¿Por qué nos encanta Irlanda?

Razones para viajar a Irlanda

Tal vez por sus paisajes pintados de verde perenne que mueren en el océano, con una costa recortada de acantilados abruptos, lagos cristalinos donde se reflejan abadías y castillos y bosques de cuento. Será por el dulce sonido de la gaita. O quizá por ese himno de la música con el que hemos cerrado de madrugada tantos bares: “With Or Without You”. O puede que por esa cerveza oscura y deliciosa… Lo cierto es que hay un hecho irrefutable: a los españoles nos encanta Irlanda. ¿Por qué será? Te doy 10 razones para viajar a Irlanda y enamorarte de ella ¡Y de los irlandeses! ¿Soñamos con la Isla Esmeralda?

Paisajes de Irlanda

Paisajes de Irlanda

10 Razones para viajar a Irlanda.

1 – Explorar las atracciones de la capital, Dublín. 

La puerta de entrada al país es una ciudad amable, acogedora y divertida ¡el que va repite! Tal vez por el ambiente de los más de 800 pubs que pueblan el centro, cuyo emblema es el Temple Bar, el caso es que en Dublín es imposible aburrirse al son de la música celta pinta de Guinness en la mano. Pero, más allá de las tabernas, Dublín es para recorrerse cada esquina. Para perderse por sus calles de casas con fachadas de ladrillo y coloridas puertas, plazas y frondosos parques rebosantes de vida donde es fácil encontrar personajes emblemáticos como Molly Malone, la pescadera, Óscar Wilde o James Joyce. El asomarse a las estanterías de libros y manuscritos de la impresionante Biblioteca del Trinity College es obligatorio: ya por sí misma merece un viaje a Irlanda.

Biblioteca del Trinity College, Dublín

Biblioteca del Trinity College, Dublín

Estatuas de Dublín, Molly Malone

Estatuas de Dublín, Molly Malone

2 – La cuna del whisky y la cerveza Guinness.

Ya desde hace siglos los gaélicos denominaban al brebaje dorado obtenido tras destilar malta fermentada y envejecerla en barriles de madera Uisge Beatha: “agua de vida”. Un regalo de los dioses al que se le atribuía el poder de revivir a los muertos y de calentar a los vivos en el duro invierno. Un buen lugar para adentrarse al mundo del rey de los licores en pleno Dublín, en el barrio de The Liberties, es la Destilería Teeling. Una fábrica original de 1782 y reabierta en 2015, en la que con una visita guiada se descubren los secretos de la elaboración del whisky para terminar con una cata jugando a distinguir aromas, colores y sabores.

Teeling Destilería en Dublín

Teeling Destilería en Dublín

Cata de whisky

Cata de whisky

Pero el espíritu irlandés no es sólo whisky, sin duda para los amantes de la cerveza una de las mejores razones para viajar a Irlanda es visitar la mítica Guinness Storehouse, fábrica y almacén de la cerveza negra más famosa del mundo ahora convertida en un centro de arte interactivo donde aprender y, por supuesto, beber una pinta. Las vistas de la ciudad desde la terraza acristalada del séptimo piso son espectaculares.

Visita a la fábrica de Guinness en Dublín

Visita a la fábrica de Guinness en Dublín

Cata de cerveza en la Guinness

Cata de cerveza en la Guinness

3 – Pura Irlanda: naturaleza salvaje en paisajes de vértigo.

Cuenta la leyenda que el gigante irlandés Finn McCool construyó un puente con Escocia para ir a luchar contra otro gigante, enemigos mortales. Así nació el camino de basalto conocido como la Calzada del Gigante. Un  paisaje de fascinante belleza con la que quizá sólo puede competir otra obra colosal del océano: las paredes verticales de los Acantilados de Moher.  ¿Más razones para viajar a Irlanda y enamorarse de su indómita naturaleza? Contemplar la cima del Monte Errigal en Donegal o perderse entre las rocas de Old Red Sandstone.

Calzada del Gigante, Irlanda del Norte

Calzada del Gigante, Irlanda del Norte

4 – Tierra de castillos y leyendas con un pasado druida y vikingo.

La piedra de Blarney que besan los visitantes que se adentran por el castillo más fotogénico de Cork. El romanticismo de las ruinas del castillo de Dunluce. Los misterios de la colina de Tara, donde caminaban los reyes de Irlanda en tiempos ancestrales. La silueta del Rose Castle a orillas del Lough Lane. Los rayos de sol acariciando en el solsticio de invierno la gran tumba neolítica de 5000 años de Newgrange. Habitada por druidas y hechiceros, conquistada por feroces vikingos provenientes del norte, la Isla Esmeralda tiene un pasado de leyenda. Mitos que han dejado una huella imborrable y perpetuaron su legado hasta hoy.

Dunluce castle, Pyke en la ruta de Juego de Tronos en Irlanda del norte

Dunluce castle, Pyke en la ruta de Juego de Tronos

5 – Escenario de Juego de Tronos en Irlanda del Norte.

Es posible saciar el friki que todos llevamos dentro recorriendo los escenarios de cine repartidos por toda Irlanda: el Musseden Temple en Derry, creado como biblioteca de verano en el XVIII al borde del acantilado. El tenebroso Camino Real de The Dark Hedges. La umbría del Tollymore Forest, donde Lewis se inspiró para sus Crónicas de Narnia o donde los Stark encuentran sus cachorros de lobo huargo en el episodio I. Irlanda del Norte es escenario de la legendaria Juego de Tronos. Pero también de “Vikings” o de “El despertar de la fuerza”, el episodio VII de Star Wars rodada en la fabulosa isla de Skellings .

The Dark Hegdes, ruta Juego de Tronos en Irlanda del Norte

The Dark Hegdes, ruta Juego de Tronos en Irlanda del Norte

Bosque de Tollymore, Irlanda

Bosque de Tollymore, Irlanda

6 – Encantadores pueblos pesqueros. 

Andar por las calles coloridas de Dalkey hasta su viejo castillo, al sur de la bahía de Dublín. Fotografiar las casas pastel de Strangford, o bajar a pie de playa a Puerto Ballintoy en el norte, azotado por el implacable viento. Irlanda tiene cientos de pueblos encantadores y auténticos, muchos de ellos solitarios y aún ajenos al turismo. Aunque en el primero, si se tiene un poco de suerte, se dice que no es difícil encontrarse a Bono tomando una pinta en un pub del centro…

Puerto Ballintoy

Puerto Ballintoy

Calles de Dalkey, Irlanda

Calles de Dalkey, Irlanda

7 – Razones para viajar a Irlanda: celebrar San Patricio.

La fiesta nacional tiñe de verde toda la isla en una gran ola de alegría. El Día de San Patricio se vive y se siente con música, bailes, disfraces, ciudades y pueblos decorados en recuerdo y homenaje al santo patrón que cristianizó Irlanda. El 17 de marzo las arterias principales de Dublín se cortan al tráfico para dar paso al gran desfile que recorre la ciudad en un despliegue de entusiasmo. ¡La marea verde es contagiosa! Y es que San Patricio nos gusta tanto que la hemos asimilado como propia: es la fiesta más celebrada del mundo. Pero si duda en Dublín, su origen y esencia, es especial.

Desfile de San Patricio en Dublín

Desfile de San Patricio en Dublín

Calles de Dublín, San Patricio

Calles de Dublín, San Patricio

8 – La música de Irlanda.

La música folclórica y tradicional invita a soñar con el verde de praderas regadas por la lluvia fresca. El arpa de su escudo nos pone melancólicos y la gaita acompañada por violines nos hace bailar. ¡Pero qué decir de la música irlandesa contemporánea! Aquí han nacido y se han forjado grupos de fama mundial como U2, Snow Patrol, The Cramberries, The Corrs, Van Morrison, o la espiritual Enya. La música irlandesa nos seduce, y mucho. Y uno de los mejores lugares para disfrutar de ella es… Sí, lo adivinaste: The Temple Bar en Dublín. A su renombre se le suma el haber sido galardonado en varias ocasiones como el “Pub irlandés de Música del Año”.

The Temple Bar, Dublín

The Temple Bar, Dublín. Razones para viajar a Irlanda

9 – La gastronomía irlandesa. 

¿Hay algo más delicioso que degustar un auténtico fish pie en un pub tradicional acompañado de una pinta (o un whisky caliente si hace frío)? Palabra de que al primer bocado se olvidan todos los males de este mundo… Y qué decir de la ensalada de langosta, la crema de marisco, los mejillones típicos o el popular fish and chips. Para los más carnívoros, es obligatorio probar el Irish Stew. Es fácil amar Irlanda a través del paladar…

Pastel de pescado, plato típico irlandés

Pastel de pescado, plato típico irlandés

10 – Los irlandeses.

El espíritu gaélico vive en Galway, donde muchos de sus habitantes hablan ese idioma dulce que suena a mar. Los irlandeses son acogedores, entrañables y sociales. Nunca fallan a una fiesta y se quedan hasta el final. Los “andaluces del norte” los llaman. Sin duda la mejor de las razones para viajar a Irlanda son ¡los irlandeses!

Los irlandeses

Los irlandeses, lo mejor de Irlanda

6
Deja un comentario

avatar
3 Comentarios
3 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
4 Autores
cosmopolillaNetikertyAle Martinez Nottealvientooo Autores recientes
alvientooo
Invitado/a

Estoy seguro que cuando visite Irlanda tendré la sensación de estar como en casa. Todavía no he visitado este país, cuando vivía en Londres estuve a punto de ir unos días pero al final decidí venir a España. Me ha encantado el post y las fotos super chulas. Me quedo… Leer más »

Ale Martinez Notte
Invitado/a

Bueno, que a la primera razón ya estaba a punto de comprar un boleto para volver a Irlanda! Cada una de las razones es tan cierto y tan valedera que no puedo más que adherir palabra por palabra a lo dicho. ¡Gracias por tan bellas fotografías que me han llevado… Leer más »

Netikerty
Invitado/a
Netikerty

Hace muchos años fui a Dublin a estudiar inglés y tengo unos recuerdos muy buenos de Irlanda y sus irlandeses, aunque me quedan lugates por visitar como la calzada de los gigantes. Después de leer tu post me han entrado unas ganas locas de ir!!

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!

Seguros Iati Cosmopolilla