Cap de Formentor, qué ver en Mallorca en 3 días
Baleares España

TOP 10 lugares que ver en Mallorca

Escrito por la
el
16 julio, 2020

La sierra de la Tramuntana con sus montañas, paisajes boscosos y cabras trepadoras primas de las del sur de Marruecos. Calas de azul intenso gracias a la posidonia: el mayor ser vivo del planeta son estas extensas praderas que filtran el agua en el Mediterráneo. Pueblos de piedra con travesías de flores y macetas al borde del acantilado, entre el monte y el mar. La mayor de las Baleares es mucho más que playas bonitas rodeadas de pinares. Tanto si la visitas fuera de temporada veraniega como durante una corta escapada, lo mejor es combinar baños y sol con cuevas de fantasía, villas encantadas o miradores de infarto. Te cuento cuál sería mi top 10 de lugares que ver en Mallorca en 3 días para aprovechar al máximo tu estancia.

Lugares que ver en Mallorca en tres días

Lugares que ver en Mallorca en tres días

Consejo para visitar Mallorca: una vez aterrizada en el aeropuerto, la mejor opción es que reserves un coche de alquiler para poder moverte por tu cuenta. Créeme, aunque sea verano y tu cuerpo pida playa, merece la pena sacudirse la arena para hacer una ruta en coche por Mallorca y explorar la isla.

Calles de Valldemossa

Calles de Valldemossa

TOP 10 lugares que visitar en Mallorca:

  1. Catedral de Palma de Mallorca.
  2. Portocolom.
  3. Cuevas del Drach.
  4. Cap Farrutx.
  5. Santuario del Lluc.
  6. Cap de Formentor.
  7. Sa Calobra.
  8. Deià.
  9. Sòller.
  10. Valldemossa.

Mapa de lugares que ver en Mallorca en 3 días. Fuente: Google maps.

¡No viajes a Mallorca sin seguro de viaje! Seguro con garantías COVID. 

Desde la Pandemia por COVID-19 aconsejo asegurar el viaje por los imprevistos que puedan ocurrir: cancelación del vuelo, test en destino, hospitalización, cuarentena en un hotel… Yo recomiendo InterMundial ya que ofrece coberturas COVID. Si lo compras a través de mi web tienes un 20% de descuento con el código LACOSMOPOLILLA10. Lo puedes conseguir pinchando aquí:

La Catedral de Palma de Mallorca.

A la coqueta ciudad de Palma de Mallorca vale la pena dedicar, al menos, media jornada para recorrer su paseo marítimo y casco histórico. La ciudad mira al Mediterráneo desde las almenas del Palacio Real de l´Almudaina, la ciudadela árabe del S.X y la Seu de Santa María sobre el Parc de la Mar. La Catedral de Mallorca, alzada tras la conquista de Jaime I de Aragón sobre la antigua mezquita árabe en 1229, fue declarada hace ya casi un siglo como Monumento Histórico – Artístico. Posee el mayor rosetón gótico del mundo, con 13 metros de diámetro. Por dentro impresiona su majestuosidad: es una de las catedrales góticas con nave de mayor altura, sólo superada en Europa por la Catedral de Beauvais y la de Milán.

La Catedral de Palma de Mallorca

La Catedral de Palma de Mallorca

Sin duda una de las mejores cosas que hacer en Palma de Mallorca es visitar su catedral. Si quieres acceder al recinto sin colas, tanto al interior de la Seu como al museo de la Diócesis, puedes reservar la entrada en este enlace.

El encanto genuino de Portocolom.

Si hay un pueblo que me sorprendió por lo tranquilo y poco turístico -en pleno mes de julio – que ver en Mallorca fue Portocolom. Ubicado en la cara este de la isla, se trata de una villa marinera con casas de colores. Un cuadro que resulta muy pintoresco gracias a los tradicionales embarcaderos pintados en rojo y verde. Una leyenda local atribuye a este lugar como el lugar de origen del almirante Cristóbal Colón en lugar de la ciudad italiana de Génova. Paseando por sus calles sólo escuché hablar mallorquín -en otros sitios de la isla la tónica general es el inglés- y los vecinos me saludaban afables mientras tomaba fotos. Así que como amante de los pueblos auténticos, tenía que incluirlo en esta lista.

El encanto de Portocolom en Mallorca

El encanto de Portocolom en Mallorca

Apunta: un alojamiento en Portocolom con buena relación calidad – precio: el hostal HPC Porto Colom.

Las Cuevas del Drach.

A quien ande buscando qué ver en Mallorca sin playa que apunte una visita al palacio subterráneo de las Cuevas del Drach en su lista. Ubicadas en el municipio de Manacor, cerca de Porto Cristo, el agua de lluvia ha moldeado durante milenios cuatro cavidades bajo tierra de gran belleza, con formas caprichosas: la Cova Negra, la Cova Blanca, la Cova de Lluis Salvador y la Cova dels francesos. Conectadas entre sí, la principal atracción es el lago Martel. Con 115 metros de longitud está considerado uno de los mayores lagos subterráneos del mundo.

Iluminación de las cuevas de Mallorca

Iluminación de las cuevas de Mallorca

Visitar las Cuevas del Drach gracias a la iluminación diseñada por el ingeniero Carles Buïgas -también creador de la Fuente Mágica de Montjuich– es una maravillosa experiencia. Juegos de luces, sombras y colores para desafiar a la imaginación. Además, en el lago ofrecen diariamente conciertos de música clásica, tras cruzar con una barca su mansa superficie. En este enlace puedes reservar una visita con concierto. ¡Inolvidable!

Cap Farrutx.

Un alto acantilado tapizado de bosque mediterráneo que se precipita de forma abrupta en el mar, cobijando en sus laderas cabras montesas y águilas pescadoras. Ese es el panorama agreste del Cap Farrutx, la punta este de Mallorca donde se ubican algunas de sus calas más vírgenes. La carretera que lo bordea acaba en Betlem, donde hay que estacionar el coche. Si seguimos un pequeño sendero llegaremos hasta la cala de Na Clara, con un agua tan transparente que se ha ganado el sobrenombre del «Caribe» mallorquín.

Na Clara, el Caribe mallorquín

Na Clara, el Caribe mallorquín

Santuario del Lluc.

La Serra de Tramuntana es el techo de la isla. Con sus riscos inaccesibles, cumbres que brillan de nieve en invierno su belleza y biodiversidad le han valido la declaración de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Una carretera sinuosa entre desfiladeros, cuevas y cañones conduce desde el Mediterráneo a un bosque sagrado. En un claro se localizan las piedras claras del Santuario del Lluc, lugar de peregrinaje rodeado de misterio. Cuevas prehistóricas usadas como enterramiento en la Antigüedad y leyendas de apariciones marianas son el leitmotiv de unas tierras que fueron entregadas a los caballeros Templarios tras la conquista del rey Jaime I de la isla.

Monasterio del Lluc

Monasterio del Lluc

El monasterio, declarado Conjunto Histórico – Artístico, puede ser visitado por los turistas. Una experiencia para recordar: hospedarse en este paraje mítico reservando una habitación en la hospedería del Monasterio de Lluc.

Cap de Formentor.

Otra carreterita de montaña entre acantilados con cabras montesas lleva hasta la punta norte de la isla: el Cap Formentor. Una de las vistas más impresionantes que ver en Mallorca desde cualquiera de sus miradores: cómo este brazo de tierra se adentra en el mar desde las alturas. Si el día está claro incluso se adivina la silueta de Menorca dibujada en el horizonte, desde el que es uno de los faros más fotogénicos de la isla. El recorrido, con calma, se puede combinar con parada en algunas de las calas y playas que se ocultan al abrigo de las rocas: la playa de Formentor, cala Figuera o la Cala Pi de la Posada. Una bahía de aguas transparentes cerrada por el islote del Geret. Sin duda el entorno del Cap de Formentor es de estos lugares top que no te puedes perder en Mallorca.

Calas del Cap de Formentor

Calas del Cap de Formentor

La tranquilidad de Deià.

El pequeño Deiá desprende paz. Como una pintura perfecta enmarcada entre el brillo azul del mar y la montaña. Sus calles color terracota ascienden hasta la iglesia parroquial, entre huertos, jardines y terrazas que huelen a rosa y azahar. El empedrado de las calles suele estar solitario, con tan sólo algún gato como vecino curioso. En la parte baja del municipio la calita de Deià es pedregosa y con ambiente hippie. Una gran piscina salada de barquitas que se mecen con la brisa bajo una escalinata de piedra. Sí, Deiá es de esos lugares en los que dan ganas de quedarse a vivir en un verano eterno, sin final.

Deiá, Mallorca

Deiá, Mallorca

Deià conquista, siendo uno de los pueblos más bonitos de Mallorca.

Sóller, capital de la Tramuntana. 

Próximo a Deià, la capital de la Tramuntana tiene una vida mucho más ajetreada, marcada por el viejo tranvía que recorre su casco histórico y baja al puerto. Su situación no puede ser más bonita: en un valle, rodeada de naranjos y olivos. Con su cuidado casco histórico, casas y plazas con flores y macetas, postigos pintados en verde y azul, tiendas de ultramarinos con cajas de fruta en la puerta… Sòller es uno de esos sitios bonitos de Mallorca para hacer fotos hasta cansarse. Después, toca tomarse una tradicional ensaimada o coca junto a Sant Bartomeu con el toque de las campanas y el jolgorio de las golondrinas. Planazo que hacer en Mallorca; ya avisé que era mucho más que playa.

El viejo tranvía de Sòller, qué ver en Mallorca en 3 días

El viejo tranvía de Sòller, qué ver en Mallorca en 3 días

Toma nota: alojamiento recomendado en Sòller la casa con encanto Villa Ana.

La cala de Sa Calobra.

Si hubiera que elegir una playa que visitar en Mallorca Sa Calobra tendría todas las papeletas por pintoresca. No por gran playa -tiene unas piedras gigantes ya que se ubica en la desembocadura de un río, el Torrent de Pareis. La carretera de acceso con cuestas, curvas en forma de herradura y estrecheces no es apta para las más noveles al volante, aunque el premio final merece la pena. Sa Calobra, en roca y mar, es preciosa.

Sa Calobra, una de las playas más bonitas de Mallorca

Sa Calobra, una de las playas más bonitas de Mallorca

Y aunque ciertamente saturada en verano, se encuentra entre las mejores playas de Malloca.

Valldemossa, refugio de artistas.

“Todo lo que el poeta y el pintor pueden soñar, la naturaleza lo ha creado en este lugar”.  George Sand durante su estancia en Valldemossa.

Valldemossa, uno de los pueblos más bonitos que ver en Mallorca

Valldemossa, uno de los pueblos más bonitos que ver en Mallorca

A tan sólo 19 km de Palma de Mallorca, enmarcada en un valle montañoso Valldemossa encandila a los viajeros desde hace siglos. Estrechas travesías decoradas con flores y macetas, escalinatas,  pasadizos… Una villa pintada en crema coronada por la torre azulada de La Cartuja, rodeada de románticos jardines. En este entorno tan especial, donde se dice que acuden las musas despertando la inspiración y la creatividad fue refugio de grandes músicos y poetas, como Borges, Rubén Darío, Chopin o su pareja George Sand, autora de “Un invierno en Mallorca”. Ese aire de arte, literatura e intelectualidad parece que aún impregna sus muros donde respirar aire puro impregnado de Mediterráneo y naturaleza.

Jardines de La Cartuja de Valldemossa

Jardines de La Cartuja de Valldemossa

Apunta este alojamiento de lujo a precio asequible en el bello pueblo de Valldemossa: Residencial Suites Valldemossa.

Código ético: el artículo que acabas de leer contiene enlaces de afiliados. Esto no genera ningún cargo extra pero si compras o reservas mediante estos enlaces me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que recomiendo sobre qué ver en Mallorca en 3 días está basado en mi experiencia.

ETIQUETAS

DEJA UN COMENTARIO

Patricia Rojas
Barcelona

¡Hola! Soy Patri, periodista y apasionada de los viajes. Andaluza de Motril (Granada) desde 2013 escribo en lacosmopolilla.com relatos de lugares y gentes del mundo. En mi web encontrarás completas guías de países y ciudades, consejos para ahorrar viajando, rutas en coche o artículos sobre gastronomía local. ¿Viajamos juntas?

Miembro de
HTB logo   ANDTB logo   Manifiesto logo