Desierto de Erg Chebbi

De arena y nieve al sur de Marruecos

"Uno cree que va a hacer un viaje, pero enseguida es el viaje el que lo hace a él." (Nicolás Bouvier)

Desierto de Merzouga, ruta por el sur de Marruecos

Cómo se disfruta del viaje antes del viaje. ¿A vosotros no os pasa? Las fotos de los amigos que nos han precedido pisando el destino soñado. Las expectativas que se generan. Cómo te lo imaginas. Ay, compras el vuelo, reservas el alojamiento. Casi te ves ya allí. Y luego… Y luego… ¿Acaso es cómo lo visualizaste? ¿Mejor, peor? ¿Te decepcionaste? Qué importa, el caso es que ya estás ahí. Y que nunca es como te lo pintaron. Todo es distinto al respirarlo, al vivirlo en tu propia piel..

Erg Chebbi

Erg Chebbi al amanecer, sur de Marruecos

Por mucho que te lo cuenten, cómo describir lo que se siente pisando descalza la suave arena fría del desierto dorado de Erg Chebbi. Porque está fría, sí. El estremecimiento al ocultarse el sol y ver aparecer una luna redonda, casi llena, tras la gran duna. Abrigarse al calor de la hoguera junto a los bereberes en la oscuridad de la noche. ¿Qué se siente? Al menos yo, que no cambiaría por nada ese instante único, el de estar allí…

Erg Chebbi, ruta por el sur de Marruecos

Introducción: preparativos del viaje al sur de Marruecos.

Pero, como todo relato, empecemos por el principio. Una tarde de sol en la animada plaza Jemaa el-Fna de Marrakech. En la terraza del café La Place nos juntamos ocho amigos dispuestos a emprender un recorrido por el sur de Marruecos, que como colofón nos llevaría hasta Merzouga, el mismo comienzo del Sáhara, muy cerca de la frontera con Argelia.

Terraza Café La Place

Terraza Café La Place, Marrakech

¿Cómo ir de Marrakech al desierto?

Tras consultar blogs, foros, pedir opiniones… Decidimos contratar previamente una agencia: Viajes Marrakech. Barajamos la posibilidad de coger la excursión allí mismo, en la plaza, el día de antes. Por 80-90 euros ofrecen excursiones de tres días, dos noches. Una paliza teniendo en cuenta las distancias. Y con no muy buenas opiniones sobre la calidad de la excursión. Además nos preocupaba que al ser Semana Santa no hubiera plaza disponibles para todos (una fecha muy concurrida). Otra opción que pensamos fue alquilar una furgoneta e ir por nuestra cuenta, aventura total. El problema ¿quién o quiénes conducen por esas locas carreteras? Además es necesario solicitar en tráfico el carnet internacional, si no, multa al canto (hay multitud de controles).

En la furgo por los caminos de Marruecos

En la furgo por los caminos de Marruecos

Así pues decidimos gastarnos un poco más y despreocuparnos. El tour privado que nos ofrecía Viajes Marrakech constaba de cuatro días y tres noches, con vehículo, guía y alojamiento con media pensión incluida. Ah, ¡y el paseo en dromedario por el desierto! La verdad que un viaje genial. Nuestro guía, un encanto, nos cuidaba tanto que lo llamamos “papá” (que no nos timaran en las compras, nos paraba en los sitios que queríamos…) Quedamos encantados con los alojamientos y la ruta. Por lo que desde aquí aprovecho para agradecerles su magnífico trato y recomendarlos 100%.

Moustachin

Foto de grupo con nuestro guía Moustachin

¡Empezamos! Nos vamos de ruta al desierto…

Mapa de ruta

Mapa de ruta

Descripción del itinerario: Día 1: Marrakech – Garganta del Dades. Día 2: Garganta del Dades – Merzouga (desierto de Erg Chebbi). Día 3: Merzouga – Ouarzazate. Día 4: Ouarzazate – Marrakech.

Ruta por el sur de Marruecos.

Atravesando el Alto Atlas.
Atravesando el Atlas, con nieve

Atravesando el Atlas con nieve, ruta por el sur de Marruecos

A las ocho de la mañana salimos de una Marrakech que duerme, cuando anoche su plaza era una fiesta. El camino hacia el sur trascurre entre palmerales y ríos color barro, campos verdes y flores amarillas. Es plena primavera y nos acercamos al nevado Alto Altas, de montañas peligrosas e imponentes. No consigo despegarme de la ventanilla admirando cómo cambia el paisaje, de una belleza sorprendente. Algo que no esperaba: tocar la nieve en el sur de Marruecos…

El Atlas

El Atlas, ruta por el sur de Marruecos

Aït Ben Haddou.

Atrás queda el Atlas, dando paso a un entorno más seco y pedregoso. Un camino de sacos de arena sobre el torrente del río Ounila da acceso a la fortificada Aït Ben Haddou, una ciudad de arcilla o ksar, enmarcada en un pequeño oasis. Hoy Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, aún posee habitantes que te observan curiosos mientras guardan sus rebaños. ¿Te resulta familiar? No  te extrañe: ha sido escenario de numerosas películas de Hollywood, y más recientemente de la popular Juego de Tronos (Yunkai, una de las ciudades liberadas por Danaerys).

Aït Ben Haddou, ruta por el sur de Marruecos

Aït Ben Haddou

Aït Ben Haddou

Aït Ben Haddou

Aït Ben Haddou

Ruta por el sur de Marruecos: la Garganta del Dades.

Tras sortear un sin fin de curvas por una angosta carretera, hemos llegado justo al atardecer a la Garganta del Dades. Nuestra casa esta noche es Les Vieilles Charrues, un Riad rural acogedor en un entorno maravilloso. Disfrutamos de una rica cena tradicional y un merecido descanso, en nuestra habitación con terraza cuyo único sonido es el del agua del río.

Kefta, gastronomía de Marruecos

Amanece en estas colinas de tierra roja entre trinos de pájaros y un sabroso té. Qué pena nos da abandonar este paraíso, tan breve la visita… ¡Pero hay que seguir!

La Garganta del Tondra.

El paisaje sigue mutando según nos vamos acercando a nuestro destino, cada vez más árido, con las viejas montañas del Anti-Atlas al fondo. Una parada en esta grieta en la pura roca donde mana el agua fresca, regando las palmeras que se extienden hasta el horizonte. Más pueblos de adobe y tierra roja, mimetizándose en el entorno.

Garganta del Tondra, ruta por el sur de Marruecos

El taller de fósiles en Erfoud.

Hemos avanzado hacia el este y las primeras señales del desierto empiezan a aparecer al borde de la carretera, en forma de arena que, como los diques al mar, se trata de contener… Echamos un vistazo a los pozos de los que consiguen agua de las profundidades, y paramos a instruirnos acerca del tratado de fósiles a petición de un miembro del grupo, donde nos explican cómo los pulen tras extraerlos de las entrañas de la tierra.

Rosa del desierto

Rosa del desierto

El desierto de Merzouga.

Por fin, ¡llegamos a Merzouga! Uno de los momentos más divertidos del viaje: el paseo en dromedario hasta la jaima, el “hotel de mil estrellas”.

Desierto de Merzouga

Desierto de Merzouga, ruta por el sur de Marruecos

Despido al sol desde la gran duna. Ante mí se extiende el imponente desierto de Erg Chebbi, con su belleza mística y radiante, de mil millones de granitos de arena dorada y brillante…

La gran duna

La gran duna

La jaima tiene cama y es bastante cómoda. Eso sí, baño compartido para todo el mundo. Una rica cena y ¡que empiece el espectáculo! Cante y baile al calor de la hoguera al puro estilo bereber. No hemos tenido suerte con la noche elegida: una luna enorme eclipsa el firmamento, dejando a las estrellas un papel de segundonas. Una pena, aunque a mí también me se me hace hermoso este desierto de plata.

Campamento del desierto

Campamento del desierto

A la mañana siguiente toca madrugar: ¡hay que subir la gran duna para ver el amanecer! El esfuerzo me deja casi sin aliento, pero merece la pena. Este es uno de esos amaneceres de los que nunca se olvidan…

Amanece en Erg Chebbi, ruta por el sur de Marruecos

El camino de Tombuctú.

De vuelta a nuestra casa-rodante nuestro próximo destino en la ruta por el sur de Marruecos es Ouarzarzate. Nos encontramos en otro sorprendente camino de paisaje cambiante y extraño, verde y marrón: estamos en la antigua ruta que seguían las caravanas camino de Tombuctú, al África profunda.

A Tombuctú

A Tombuctú, ruta por el sur de Marruecos

Las extensas praderas de la sabana de Tazarine, donde pastan tranquilos dromedarios. Tanto por el nombre como por el paisaje parece que me haya transportado unos miles de kilómetros al sureste, a Tanzania.

Tazarine

Tazarine

El impresionante Valle del Draa: un palmeral de 100 km, el más extenso de todo Marruecos.

Valle del Draa, ruta por el sur de Marruecos

Los acantilados verticales de tierra adentro donde se rodó “Babel”, con curiosas formaciones morfológicas, como el “ojo y corazón”.

“Ojo y corazón”

Ouarzazate: estudio de cine y otra antigua kasbah.

Ouarzazate es una de las ciudades más importantes del sur de Marruecos. Sorprende por sus anchas avenidas y su aspecto de ciudad moderna. Tenemos una mañana para explorarla, tras relajarnos del día de emociones en el desierto y hasta darse un baño en la piscina del hotel (Riad Bouchedor).

La kasbah de Taourirt.

La kasbah de Taourirt.

Del S.XVII, aunque reconstruida y habitada por Hamadi el Glaoui, el “señor del Atlas” en el S.XX, se trata de una ciudad de elegantes almenas, con un palacio interior primorosamente decorado. No puedo evitar que me recuerde a la Alhambra de Granada. Una visita guiada nos desvela la intimidad de la alcoba de la favorita del sultán, el harén, el salón de recepciones, hasta donde rezaban hombres y mujeres, orientados a la Meca…

¿Qué secretos de otros tiempos, de la vida privada de sus moradores se esconderán tras las rejas de este palacio rojizo?

La kasbah de Taourirt.

Atlas Film Corporation, los estudios de cine.

No quiero dejar pasar la ocasión de sentirme “una estrella” en los Estudios de Cine del Atlas Films Corporation. Aquí se han rodado grandes éxitos de taquilla como “Asterix, Obélix y Cleopatra”, “Kundun”, “Gladiator”, “El reino de los cielos”, “Los diez mandamientos”… Un tour entre decorados de cartón – piedra, algunos ya agrietados por las inclemencias del tiempo.

Ourzarzate

Ourzarzate, Atlas Studio Film

Volvemos a atravesar el Atlas de regreso a Marrakech. Al punto de partida. A despedirnos de Marruecos con una última vuelta al carrusel viviente de Jemaa el-Fna. Adiós al gran sur. Un total de 1.200 km. Decenas de paisajes para siempre grabados en la retina. Cientos de fotos. Incontables risas. Un viaje que no olvidaremos.

Dromedario

Con “mi dromedario”

Allí donde acaban todos los caminos, allí donde las montañas mueren en un horizonte naranja… Allí, hay un desierto.

Escucha aquí el programa de radio sobre Marruecos que grabamos para Radio Viajera:

25
Deja un comentario

avatar
12 Comentarios
13 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
12 Autores
cosmopolillaCarolinaMicaTripviajarLibia Autores recientes
Libia
Invitado/a
Libia

Hola! lindo relato me encantó y cada vez estoy más animada. Sólo una cosa 🙂 En el desierto se duerme bien? no te dieron miedo los bichos, escorpiones o algo así? tipo Indiana Jones? jajaja ay Dios! naa seguro la pasaste genial! un abrazo y gracias x los consejitos!

Mica
Invitado/a
Mica

Hola a todos y todas. yo estuvi Marruecos de viaje con mis amigas somos tres chicas. y pasamos un buen viaje en el pais de marruecos . Mohamed es nuestro guia desde aeropuerto de Fez ida y vuelta pasamos un tour de 4 dias todo fue excelente comida hoteles camellos… Leer más »

Carolina
Invitado/a

Hola! Este verano estaremos en Marruecos y me interesa mucho esa excursión. La ruta me parece fantastica, qué tal los alojamientos? Un saludo y felicidades por el blog!

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!

Seguros Iati Cosmopolilla