urbanas, skaters, artistas de break-dance y el hip hop.

El Montjuic, la montaña de Barcelona.

Parada de metro: plaza España. La avenida de la Reina María Cristina conduce, bajo dos grandes torres venecianas, a la fuente mágica de Montjuic, en la base de la montaña. La escalinata va en ascenso hasta el Palacio Nacional, castillo y hoy museo de Arte de Montjuic, aunque durante la dictadura franquista fue usado como cárcel de presos políticos. Montjuic resulta un mundo en sí mismo, parque, bosque, jardines históricos, centro deportivo y monumento todo en uno. Alberga lugares muy curiosos, como un viejo cementerio judío o el llamado “Pueblo español” construido para la Exposición Internacional de 1929. También dispone instalaciones deportivas donde se celebraron los populares juegos olímpicos de Barcelona 92, destacando la torre diseñada por Calatrava. Hay multitud de jardines históricos: los del Umbráculo, los de Joan Maragall o el Jardín Botánico. Tiempo. Eso es lo que se necesita para explorar Montjuic.

Nota: al castillo de Montjuic se puede subir también en teleférico, saliendo desde la estación de Paralelo o parque de Montjuic.

Guía de Barcelona: Sarria – Tibidabo.

En el punto más alto de la sierra de Collserola, a 512 metros sobre el mar, se instaló en 1901 el parque de atracciones Tibidabo, el más antiguo de España y tercero de Europa. Aunque no usemos las instalaciones lúdicas, merece la pena subir en el funicular hasta el templo del Sagrado Corazón, con impresionantes vistas 360 de Barcelona.

Tibidabo

Tibidabo

Horta – Guinardó.

Distrito localizado en la parte alta de la Sagrada Familia, se ha puesto de moda con los bunkers del Carmel y el parque del Guinardó, uno de los lugares favoritos para ver la puesta de sol de barceloneses y turistas.

Hospital de Sant Pau, el mayor recinto modernista del mundo.

Proyectado por otro de los genios del Modernismo catalán, Lluís Domènech i Montaner, el hospital de San Pablo fue construido a principios del siglo XX como un amplio complejo sanitario con 12 pabellones rodeados de espacios verdes. Un conjunto que en la actualidad, por su valor artístico, está declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO:

Los bunkers del Carmel.

Guerra Civil española. En la cima del Turó de la Rovira, barrio del Carmel, se instaló una batería antiaérea. A una altura de 262 metros, los conocidos como bunkers -aunque en realidad nunca lo fueron- son uno de los mejores miradores de Barcelona, con la Sagrada Familia y el mar en el horizonte. Las paradas de metro más cercanas son las de Alfons X o el Carmel, aunque por su ubicación se impone caminar cuesta arriba. Las vistas lo merecen.

Barcelona desde el Parque del Guinardó

Barcelona desde el Parque del Guinardó

El Laberinto de Horta.

Metro: Mundet. Uno de esos lugares que no sale en una típica Guía de Barcelona, tal vez porque se ubica a desmano, a las afueras, es el Parque del Laberinto de Horta. Entre sus muros conserva el jardín más antiguo de la ciudad, un gigantesco parterre de estilo italiano con un aire romántico. Sus escalinatas, caminos confusos, setos, atajos, vías de cipreses con pequeñas fuentes y estanques que confunden y se burlan del visitante intentando encontrar el centro del laberinto traslada a la película de “Alicia en el país de las maravillas”. Una delicia y plan alternativo sin salir de Barcelona.

Horario del Laberinto de Horta: de 10h a 18.15h. Precio: 2,23€ (gratis miércoles y domingo).

Miradores de Barcelona: monte arriba desde el Laberinto, para quien le apetezca hacer un poco de senderismo, se ubican varios miradores a la ciudad famosos en Instagram por tener un columpio: el mirador de Horta, el mirador del Mundet. La ruta se puede completar subiendo hasta el mirador de la Font del Gos.

Columpios de Barcelona

Columpios de Barcelona

El barrio del Poblenou.

Otro lugar fuera de los circuitos turísticos es el antiguo barrio industrial de Barcelona. Cada vez más de moda, el Poblenou es una mezcla de edificios modernos con antiguas fábricas donde ha proliferado el Street art. La Ruta de los murales del Poblenou, para hacer andando o en bicicleta, conlleva unas horas diferentes. Siempre se puede acabar en la playa del Bogatell o en la Rambla del Poblenou, disfrutando de sus ambientados bares y la que según dicen es la mejor horchata de Barcelona: la del Tío Che.

El mural de Pau Donés en el Poblenou

El mural de Pau Donés en el Poblenou

Les Corts: el Camp Nou

Para futboleros, una Guía de Barcelona no estaría completa sin el templo del deporte rey en Barcelona, la casa del Barça. Con su colección de trofeos y objetos relacionados con el equipo, el museo del Fútbol Club Barcelona es el museo más visitado de Cataluña. Metro para llegar: Collblanc.

Si te ha resultado útil esta información, puedes descargarte la Guía de Barcelona en pdf aquí:

Guía de Barcelona PDF

Guía de Barcelona PDF

TAGS

DEJA UN COMENTARIO