Visita a Petra, la ciudad de los nabateos

El Tesoro, visitar Petra en 2 días

Sucede que a veces me obsesiono con los lugares. Los idealizo, los enmarco en una lista imaginaria que necesito ir tachando para sentirme realizada. Supongo que sabes de lo que te hablo si, como yo, también eres una «enferma» del viajar. Con Petra me ocurría. Igual que la Acrópolis de Atenas, las pirámides de Egipto o las ciudades mayas del Yucatán, soñaba desde hace muchos años situarme frente al Tesoro e imaginar cómo pudieron tallar sobre la roca semejante maravilla los nabateos, cuando era capital del reino y aún no se llamaba Petra sino Raqmu. Aquella mañana de abril por fin me encontré recorriendo el estrecho desfiladero del Siq hasta su fachada. Admirando, respirando, disfrutando del ansiado momento, tomando fotos… Pero la ciudad es mucho, mucho más que el Khazneh. Las tumbas, cuevas, templos, altares… De diferentes épocas antiguas se extienden por kilómetros de piedra y montaña. Un día no es suficiente para conocerla. Visitar Petra en 2 días es lo ideal. ¿Cumplió mis expectativas? ¿Las superó o me sentí defraudada? Te invito a seguir leyendo…

El Monasterio, visitar Petra en 2 días

El Monasterio, visitar Petra en 2 días

Guía para visitar Petra en 2 días. Mi experiencia. 

Cómo llegar a Petra desde Wadi Rum.

Esa misma mañana de abril había abierto los ojos en la tienda beduina de Wadi Rum, el desierto rojo de Jordania. Hussin, nuestro anfitrión del campamento Enjoy with Bedouins. nos llevó de vuelta en su jeep al pueblo para continuar nuestro viaje por tierras jordanas. Hay dos formas de llegar a Petra desde Wadi Rum por libre: en autobús local -sólo hay uno al día y sale a las 9 de la mañana- o negociando precio con un taxista (unos 35 JD). Wadi Musa se encuentra a 140 km. del desierto de Wadi Rum; se tarda unas dos horas.

Tour en jeep por el desierto de Wadi Rum en Jordania

Tour en jeep por el desierto de Wadi Rum en Jordania

Toma nota: otras formas de llegar a Petra son reservando un tour privado desde Ammán, la capital jordana. También se puede reservar una excursión de un día a Petra desde Jerusalén, en caso de que estemos al otro lado de la frontera.

Alojamiento en Wadi Musa: el pueblo beduino.

Recuerdo que hacía frío, pese a estar a finales de abril. Y es que Wadi Musa está alto, en las montañas, entre las que galopa un aire helador sobre todo al anochecer. Había reservado previamente una habitación con baño compartido en una casa beduina: el Bedouin Garden house en Bedoin Village, a 6 kilómetros de Wadi Musa. Y es que, cuando había estado buscando alojamiento en Petra un mes antes del viaje me resultó carísimo, de hecho lo más caro de la ruta por Jordania. Esta habitación para 3 fue lo más económico y resultó una buena opción, por estar en una casa familiar con comida casera y, sobre todo, las vistas desde la terraza a Petra. Pregunté si se podía acceder a la ciudad nabatea desde Bedoin Village y la respuesta fue «sí», pero con la entrada ya comprada. Por lo que el primer día nos desplazamos hasta el Centro de Visitantes, en Wadi Musa, para comenzar la visita a Petra por el Siq y el Tesoro. Y ya la segunda jornada, entrada en mano, accedimos por la parte trasera de la ciudad, directos al gran Templo y la subida al Monasterio.

Terraza de la casa beduina, alojamiento en Petra

Terraza de la casa beduina, alojamiento en Petra

Cámara de fotos, protector solar (a pesar del frío, el sol quema), pasaporte (lo piden para comprar la entrada). Nuestro anfitrión nos acercó en su coche al Centro de Visitantes. Si me viera ahora por un agujerito estaría apretándome la chaqueta vaquera -echando de menos algo más abrigado – ansiosa por conocer, por fin, Petra.

Vistas de Petra, Jordania

Vistas de Petra, Jordania

Primera parada: el Centro de visitantes de Petra.

Un edificio amplio, con tiendas de souvenires y la taquilla, en la que por suerte apenas había cola. ¿Cuánto cuesta la entrada a Petra? La tarifa de un día son 50 JD; visitar Petra en 2 días sale por poco más: 55 JD. Tres días, 60.  Ojo con las personas que viajan desde Israel, sin hacer pernocta en Jordania: la entrada a Petra cuesta 90 JD, 100€ al cambio. Es por ello que piden el pasaporte en la taquilla, para comprobar el día de entrada a Jordania. La entrada nocturna a Petra cuesta 15 JD (17€) y se adquiere aparte.

Petra, Jordania

Petra, Jordania

Horarios de Petra.

Apunté mentalmente los horarios de Petra: la ciudad nabatea se encuentra abierta desde las 06:00 am a las 16:00 (invierno) y de 6:00 am a 18:00 en verano. A esa hora, el primer día, justo antes del cierre, mis pies estaban agotados como nunca de patear toda la ciudad de Petra… ¡Es inmensa!

El Gran Templo, visitar Petra en 2 días

El Gran Templo, visitar Petra en 2 días

Ya tengo mi entrada… ¿Por dónde empiezo la visita a Petra? 

A posteriori, lo tengo claro: por el recién inaugurado Museo Arqueológico de Petra, anexo al centro de visitantes. Un moderno recinto con un recorrido didáctico por paneles y exhibición de restos de esculturas, cerámicas, objetos… Hallados en las excavaciones de Petra, que ayuda mucho a situarse en la Historia de la ciudad de los nabateos y ayudar a entender qué se va a visitar a continuación, justo antes de comenzar la bajada por el Siq directa al Tesoro.

Museo de Petra, visitar Petra en 2 días

Museo de Petra, visitar Petra en 2 días

Mapa de Petra.

Mapa de Petra. Fuente: Google maps.

  1. Alojamiento en Petra: Bedouin Garden house.
  2. Centro de Visitantes de Petra.
  3. La Tumba del Obelisco.
  4. El Desfiladero del Siq.
  5. El Tesoro de Petra.
  6. Rennissance Tomb.
  7. Templo de los Leones Alados.
  8. Basílica bizantina de Petra.
  9. Lion Triclinium.
  10. El Monasterio de Petra.
  11. Little Petra.

Un poco de Historia de Petra, la ciudad de los nabateos.

Su nombre, Petra, proviene del griego, que significa «Piedra». Aunque mucho antes que griegos, romanos y otros navegantes del Mare Nostrum descubrieran esta ciudad excavada en la roca, en este valle estrecho entre el Mar Muerto y el Golfo de Áqaba, ya vivían aquí los edomitas y después, los nabateos. Fueron estos últimos -un pueblo árabe y nómada- los que la hicieron florecer como punto estratégico de paso en la ruta de las caravanas de las especias. En el siglo I a.C. la ciudad alcanzó su esplendor bajo el reinado de Obodas III, época en la que se construyeron la mayoría de templos y tumbas.

Cuevas de Petra, Jordania

Cuevas de Petra, Jordania

Periodo romano de Petra. 

Pero pronto los tambores de la guerra sonaron: la ciudad fue conquistada por el general Pompeyo y sometida al Imperio Romano en el año 63 a.C. Su nombre fue cambiado en el 131 por el de Petra Hadriana, en honor al emperador Adriano. Se alzó el templo Qar el-Bint. Con la cristianización, en el 325, se construyó la basílica bizantina y los primeros cristianos siguieron enterrando a sus difuntos en las cuevas y aberturas talladas en las rocas.

El Gran Templo de Petra

El Gran Templo de Petra

Decadencia, abandono y re-descubrimiento de Petra.

Con el cambio de rutas comerciales, apertura de nuevos itinerarios marítimos… La ciudad entró en decadencia. A lo que no ayudó precisamente un fuerte terremoto acaecido en el año 363, que destruyó la mitad de la ciudad. Petra fue abandonándose progresivamente, hasta ser una ciudad fantasma. Su recuerdo, pasto de la leyenda y el olvido durante siglos… Los nómadas beduinos seguían usando las cuevas para pernoctar o resguardar al ganado. Fue un viajero suizo, Jean Louis Burckhardt, quien a principios del XIX disfrazado de árabe atravesó el Siq hasta el Tesoro y re-descubrió Petra al mundo occidental. Comenzó un periodo de excavaciones arqueológicas, desenterraron la ciudad bajo la arena del desierto… Aunque, aún hoy, se cree que queda más de un 60% de Petra por sacar  a la luz.

El Tesoro, Petra

El Tesoro, Petra

En la actualidad, Petra es una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno y la joya de Jordania, atrayendo cada año a miles de personas deseosas, como yo, de explorar esa ciudad que fue tallada en las paredes de roca del desierto, hace más de dos siglos.

Principales monumentos que ver en Petra.

La Tumba de los Obeliscos.

Tras el museo, el Centro de Visitantes se abre a un camino descendente que desemboca en el desfiladero del Siq. Aquí se ve la primera tumba de los nabateos, esculpida en la roca: la Tumba de los Obeliscos. Una inscripción revela que los cuatro sepulcros que fueron hallados en su interior pertenecieron a un noble o persona distinguida: Abdmank y sus herederos.

Tumba de los Obeliscos, Petra

Tumba de los Obeliscos, Petra

Desfiladero de Al-Siq.

La entrada principal a la ciudad de Petra es un estrecho y alto desfiladero por el que casi no penetra el sol, de piedra rojiza que atravesar sin prisa, durante 1,2 kilómetros, aunque al final aguarde el deseado premio: Al Khazneh, el Tesoro de Petra.

Desfiladero del Siq, Petra

Desfiladero del Siq, Petra

Frente a Al Khazneh, el Tesoro de Petra.

¿Se puede entrar? Fue la pregunta que me asedió en las redes cuando compartí mi momento de gloria: estaba frente al Tesoro de Petra. No, no se puede. Llamado así por la creencia beduina de que en su interior los piratas habían escondido un tesoro faraónico, razón por la cual fue saqueado innumerables veces, lo más aceptado es que se tratara de una tumba o un templo mandado a construir por el rey nabateo Aretas III durante el esplendor de la ciudad. La belleza de su fachada de 40 metros de altura, cincelada primorosamente en la piedra, transmite la emoción de estar ante un monumento eterno.

Vistas de El Tesoro, Petra

Vistas de El Tesoro, Petra

Para contemplar el Tesoro en paz, nada mejor que madrugar y acudir a primera hora de la mañana. Después, se transforma en un «circo» de camellos, burros, cachorros, turistas, vendedores o guías ofreciendo sus servicios… Pero de ello hablaré más adelante, en «la cara B» de Petra.

La calle de las Fachadas y el Teatro Nabateo.

La visita a Petra continúa en dirección a la derecha. Se abre la montaña hacia un valle salpicado de monumentos donde ya los turistas se dispersan. La calle de las Fachadas, con más aberturas que antaño fueron sepulcros, conduce hasta el Teatro Nabateo. Un pequeño anfiteatro construido en el siglo I, con capacidad para 3.000 espectadores, que más tarde fue ampliado en época romana.

Teatro nabateo, visitar Petra en 2 días

Teatro Nabateo, visitar Petra en 2 días

El Sitio del Sacrificio.

Frente a la tumba de Unayshu, parten las escaleras al Sitio del Sacrificio, el lugar más alto de Petra. Un empinado camino en el que tuve que detenerme en varias ocasiones a recuperar el aliento. Las vistas desde la cumbre lo valen.

Subida al lugar del Sacrificio, visitar Petra en 2 días

Subida al lugar del Sacrificio, visitar Petra en 2 días

Vistas a Bedouin Village desde el lugar del sacrificio en Petra

Vistas a Bedouin Village desde el lugar del sacrificio en Petra

Las Tumbas Corintias.

De vuelta a la avenida principal, a la derecha se ubican las tumbas más impresionantes de Petra: la de Urn, la de la Seda y la Tumba del Palacio. Esculpidas en la ladera occidental del macizo rocoso de Jabal al-Hubta, su interior sombrío conservan la frescura y ese origen profundo para lo que fueron destinadas: los sepulcros de la realeza.

Tumbas corintias de Petra

Tumbas corintias de Petra

Tumbas corintias por dentro, Petra

Tumbas corintias por dentro, Petra

El Gran Templo de Petra.

La calzada romana tiene la función de trasladar en el tiempo, tan sólo un par de siglos, a la época de generales y emperadores que dominaron todos los lindes del Mediterráneo. El Gran Templo de Petra fue testigo, lugar de adoración de los dioses de la naturaleza, centro de culto y poder, corazón de la ciudad. Un recinto impresionante de amplias dimensiones, de 7.500 metros cuadrados, con más de cien columnas, un odeón y pequeño anfiteatro. De menor envergadura -y bastante más derruido – se encuentra el templo de Dushares, al otro lado de lo que fueron unos baños públicos destinados a la purificación.

El Gran Templo romano, visitar Petra en 2 días

El Gran Templo romano, visitar Petra en 2 días

Tras el templo de Dushares parte otra ruta, rumbo al Triclinium, la Rennissance Tomb y la Fuente del León, desde donde se puede regresar al Tesoro por un escarpado sendero. Ya avisé que una sola jornada no bastaba para conocer todo lo que ver en Petra…

Templo en Petra

Templo Dushares en Petra

El Templo de los Leones Alados.

Los capiteles esculpidos con leones alados le dan el nombre a este templo de la época de los nabateos. Un espacio sagrado dedicado al culto a la diosa Al ‘Uzza, a quien agasajaban desde la Tierra depositando ofrendas en los nichos.

Templo de los leones alados

Templo de los leones alados

La Basílica de Petra y sus increíbles mosaicos.

El camino sigue hasta la Basílica de Petra, una de las construcciones más «modernas» de la ciudad, datada ya bajo la cristianización del Imperio, alrededor del año 450. Animales mitológicos, domésticos, elementos de la naturaleza… Se perciben en los mosaicos del suelo, una auténtica joya. En el año 93 fueron hallados por casualidad los llamados «Papiros de Petra», 152 rollos de papel aún en proceso de ser restaurados y descifrados.

Mosaicos de la basílica bizantina, visitar Petra en 2 días

Mosaicos de la basílica bizantina, visitar Petra en 2 días

El Monasterio de Petra.

800 peldaños ascienden por un sorprendente camino, -de maravillosas panorámicas- hasta el segundo monumento más importante de Petra: el Monasterio. Deir en árabe, fue excavado en la roca en el siglo I para honrar al difunto Odobas I, rey de los nabateos del 96 al 85 a.C. Tras el esfuerzo, hay un bar con vistas donde recuperarse con un refresco o un té contemplando otro de los hitos de la ciudad de Petra. A medio camino me sorprendió, en un pequeño desvío, el Lion Triclinium. 

Telas, subida al Monasterio, visitar Petra en 2 días

Telas, subida al Monasterio, visitar Petra en 2 días

Fachada del Monasterio, visitar Petra en 2 días

Fachada del Monasterio, visitar Petra en 2 días

Los alrededores de Petra: Little Petra.

De acceso gratuito y a 6 km caminando del Monasterio se ubica Little Petra. En sus inmediaciones, el Templo de Siq Al Barid y la Casa Pintada. Una opción complementaria a visitar Petra en 2 días. En la casa beduina donde me hospedé, ofrecían un tour en jeep hasta Little Petra para, después, llegar al Monasterio.

Little Petra

Little Petra. Fuente: www.flickr.com

La «cara B» de Petra.

Estos dos días que pasé conociendo Petra significaron cumplir un sueño. La ciudad, el entorno… Son impresionantes. Un lugar único en el mundo. Sin embargo, la experiencia quedó empañada por algunos sucesos desagradables que presencié y que fueron lo que no me gustaron de Petra. Por un lado la explotación infantil: hay muchos niños que trabajan en Petra, vendiendo baratijas, en lugar de acudir a la escuela. Por otro lado, el maltrato animal. Gran cantidad de cachorros sueltos, usados para la mendicidad. Camellos, burros, calesas… Algunos de ellos en muy mal estado, con heridas, llagas, obligados a trabajar de sol a sol transportando a turistas que son demasiado perezosos para subir al Monasterio por su propio pie. Vi como golpeaban a varios con un palo o les tiraban piedras. A esto se le añade que son las propias tumbas reales las que hacen de cuadra de estos animales. Sí, las tumbas nabateas del siglo I a.C. huelen a pis. Me sorprendió la poca protección del patrimonio por parte de las autoridades cuando estamos hablando de una de las Siete Maravillas del Mundo por la que, para entrar, la tarifa de acceso no es precisamente económica.

Burro en Petra

Burro en Petra

Un «dinar con patas».  

La fama de Petra y el continuo trasiego de turistas ha hecho que algunos habitantes de Wadi Musa se quieran aprovechar -en exceso- del ingenuo turista: pretender cobrar 10 DJ por un corto trayecto en taxi que el día anterior te ha costado 5, pedir 6 DJ por una lata de atún en un comercio, o 20 DJ (por persona) para llevarte hasta un mirador sobre el Tesoro para hacerte «la famosa foto de Instagram». Esta sensación no la tuve ni en Áqaba ni con los beduinos de Wadi Rum.

Todo esto hizo que al final Petra me dejara una sensación agridulce. Es una maravilla mundial, sí, pero la experiencia queda manchada por su «cara B». Esa que nunca aparece en los folletos ni guías de viajes.

Calle de las fachadas, tumba con burro

Calle de las fachadas, tumba con burro

Petra by night: ¿merece la pena la visita nocturna a Petra?

Debo confesar que tenía mucha ilusión y, al final, no la hice. En la casa beduina se alojaba una pareja de alemanes y un grupo de francesas que me recomendaron no comprar la entrada: había demasiada gente. Apretujados, caminaron por el Siq bajo la luz de las velas hasta llegar al Tesoro, también iluminado por las velas, donde se sentaron entre la multitud. Yo lo había visualizado como una experiencia mágica pero, pagar 17€ más por «pelearme» para sacarme una foto entre velitas, pensé que no merecía la pena… Tal vez, si regreso en el futuro, en una época menos turística (fui en Semana Santa) cambie de opinión y la magia de Petra realmente me inunde.

Petra by Night

Petra by night. Fuente: www.flickr.com

No viajes a Jordania sin seguro de viaje… 

Por lo que pueda pasar, yo recomiendo InterMundial. Si lo compras a través de mi web tienes un 20% de descuento usando el código LACOSMOPOLILLA10. Lo puedes conseguir pinchando aquí:

Sigue viajando por Jordania en el blog:

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si compras o reservas a través de mi web obtengo una comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que he escrito sobre visitar Petra en 2 días está basado en mi propia experiencia. 

6
Deja un comentario

avatar
3 Comentarios
3 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
4 Autores
cosmopolillaKrisalvientoooDinkyViajeros Autores recientes
DinkyViajeros
Invitado/a

A nosotros nos pasa como a ti: a veces nos «obsesionamos» con un destino y no descansamos hasta que lo visitamos y lo «tachamos» de nuestra wishlist viajera. Petra es una de nuestras obsesiones y tu post ha conseguido hacernos viajar hasta allí durante unos minutos. El Tesoro debe ser… Leer más »

alvientooo
Invitado/a

Me ha encantado este post, tanto la cara a como la cara b. Anotadas las recomendaciones, sin duda es uno de esos lugares que tengo en mi lista de viajes pendientes. Vivir la experiencia de dormir en una casa particular y hacer vida con ellos me parece estupendo. Supongo que… Leer más »

Kris
Invitado/a

Cuando comencé a leer y vi que había que llevar el pasaporte para comprar la entrada no entendí la razón. Solo tuve que leer un poco más para descubrir la razón… creo que merece la pena hacer al menos una noche en Jordania, porque además, ya que llegas hasta Petra… Leer más »

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!