Un día en Wadi Rum, el desierto rojo de Jordania

Desierto de Wadi Rum en Jordania

Enjoy de silence. El horizonte se difumina en tonos anaranjados. Paz, luz, calma. Viento, sol, dunas de arena, montañas de roca, desfiladeros en umbría donde se abre paso la vida en forma de árboles y agua… ¿Dónde estoy? En el desierto de Wadi Rum en Jordania. Dejándome abrazar por la belleza extraña de los lugares insólitos, desolados, apenas habitados por los humanos. Un desierto rojo, donde la visión es la de caminar por Marte en uno de los lugares más alucinantes de la Tierra. Té al atardecer. Por la noche, se prenden miles de estrellas sobre las carpas del campamento beduino donde preparan la cena bajo el calor de la arena. Si vine al reino hachemita fue por Petra. Pero, a la vuelta de este viaje, me quedo sin lugar a dudas con la experiencia de pasar un día y una noche en Wadi Rum.

El desierto de Wadi Rum en Jordania

El desierto de Wadi Rum en Jordania

Cómo ir de Áqaba a Wadi Rum, el desierto de Jordania. 

24 horas antes de mi noche entre beduinos, los nómadas que habitan desde hace siglos estas tierras, me acostaba a orillas del Mar Rojo en Áqaba, tras cruzar la frontera entre Israel y Jordania y pasar el día explorando esta ciudad costera. Áqaba no es una urbe con grandes atractivos turísticos, ni siquiera una playa bonita. No obstante, para amantes de los fondos marinos merece la pena conocerla, aunque sólo sea por hacer buceo o snorkel en el Jardín Japonés, sus arrecifes de coral. Para ir a Wadi Rum desde Áqaba negociamos precio con un taxista: somos tres personas hasta la aldea beduina, a una hora y cuarto de trayecto, por 25 JD en total.

Mar Rojo, Áqaba

Mar Rojo, Áqaba

9.00 de la mañana. El taxista nos recoge puntuales en la puerta del hotel. Miro con impaciencia cómo nos alejamos de la costa y nos adentramos por las montañas. El taxista hace dos paradas antes de llegar a nuestro destino: la estación de tren «fantasma», unas vías estrechas con vagón de carga, abandonada en la I Guerra Mundial. Y el Centro de Visitantes de Wadi Rum, donde hay que pagar la tasa de entrada al Parque Natural: 5 JD.

Estación fantasma en Wadi Rum

Estación fantasma en Wadi Rum

Otra opción para ir a Wadi Rum es reservar un tour desde Áqaba.

Dormir en Wadi Rum: campamento Beduino. 

Hussin, a cargo del campamento Enjoy with Bedouins nos espera en el pueblo. Desde que reservé, con un mes de antelación este alojamiento, nos hemos comunicado varias veces por whatsapp, indicándole que queríamos un tour de un día completo en un cuatro por cuatro por Wadi Rum. Lo localizamos rápidamente en el punto de encuentro y nos lleva a su casa para desayunar y negociar la excursión. Gallinas, varias cabras peludas, un gato negro y tres niños pequeños y tímidos que sonríen. Nos sentamos en los cojines y tomamos té y pan beduino con deliciosa crema de pistacho. Hussin es agradable y no para de hacer bromas. Cerramos precio y subimos a la parte de atrás del jeep, con la emoción de adentrarnos durante un día completo por todos los recovecos que guarda el desierto de Wadi Rum.

Tour en jeep por el desierto de Wadi Rum en Jordania

Tour en jeep por el desierto de Wadi Rum en Jordania

Paisaje del desierto de Wadi Rum Jordania

Paisaje del desierto de Wadi Rum Jordania

La magia del desierto rojo de Jordania en un tour en jeep.

Describía T.E. Lawrence a Wadi Rum con estas palabras: «Inmenso, solitario… Como tocado por la mano de Dios».

Excursión a Wadi Rum en Jordania

Excursión a Wadi Rum en Jordania

Ciertamente, la magia del desierto invade los sentidos al recorrer los caminos de arena mientras el viento me despeina. Desde la curvatura laxa de una duna la vista se pierde en un panorama anaranjado e irregular. El coche avanza recorriendo un paisaje tallado en roca monolíticas que se elevan a casi dos mil metros de altura. Nos asomamos a los cañones, único refugio de la vida y la humedad. El jeep se detiene en los lugares más bonitos de Wadi Rum, para tomar fotografías. Hassin se amolda a nuestros deseos, hace de conductor, fotógrafo y guía. «Todo es posible» es su máxima.

Cañones en Wadi Rum

Cañones en Wadi Rum

Excursión en 4x4 por Wadi Rum

Excursión en 4×4 por Wadi Rum

Así, mi cámara agota la batería pronto entre dunas de arena que son todo un reto coronar. Valles de roca erosionadas por una meteorología implacable tallando formas de arcos, setas o champiñón. Cuevas nabateas usadas como pozos, donde los nómadas y animales del desierto aprovechan el agua almacenada para sobrevivir. Petroglifos esculpildos hace miles de años, ocultos en las paredes de roca… Lo cierto es que todo un día no es suficiente para conocer Wadi Rum. Por ejemplo para subir al gran puente, que yo había visto en decenas de fotografías, nos señala Hussin a lo lejos, en lo alto de una montaña: se necesita un trekking de 3 horas para subir.

La seta de Wadi Rum

La seta de Wadi Rum

Gran Arco de Wadi Rum

Gran Arco de Wadi Rum

Arco pequeño en Wadi Rum

Arco pequeño en Wadi Rum

El arco medio en Wadi Rum

El arco medio en Wadi Rum, el lugar más «saturado» para hacerse fotografías

Noche en el campamento beduino. 

Con un té al atardecer que nos prepara Hussin despedimos al sol, mientras sopla un viento frío. El contraste de temperaturas se hace notar en el desierto. Con las primeras estrellas titilantes en un firmamento nítido arribamos al campamento, que, para mi sorpresa, es mucho mejor que el que estuve en el desierto de Merzouga en Marrruecos: tiene baños perfectamente acondicionados -y no un agujero en el suelo- y duchas con agua caliente. Las camas, son calientes y confortables. En la carpa principal sirven una deliciosa cena típica beduina, con pollo y verduras cocinadas bajo el calor de la arena.

Campamento de Wadi Rum

Campamento de Wadi Rum

Campamento beduino en Wadi Rum

Campamento beduino en Wadi Rum

Las canciones de Hussin y sus compañeros ponen el broche de oro a una jornada muy especial en el desierto. Un día entre beduinos que no olvidaré gracias al trato, la amabilidad y la hospitalidad que me demostraron el pueblo jordano en este sensacional rincón del mundo.

Hussin, campamento beduino en Wadi Rum

Hussin, campamento beduino en Wadi Rum

Al día siguiente, Hussin nos lleva de vuelta al pueblo, donde queremos tomar el bus para Wadi Musa, antesala de Petra, la ciudad de los nabateos.

No viajes a Jordania sin seguro de viaje… 

Por lo que pueda pasar, yo recomiendo InterMundial. Si lo compras a través de mi web tienes un 20% de descuento usando el código LACOSMOPOLILLA10. Lo puedes conseguir pinchando aquí:

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si compras o reservas a través de mi web obtengo una comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que he escrito sobre el desierto de Wadi Rum en Jordania está basado en mi propia experiencia. 

6
Deja un comentario

avatar
3 Comentarios
3 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
4 Autores
cosmopolillaMaria Jose MoronDinkyViajerosDomi Autores recientes
Domi
Invitado/a

Jordania es uno de los lugares que tengo pendiente visitar. Además de Petra, me encantaría pasar una o varias noches en el desierto de Wadi Rum ¡Debe ser alucinante! Saludos

DinkyViajeros
Invitado/a

Para dos cinféfilos como nosotros, visitar el desierto de Wadi Rum (que ha servido de escenario en muchísimas películas) es un sueño viajero por cumplir. A través de tus fotos ya nos parece un paisaje maravilloso (la primera foto del post es espectacular ) pero además leyendo tu experiencia en… Leer más »

Maria Jose Moron
Invitado/a

Ohhhh! Qué bueno Patri!!! Y qué casualidad… hoy justo publicamos un post sobre el «desierto rojo», el Mar Muerto y el Tesoro de Petra… Ya sabes que me encanta Jordania!!!! JP ha estado y yo la tengo en mi lista súper arriba. Algún día será jejejej. Un beso preciosa

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!