Cuatro Veces Heroica, Valladolid (la de México)

Un gavilán blanco erguido a punto de alzar el vuelo -un zaciual en maya -, es el símbolo de la sultana del Oriente. Sin embargo, ningún pájaro mítico me da la bienvenida a la bella ciudad colonial de Valladolid. Sí unas nubes grises que presagian tormenta, de esas que son capaces de irse tan súbitamente como aparecen descargando con violencia un aguacero de media hora. Pero luego vuelve a brillar el sol en un cielo limpio. ¡Chaparrones del Caribe! Pañuelo en la cabeza y prisa: sólo tengo un ratito para pasearme, para descubrir lo que ver en Valladolid, la de México. Porque la de España, confieso con cierta vergüenza, aún no la conozco.

Calles de Valladolid, México

Calles de Valladolid, México

Qué ver en Valladolid, la Ciudad Heroica de México.

El autobús de la excursión me ha traído hasta aquí después de visitar la legendaria Chichén Itzá y el cenote de Ik Kil. Una de las rutas típicas, imperdibles, en un viaje por la Riviera Maya. La ciudad de Valladolid no es sólo la tercera ciudad más poblada de todo el estado del Yucatán. Su importancia histórica radica en que en sus piedras centenarias aún resuenan los ecos de la revolución, ya que en ella se prendió la primera chispa que provocó todo un incendio: el de la Revolución Mexicana en 1910 contra el régimen tiránico de Porfirio Díaz.

Valladolid, Yucatán

Valladolid, Yucatán

Pero no sólo eso. El espíritu guerrero palpita por unas calles de palacios decadentes, viejas glorias de nobles y militares llegados de allende los mares, que los construyeron usando las rocas de Zací, la ciudad maya que ya se había ganado antes de la era Colón esta plaza a la espesa selva y las fieras salvajes. Las huellas aún se aprecian en las esquina de las coloridas fachadas: atención a las casas de las calles rectas que bordean el parque de Francisco Cantón Rosado. Sus esquinas muestran la piedra desnuda de lo que antaño fue una pirámide para honrar a los dioses.

Casas coloniales de Valladolid

Casas coloniales de Valladolid

Fue durante la luna llena de noviembre, 8 meses después de su fundación en 1545 de la mano de El Adelantado don Francisco de Montejo, cuando los caciques mayas atacaron la ciudad nueva bajo la Corona de Castilla, asesinando a conquistadores y a nativos al servicio del enemigo español. La ciudad resistió “heroicamente” durante veinte días. Y el poder del Imperio se mantuvo, como evidencia la cúpula con forma de corona de la iglesia de San Gervasio, la más bella de la urbe y sin duda la principal atracción que ver en Valladolid.

Iglesia de San Gervasio, qué ver en Valladolid

Iglesia de San Gervasio, qué ver en Valladolid

Un preludio a los acontecimientos desarrollados durante los siglos venideros. Valladolid fue también el escenario de la Guerra de Castas, la rebelión de los mayas a mediados del XIX contra los criollos y mestizos que los reprimían y explotaban aunque ya estuviera abolida la esclavitud. La defensa de la ciudad durante la revolución del Yucatán y el inicio de la mexicana le han valido el lema, no oficial pero sí halagador, que identifica hoy a una urbe apacible, donde los escolares saborean helados y juegan a la sombra de parques y plazas.

Parque de Valladolid

Parque de Valladolid

La Valladolid actual es una ciudad turística, por su ubicación y sus atractivos, rodeada del legado de los mayas y misteriosos pozos de agua dulce en los que sumergirse: los mágicos cenotes. Su carácter mestizo se descubre en el Centro Artesanal Zací, donde los artesanos mantienen las tradiciones prehispánicas y exhiben tejidos o tallas en piedra y madera de rostros de divinidades extintas. Las piezas mayas más valiosas, procedentes de las excavaciones de Ek Balam, se custodian en el museo de San Roque, junto al parque donde reposan para siempre los héroes de la ciudad. En la colección de arte tras los muros del palacio colonial de la Casa de los Venados, o en la monumental fachada del Palacio Municipal del S. XVI, uno de sus edificios más antiguos.

Artesanía maya

Artesanía maya

Me falta tiempo para recorrer la Cuatro Veces Heroica. Para mezclarme con su gente, para calentarme del improvisado aguacero con la típica sopa de lima o con un sorbo del peligroso licor Xtabentun, sólo para guerreros… Esas banderitas de colores de San Gervasio, que se agitaban con el aire tropical, me dicen que algún día volveré con más calma, a recorrer todo el Yucatán. A contagiarme del espíritu revolucionario de Valladolid de nuevo. Porque el halcón blanco volverá a surcar los cielos.

Casas de colores, qué ver en Valladolid

Casas de colores, qué ver en Valladolid

Sigue viajando por México en el blog:

6
Deja un comentario

avatar
3 Comentarios
3 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
4 Autores
cosmopolillaMaria Jose MoronJose LópezHappy Travel Autores recientes
Happy Travel
Invitado/a

¿Te llevaste una artesanía maya a casa? ¡No pueden ser más bonitas! Y la ciudad parece increíble. Le tenemos unas ganas a México…

Jose López
Invitado/a
Jose López

A mi no me dio tiempo a ir a la zona de Yucatán cuando estuve en México. Terminé ahogado en mezcal en Playa del Carmen y me lo tuve que saltar… jajaja. De todas formas mi idea era ir a Mérida y a la zona de la costa, nunca me… Leer más »

Maria Jose Moron
Invitado/a
Maria Jose Moron

Qué bueno Patri!!! Nosotros estuvimos por Yucatán en nuestra vuelta al mundo. Conocimos Valladolid (tb la Valladolid de España jajajaj) y Mérida (y la de España). Cuando viajas te das cuentas de muchas cosas, entre ellas todas las que tenemos en común y por supuesto todos sus porquésss.
Enhorabuena guapísima!!

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!

Seguros Iati Cosmopolilla