Córdoba en un fin de semana

Qué ver en Córdoba en un fin de semana

"¡Oh excelso muro, oh torres coronadas
De honor, de majestad, de gallardía!
¡Oh gran río, gran rey de Andalucía,
De arenas nobles, ya que no doradas!"
Córdoba, Luis de Góngora.

Patio de Santa Marina, Córdoba en un fin de semana

Patio de Santa Marina, Córdoba en un fin de semana

Escribía García Lorca suspirando al amor que se fue y no vino que el río Guadalquivir va entre naranjos y olivos, bajando de la nieve al trigo. Hoy quiero seguir a este gran río andaluz desde las montañas orientales y azules donde nace hasta Córdoba la llana, donde se ensancha y ruge con las lluvias del deshielo, bajo el puente Romano que lo cruza. Vigila su paso la torre de la Calahorra, vestigio de los tiempos de al-Andalus cuando Córdoba fue capital del mundo. Hoy por hoy, es una de las ciudades más bellas y monumentales de España, visita obligatoria en un viaje al sur de la península.

Medina Azahara, Córdoba en un fin de semana

Medina Azahara, Córdoba en un fin de semana

¿Quieres visitar Córdoba en un fin de semana? ¿Vas a la ciudad califal pero sólo dispones de dos días para recorrerla? Aquí te cuento mis imprescindibles. 

En abril comienza a engalanarse para resplandecer en su mes grande: mayo en Córdoba. ¡Date prisa!

Patio cordobés

Patio cordobés

Córdoba en un fin de semana. 

Viernes noche: vino y salmorejo en las Tendillas.

Comenzamos nuestro fin de semana saboreando Córdoba en el mismo corazón de la ciudad: la plaza de las Tendillas. Una explanada ancha y animada presidida por la estatua ecuestre de El Gran Capitán. En ella marca las horas a ritmo de soleares su emblemático Reloj desde los años 60. Es hora de cenar y queremos algo típico de Córdoba: un suave y cremoso salmorejo, unas deliciosas berenjenas con miel y un crujiente flamenquín, acompañados por un vino de la tierra: un fino de Montilla o, para las valientes, un oloroso, añejo y generoso. Mis tabernas preferidas: la Cazuela de la Espartería y la Taberna Salinas (echa un ojo a mi Ruta de Bares por Córdoba). Cuidado si al día siguiente queremos madrugar para hacer turismo por la ciudad…

Salmorejo, una delicia cordobesa

Salmorejo, una delicia cordobesa

Córdoba en un fin de semana: sábado. 

Buenos días, Córdoba sultana. Cielo azul, la luz del sur inunda este enclave privilegiado al abrigo de Sierra Morena. El aire está impregnado de azahar gracias a los naranjos de los patios. ¿Te pusiste calzado cómodo? Córdoba posee el casco histórico más grande de Europa, así que… ¡Prepárate a patear! Otra opción es alquilar una bicicleta, ya que gran parte de la ciudad tiene carril bici y al ser una urbe llana se puede disfrutar de ella pedaleando. ¿Te animas?

Bicicleta en la Judería, Córdoba

Bicicleta en la Judería, Córdoba

Barrio de los Alcázares. 

Frente al frondoso Paseo de la Victoria se alzan las murallas de Córdoba. La puerta de Almodóvar da la bienvenida al genuino barrio de los Alcázares, también conocido como San Basilio. Fachadas encaladas de casas vecinales que abren sus patios a desconocidos en el festival que se celebra en mayo, La callejuela de la derecha conduce al Zoco de Artesanía, el primer mercado de artesanos de España ubicado en dos bellos patios de estilo mudéjar. Si tu visita coincide con el mes de mayo no puedes perderte el Festival de los Patios, una de las fiestas más populares y coloridas de toda Andalucía, declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Zoco de Artesanía

Zoco de Artesanía

La Mezquita de Córdoba. 

Dicen que el emperador Carlos V, al ver que sobre la Mezquita se había construido la catedral católica, pronunció: “Habéis destruido lo que era único en el mundo, y habéis puesto en su lugar lo que se puede ver en todas partes”. Es cierto que los altares cristianos renacentistas dentro de este recinto original del S.VIII, edificada por  Abderramán I, primer emir de Córdoba, quedan como un remiendo, por suerte aún se conserva el bosque de columnas hipnótico, proyectando un palmeral de Damasco con la luz tenue de lámparas bizantinas. Un auténtico regalo para los ojos.

Mezquita de Córdoba

Mezquita de Córdoba

Rodeando su perímetro exterior encontramos varios puntos en los que detenerse: la Virgen de los Faroles, frente a la cual se abre paso la Calleja de las Flores, uno de los rincones más bonitos de Córdoba donde se mezclan los sonidos del rasgar de una guitarra con el caño fresco de la fuente. En la otra esquina de la mezquita, el popular bar Santos y sus tortillas mayúsculas. Parada obligada para tomar una cuña y una cervecita al sol.

La calleja de las Flores, Córdoba en un fin de semana

La calleja de las Flores, Córdoba en un fin de semana

El Alcázar de los Reyes Cristianos.

Hace quinientos años tuvo lugar entre los muros de esta residencia real visigoda y romana un encuentro que cambiaría la Historia: el de Cristóbal Colón y la reina Isabel I de Castilla. La corte de los Reyes Católicos por aquellos entonces estaba instalada en las dependencias de este alcázar musulmán, desde donde dirigían la guerra contra Granada. Su interior de torres y almenas, patio de fuentes y estanques, mosaicos romanos y baños árabes hacen una idea de la variada Historia de la ciudad de Córdoba, por cuyo terreno estratégico pasaron todas las civilizaciones del Mediterráneo.

Alcázar, Córdoba en un fin de semana

Alcázar, Córdoba en un fin de semana

El puente Romano y la torre de la Calahorra

Los vestigios romanos de esa Corduba fundada por Marco Claudio en Hispania se adivinan tras pasar bajo la puerta del Puente. Estamos en el puente Romano sobre el Guadalquivir. La islámica torre de la Calahorra es un museo y mirador con la mezquita en primer plano, dominando el casco viejo de Córdoba.

Puente Romano de Córdoba

Puente Romano de Córdoba

Almuerzo en la Ribera del Guadalquivir. 

Y, pateando ha llegado el medio día y la hora de bordear el río por el paseo hasta una terraza para tapear. O tomar asiento en alguno de esos restaurantes típicos y con raigambre, como la Sociedad de Plateros o las Bodegas Campos.

Vargas con arroz de tapa, bares de Córdoba

Vargas con arroz de tapa, bares de Córdoba

Descubrir la Judería. 

Sábado por la tarde en Córdoba y estamos en plena Judería. Nada mejor que perderse por sus callejones de floridas fachadas y patios escondidos con placas de dichos y refranes, enamorarse de sus rinconcitos de puro sabor andaluz, asomarse a sus peñas flamencas y visitar dos de los mejores museos de Córdoba: el museo Arqueológico y el dedicado al pintor cordobés Julio Romero de Torres, retratista del embrujo y el folclore. La Judería de Córdoba es una de las mejores conservadas de España, donde vivieron los judíos entre el S.X y el SXV, testigo de la convivencia de las Tres Culturas hasta su expulsión.

Casas de la Judería, Córdoba

Casas de la Judería, Córdoba

Entrada a la Peña Flamenca, la Judería de Córdoba

Entrada a la Peña Flamenca, la Judería de Córdoba

Córdoba en un fin de semana: Santa Marina. 

Va despidiéndose la tarde y nos alejamos del río de nuevo al corazón de Córdoba. Buscamos la Corredera, la única plaza mayor cuadrangular de Andalucía. Bajo sus soportales de lonja castellana -fue diseñada por un arquitecto salmantino en el S.XVII- se ubican bares y comercios tradicionales. Sigamos hasta el Ayuntamiento, ¿ves las columnas de mármol del templo romano de los tiempos del emperador Claudio? Fueron descubiertas en los años 50, gracias a unas obras de ampliación de las dependencias municipales.

Plaza de la Corredera, Córdoba

Plaza de la Corredera, Córdoba

Templo Romano, Córdoba

Templo Romano, Córdoba

Aquí se ubica uno de mis barrios preferidos de Córdoba: Santa Marina. De preciosos patios y encantadoras travesías, merece la pena visitar el monumental Palacio de Viana, una casona nobiliaria con cinco siglos de antigüedad que perteneció a los señores de Villaseca. Hoy acoge al arte musical y recitales de poesía en sus doce patios de diferentes estilos. Aunque para mí el mayor encanto de esta zona reside en ascender la escalinata cuajada de buganvillas de la calle Alfaros hasta la plazoleta con el solitario Cristo de los Faroles justo al anochecer. 

Palacio de Viana, Córdoba

Palacio de Viana, Córdoba

Escalinata que sube al Cristo de los Faroles

Escalinata que sube al Cristo de los Faroles

Cristo de los Faroles

Cristo de los Faroles

Córdoba en un fin de semana: domingo.

Alrededores de Córdoba: Medina Azahara y el castillo de Almodóvar. 

Último día y mi propuesta es salir de la ciudad y explorar los alrededores de Córdoba. A tan sólo 8 kilómetros del centro urbano se encuentra el Versalles de la Edad Media: Medina Azahara, la Ciudad Resplandeciente. Las ruinas de la que fue la ciudad palaciega construida por el califa omeya Abd al-Rahman III en honor a su favorita se marchitan en las estribaciones de Sierra Morena en un cuadro tan poético como desolador.

Medina Azahara, la Ciudad Resplandeciente

Medina Azahara, la Ciudad Resplandeciente

Si el día acompaña, las ermitas de Córdoba son un perfecto paseo y privilegiado mirador para disfrutar de una mañana campestre. Otra opción, no muy lejos de Córdoba la Vieja una visita de cine es el castillo de Almodóvar del Río, recientemente famoso por haberse rodado entre sus muros la última temporada de Juego de Tronos.

Castillo de Almodóvar, Córdoba

Castillo de Almodóvar, Córdoba

Un poco más a desmano, quizá mejor dejarlo para la siguiente ocasión, a una media hora de Córdoba se localiza la Campiña Sur, con emblemáticos pueblos como Montilla, la cuna de El Gran Capitán. Y tantos, tantos bellos rincones de la provincia de Córdoba que habrá que seguir descubriendo en futuros viajes al corazón de Andalucía, verde y blanco, de sierra, viñedos, río y olivares.

Qué ver en Montilla, Córdoba

Montilla, Campiña Sur de Córdoba

Córdoba en un fin de semana. Datos prácticos.

Cómo llegar a Córdoba desde Madrid: Córdoba se encuentra a 400 km de Madrid. Unas 4 horas en coche. Hay tren de alta velocidad desde Atocha Renfe, y tarda hora y cuarenta minutos. Aunque el precio es excesivamente caro: alrededor de los 100€ ida y vuelta. En autobús son unas 5 horas y el precio ronda los 40€ ida y vuelta.

Alojamiento en Córdoba: si se viaja en la época de temporada alta (mayo) para disfrutar de las Cruces, los Patios o de la Feria de Córdoba, recomiendo reservar con bastante antelación, 3 ó 4 meses, ya que los alojamientos se encarecen y se agotan. La mejor experiencia es alojarse en el mismo centro histórico, a poder ser cerca de la Mezquita, como el emblemático hotel que lleva su nombre (hotel Mezquita), o la encantadora Llave de la Judería. Una buena opción por relación calidad – precio, también céntrico son los Apartamentos San Fernando.

Mezquita de Córdoba

Mezquita de Córdoba

Sigue viajando por Andalucía en el blog:

Código ético. Este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si reservas a través de estos enlaces recibo una pequeña comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que recomiendo está basado en mi propia experiencia. 

Deja un comentario

avatar