La Torre de Hércules, los faros más bonitos de España
España Mis listas

12 faros espectaculares en España (y en algunos te puedes quedar a dormir)

Escrito por la
el
27 septiembre, 2021

Dice una popular canción canaria “Esta noche no alumbra La farola del mar; esta noche no alumbra porque no tiene gas…” La letra hacía referencia a un faro tinerfeño y pronto se convirtió en una suerte de himno marinero dedicado a esos guardianes luminosos. El vasto litoral español, con 8.000 kilómetros de costa dibujado por islotes, acantilados, rocas y ensenadas, está alumbrado por un total de 187 faros. Luces guías en la oscuridad para los barcos colocados por lo general en los puntos más accidentados, son un icono de nuestras orillas. Esbeltos, melancólicos por su solitario emplazamiento y tremendamente fotogénicos – ¿a quién no le gustan? – Su atracción radica en estar siempre al final del camino: ya no hay más; solo agua, horizonte, viento. Hoy traigo una selección de 12 de los faros más bonitos de España. Atención: en algunos de estos faros ¡es posible pernoctar!

Fisterra, el fin de la Tierra

Fisterra, el fin de la Tierra

Dormir en un faro ¿es posible?

En pleno siglo XXI la profesión de farero está en peligro de extinción: de los 187 faros que existen en España solo 30 están habitados por fareros. Cuando estos se jubilan no son sustituidos; la tecnología ocupa su papel. Sin embargo, algunas de las casas antaño ocupadas por estos o las estancias anexas de los guardacostas han sido habilitadas para cumplir el sueño de muchas personas: dormir en un faro. Solo por el entorno y las vistas, debe ser una experiencia increíble.

12 faros espectaculares en el litoral español.

1 – Torre de Hércules, un faro de leyenda.

Los barcos que se acercan a las peligrosas costas de la ciudad de A Coruña cuentan con un histórico vigilante: la Torre de Hércules es el único de origen romano que se conserva en el mundo y el más antiguo en funcionamiento. Con una altura de 55 metros, está datado en el siglo I y es Patrimonio de la Humanidad. Su nombre proviene de la propia leyenda fundacional de A Coruña: cuentan que aquí vivió un cruel gigante llamado Gerion, al que Hércules le dio muerte. Su cabeza fue enterrada a los pies de donde hoy se alza la torre, mirando desafiante a los siglos y al océano. No solo por su historia; el bravo paisaje sobre el que se yergue hace a la Torre de Hércules digna de liderar el top de faros más bonitos de España.

Torre de Hércules, el faro más antiguo del mundo está en A Coruña

Torre de Hércules, el faro más antiguo del mundo está en A Coruña

2 – Fisterra, el faro del fin del mundo.

Sin cambiar de provincia seguimos la línea quebrada de la Costa da Morte para llegar al fin del mundo. Y es que relatan las crónicas antiguas que los romanos hallaron en el Monte del Cabo Finisterre un altar al sol donde los celtas celebraban sus rituales. Asustados, contemplaron cómo al final de día el astro rey era tragado por el mar en la línea del horizonte a la par que una llamarada de fuego surgía de las aguas. Concluyeron que este místico lugar no podía ser otro que Finis Terrae, el final de la Tierra.

Faro de Finisterre en el fin del mundo

Faro de Finisterre en el fin del mundo

En este trozo de roca que se adentra en el mar, punto 0 del Camino de Santiago, se ubica uno de los faros más emblemáticos de España. Construido en 1853 en un litoral tristemente famoso por el número de naufragios -de ahí el nombre de Costa da Morte- el faro de Fisterra está rodeado de la inmensidad del océano Atlántico en su cara más salvaje. El paisaje es de una belleza fascinante. ¿Te imaginas despertar aquí? Ahora es posible dormir en este privilegiado entorno, en el fin de la Tierra: el Hotel O Semaforo se encuentra en el edificio anexo al faro. Cuenta con 5 habitaciones, un restaurante y terraza con vistas. Inolvidable.

3 – Faro de Orchilla, el Meridiano 0.

El faro más occidental de España es uno de los lugares más bellos que visitar en la isla de El Hierro, archipiélago de las Canarias. En esta tierra de volcanes apagados y lava oscura, donde la tierra se abre y muestra sus pliegues de forma descarnada, sin pudor, creando formas y texturas imposibles se alza al final de una sinuosa carretera el faro de Orchilla. A tan solo un kilómetro pasaba el Meridiano 0 -hasta que a finales del XIX se trasladó a Greenwich- la línea imaginaria que marcaba el fin del mundo antiguo. Un lugar mágico que desprende una energía especial.

El faro de Orchilla en El Hierro es uno de los faros más bonitos de España

El faro de Orchilla en El Hierro es uno de los faros más bonitos de España

4 – Faro de cabo de Gata, sobre el Arrecife de las Sirenas.

Otro hito geográfico: el sur oriental de la Península Ibérica, ocupado por el faro del cabo de Gata desde mediados del siglo XIX. Otra emblemática farola que se construyó aprovechando las ruinas de una vieja batería defensiva de ataques turcos y piratas tan frecuentes en el Mediterráneo: las del castillo de San Francisco de Paula. A sus pies se abre un singular acantilado de riscos afilados como cuchillas: el peligroso Arrecife de las Sirenas, responsable de numerosos naufragios. Aquí finaliza la carretera y, si se quiere ir a la otra parte del parque natural -Mónsul, San José, Genoveses etc.- hay que dar la vuelta por la montaña. Sin duda el este faro es uno de los principales atractivos que ver en el cabo de Gata, donde la realidad supera a la ficción en un escenario de película.

Faro del cabo de Gata, Almería

Faro del cabo de Gata, Almería

5 – Cabo de Peñas, el punto más septentrional de Asturias.

Nos trasladamos al Cantábrico, al concejo de Gozón y otro paraje de infarto protegido, zona de anidamiento de aves acuáticas y paso de cetáceos. Se conoce que la villa de Luanco, muy cerca del Cabo de Peñas, fue un importante puerto ballenero en siglos pasados. Al alcanzar el faro que preside el promontorio, pintado de blanco, se impone contener la respiración. Los acantilados de roca con más de 100 metros de altura se desploman al mar de forma vertiginosa. ¿Datos a destacar del faro del cabo de Peñas? Construido en 1852, posee la linterna más potente de todo el litoral asturiano. Su planta baja alberga un Centro de recepción de visitantes e interpretación.

Faro del Cabo de Peñas

Faro del Cabo de Peñas

6 – Punta Cumplida, La Palma.

Si aún no conoces La Palma ya estás tardando. Destino starlight por la limpieza y claridad de sus cielos, con bosques de laurisilva, cientos de senderos, deliciosos pueblos coloniales… La Isla Bonita de las Canarias ofrece al visitante practicar el ecoturismo y el slowtravel con espacios vírgenes y naturales, alejada del turismo de masas. Como isla escarpada que en apenas 30 kilómetros asciende a casi 2500 metros de altitud, sus costas accidentadas son alumbradas por varios faros de fotogénica estampa. Quizá el más emblemático es el nuevo faro de Fuencaliente junto a las Salinas en la punta sur; el viejo sufrió daños con la explosión del volcán Teneguía en los años 70 -y el barquero se echó al mar en una barca-. Pero hay otro faro que merece atención ya que es posible pernoctar en él: el faro de Punta Cumplida, edificado en 1867 en Barlovento, en un peligroso acantilado llamado “del Engaño”. La antigua casa de los fareros, anexa a la torre, se ha reformado como lujoso hotel con tres suites, terraza, jardín y piscina infinita. ¿Te gustaría dormir en él?

Hotel faro en La Palma

Hotel faro en La Palma, fuente: booking.com

7 – Faro de Formentor, Mallorca.

Extremo norte de la isla de Mallorca, terreno escarpado por donde campan las cabras a sus anchas. La carretera serpea por un magnífico paisaje de natural belleza, fuente de inspiración para los numerosos artistas que han vivido en la mayor de las Baleares. El recorrido entre pequeñas calas de aguas turquesas y vertiginosos acantilados culmina en el faro ubicado en la punta del cabo de Formentor, inaugurado en 1863 con una torre de 22 metros, la más alta de la isla. Si no hay bruma, se puede divisar la isla de Menorca en el horizonte. Espectacular.

Cabra en el faro de Formentor, Mallorca

Cabra en el faro de Formentor, Mallorca

8 – Faro de Cap de Creus, Girona.

En una ruta por la Costa Brava no puede faltar asomarse al espléndido paisaje del Cabo de Creus, el punto más oriental de la península. Situado al norte de Cadaqués, el pueblo de Dalí, las estribaciones de Los Pirineos vienen a morir aquí, al mar, de forma poética. Parque natural cubierto de bosque mediterráneo, es azotado frecuentemente por la Tramontana en invierno; en verano esconde un lujo de calitas de aguas transparentes -como Fredosa o cala Jugadora-. En este enclave, donde antaño se erigía una torre vigía, en 1853 prendió su luz el faro del Cabo de Creus. Pegada al faro, la vieja casa de los carabineros ha sido restaurada como apartamentos rústicos: la hospedería – restaurante Cap de Creus.

Faro de Cap de Creus

Faro de Cap de Creus. Fuente: visitacostabrava.com

9 – El polémico faro de Ajo, pintado por Okuda.

El faro más nuevo de Cantabria (fue inaugurado en 1930) es también el más polémico – y el más visitado- de toda la región gracias a la intervención de Okuda San Miguel en 2020. Tras una acción impulsada por el propio Ayuntamiento de Bareyo, municipio al que pertenece el faro, el artista cubrió el blanco inmaculado de formas geométricas y chillones colores, contrastando con el apacible verde hierba y azul mar donde se enmarca. Un resultado que no gustó a todo el mundo, pero lo catapultó al estrellato batiendo el récord de visitas. ¿O acaso no es el faro más famoso de Instagram?

Faro de Ajo pintado por Okuda

Faro de Ajo pintado por Okuda. Fuente: Ayuntamiento de Bareyo

10 – Cabo de la Nao, el faro de la nariz de Alicante.

Dicen que los días despejados se divisa desde el faro del cabo de la Nao las costas de Ibiza. Ubicado en la “nariz” de la Comunidad Valenciana, en un paraje natural entre montañas de pino mediterráneo y calas sugerentes -como la Granadella- se trata de otro icónico faro que comenzó a alumbrar las costas de Jávea y 23 millas a la redonda en 1928. Por su ubicación, se trata de uno de los faros más bonitos de España que bien merece una visita.

Faro Cabo de la Nao en Alicante

Faro Cabo de la Nao en Alicante

11 – El faro de Maspalomas.

Los amaneceres dorados que se viven junto al faro de Maspalomas, isla de Gran Canaria, son inolvidables. Especialmente en invierno, cuando las olas lamen la arena y hacen corretear a cientos de gaviotas bebés. A diferencia de todos los enumerados anteriormente en este listado de los faros más bonitos de España, el de Maspalomas no está ubicado en un promontorio o acantilado vertical. Está casi a pie de playa, junto al paisaje de dunas y oasis del sur de la isla. Su luz comenzó a brillar en las noches de 1890, siendo uno de los faros más antiguos de las islas Canarias.

Faro de Maspalomas en Gran Canaria

Faro de Maspalomas en Gran Canaria

12 – El faro de Chipiona, el más alto de España.

Punta del Perro, Chipiona, Cádiz. A pie de playa también, con 62 metros de altura este faro urbano que presume de ser el más alto de España indica la entrada a los barcos del estuario del Guadalquivir, el único río navegable de España. No se puede dormir en su interior; sí en cualquiera de los hoteles o pensiones que hay en el bonito pueblo andaluz de Chipiona, donde la luz es más clara y la vida, más alegre. Bien lo sabía la “Más grande” de España.

Faro de Chipiona

Faro de Chipiona

Sigue viajando por el blog. Te puede interesar:

10 rutas para descubrir España en coche

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si compras o reservas a través de mi web obtengo una comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que he escrito sobre los faros más bonitos de España está basado en mi propia experiencia.

TAGS

DEJA UN COMENTARIO