El Jardín Japonés de Áqaba, snorkel en el Mar Rojo

Áqaba, Jordania, Mar Rojo

Nunca olvidaré mi primer día en Jordania. Había cruzado la frontera en Eilat, tras cuatro horas de autobús desde Jerusalén bordeando las costas del Mar Muerto. Las montañas rojizas dibujaban en el horizonte trazos irregulares en un cielo moteado, como sucio, impregnado de polvo del desierto. Me recordaba a la calima de Canarias, tal vez con un tinte más anaranjado. La llamada a la oración interrumpió mis cavilaciones en la terraza del hotel. Hora de salir a explorar Áqaba; sólo tenemos un día antes de continuar la ruta hacia Wadi Rum. Mi principal motivación: sumergirme en las cálidas aguas del Mar Rojo.

Snorkel en el Jardín Japonés de Áqaba, Mar Rojo

Snorkel en el Jardín Japonés de Áqaba, Mar Rojo

Un día en el golfo de Áqaba.

Pasar el borde había sido sencillo: aquí te cuento todos los detalles sobre cómo cruzar la frontera entre Israel y Jordania. Había reservado previamente una noche en Al Qidra Hotel & Suites Aqabacéntrico y con buenas opiniones. El recepcionista, muy amable, me explicó dónde estaba el centro de atención turística, prácticamente  a la vuelta de la esquina, para informarme sobre todo lo que ver en Áqaba. La chica que me atiende se expresa en correcto inglés, me da un mapa sobre los puntos más importantes que visitar en la ciudad y advierte sobre la playa urbana de Áqaba: frecuentada por locales, no es adecuado ponerse en traje de baño. Mejor, ir a la zona conocida como el «Jardín Japonés», 6 kilómetros al sur de Áqaba.

Playa de Áqaba

Playa de Áqaba

Snorkel en el Mar Rojo.

Un taxista en la misma plaza se ofrece a llevarnos por 5JD. Negociamos la vuelta: sólo tengo que escribirle un wassap. ¿Cómo, si no tengo Internet? En los bares y restaurantes de la zona tienen, además de buen pescado y pésima cerveza (sin alcohol) wifi. Aceptamos. Entre broma y broma en el trayecto negociamos precio para que nos lleve al día siguiente a Wadi Rum. Llegamos a la playa, extensa y con poca gente. Las costas de Egipto se divisan al fondo…

Mar Rojo, Áqaba, Jordania

Mar Rojo, Áqaba, Jordania

Lo llaman Mar Rojo pero sus aguas son color azul celeste. Aunque la arena que lame la orilla sí que es magenta. Está caliente -a 19 grados- para ser abril. Perfecta para el baño. Alquilamos unas gafas por 5DJ para ver con nuestros propios ojos los arrecifes de coral que posee Áqaba. Lo bueno, que están justo en la orilla. No hay que nadar muy lejos para contemplar el bosque submarino llamado «Jardín Japonés». Para amantes del buceo, justo al otro lado de la carretera hay un centro de inmersión con bautismo en la piscina.

Qué ver en la ciudad de Áqaba. 

Tras abrir el apetito nadando, almorzamos en una de las terrazas pescado fresco y ensalada. La tarde de playa se estropea ya que comienza a llover; una pena, aunque al menos hemos podido disfrutar de un rato de snorkel. Escribo al taxista, que nos recoge en 10 minutos, y aprovechamos el resto de la tarde para visitar Áqaba: su paseo marítimo, repleto de niños y familias. Su maltrecho castillo. Los bazares con souvenires a precio de risa -debido al puerto, es zona libre de impuestos- La elegante mezquita de Sharif Hussein y Ayla, las ruinas de la ciudad islámica antigua. No nos da tiempo a visitar el museo Arqueológico de Áqaba, lugar donde se explica la Historia de un lugar habitado desde hace más de 6.000 años. En cambio, disfruto de uno de mis sabores favoritos en estas latitudes: un batido de aguacate, una auténtica delicia.

Castillo de Áqaba

Castillo de Áqaba

Cae la noche y nos vamos a dormir con la ilusión de conocer el gran desierto de Jordania al día siguiente. Áqaba ha cumplido las expectativas de ciudad tranquila, sin mucho que ver pero ideal para el descanso y el relax junto al mar en Jordania. Sin duda un gran destino para practicar deportes acuáticos.

No viajes a Jordania sin seguro de viaje… 

Por lo que pueda pasar, yo recomiendo InterMundial. Si lo compras a través de mi web tienes un 20% de descuento usando el código LACOSMOPOLILLA10. Lo puedes conseguir pinchando aquí:

Sigue viajando por Jordania en el blog:

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si compras o reservas a través de mi web obtengo una comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que he escrito sobre la ciudad de Áqaba en Jordania está basado en mi propia experiencia.

5
Deja un comentario

avatar
3 Comentarios
2 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
4 Autores
DinkyViajeroscosmopolillaDaniel GalánMaria Jose Moron Autores recientes
Maria Jose Moron
Invitado/a

Ainsss Patri… te habré dicho unas cuántas veces que quiero ir a Jordania ¿? jajajjajaja. Pues sí, deseando conocer el país y su mar rojo, cómo no. ¿No viste medusas? Según me cuenta JP, estuvieron nadando junto a preciosas medusas rosadas que NO picaban. ¡Curioso!

Daniel Galán
Invitado/a

Me encanta lo aventurera que eres. Tengo muchas ganas de ir a Jordania, y cuando vaya, seguro que haré snorkeling, que básicamente es a lo único que me atrevo bajo el agua!

Precioso artículo Patri! un abrazo.

DinkyViajeros
Invitado/a

¡Qué ganas tenemos de ir a Jordania! Petra, el desierto Wadi Rum, Ammán… Nos parecen destinos sacados de un cuento. Y ahora acabamos de añadir Aqaba a la lista de destinos jordanos, pues ya nos quedamos con ganas de hacer snorquel en el Mar Rojo cuando fuimos a Egipto… Saludos.

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!