Ruta por la Costa Vasca en coche
España País Vasco

De Bilbao a Hondarribia: Ruta por la Costa Vasca en coche

Escrito por la
el
9 junio, 2022

Vertiginosos acantilados. Pueblos marineros con casas pintadas de colores. Cosmopolitas ciudades. Bosques espesos que tiñen el paisaje de un verde intenso que se extiende hasta el mar. La carretera serpea paralela al litoral entre miradores de infarto. Así es hacer una ruta por la Costa Vasca en coche: enamorarse a cada instante de una ermita solitaria en una roca, azotada por el Cantábrico. De un punto blanco con tejado rojo al fondo: es un caserío rodeado de vacas, caballos y ovejas. Hoy te invito a disfrutar de un viaje inolvidable en 16 paradas imprescindibles del Euskadi más marino. ¿Te vienes a descubrirlo?

Visita a San Juan de Gaztelugatxe

Visita a San Juan de Gaztelugatxe

Partimos desde la entusiasta Bilbao, donde siempre hay mil planes que hacer, para seguir la línea costera buscando villas pesqueras y escenarios de cine como la mítica ermita de San Juan de Gaztelugatxe. El itinerario que te propongo es ideal para hacer en 4 ó 5 días a lo largo de la costa de Bizkaia, aunque puede extenderse una semana o más hasta San Sebastián – Donostia. La gastronomía vasca será otro plato fuerte de la ruta: no faltarán delicias de la tierra y el mar. Bocados para degustar toda una cultura milenaria a sorbo de txakolí -mucho más que un vino espumoso- hasta alcanzar la frontera con Francia.

Arte y pintxos en Bilbao.

Egun on, Bilbo. Vuelvo a la vibrante capital de Vizcaya, punto de inicio de esta ruta por la Costa Vasca en coche para una rápida pero intensa visita. Animada, inquieta ciudad que se reinventa y referencia del urbanismo sabe mostrarme su cara más amable siguiendo el curso del Nervión en su camino al mar desde el Museo Guggenheim hasta el Casco Viejo. Da igual las veces que venga: me hipnotizan las formas ondulantes de las planchas de titanio, piedra caliza y cristal de su metálico armazón.

Museo Guggenheim, Bilbao

Museo Guggenheim, Bilbao

Pasar 24 horas en Bilbao siempre deja ganas de más: un paseo por las callejuelas de la urbe medieval, unos pintxos en la plaza Nueva y subir en el funicular al mirador del Monte Artxanda para contemplar las vistas de la ciudad. Más pintxos al caer la noche en la animada calle Ledesma. Pero antes, me acerco a conocer un icono de la arquitectura moderna: el puente Bizkaia que une Portugalete con Getxo al final de la ría. Inaugurado en 1893, es el primer puente colgante con trasbordador del mundo, Patrimonio de la Humanidad.

Bilbao desde el mirador del Monte Artxanda

Bilbao desde el mirador del Monte Artxanda

Alojamiento en Bilbao con buena relación calidad – precio: hotel Ilunion.

El flysch y la playa Salvaje de Barrika.

Día 2: comenzamos la ruta por la Costa Vasca con un sorprendente paraje ubicado a escasos 20 minutos de Bilbao ciudad: el flysch de Barrika. Un patrimonio geológico que se despliega como una tarta de capas de roca, entre paredes de piedra y playas de arena vírgenes desde Sopela hasta Bakio. En el mirador de Barrika se puede contemplar esta fascinante orografía que desata la imaginación: parece que un gato gigante hubiese arañado la montaña dejando profundas grietas que el agua del Cantábrico invade al subir la marea.

El flysch de Barrika

El flysch de Barrika

La apacible Plentzia.

Nuestra siguiente parada es una villa costera situada en el margen derecho del río Butrón, justo en la apacible bahía donde se funde con el mar. Barquitas, competiciones de regatas y veraneantes alteran la calma de este antiguo puerto ballenero donde antaño residían los señores de Butrón, propietarios del más famoso de los castillos en Vizcaya.

Plentzia, ruta por la Costa Vasca

Plentzia, ruta por la Costa Vasca

Con sus olas inocentes, la playa de Plentzia es ideal para iniciarse en la práctica del surf. Dicho y hecho: con los profesionales de Barrika Surf Camp pasamos una divertida mañana cogiendo espuma. Después, para recuperar fuerzas, nada como un pincho de tortilla en el Bibi, frente al puerto.

Surf en Plentzia

Surf en Plentzia

Toma nota: en la web de Surfing Euskadi se puede reservar una experiencia como esta para aprender los primeros pasos en un deporte en alza, combinando así surf y turismo. ¡Un planazo!

Visita a San Juan de Gaztelugatxe.

Uno de los lugares más famosos que visitar en la Costa Vasca. Esta «Fortaleza de piedra frente al oleaje» es pura magia. Sobre un peñasco, unida al continente por un puente de piedra, se alza la pequeña ermita donde cuentan que San Juan dejó su huella grabada. Enclave de leyenda, durante siglos ha sido refugio de eremitas, escenario de aquelarres y víctima de ataques piratas. Pocos sitios más míticos hay que San Juan en todo el litoral Cantábrico; hoy tal vez famoso en exceso gracias a su aparición en la serie que batió todos los récords de audiencia: Juego de Tronos. Pero ya adelanto que no es el único… Según la tradición, tras subir los 241 peldaños hay que pedir un deseo haciendo sonar tres veces la campana.

San Juan de Gaztelugatxe, Bizkaia

San Juan de Gaztelugatxe, Bizkaia

IMPORTANTE: desde su reapertura, la visita es gratuita pero es necesario reservar con antelación en la web ya que se ha establecido aforo para evitar la masificación: Entradas a San Juan de Gaztelugatxe.

Bermeo, antigua capital de Bizkaia.

A los pies del monte Sollube se ubica uno de los municipios marineros más pintorescos que ver en una ruta por la Costa Vasca. Las barcas se mecen con la brisa bajo el vuelo de las gaviotas en un muelle que recuerda a sus vecinos más aventureros: esos que hace ya quinientos años partieron rumbo a lo desconocido en la primera expedición marítima que dio la vuelta al mundo. Hablo de la epopeya de Magallanes y Juan Sebastián Elcano, natural este último de Zarautz, hace ya 500 años.

Puerto de Bermeo

Puerto de Bermeo

El casco medieval de Bermeo además de encantador presume de un gran patrimonio: la Torre Ercilla -hoy museo del Pescador- la iglesia gótica de Santa Eufemia o el palacio de estilo francés que alberga el casino. La abrupta línea costera regala postales como la isla de Izaro y las vistas desde el cabo de Matxitxako. Este municipio es ideal para hacer noche y de paso probar su deliciosa gastronomía: las anchoas de Bermeo o cualquier otro pescado de temporada en los restaurantes del puerto. Delicias del mar a la mesa, frescas y apetecibles.

Anchoas de Bermeo

Anchoas de Bermeo

Alojamiento recomendado en Bermeo: Hotel Rural Nafarrola. En plena naturaleza, con vistas al mar, un paraíso para descansar y desconectar del mundo. ¡De esos lugares que dan ganas de quedarse a vivir!

Hotel Rural Nafarrola en Bermeo

Hotel Rural Nafarrola en Bermeo

Una parada en Mundaka.

La ermita de Santa Catalina se alza sobre un pequeño y rocoso risco. Tercer día y seguimos en ruta por la Costa Vasca ya en el corazón de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai. Un espacio natural protegido por su biodiversidad -con marismas hogar de aves como el águila pescadora o la espátula- donde el humano convive con la Tierra de forma sostenible. Mundaka es una de sus villas más populares y destino surfero internacional gracias a su famosa ola izquierda. Fabulosa.

Mundaka, ruta por la Costa Vasca

Mundaka, ruta por la Costa Vasca

Gernika, la barbarie que inmortalizó Picasso.

26 de abril, 1937. El cielo de Gernika se tornó rojo sangre con una lluvia de fuego sobr la población inocente. Los aviones de la Legión Cóndor comandados por el ejército nazi bombardearon el pueblo un día de mercado. Más de un 85% de Gernika quedó arrasado. Picasso pintó el horror y lo presentó en la Exposición Universal de París: el Gernika se convirtió en su cuadro más internacional, testimonio de lo que nunca debió suceder.

Mural del Guernica de Picasso en Gernika

Mural del Guernica de Picasso en Gernika

Hoy en Gernika se puede visitar el Museo de la Paz y los refugios antiaéreos, como parte de la ruta de la Memoria. También es esencial  conocer el Árbol de Gernika en la Casa de Juntas, donde jura el cargo el lendakari. Y es que desde tiempos medievales aquí se convocaba a los representantes de los pueblos del señorío de Vizcaya a través de señales luminosas y sonoras desde los montes Bocineros. Por algo se dice que la esencia o el alma de la tierra vasca está en Gernika.

La Casa de Juntas, Gernika

La Casa de Juntas, Gernika

Cata de txakolí en una bodega.

Que en Euskadi se come de película no es ningún secreto. El mejor sabor de boca en otra experiencia inolvidable es posible reservando en un solo clic: acierto seguro una cata de vinos locales. En  este caso tuve la suerte de hacer una cata de txakolí con degustación de productos kilómetro cero en la bodega Berroja, en plena Reserva de Urdaibai, a 15 minutos de Gernika. El entorno es absolutamente idílico. Aprendizaje: no todo el vino de esta D.O. tan especial es espumoso. Hay buenas propuestas gourmet en la web de Euskadi Gastronomika.

Cata de txakoli en la bodega Berroja

Cata de txakoli en la bodega Berroja

Elantxobe y Ea.

Dos pueblos encantadores y auténticos que no podemos pasar por alto en una ruta por la Costa Vasca, aunque solo sea para una breve parada. Elantxobe es un anfiteatro al mar, con sus casas haciendo equilibrios sobre la falda del monte Ogoño. Escaleras, cuestas empinadas conducen de la montaña al puerto donde una pequeña piscina de agua marina hace de playa. A su irresistible atractivo se suma un genial ambiente de pintxos en sus típicas tabernas.

Elantxobe, uno de los pueblos más bonitos de la Costa Vasca

Elantxobe, uno de los pueblos más bonitos de la Costa Vasca

Ea es otro de los pueblos más bonitos de Bizkaia: con poco más de 800 habitantes parece que quedó congelado en el tiempo hace un par de siglos. Imprescindibles.

Ea, ruta por la Costa Vasca

Ea, ruta por la Costa Vasca

Lekeitio, la fascinación de las mareas. 

El flechazo es instantáneo. A medio camino entre Bilbao y San Sebastián, Lekeitio es un pueblo de ensueño. La basílica de la Asunción de Santa María destaca imponente en la entrada del puerto pesquero, con coloridas casas y animadas tabernas. Un sinuoso casco histórico con casonas y palacios conducen hasta la ermita de San Juan Talako, con vistas al accidentado litoral, esculpioa por el mar con grietas y cuevas en los acantilados. Esta villa marinera no puede faltar en una ruta por la Costa Vasca: en este artículo te cuento todo lo que ver en Lekeitio.

Casco viejo de Lekeitio, ruta por la Costa Vasca

Casco viejo de Lekeitio, ruta por la Costa Vasca

La isla de San Nicolás -Garraitz en euskera- domina la bahía con su arbolada silueta. Hasta ella se puede acceder a través de una pasarela que emerge cuando baja la marea. Merece mucho la pena, tanto por asomarse a las ruinas de un viejo convento abandonado hace siglos por las inclemencias del tiempo -se cuenta que allí quedaban aislados los enfermos de peste durante las epidemias-. Y por las vistas a la villa de Lekeitio: son maravillosas. Solo hay que tener cuidado con marchar antes de que el camino se sumerja de nuevo bajo el oleaje.

Pasarela a la isla de San Nicolás en Lekeitio

Pasarela a la isla de San Nicolás en Lekeitio

Alojamiento recomendado en Lekeitio: Hotel Silken Palacio Uribarren por ubicación, a pie de playa frente a la isla de San Nicolás. Un tres estrellas que parece cuatro por la calidad, amplitud de las habitaciones y vistas: un lujazo dormirse con el arrullo de las olas y despertarse mirando al mar.

Hotel Silken en Lekeitio

Hotel Silken en Lekeitio

Zumaia y el Flysch.

Entramos en la provincia de Gipuzkoa, cada vez más cerca de Francia. Esta ruta por la Costa Vasca se torna épica descubriendo enclaves de cine como el mágico Flysch de Zumaia. Nada menos que trece kilómetros de geoparque desplegado en acantilados entre los municipios de Zumaia, Deba y Mutriku. Sus impresionantes formaciones rocosas también fueron inmortalizadas en la saga de Juego de Tronos. La ermita de San Telmo, patrón de los marineros, preside este sobrecogedor paisaje regalo para las retinas.

La costa de Zumaia

La costa de Zumaia

Getaria y Zarautz, la meca del surf. 

Llegamos a otro de mis lugares preferidos en la Costa Vasca: el pueblo surfero de Zarautz. Villa de veraneo de reyes y aristocracia, además de los palacios y torres góticas de su casco viejo presume de tener la playa más extensa de Euskadi, con 2,5 kilómetros de longitud. Para foodies, seguro que no dejan pasar la ocasión de probar el restaurante del chef más televisivo: Karlos Arguiñano.

Playa de Zarautz

Playa de Zarautz

San Sebastián, la princesa del Cantábrico.

Ciudad elegante, cinéfila y señorial. Donostia es una urbe en eterno idilio con el mar en una preciosa bahía mientras sus esculturas «peinan» el viento. Comer de pintxos es un lujo y un placer que merece la pena pagar por la exquisitez de cada bocado en las tabernas del casco viejo. ¡San Sebastián es para disfrutarla con los cinco sentidos en cualquier época del año!

San Sebastián, playa de la Concha

San Sebastián, playa de la Concha

Apurando esta ruta por la Costa Vasca podemos llegar hasta Hondarribia, la ciudad amurallada mejor conservada de Gipuzkoa con un extraordinario casco medieval. Historia y patrimonio se funden en encantadoras travesías empedradas, placitas y baluartes hasta llegar al puerto, en la raya con Francia. Una villa de cuento, ideal para finalizar este recorrido. Más adelante espera el País Vasco francés, con la encantadora San Juan de Luz o sus parajes de dunas de arena en Las Landas. Pero ese ya, es otro viaje.

Mapa con 16 lugares que ver en la Costa Vasca:

  1. Bilbao.
  2. Getxo.
  3. Flysch de Barrika.
  4. Plentzia.
  5. San Juan de Gaztelugatxe.
  6. Bermeo.
  7. Mundaka.
  8. Gernika.
  9. Elantxobe.
  10. Ea.
  11. Lekeitio.
  12. Zumaia.
  13. Getaria.
  14. Zarautz.
  15. San Sebastián – Donostia.
  16. Hondarribia.

Mapa de la Costa Vasca. Puedes ampliarlo en Google Maps.

Más información sobre rutas que hacer en el País Vasco en la web oficial de Turismo de Euskadi.

Sigue viajando por el blog. Te puede interesar:

Código ético: este viaje ha sido posible gracias al apoyo de Turismo de Euskadi. Todas las opiniones y recomendaciones de lugares relatadas en este artículo sobre una ruta por la Costa Vasca en coche están basadas en mi propia experiencia así como las fotografías son propiedad de Lacosmopolilla.com.

TAGS

DEJA UN COMENTARIO