Un paseo por Ammán, la palpitante capital de Jordania

La Ciudadela, qué ver en Ammán en un día, Jordania

Una viajera del tiempo en La Ciudadela.
Se asoma a la cueva de la Edad del Bronce, los restos asirios, fenicios y persas.
Llegaron los griegos y la llamaron Filadelfia.
Romanos alzaron en este cerro el templo de Hércules.
Columnas y mosaicos muestran restos de una basílica bizantina y un palacio omeya, ya bajo dominación musulmana.
Pero la Ciudadela se abandonó. Y la viajera del tiempo pasea sola entre arcos y cisternas cubiertas de flores y espigas que remueve el viento.

Basílica de La Ciudadela, qué ver en Ammán

Basílica de La Ciudadela, qué ver en Ammán

El eco de la llamada a la oración late a lo lejos. La ciudad de Ammán queda bajo mis pies; un cuadro de siete colinas irregulares donde se amontonan las casitas color crema. A 800 metros de altura, en el monte de La Ciudadela, el aire del norte es frío y mueve las cometas que vuelan los niños al atardecer. Restos de las civilizaciones mediterráneas que dejaron su huella se perciben entre los caminos rotos, comidos por la hierba que crece a sus anchas, sin refreno. Me dijeron que no me detuviera en Ammán: «allí no hay nada que hacer». Que cuando llegara a la capital de Jordania pasara de largo, directa a los tesoros del sur: Wadi Rum y Petra. Pero, como mi itinerario fue a la inversa y era el lugar de salida, reservé una noche. Ya que estaba, indagué sobre qué ver en Ammán en un día: un colosal teatro romano. Una Ciudadela de restos antiguos. Y vida, mucha vida, la de una ciudad que «es de verdad» y no por y para los turistas.

Ruinas romanas de La Ciudadela

Ruinas romanas de La Ciudadela

24 horas en Ammán, la capital del Reino Hachemita. 

El trayecto en bus no había sido especialmente tedioso desde Wadi Musa, tras pasar dos días recorriendo los secretos de Petra, la ciudad de los nabateos. Nos instalamos en el hotel reservado previamente: el Al-Houriat Hotel en pleno centro de la ciudad, a dos pasos del Teatro Romano, práctico y económico. Ammán en un primer contacto se me antoja ruidosa, caótica, con un tráfico infernal. Y es que, con 4 millones de habitantes, la capital concentra casi la mitad de la población de un país que es, en su mayoría, montaña, roca y arena.

Las colinas de Ammán

Las colinas de Ammán

En un primer momento, dudamos ¿vamos a Jerash? ¿O nos dedicamos a explorar Ammán? Por falta de tiempo hay que elegir. Jerash se ubica al norte de la capital jordana -1 hora de taxi para ir; otra para volver- el pronóstico da lluvia y estamos agotados. Decidimos dedicar nuestras últimas horas en Jordania a ver Ammán. No sin pena: todo el mundo habla maravillas de Jerash, la majestuosa ciudad romana. Ya habrá tiempo de volver…

Street Art, qué ver en Ammán, Jordania

Street Art, qué ver en Ammán, Jordania

El Teatro romano y el Odeón de Ammán. 

El esplendor del Imperio Romano, que dominaba por entonces todo el Mare Nostrum al mando de Marco Aurelio, se percibe en los restos de columnas del que fuera el Foro. Una transitada explanada se abre al espléndido anfiteatro con capacidad para 6.000 almas, edificado en el siglo II antes de Cristo. La entrada cuesta 3 JD y se puede ascender hasta lo alto de las gradas por los escalones de piedra como harían antiguamente para presenciar dramas, comedias y combates. Los espectáculos musicales, en cambio, se disfrutaban en el anexo Odeón, mucho más humilde en tamaño.

Teatro Romano de Ammán, Jordania

Teatro Romano de Ammán, Jordania

El palpitante centro histórico de Ammán.

Frente al Teatro Romano discurre la animada avenida de tiendas y cafeterías que conduce en línea recta hasta la mezquita Al-Husseini. Las callejuelas del centro histórico de Ammán son un enredo de comercios con ropas de gala, flores, frutas, gente haciendo cola frente a puestos de kunafeh -por favor qué delicia, se me hace la boca agua sólo de recordar su dulce sabor -. Si hay tiempo, siempre es buena idea perderse por el zoco, por sus olores y colores, donde resulta mucho más barato almorzar o cenar que en cualquier otra ciudad de Jordania. Siguiendo las indicaciones precisas del Google maps, siempre cuesta arriba, por escaleras y fachadas pintadas con coloridos murales, se alcanza el punto más alto: La Ciudadela.

Puestos de frutas de Ammán

Puestos de frutas de Ammán

Ecos milenarios en La Ciudadela de Ammán.

La colina del tiempo. Los humanos habitaron este promontorio desde la Edad del Hierro, dominando el horizonte, sirviendo de baluarte defensivo en los tiempos en que la paz era una utopía. La cueva a la que aún se puede acceder por una pequeña abertura, es testigo mudo de aquella época remota y casi desconocida, excepto por los restos fósiles, humanos y de objetos cotidianos que se hallaron en las excavaciones, y que hoy se exhiben en el museo Arqueológico de Jordania.

Cueva de la Edad del Hierro, La Ciudadela, qué ver en Ammán

Cueva de la Edad del Hierro, La Ciudadela, qué ver en Ammán

El Templo de Hércules.

Los romanos la convirtieron en territorio sagrado, lugar de culto a sus Dioses. Alzaron un majestuoso templo dedicado a Hércules, cuyas columnas de piedra blanca aún sobresalen entre la maleza.

Templo de Hércules, qué ver en Ammán

Templo de Hércules, qué ver en Ammán

El Palacio Omeya. 

Pero el Imperio cayó; los romanos fueron vencidos. Triunfó el ejército de la Media Luna y la Ciudadela se convirtió en hogar de la realeza Omeya. Aún sigue en pie la cúpula azul grisácea del Palacio Omeya, una lujosa residencia construida allá por el siglo VIII, dispuesta a competir con el esplendor de Medina Azahara al otro lado del Mediterráneo en Córdoba La Vieja.

Palacio Omeya, La Ciudadela, qué ver en Ammán

Palacio Omeya, La Ciudadela, qué ver en Ammán

Además de todos los restos arqueológicos, por sus vistas panorámicas sobre la ciudad La Ciudadela es el mejor lugar que ver en Ammán, una visita imprescindible aunque sólo se tuviera una tarde o un par de horas para conocer la capital de Jordania.

Cometas en La Ciudadela, qué ver en Ammán

Cometas en La Ciudadela, qué ver en Ammán

La mezquita del rey Abdalá I. 

Apurando la última hora de luz, alcanzamos la mezquita del rey Abdalá I, uno de los símbolos de la ciudad ubicada a unos quince minutos caminando del centro histórico. Relativamente moderna (de finales de los 80) y, curiosamente, construida junto a una iglesia, la gigantesca cúpula azulada destaca bajo los blancos minaretes. Es la hora de la oración, por lo que no se permiten las visitas; después, echan el cierre.

mezquita del rey Abdallah, qué ver en Ammán en un día

Mezquita del rey Abdalá I, qué ver en Ammán en un día

Con la llamada del muecín nos integramos de nuevo en el caótico zoco de Ammán, donde nadie nos atosiga, nadie nos ofrece pasar a su tienda. No están muy acostumbrados a los turistas, me parece, que apenas si pisan la capital para viajar directamente a Petra. Ellos se lo pierden. La ciudad esculpida en la montaña es el Arte de una civilización extinta; Ammán, el arte de la vida que pasa aquí, ahora.

La vida de Ammán

La vida de Ammán

Echa un vistazo a la ruta completa por Jordania en 7 días.

¡No viajes a Jordania sin seguro!

A pesar de que Jordania es un destino muy seguro para viajar por tu cuenta, por lo que pueda pasar, siempre debemos llevar contratado un buen seguro de viajes. Yo recomiendo Intermundial. Si lo compras a través de mi web tienes un 20% de descuento usando el código LACOSMOPOLILLA10. Lo puedes conseguir pinchando aquí:

Sigue viajando por Oriente Próximo en el blog:

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si compras o reservas a través de mi web obtengo una comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que he escrito sobre qué ver en Ammán en un día está basado en mi propia experiencia. 

1
Deja un comentario

avatar
1 Comentarios
0 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
0 Autores
Autores recientes
trackback

[…] Patricia de La cosmopolilla nos adentramos en el mundo fascinante de Jordania, descubriendo lo que podemos hacer en un día en Amman. Seguro que os soprenderán las posibilidades que tiene este destino, más alla se ser un camino […]

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!