Un día en Varsovia

No estaba entre mis planes inmediatos pasar un día en Varsovia. Pero cuando compré el vuelo de vuelta del Transmongoliano, Pekín – Madrid, vi por casualidad que costaba mucho menos parando 24 horas en la capital polaca. Me dije ¿y por qué no? Y así aterricé en Varsovia una mañana nubosa de septiembre. Atrás quedaban Beijing, Mongolia y kilómetros de tren recorriendo Siberia.

Un día en Varsovia, escala de regreso del Transmongoliano.

Como salíamos al día siguiente por la mañana, reservamos un hostel junto al aeropuerto, barato y limpio (Modlin Airport). La primera sensación: lo extrañamente familiar que es todo. Si nunca he estado en Polonia… No hay euros. No me suena el idioma. ¡Pero es Europa! Todo el mundo habla inglés y son muy, muy amables. La ciudad es limpia y tranquila. Para desplazarse al centro del aeropuerto sólo hay que coger el tranvía. Después de la caótica Pekín, me embarga la sensación de que he vuelto a casa…

Varsovia

Un día en Varsovia

Stare Miasto, la “Ciudad Vieja” de Varsovia. 

Tenemos claro que con sólo un día en Varsovia no íbamos a poder ver toda la ciudad, y dada la paliza que llevamos en el cuerpo después del viaje nos apetece relajarnos y no ir a la carrera. Nos dirigimos directamente al centro, a la “Ciudad Vieja”. Del tranvía nos bajamos ante el Palacio de la Cultura y la Ciencia, un rascacielos de estilo soviético que nos recuerda no sin cierta nostalgia a Moscú, al comienzo del periplo. Parece que, sin quererlo, estamos cerrando el círculo de este viaje…

Palacio de la Cultura y la Ciencia de Varsovia

Palacio de la Cultura y la Ciencia de Varsovia

El Palacio fue construido en los años cincuenta por orden de Stalin: un regalo del dictador al pueblo polaco de 230 metros de altura. Hoy es el edificio más alto de Polonia, al que se puede subir para vislumbrar la ciudad desde las alturas.

Continuamos el paseo por las callecitas de Varsovia con calma. Deteniéndonos a saborear un café con wifi. Asomándonos al interior de las iglesias. Descansando en un parque…

Centro de Varsovia

Centro de Varsovia

No quiero que el estrés sea el que marque mis escasas horas. Ya volveré a esta ciudad con más tiempo, más adelante. Porque Varsovia me está gustando…

Iglesia de San José

Iglesia de San José

Las murallas se alzan protegiendo las casitas de fachadas señoriales, pintadas de colores pastel. Una colección de estampas de postal.

Murallas de la Ciudad Vieja

Murallas de la Ciudad Vieja

Calles de la Ciudad Vieja

Calles de la Ciudad Vieja

Y así, caminando por encantadoras callecitas llego a su corazón: la plaza del Castillo. La columna de Segismundo domina el centro de la gran explanada. Un espacio animado y diáfano, donde en verano florecen las terrazas y los turistas. El Castillo Real de Varsovia, de estilo barroco – neoclásico, destaca con su monumental presencia en tono rojizo. Fue la residencia oficial del rey polaco hasta el año 1795.

Un día en Varsovia

Un día en Varsovia

Sabed que Varsovia fue completamente arrasada durante la Segunda Guerra Mundial. Pero como el ave fénix resurgió de las cenizas y se reconstruyó meticulosamente, detalle a detalle, hasta recuperar su esencia de ciudad medieval. Sin embargo, las huellas de la contienda también están presentes y te sorprenden cuando menos te lo esperas…

Monumento de la Sublevación

Monumento de la Sublevación

Cae la tarde y buscamos un lugar para cenar algún manjar polaco. En el mismo centro localizamos uno de gastronomía tradicional y acogedor ambiente: el Stara Kamienica. ¡Todo delicioso y a precio muy razonable!

Ensalada

Ensalada del Stara Kamienika, con langosta e higos. No sé si es muy tradicional realmente… Pero estaba riquísima.

De vuelta al hostel ya de noche, con el tintineo del tranvía de fondo siento cierta pena. Ha sido un día en Varsovia que nos ha sabido a poco: la ciudad que me ha sorprendido gratamente. Nos hemos quitado el regusto agridulce que nos dejó Pekín… Espero volver a Polonia pronto, con calma, no sólo de paso.

17 Comentarios

  1. Responder

    Algo pasa con Mary

    2 diciembre, 2015

    Hola guapa! Aquí ando descubriéndote 😉
    El año pasado estuve en Kracovia unos días aprovechando que mi prima vivía ahí y quedé maravillada y con muchas ganas de visitar Varsovia. Viendo como hablas de ella mis ganas han aumentado! También he oído que Wroclaw es muy bonita.
    Con amor,
    M.

    • Responder

      cosmopolilla

      2 diciembre, 2015

      Hola, ¡bienvenida al blog de la cosmopolilla! Muchas gracias por pasarte.
      Me han dicho varias veces que Cracovia es preciosa, más que Varsovia, así que después de esta breve visita me he convencido de que tengo que volver a Polonia con más tiempo. Como digo, fue algo totalmente causal (la escala loca podía haber sido en cualquier sitio…)
      Un abrazo 🙂

  2. Responder

    Bo

    2 diciembre, 2015

    Patri

    Me gusta el post. Y más me ha gustado lo que dijiste y que comparto contigo. Para qué ir de prisas si podrías volver en otro momento. Eso de patear en la ciudad en un par de horas, no disfrutar tanto, en mi opinión 🙂

    Varsovia, se ve una ciudad bonita e interesante, aunque en frío prefiero evitar las ciudades del Este de Europa porque son muy gélidas las temperaturas.

    Un abrazo

    Bo

    • Responder

      cosmopolilla

      2 diciembre, 2015

      ¡Muchas gracias, Bo! Claro, si total era un día el que pasaba allí, mejor pasear, deambular, hacerme una idea general del centro… Ya turistearé con calma je je je y como dices, mejor en verano, aunque he de decir que a mí tampoco me asusta el frío 😉
      Un abrazo

      • Responder

        Bo

        2 diciembre, 2015

        De nada Patri. jajajajaj eso para la próxima me invitas y vamos un grupo a Varsovia :). A mí tampoco me asusta el frío, he ido a lugares en pleno invierno, igual si puedo evitarlos, por qué no jajajaja.

        Un abrazote.

        • Responder

          cosmopolilla

          2 diciembre, 2015

          ja ja ja ¡hecho! Aunque quizá tengas razón, ahora que empieza el frío apetece calorcito… Creo que pronto me escapo a las Canarias 😉

  3. Responder

    belén (mis viajes y sensaciones)

    2 diciembre, 2015

    Yo también me apunto al frío. No conozco Varsovia, y este post me ha abierto más si cabe las ganas de conocerlo, unas fotos muy bonitas. Saludos

    • Responder

      cosmopolilla

      3 diciembre, 2015

      Gracias, Belén. Un saludo

  4. Responder

    Maruxaina Bóveda

    3 diciembre, 2015

    Menudo cambio de Pekín a Varsovia!!
    Nosotros durante el viaje a Polonia no estuvimos, bueno sólo en la estación para ir a Lituania, así que habrá que volver 🙂
    Qué buenísima pinta la ensalada!
    Un saludo guapa!

    • Responder

      cosmopolilla

      3 diciembre, 2015

      Ja ja la verdad que sí, ya digo que sentía que “volvía a casa”. Es que Pekín es mucho Pekín 😉 ¡la ensalada estaba riquísima!
      Un abrazo, Maruxaina

  5. Responder

    Karin - Viajes por Europa

    31 agosto, 2016

    Hola, soy de Eslovaquia y Polonia es nuestro vecino.

    Es una pena pero la verdad es que nunca he ido a Varsovia pero según lo que cuentas tiene que ser una ciudad muy bonita con muchas cosas que ver.
    Y sí, tienes razón. Los polacos son muy amables 🙂

    • Responder

      cosmopolilla

      12 septiembre, 2016

      Hola Karin, es verdad que estuve poquito tiempo en Varsovia pero me encantó lo que vi. Tengo muchas ganas de ir a Eslovaquia que no lo conozco, ¡a ver si puedo escaparme pronto! Un abrazo

  6. Responder

    Ania

    17 enero, 2017

    Hola! Me he encontrado tu blog gracias al ranking de Paco Nadal y me he dirigido al único post de Polonia, de donde soy yo. Primero, ¡respeto a todos tus viajes! Segundo, me alegro de que te gustara Polonia. Y tercero, porque vivo comiendo, la ensalada que comiste en Warszawa con langostinos no es nada tradicional jaja 😀 Me ha hecho mucha gracias que lo único que comiste fue marisco 🙂 Aunque tenemos acceso al mar, no tenemos mucho marisco. La próxima vez busca pierogi, estés donde estés en Polonia. Pero también entiendo tu elección, seguro que estabas echando de menos sabores de Andalucía y de aquí los langostinos 🙂
    Un beso,
    Ania.

    • Responder

      cosmopolilla

      21 enero, 2017

      Hola Ania, ¡muchas gracias! Me gustó mucho Varsovia así que espero volver pronto para verla con más calma y además ir a más ciudades bonitas como Cracovia. Y, por supuesto, probar todas las delicias típicas y locales 😉 un besazo

  7. Responder

    Tomas

    5 julio, 2017

    El verano pasado viajamos con unos amigos a Varsovia. Visitamos la Ciudad Antigua, Łazienki y Palacio de la Cultura. Pero siempre me voy a acordar de visita en New Orleans. Allí pudimos probar lo exclusivo a de la vida nocturna. Una bailarinas muy guapas y sexy, open bar por sólo 200 zlotys y un ambiente inolvidable. ¡Si visitáis Varsovia algún día, tenéis que ir allí!
    http://www.neworleans.pl/en/?nkpage=5

  8. Responder

    Alina

    25 julio, 2017

    Hola otra vez. Hace un momento he dejado mi primer comentario en tu blog y… ¡acabo de descubrir que habías estado en mi país! Estoy de acuerdo con Ania que la langosta no es nada tradicional, jejeje, pero lo importante es que te haya gustado el plato.
    Yo vivo en Katowice, en el sur del país, es una ciudad industrial pero cada vez más moderna y siempre más popular entre turistas, además tiene un aeropuerto y puedes venir directamente desde España. Es también un sitio perfecto para conocer más lugares de interés que están bastante cerca como Cracovia, Wrocław, Auschwitz, las montañas y mucho más. Pues si un día te decides y vuelves a visitar Polonia, avísame, quizás te puedo acompañar a ver algunos lugares interesantes en mi ciudad e invitarte a mi casa a comer algo típico 😉

    • Responder

      cosmopolilla

      26 julio, 2017

      Je je muchas gracias, me encantaría volver a Polonia puesto que apenas vi nada del país y tengo muchas ganas de ver Cracovia y perderme por sitios más pequeñitos y auténticos. Auschwitz no estoy muy segura de que vaya, ya estuve en Dachau en Munich y en Matthausen en Linz y no lo pasé muy bien, creo que ya he visto suficientes campos de concentración del Tercer Reich… Un saludo viajero 🙂

DEJA UN COMENTARIO

POST RELACIONADOS