Entre estupas y cedros, la senda sagrada de Koyasan

Qué ver en Koyasan Japón

"Tienes que andar y crear el camino andando.
No encontrarás un camino ya hecho.
No es fácil encontrar la mayor realización de la verdad.
Tendrás que crear el camino andando tú solo porque el camino no está hecho esperándote.
Es justo como el cielo: los pájaros vuelan pero no dejan huellas.
No los puedes seguir."
Proverbio budista.

Cementerio de Okunoin

Cementerio de Okunoin, qué ver en Koyasan

Un señor feudal que habitó un palacio de Kyoto. Una legendaria estirpe de guerreros samuráis. La campesina que cultivó arroz toda su vida en los campos de Shiroyone. Los trabajadores de una conocida marca de coches o de una compañía espacial. Todos quieren su espacio en Okunoin, el cementerio más grande de Japón con más de 200.000 mil estupas. Un bosque infinito donde la luz del sol se filtra entre las hojas de los cedros, iluminando la senda hacia el mausoleo del maestro Kukai. El venerado fundador del Budismo Shingon hace doce siglos, a quien sus discípulos ofrecen dos comidas diarias. Porque dicen que nunca murió: alcanzó el nirvana y sigue meditando a la espera de Maitreya, el Buda del Futuro, en el corazón de Koyasan.

Estupa de nave espacial, cementerio de Okunoin en Koyasan

Estupa de nave espacial, cementerio de Okunoin en Koyasan

Qué ver en Koyasan, el núcleo del Budismo en Japón. 

Dos horas en coche, tres en tren, distan desde la cosmopolita Osaka al Monte Koya. El paisaje urbano de rascacielos, luces de neón y música Anime Dance a pie de mar se transforma rápidamente en un frondoso valle rodeado de ocho picos, centelleantes lámparas y oraciones budistas al amanecer. Y todo por un monje, el Maestro Kukai (llamado Kobo Daishi a su “muerte”) quien decidió fundar aquí en el año 819 su monasterio: Kongobu-ji. Doce siglos después, Koyasan es una pequeña ciudad con 120 templos, pagodas y monasterios donde se sigue practicando y estudiando la filosofía budista. Patrimonio de la Humanidad, un día no basta para conocer todo lo que ver en Koyasan, aunque sí hacerse una idea visitando sus templos principales, impregnarse de paz en el cementerio de Okuno y dormir en un auténtico monasterio budista.

Templos de Koyasan

Templos de Koyasan

Visitar Koyasan es conectar con ese Japón atávico. Empaparse de una espiritualidad que emana de la vasta naturaleza que lo rodea, las oraciones recitadas al alba y el eco de la presencia de Kukai. Una sombra de luz que aún se siente en cada tronco, en cada mota de musgo que forran las piedras de Okunoin. 

Estupas, cementerio de Okunoin

Estupas, cementerio de Okunoin

Jison-in, entrada al monte Koya. 

La búsqueda de la paz interior comienza por caminar en soledad. Por eso, muchos peregrinos eligen adentrarse a la naturaleza de Koyasan por el sendero de Choishi Michi. 24 kilómetros de recorrido señalizado por estupas de piedra de 3 metros de altura (llamadas “choisi”, de ahí el nombre) que empieza en el templo Jisonin y finaliza en el cementerio de Okuno. 7 horas son las que demora desde esta primera puerta a lo sagrado a la Daimon Gate de Koyasan.

Templos de Koyasan

Daimon Gate, qué ver en Koyasan

Danjo Garan, el corazón de Koyasan.

Al peregrino que completa el camino lo recibe Danjo Garan, el núcleo de Koyasan eje del Budismo Shingón esotérico.  El lugar elegido por el maestro Kukai para impartir sus enseñanzas. Esta explanada de templos es espléndida, destacando Konpon Daito, la torre color bermellón que se cree primera pagoda de dos pisos en Japón. También se dice que sus pilares, bajo la protección del Buda del cosmos, fueron pintados por el propio Kukai.

Pagoda de Garan, Koyasan

Pagoda de Garan, qué ver en Koyasan

Kongobuji, el templo más importante del budismo shingon.

Las puertas correderas dan acceso al templo más importante de la filosofía instaurada por el maestro, que ha hecho las veces de residencia en las visitas oficiales del Dalai Lama a Koyasan. El templo – palacio de Kongobuji se ubica en el centro de la cima de la montaña. Una construcción mística para pasar despacio, admirando sus salas, paneles con exquisitas pinturas de flores y pájaros hasta el Jardín Banryu, el mayor jardín de rocas de Japón. Fueron traídas nada menos que desde Shikoku, lugar natal del maestro Kokai, simbolizando dos dragones protectores.

Templo de Kongobu-ji

Templo de Kongobu-ji

El cementerio de Okunoin y mausoleo de Kukai. 

Cae la noche y se prenden los cientos de farolas que alumbran la necrópolis de Koyasan. La experiencia de visitar este cementerio en la penumbra, hasta el mismo mausoleo de Kobo Daishi es sobrecogedora. Tras el puente de Mimyo-no-nashi, después de verter agua del río sobre las estatuas de Jizo como ofrenda a los difuntos, está el lugar más sagrado de Japón. Aquí es tiempo de silencio, entrega y peticiones. Que el maestro las recoja y las haga llegar a los dioses. Con los ojos cerrados, formulé la mía.

Cementerio de Okuno por la noche

Cementerio de Okuno por la noche

Qué ver en Koyasan. Datos prácticos.

¿Cómo llegar a Koyasan desde Osaka? 

La forma más rápida, es alquilando un coche. En transporte público, desde la estación Namba de Osaka parten a diario trenes a Gokurakubashi. La compañía ferroviaria es Nankai, por lo que en este trayecto el JR Pass no es válido. Ubicada en la base del Monte Koya, hay que tomar el funicular a la estación. De ésta parten los autobuses hasta la ciudad sagrada de Koyasan. Se tardan unas tres horas aproximadamente en completar todo el trayecto. El precio total, unos 1600 yenes.

Cementerio de Okuno, estupas

Cementerio de Okuno

Alojamiento en un monasterio de Koyasan. 

La vivencia de visitar Koyasan no estaría completa sin pasar la noche en uno de sus monasterios-logdes. Regentados por monjes, sus puertas cierran a las 22 horas y se puede asistir al amanecer a la ceremonia de la mañana. Las habitaciones son en tatami y futón tradicional y la cocina, íntegramente vegetariana según los preceptos del budismo Shingon. Yo me alojé en Soji-in, justo al lado de Garan, aunque el tour nocturno por el cementerio de Okuno lo hice desde el templo de Eko-in, donde también ofrecen alojamiento.

Dormir en un monasterio en Koyasan

Dormir en un monasterio en Koyasan

¡No viajes a Japón sin seguro! Yo recomiendo Intermundial. Si lo compras a través de mi web tienes un 10% de descuento usando el código LACOSMOPOLILLA10. Lo puedes conseguir pinchando aquí:

Seguros Intermundial La Cosmopolilla

Sigue viajando por Japón en el blog:

Agradecimientos: muchas gracias a Visit Wakayama por hacerme de guía y ayudarme a descubrir una de las prefecturas más increíbles de Japón. Todo lo aquí descrito sobre qué ver en Koyasan está basado en mi propia experiencia. 

Deja un comentario

avatar

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!