Gozar Sevilla en un fin de semana

Visitar Sevilla en un fin de semana

Por fin he saldado mi deuda con la ciudad hispalense. En la última década pisé fugazmente Sevilla al menos en cinco ocasiones, pero siempre de paso. En un corre que te corre que me dejaba con la miel en los labios y esa promesa flotando ya de regreso en el ave a Madrid: «tengo que volver con más tiempo». Tiempo para admirarla como se merece, para caminarla tranquila, para saborear Sevilla y conocer sus más renombrados monumentos. Por fin he cumplido y he visitado Sevilla en un fin de semana largo, disfrutando de su arte y su saber vivir. Y es que, como ya escribió Miguel de Cervantes, «Dulces días, dulces ratos los que en Sevilla se gozan». ¿Me acompañas a la capital andaluza?

Patio del Alcázar, Sevilla en un fin de semana

Patio del Alcázar, Sevilla en un fin de semana

Gozando la capital andaluza. Qué ver en Sevilla en dos días.  

Un pie fuera de Santa Justa y ya siento el aire del sur que se impregna de azahar en primavera. Es viernes por la tarde y se nota en el ambiente: las terrazas están llenas apurando los últimos rayos de sol de la tarde. Un agradable paseo de veinte minutos me lleva hasta el alojamiento reservado para la ocasión, junto a la Alameda de Hércules: Villa Laura. Un hotelito con encanto, familiar, ubicado en una casona del siglo XVIII con pequeño atrio y terraza.

Villa Laura, Sevilla

Villa Laura, Sevilla

¡Pero no hay tiempo que perder! Quiero asomarse a las famosas Setas de Sevilla y, cuando se prendan las luces, tomar unas tapas en algún bar del centro de Sevilla. La enorme estructura vanguardista despierta tanto amor como odio desde que se instaló ocupando gran parte de la plaza Mayor y la de la Encarnación. Contiene un mercado de abastos, un museo Arqueológico con los restos romanos y andalusíes que se hallaron en las obras de un aparcamiento en la zona. Y, la principal atracción: un mirador panorámico 360 grados a la ciudad. Para subir, hay que adquirir una entrada de 3 euros.

Setas de Sevilla

Setas de Sevilla

Viernes noche de tapas en Sevilla. 

Tras la puesta de sol toca callejear el centro de Sevilla. Mis pasos se dirigen ahora a la calle Gamazo, donde se ubican varios de mis bares favoritos para tapear en Sevilla, que conozco de otras ocasiones. Tabernas tradicionales, con solera, con tapas típicas como berenjenas con salmorejo, papas aliñás o garbanzos con espinacas: la Bodeguita Romero y La Taberna.

Tapa de berenjenas con salmorejo

Tapa de berenjenas con salmorejo, La Taberna

Un fin de semana en Sevilla: sábado. 

La catedral de Sevilla, el mayor templo gótico del mundo. 

Madrugamos para conocer el emblema de la ciudad andalusí. La Giralda es como un faro de luz de 94 metros de altura, que congrega a los turistas a su alrededor, contemplándola desde cada ángulo. El antiguo alminar de la mezquita de la ciudad, del siglo XII, hoy es el campanario de la catedral cristiana. La Giralda y el patio de los Naranjos son los vestigios de la época almohade, en la que Sevilla fue capital de Al-Andalus. El resto del conjunto catedralicio se construyó entre 1401 y 1593, siendo hoy el templo gótico con mayor superficie del mundo.

La catedral de Sevilla

La catedral de Sevilla

La Giralda es «hermana» del alminar de la mezquita Kutubia de Marrakech y de la Torre Hasan de Rabat, del mismo periodo y estilo.

La Giralda

La Giralda, patio de lo Naranjos

El interior de la catedral de Sevilla es imponente. El caminar por sus diáfanas naves bajo la luz que penetra a través de las vidrieras del siglo XV -se conservan 17-. La Bóveda de estrella, frente a la Capilla Mayor, de estilo Renacentista. La Sacristía Mayor; el coro y trascoro barroco… Y el órgano, que me recuerda a las leyendas románticas de Bécquer y Maese Pérez el organista, aunque la historia no trascurriera aquí, si no en la iglesia de Santa Inés. En la capilla de la Inmaculada puedo admirar La Cieguecita, escultura del genial Martínez Montañés. Su Cristo de la Clemencia preside la capilla de San Andrés. La Inmaculada de Alonso Martínez atrae las miradas en la Sacristía Mayor. La catedral de Sevilla es en sí misma un museo de Arte religioso e Imaginería.

Interior de la catedral de Sevilla

Interior de la catedral de Sevilla

Órgano de la catedral de Sevilla

Órgano de la catedral de Sevilla

La Inmaculada de Alonso Cano, catedral de Sevilla

La Inmaculada de Alonso Cano, catedral de Sevilla

La tumba de Cristóbal Colón. 

Los muros de la catedral de Sevilla también sirven de cementerio para personajes de alta alcurnia, entre ellos tres importantes reyes de Castilla: Pedro I el Cruel, Fernando III el Santo y Alfonso X el Sabio. Pero sin duda el foco de atención está en el sepulcro del Almirante Cristóbal Colón. Unos restos viajeros, ya que aunque murió en Valladolid se trasladaron allende los mares a Santo Domingo, después con la invasión francesa a La Habana. Y, finalmente la catedral de Sevilla tras la guerra de independencia cubana en 1898.

Tumba de Colón, catedral de Sevilla

Tumba de Colón, catedral de Sevilla

Toma nota: puedes reservar una visita guiada, incluyendo los tiquets, en este enlace.

La plaza de España.

Dicen de ella que es la más bonita de todo el país. Tras una mañana empapándome de Historia en la catedral, no puede faltar en mi itinerario de Sevilla en un fin de semana pasar por este gran conjunto arquitectónico de principios del siglo XIX. Diseñada dentro del parque de María Luisa para la Exposición Iberoamericana de 1929 por el arquitecto Aníbal González, su gran forma de media elipse -su superficie es de nada menos que 50 mil metros cuadrados- mira al Guadalquivir. Dos torres cierran los 48 bancos de cerámica dibujando las provincias españolas. Los puentes que atraviesan el canal y sus reflejos. probablemente sean los rincones más fotografiados de toda Sevilla.

Plaza de España, Sevilla

Plaza de España, Sevilla en un fin de semana

Bancos de la plaza de España

Bancos de la plaza de España

Parque de María Luisa.

De nuevo la sombra de Bécquer en este jardín histórico donado por una infanta al pueblo hispalense. Al poeta sevillano, que estudió en el vecino San Telmo, se le dedicó una glorieta. Como buen día de primavera, es una delicia pasear por este parque entre la frondosidad de la vegetación, hasta la isleta de los Pájaros, hogar de cisnes, patos, pavos reales y otras aves cantoras. Un auténtico pulmón verde en medio de la ciudad.

Parque de María Luisa

Parque de María Luisa

Paseo junto al río Guadalquivir. La Torre del Oro.

Es mediodía. Tras un par de tapas rápidas la grandiosidad del Guadalquivir me espera. La gran arteria fluvial de Sevilla brilla mansa bajo el sol del invierno, que aquí siempre es agradable. Más que eso; sobra la chaqueta. En su orilla izquierda destaca otro monumento emblemático de Sevilla: la Torre del Oro. De época almohade, ha sido remodelada en varias ocasiones. Actualmente su interior alberga el Museo Naval de Sevilla.

Torre del Oro

Torre del Oro, Sevilla en un fin de semana

Tarde en el barrio de Triana.

El paseo del Guadalquivir está a rebosar. Las casitas de colores de la calle Betis se reflejan en el margen derecho del río. Cruzo el puente de Triana, el más antiguo de hierro que se conserva en España, rumbo a uno de los barrios con más personalidad de Sevilla, que según la leyenda fue fundado por la misma Afrodita. En la plaza del Altozano encuentro los restos del castillo de San Jorge, cuyos bajos ocupa hoy el animado mercado de Triana.

Calle Betis y río Guadalquivir

Calle Betis y río Guadalquivir

Puente de Triana

Puente de Triana

Las vías históricas de este barrio están repletas de terrazas, helados, cafeterías. Rezuma vida Triana. Al perderme por sus callejuelas capto la esencia de pura Andalucía en unas travesías blancas y estrechas, la iglesia de Nuestra Señora de la O, el museo de la Cerámica, el callejón de la Inquisición…. Además de corrales y patios de casas vecinales cuajados de macetas. Triana fue tradicionalmente un barrio de artesanos, ceramistas y marineros; aunque famoso por sus bailaoras y cantaores de flamenco.

Calles de Triana

Calles de Triana

Atardecer que sabe a relax con unas de las mejores vistas de Sevilla: la terraza del Mariatrifulca, un balcón al Guadalquivir, esbozo de la silueta de la capital hispalense.

Vistas de Sevilla desde el Maríatrifulca

Vistas de Sevilla desde el Maríatrifulca

«Desde la azotea de Triana se ve Sevilla, larga tendida, llana, abierta, malva toda y oro, como una mujer rubia que sueña despierta en su alma, que es su cuerpo». Sevilla, Juan Ramón Jiménez.

48 horas en Sevilla: domingo. 

Viaje al reino de Dorne: el Alcázar de Sevilla y sus jardines.

Segundo y último día de este fin de semana en Sevilla. Junto a la catedral, el Real Alcázar es uno de esos monumentos imprescindibles. Palacio medieval de estilo ecléctico, conserva salas y salones de la época islámica, gótica, renacentista y barroca. Sólo sus muros antiguos han sido testigo de una Historia convulsa en la que brilló en el cielo de Sevilla la media luna y se oía la voz del almuédano llamando a la oración.

Entrada al Alcázar de Sevilla

Entrada al Alcázar de Sevilla

El rey Al-Mutamid amplió la primitiva alcazaba de los omeyas. Pero fueron vencidos por las tropas del rey Santo, Fernando III, quien se instaló con su corte en las alcobas de mármol y azulejos. En él la reina Isabel de Castilla dio a luz a su hijo Juan y, años después, se casó su nieto el emperador Carlos V con Isabel de Portugal. Aún hoy, el Alcázar de Sevilla acoge a los reyes en sus visitas oficiales a la ciudad.

Patio de las Doncellas, Alcázar de Sevilla

Patio de las Doncellas, Alcázar de Sevilla

Cúpula del Salón de los Embajadores del Alcázar de Sevilla

Cúpula del Salón de los Embajadores del Alcázar de Sevilla

Los jardines del Alcázar son en sí mismos un monumento. Inspiración para Bécquer o Sorolla por la belleza de sus grutas, fuentes, galerías… Que se refleja en los estanques como el de Mercurio, un aljibe en la época islámica. Los baños de María Padilla, amante y esposa póstuma del rey Pedro el Cruel, son unos pasajes abovedados del siglo XII donde se siente el frescor incluso con el sol brillando alto, fuera.

Baños de María Padilla

Baños de María Padilla

Para fans de Juego de Tronos, en los salones y jardines del Alcázar se filmaron parte de sus episodios, emulando en la ficción a los Jardines del Agua de Dorne. Algo que sin duda ha contribuido a traer a más visitantes.

Jardines del Alcázar

Jardines del Alcázar

Nota: puedes reservar con antelación una entrada sin colas al Alcázar de Sevilla con una visita guiada para aprender sobre su Historia y arquitectura.

Un paseo por el barrio de Santa Cruz.

Patios, zaguanes, plazuelas con naranjos, olor a magnolias y jazmín, casas señoriales…. De la calle Aire a la Cruz de la Cerrajería… El encanto del barrio de Santa Cruz, donde se ubican la catedral y el Alcázar de Sevilla, se descubre vagabundeando por sus travesías, tabernas genuinas, tiendas de recuerdos y artesanías.

Cruz de la Cerrajería

Cruz de la Cerrajería

«Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla y un huerto claro donde madura el limonero». Antonio Machado.

Barrio de Santa Cruz, Sevilla

Barrio de Santa Cruz, Sevilla

Atardecer con vistas a la Giralda en la terraza del hotel Fontecruz.

¿Le ponemos el broche perfecto a este fin de semana en Sevilla? Uno de los mejores atardeceres de la ciudad, con vistas a la Giralda, es degustando un café, copa o cerveza, en la terraza del Hotel Fontecruz Sevilla Seises. Aunque la piscina, me temo, sólo es para uso de los huéspedes.

Atardecer con vistas a la Giralda

Atardecer con vistas a la Giralda, Sevilla en un fin de semana

Se enciende la noche en Sevilla y yo marcho a Madrid. Deuda saldada, aunque, como otras veces también me dejó ganas de más. ¡Y es que tiene tanto que ver Sevilla! Para próximas ocasiones quedan grandes pendientes, como visitar la ciudad romana de Itálica, el palacio de Lebrija, el museo de Bellas Artes y el Arqueológico de Sevilla. ¡Volveremos a vernos!

Adiós Sevilla

Adiós, Sevilla

Sigue viajando por Andalucía en el blog:

Código ético. Este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si reservas a través de estos enlaces recibo una pequeña comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que he escrito sobre visitar Sevilla en un fin de semana está basado en mi propia experiencia. 

10
Deja un comentario

avatar
6 Comentarios
4 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
7 Autores
cosmopolillaCasa rural en TrujilloCasa rural en TrujilloCasa rural en TrujilloDinkyViajeros Autores recientes
Casa rural en Trujillo
Invitado/a

Una de las ciudades más bonitas para pasear y disfrutar de su encanto llena de historia y buena gente, un paseo imprescindible sin duda

Casa rural en Trujillo
Invitado/a

Una de las ciudades más bonitas para pasear y disfrutar de su encanto llena de historia y buena gente, un paseo imprescindible sin duda

Casa rural en Trujillo
Invitado/a

Una de las ciudades más bonitas para pasear y disfrutar de su encanto llena de historia y buena gente, un paseo imprescindible sin duda