El templo de Apolo, qué ver en Corinto, Grecia
Europa Grecia

Qué ver en Corinto, la ciudad de Apolo

Escrito por la
el
18 abril, 2022

Cuenta La Odisea que Sísifo, rey impío, fue castigado por los dioses a empujar una piedra enorme cuesta arriba por una montaña. Pero antes de alcanzar la cima, la piedra siempre rodaba hacia abajo. Y Sísifo tenía que empezar de nuevo, una y otra vez. Esto sucedió tras enojar a Hades y Perséfone; antes el rey fundó junto al mar Éfira: más tarde la próspera Corinto. Urbe consagrada a Apolo, el dios de las Artes y jefe de las Musas, sus piedras gastadas han sido testigos de los tiempos de esplendor y de cómo se desarrollaban las tragedias: Edipo Rey o la huida de Medea y Jasón. También de la llegada de los romanos y la destrucción. Hoy las ruinas de la vieja ciudad es lo más importante que ver en Corinto, aunque no lo único: el Canal, obra única de ingeniería y la Acrocorinto, dominando el paisaje, son otros enclaves que no perderse en el Peloponeso, la Grecia más épica.

Anfora griega en Munich

El castigo de Sísifo, rey de Corinto, ánfora griega

5 lugares que ver en Corinto, el esplendor de la antigüedad clásica.

Corinto es la puerta al Peloponeso si venimos desde Atenas, la capital griega. Bien conectada por autopista y en tren, esta ciudad puede ser el comienzo perfecto a unos días explorando la región más mítica de Grecia: el teatro del Epidauro, la legendaria ciudad de Agamenón -Micenas-, Olimpia -cuna de los Juegos Olímpicos-, la bella Nauplia o las ruinas de Esparta y Mystrás. Te recomiendo que en Corinto reserves una noche, para explorarla con calma. Nosotras llegamos a Corinto desde Patras, tras pasar unos días en ruta por las islas Jónicas. Corinto resultó una buena base para alquilar un coche y recorrer el Peloponeso.

Qué ver en Corinto, Grecia

Qué ver en Corinto, Grecia

Alojamiento en Corinto.

Reservamos el Sisifou Aparment, un cómodo apartamento con aparcamiento en la misma calle, cocina y lavadora ideal para hacer colada, cocinar y descansar, ya que está muy cerca de la playa de la nueva Corinto.

Canal de Corinto.

La idea de construir un canal naútico en el itsmo de Corinto, uniendo así las aguas del mar Egeo con las del golfo de Corinto y ahorrando a los barcos muchas millas de navegación, ha estado en la mente de los gobernantes griegos y romanos desde hace siglos. Pero por falta de tecnología avanzada y los altos costes de la obra, aunque el proyecto llegó a ponerse en marcha, se abandonó. No fue hasta 1893 cuando se convirtió en una realidad: sin esclusas, mide 6,4 kilómetros de longitud y 21,3 metros de ancho en la base. Aunque en la actualidad no es practicable para la mayoría de barcos modernos por su estrechez, sin duda es uno de los lugares más curiosos que ver en Corinto -incluso las más temerarias pueden lanzarse al vacío practicando puenting– .

El canal de Corinto en Grecia

El canal de Corinto en Grecia

Nota: echa un vistazo a este artículo: ¿Es seguro viajar a Grecia? Mi experiencia

Nueva Corinto.

Guerras y terremotos asolaron la vieja Corinto por lo que sus habitantes se trasladaron 5 kilómetros al norte, a orillas del mar. Sin embargo la Nueva Corinto no tiene un gran interés en cuanto a arquitectura: es una ciudad anodina, de la que a pesar de tener playa todo el mundo huye en pleno verano: a las preciosas islas griegas como Corfú, Cefalonia o la cercana Nauplia, la ciudad más bonita de Grecia según Javier Reverte. Desde luego, a la vista resulta mucho más encantadora.

Ruinas de la vieja Corinto.

El yacimiento arqueológico da fe de la época dorada que vivió Corinto, siendo una de las polis más espléndidas de la Antigua Grecia. A caballo entre el mito y la historia, en La Iliada Homero hace referencia a Corinto como perteneciente al reino de Agamenón, el rey de Micenas, ubicada no muy lejos de allí. Corinto se convirtió en una gran ciudad gracias al comercio marítimo y la producción de cerámicas alrededor del siglo VIII a.C., siendo una de las primeras ciudades griegas en usar monedas. Se levantó el templo de Apolo, buscando complacer al caprichoso dios de los cielos. Pero después vinieron los conflictos y las alianzas: la unión de Megara y Atenas, la pujanza de Esparta en el sur… Y se desató la guerra. El cónsul romano Lucio Mumio arrasó la ciudad en el 146 a.C.: los hombres fueron ejecutados y las mujeres y niños, vendidos como esclavos en Roma.

Ágora de Corinto

Ágora de Corinto

Siglo y medio después, Julio César quiso reconstruir Corinto, alzando sobre sus cenizas la Colonia Julia Corintia. A ella arribó San Pablo predicando una nueva religión y fue juzgado -y absuelto- por el tribunal de la ciudad. Con la caída del Imperio y las invasiones visigodas, Corinto quedó destruida otra vez. Pasó por manos bizantinas, francas, venecianas y otonamas aunque fueron los terremotos quienes asestaron el golpe final: los pocos habitantes que quedaban la abandonaron para siempre.

Ruinas de Corinto

Ruinas de Corinto

El ágora de Corinto: templo de Apolo. 

Descrita por los viajeros de la antigüedad, la vieja Corinto estaba a los pies de una colina rocosa -Acrocorinto- bordeada por el bosque sagrado de Craneón. Un templo dedicado a Afrodita, junto a tumba de Lais de Hícara, daba la bienvenida a las murallas de la ciudad. El ágora de Corinto poseía una rica colección de estatuas venerando a las más queridas deidades griegas: Zeus, Artemisa, Poseidón, Helios, Hércules o Atenea, entre otras. Había numerosas fuentes -la más famosa la de Pirene- y termas por todo el centro. Un teatro, un gimnasio y un odeón, varios santuarios y el templo de Apolo, estrella principal que ver en la Corinto arcaica, del cual aún permanecen siete columnas de estilo dórico en pie. Por sus dimensiones, es el templo más grande de todo el Peloponeso.

Templo de Apolo, qué ver en Corinto

Templo de Apolo, qué ver en Corinto

Museo Arqueológico de Corinto.

Junto a los vestigios de aquella próspera polis, el Museo Arqueológico de Corinto lanza luz sobre la oscuridad, tratando de explicar cómo fue, reconstruyendo la historia a través de los hallazgos en las excavaciones. En él, podemos hacer un repaso por las distintas épocas que vivió la ciudad gracias a los objetos de arte, rituales o de uso cotidiano rescatados bajo la tierra. Ánforas funerarias, cerámicas, esculturas, mosaicos, esfinges, figuras de arcilla y piedra… Las dos estatuas más famosas: los kuros de la cueva de Klenia, en las inmediaciones de Corinto.

Museo Arqueológico de Corinto

Museo Arqueológico de Corinto

La ciudad fortificada de Acrocorinto.

El último de los lugares que ver en Corinto es este recinto fortificado sobre la colina, habitado desde la Antigüedad y que también se usó durante la Edad Media. Coronado por un templo dedicado a Afrodita -más tarde iglesia y, en época otomana, mezquita- por su ubicación Acrocorinto fue codificada como enclave estratégico para dominar el Peloponeso. La fuente que hay junto al santuario de la diosa aparece mencionado entre los mitos griegos: cuenta la tradición que es un regalo el dios de los ríos, Asopo, hizo al rey Sísifo. A cambio, éste le reveló el paradero de su hija, raptada por Zeus. El dios de dioses no quedó contento con la traición del monarca, por lo que lo envió al Inframundo. Sísifo consiguió burlar a Tánatos y al mismo Hades y a su esposa Perséfone, desatando su ira. A su muerte, lo castigaron a arrastrar la roca hasta la cima de la montaña. Quién sabe si aún continua su tediosa tarea, maldito por los siglos de los siglos. Y es que a los dioses griegos no se les desafía en vano.

Templo de Apolo y Acrocorinto

Templo de Apolo y Acrocorinto

¡No viajes sin seguro a Grecia!

Por todos esos inconvenientes que -ojalá que no- pueden suceder: robos, pérdidas, cancelaciones, necesidad de atención médica… Por lo que pueda pasar, recomiendo contratar un seguro de viajes. Yo confío en MONDO Seguros de viaje.  Si lo compras a través de mi web tienes un 5% de descuento pinchando aquí:

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si reservas a través de estos enlaces recibo una pequeña comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que he escrito sobre qué ver en Corinto está basada en mi propia experiencia.

TAGS

DEJA UN COMENTARIO