Sitios que ver en Lekeitio, Costa Vasca
España País Vasco

Qué ver en Lekeitio y la isla de Garraitz

Escrito por la
el
11 agosto, 2022

El flechazo fue instantáneo. Descorrí la cortina de mi habitación nada más llegar al hotel y me deslumbré con la imagen de una playa de arena amarilla bañada por el sol lamida por el mar azul verano. Un pequeño puerto con casitas de colores sobrevolado por gaviotas. Como telón de fondo la isla de Garraitz, también llamada de San Nicolás. Un islote solitario e inaccesible durante la marea alta, algo que cambiaría en unas horas. Me enamoré de este pueblo. Era mi tercer día en una Ruta en coche por la Costa Vasca y quise quedarme aquí mucho más tiempo para explorar cada uno de los rincones que ver en Lekeitio. ¿Te los cuento?

Lugares que ver en Lekeitio

Lugares que ver en Lekeitio

Con un casco antiguo marinero, de casonas y palacios de piedra. La imponente basílica de la Asunción de Santa María; la ermita de San Juan de Talako y por supuesto esa isla misteriosa a la que solo se puede acceder cuando baja la marea… Lekeitio es uno de los pueblos con más encanto de Bizkaia. A los pies de los montes de Otoio y Lumentza, en la ría del Lea, está muy cerca ya de la provincia de Gipuzkoa. Mención especial merece lo bien que se come: en este artículo sobre los mejores planes que hacer en Lekeitio no van a faltar recomendaciones gastronómicas para que, como yo, te lleves el mejor recuerdo posible de esta preciosa villa pesquera.

Basílica de la Asunción, Lekeitio

Basílica de la Asunción, Lekeitio

Alojamiento recomendado en Lekeitio:

Yo me alojé en el Hotel Silken Palacio Uribarren. Me encantó su ubicación, a pie de playa frente a la isla de San Nicolás: un auténtico placer dormirse con el arrullo de las olas y despertar con vistas al mar. El desayuno, también muy bueno. Te recomiendo que si vas en temporada estival, reserves con mucha antelación ya que no hay demasiado alojamiento en el centro del pueblo.

Vistas de la playa de Lekeitio y la isla de Garraitz desde el hotel

Vistas de la playa de Lekeitio y la isla de Garraitz desde el hotel

Lugares imprescindibles que ver en Lekeitio. 

Con poco más de 7000 habitantes censados, Lekeitio es una tranquila villa que se puede explorar en un día. También se presta a ser la base perfecta para conocer la parte oriental de la Costa de Bizkaia: a pocos kilómetros se ubica la encantadora localidad de Ea, el pintoresco pueblo de Elantxobe o la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, con humedales y playas vírgenes. ¿No suena de maravilla? 

Puerto de Lekeitio.

«Lequeitio potente por tierra y por mar captura reyes y horrendos cetáceos» reza la leyenda del escudo de la villa. Acompaña el dibujo de una torre bajo la que se está dando caza a una ballena. No puede ser más explícito el origen de este viejo puerto ballenero del Cantábrico, cuyo nombre significa en euskera «Muelle del Lea» -en otras traducciones «puerto de arena». Lo que es innegable es la vinculación con el mar y la pesca, gozando de privilegios otorgados por el rey Alfonso XI «el Justiciero» allá por el siglo XIV. Lekeitio se desarrolló gracias a esta actividad y de este puerto salieron al menos tres navegantes que irían a bordo de la Santa María con Cristóbal Colón en la búsqueda de una nueva ruta comercial a las Indias.

Puerto de Lekeitio

Puerto de Lekeitio

Esta alma marinera sigue impregnando el muelle, a lo largo del que se puede dar un paseo fotografiando coloridas embarcaciones y las fachadas acristaladas de las casas, donde se refleja el sol al atardecer. Los locales pescan, las barquitas se mecen con la brisa. Paz y sosiego en un pueblo que ha sabido conservar su encanto. En el mismo puerto hay bares y tabernas donde sirven txakolí, tapas y raciones de marisco y pescado. Recomendación: el Prim, lugar genuino frecuentado por la gente local (recomendación de una persona de allí). Para pintxos: el Kaia.

Casco antiguo de Lekeitio.

Dando la espalda al puerto se despliega un entramado de callejuelas medievales en lo que es el casco viejo de Lekeitio, donde se han encontrado trozos de la vieja muralla que protegía a la villa de ataques piratas. Casas de arquitectura tradicional vasca, palacetes de piedra y otras nobles construcciones como la gótica Torre Turpín son los vestigios de otras épocas que aquí han sobrevivido a pesar de la humedad y dureza de los inviernos.

Casco viejo de Lekeitio

Casco viejo de Lekeitio

¿Otros monumentos que ver en Lekeitio? La fachada barroca del Ayuntamiento, construido en el siglo XVIII para albergar el Consejo de la villa. El palacio Uriarte y la anexa Torre Zahar -el edificio más antiguo de la localidad-. Otro palacio barroco: el Uribarria. Aunque la joya de la corona es sin duda la basílica de la Asunción de Santa María. Por sus dimensiones más parece una catedral. No hay que perderse el gótico tardío -se construyó durante el siglo XV- de la fachada occidental. Su interior alberga un retablo flamenco del siglo XVI, considerado uno de los más sensacionales de Bizkaia.

Basílica de la Asunción de María, Lekeitio

Basílica de la Asunción de María, Lekeitio

Ermita de San Juan Talako.

San Juan «de la Atalaya» es una pequeña ermita sobre el acantilado -de hecho un terremoto hizo que la original cayera al mar, teniendo que construir una nueva en 1772-. Y sin embargo todo un emblema de Lekeitio: de cara al Cantábrico, justo en la entrada al puerto, a sus pies estaban colocadas las piezas de artillería para defender a la villa de los ataques enemigos.

Iglesia de San Juan de Talako

Iglesia de San Juan de Talako

Playas de Lekeitio: Isuntza y la playa de Karraspio.

Dos playas hay en Lekeitio, de aguas transparentes y arena dorada y fina. La desembocadura del Lea las separa: la de Isuntza, a dos pasos del casco histórico. Al otro lado la playa de Karraspio, a la que se puede llegar dando un pequeño paseo, muy popular en verano: Lekeito es un destino estival muy demandado.

Playas de Lekeitio

Playas de Lekeitio

La isla de Garraitz.

Garraitz Uhartea en euskera, es un islote rocoso que atrae todas las miradas, ocupando el centro de la bahía de Lekeitio con su arbolada silueta. También llamada de San Nicolás, por las ruinas del antiguo monasterio que hubo en ella -hoy quedan unas piedras – habitado por monjes eremitas. La fama de isla «maldita» le viene desde la época de la peste: se dice que los enfermos eran aislados en ella durante las epidemias para evitar que el mal se extendiera por Lekeitio. La falta de agua dulce, las inclemencias del tiempo y la exposición a los asaltos hizo que la comunidad monacal la abandonara, quedando la isla totalmente deshabitada, a excepción de lagartijas y gaviotas.

Pasarela a la isla de San Nicolás en Lekeitio

Pasarela a la isla de San Nicolás en Lekeitio

Cuando baja la marea la isla de San Nicolás se vuelve accesible a pie, solo durante unas horas -el ciclo de las mareas cambia cada 6-. Antiguamente a través de una lengua de arena desde la playa de Karraspio. Hoy hay un dique artificial que une la playa de Isuntza con la isla, construido para evitar que los sedimentos de la ría penetren en el puerto.

Playa de Karraspio, qué ver en LekeitioPlaya de Karraspio, qué ver en Lekeitio

Caminar hasta Garraitz cuando la pasarela emerge y explorar la isla es uno de los mejores planes que hacer en Lekeitio. Las vistas sobre la villa son excepcionales. Pero hay que tener cuidado de mirar el reloj y no despistarse: el mar sube más rápido de lo que imaginamos.

Vistas de Lekeitio desde la isla de Garraitz

Vistas de Lekeitio desde la isla de Garraitz

Faro de Santa Catalina.

En el extremo norte de Lekeitio se situa el primer faro visitable de Euskadi: el de Santa Catalina. Además de alumbrar al mar y hacer de guía para los marineros, hoy es un centro de interpretación de la técnica de la navegación que ofrece una experiencia virtual e inmersiva. Una didáctica visita para toda la familia.

Mirador de Lumentza.

El mejor mirador a la bahía de Lekeitio se ubica en la cima del monte Lumentza, tras una caminata de 6 kilómetros desde la basílica de la Asunción. Solo hay que seguir el Via Crucis, desde el portal de la Virgen Dolorosa, por el camino marcado en blanco y amarillo a través de un espeso bosque. Unas dos horas y media de subida para tener los tejados de Lekeitio, la isla de Garraitz y la ría del Lea a los pies. ¿Te animas? 

Mapa de lugares que ver en Lekeitio:

  1. Puerto de Lekeitio.
  2. Casco antiguo.
  3. Ermita de San Juan Talako.
  4. Basílica de la Asunción de Santa María.
  5. Playa de Isuntza.
  6. Isla de Garraitz.
  7. Playa de Karraspio.
  8. Faro de Santa Catalina.
  9. Mirador de Lumentza.

Fuente: Google maps.

Más información en la web oficial de Turismo de Euskadi.

Sigue viajando por el País Vasco en el blog. Te puede interesar:

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Eso significa que si reservas a través de estos enlaces me llevo una pequeña comisión, sin que por ello se incremente el precio final. Todo lo que recomiendo en este artículo sobre qué ver en Lekeitio, uno de los pueblos más bonitos de la Costa Vasca está basado en mi propia experiencia. 

TAGS

DEJA UN COMENTARIO