Playa de la Concha, qué ver en San Sebastián

San Sebastián y el espíritu de la Belle Époque

Si hay una ciudad que destila glamour esa es San Sebastián, Donostia en Euskera. Elegante y cosmopolita, coqueta y seductora, la princesa del Cantábrico pone ojitos a los visitantes que se adentran por el entramado de travesías del Casco Viejo, en busca de los pintxos más delicatessen; desde lo más alto del monte Urgull con vistas a su asombrosa bahía de La Concha. Flechazo directo: yo me quedo aquí, oliendo a bosque y a mar, descubriendo todo lo que ver en San Sebastián. Palpando el espíritu de la Belle Époque que todavía la envuelve…

Monte Urgull, qué ver en San Sebastián

Monte Urgull, qué ver en San Sebastián

Qué ver en San Sebastián: siete visitas imprescindibles en la capital de Guipúzcoa. 

Pasear por la playa de la Concha.

¡Sin duda una de las playas urbanas más hermosas del mundo! Tras su blanca barandilla con motivos vegetales, junto a la que se paseaba la reina Maria Cristina y otros aristócratas durante el periodo estival, se abre una extensión de arena dorada finísima, que lame un mar azul turquesa. Su paseo lo decoran refinadas mansiones de la época como el palacio de Miramar. Un viaje al S.XIX en el que sólo faltan las damas y caballeros de bombín y sombrilla.

Playa de La Concha, qué ver en San Sebastián,

Playa de La Concha, qué ver en San Sebastián,

Subir al monte Urgull.

La figura del Sagrado Corazón corona el castillo de la Mota, reminiscencia de la época en que había que defender la ciudad a fuego y sangre. Por suerte hoy los cañones sólo adornan los muros de esta fortaleza, cuyas vistas sobre San Sebastián son de las que dan para gastar un carrete de fotos de esos de la era analógica. Asciendo por el sendero verde del bosque en un agradable paseo sin dejar de girarme para deleitarme, una y otra vez, con la bahía y su isla.

Bahía de La Concha, qué ver en San Sebastián

Bahía de La Concha, qué ver en San Sebastián

Historia vasca en el museo de San Telmo.

A los pies del monte Urgull es posible adentrarse por la cultura e historia del pueblo vasco en este museo inaugurado en 1902, siendo por tanto el más antiguo de Euskadi. Instalado inicialmente en un convento dominico del S.XVI, al museo de San Telmo hace unos años se le añadió un edificio anexo diseñado por los arquitectos Nieto y Sobejano. El resultado: un espacio ecléctico que combina el arte gótico y renacentista con las vanguardias más contemporáneas. Muy cerca del museo se encuentra otro edificio emblemático de la Belle Èpoque: el Teatro Victoria Eugenia, sede del Festival de Cine.

Museo de San Telmo, qué ver en San Sebastián

Museo de San Telmo, qué ver en San Sebastián, fuente: Shutterstock

La catedral neogótica: el edificio más grande de Guipúzcoa.

Construida a finales del XIX, la catedral del Buen Pastor destaca con su campanario puntiagudo apuntado al cielo. A la solemne ceremonia con la que se colocó la primera piedra asistió la reina regente María Cristina y un pequeño Alfonso XIII. Poco más de un siglo después sus campanas resuenan, como el eco de aquella Belle Époque donostiarra. 

Catedral de San Sebastián

Catedral de San Sebastián

Chillida y sus juguetes: el Peine del Viento.

Otro emblema de San Sebastián y del artista especializado en moldear el paisaje urbano: Eduardo Chillida. Tres esculturas de acero de diez toneladas emergen de la roca para jugar con los elementos naturales del Cantábrico: el viento y el mar, en un extremo de la playa de Ondarreta.

El Peine del Viento, qué ver en San Sebastián

El Peine del Viento, qué ver en San Sebastián, fuente: Shutterstock

Ascender al monte Igueldo en funicular.

El tren cremallera que se eleva desde su base a la cima del monte Igueldo es nada menos que el tercero más antiguo de España, construido en 1912. Su estación es otra muestra del estilo arquitectónico de la época. Finaliza en la cumbre, donde se ubica el parque de atracciones de San Sebastián. Lugar de celebración de bailes y eventos en los felices años veinte, hoy se encuentra un hotel histórico que fue antiguo casino. ¡San Sebastián a vista de pájaro!

Monte Igueldo, fuente: Shutterstock

Monte Igueldo, fuente: Shutterstock

¡Me como San Sebastián!

Presumiendo de nada menos que 15 estrellas Michelín, Donostia es la capital de la gastronomía vasca. Aunque para deleitarse con sus mejores bocados tampoco hay que ir de mesa y mantel: nada mejor que recorrer su Casco Viejo tomando un artesano pinxto acompañado de un txacolí de taberna en taberna. Pero, antes de adentrarte a sus bares, echa un ojo al edificio del Ayuntamiento: inaugurado en 1897 como Gran Casino, en sus salones de bailes se entretenían los artistas e intelectuales de la época. Taberna imprescindible el Zeruko, ¡si la gente hace cola para entrar por algo será! Con sólo leer los nombres de la pizarra ya se hace la boca agua: «minitarrina de bacalao al sarmiento con ensalada efervescente de caserío». ¿Gustas?

Barra de pintxos del Zeruko, San Sebastián

Barra de pintxos del Zeruko, San Sebastián

Alojamiento en San Sebastián.

Mi alojamiento recomendado, céntrico, tranquilo y limpio es la Pensión del Mar, junto al río. Dispone de aparcamiento con descuento.

Echa un ojo a mi ruta de pintxos con sabor Cantábrico por Zarautz, Guetaria, Zumaia y Donostia.

Código ético: este es un post contiene enlaces de afiliados. Eso significa que si compras o reservas a través de mi web obtengo una comisión sin que por ello se incremente el precio final. Mis opiniones son independientes y están basadas en mi percepción real sobre el producto o servicio. Gracias a este sistema, puedo seguir adelante con el blog.

5
Deja un comentario

avatar
4 Comentarios
1 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
3 Autores
Tours a europacosmopolillaCompañeros de Ruta: De Polonia a San Sebastián pasando por Tokyo – ¡Turismo guay!Compañeros de Ruta: De Polonia a San Sebastián pasando por Tokyo – TODO SOBRE VIAJESTierras Insólitas Autores recientes
Tours a europa
Invitado/a

País Vasco es bello, San Sebastián es la prueba, noto mucho la influencia artística francesa, no es de menos, esta a tan solo unos minutos de la frontera.
Excelentes recomendaciones, saludos.