Chichén Itzá, Maravilla del Mundo

Chichén Itzá, Maravilla del Mundo maya en México

Canek, el príncipe de Chichén Itzá y Sac Nité, la princesa de Mayapán, estaban enamorados desde niños. Pero la joven estaba comprometida con otro príncipe maya. Justo antes de celebrarse este matrimonio los amantes acordaron huir. Pero Canek no se fue solo. Arrastró consigo a todo su pueblo. La espléndida ciudad, sus casas y templos, quedaron vacíos y malditos para siempre… (Leyenda maya del abandono de Chichén Itzá, Maravilla del Mundo). 

El Caracol de Chichén Itzá

El Caracol de Chichén Itzá

Historia de Chichén Itzá. 

Año 325, d.C. Guiados por las estrellas, un grupo de guerreros mayas encuentra un nuevo emplazamiento en la frondosa selva del Yucatán. Se instalan alrededor de un cenote sagrado color verdemar, sintiendo de cerca la presencia de sus dioses, los de la lluvia, quienes con su bondad o furia florecen o destrozan las cosechas, bendiciendo o castigando con la sequía. De esta inundada oquedad que producía tanta veneración como pavor manaría su nombre: la Boca del pozo de los brujos del agua. Este es el significado en maya de Chichén Itzá.

Cenote de Chichén-Itzá

Cenote de Chichén Itzá, Maravilla del Mundo

La Historia de Chichén Itzá en sus primeras décadas fue borrada por la lluvia del trópico. Esa misma que deshizo a los primigenios hombres de barro. En las copas más altas se esconden los primates, ese segundo intento de siervos malogrados y repudiados por los dioses. Y en los campos trabajan los hijos del maíz, siempre complacientes. Temerosos del universo, para aplacar los arrebatos de ira arrojaban a sus propios vástagos a la boca del cenote, también entrada al Inframundo, rogando misericordia.

Máscaras en Chichén-Itzá

Máscaras en Chichén Itzá, Maravilla del Mundo

Es alrededor del 800 cuando se produce el cambio: los toltecas invaden la región. Ambas culturas se fusionan y comienza el esplendor de la ciudad de los brujos del pozo. Una edad de oro en la que será la más poderosa de todo el Yucatán, dominando el conocido como Periodo Clásico Maya. Se construye un gran campo para el juego de pelota y el templo sagrado donde cada equinoccio baja del firmamento el dios Kukulcán, la serpiente emplumada. A finales del S.XIII acaece la guerra civil y decadencia. Cuando llegaron los conquistadores españoles, Chichén Itzá era un desierto de jungla y piedra.

Historia de Chichén Itzá en piedra

La Historia de Chichén Itzá en piedra

Chichén Itzá, Maravilla del Mundo maya en México.

Aprieta el calor cuando nos bajamos del autobús a las puertas de los vestigios del mundo maya más famosos de México. Agua, es importante agua para hidratarse y una sombrilla para conseguir un poco de sombra allí en las praderas de donde fueron talados los árboles para alzar los edificios. Seguimos al guía, quien nos va a conducir y explicar a todo detalle la historia de esta legendaria ciudad del Yucatán. Hoy tiene el privilegio de ser Chichén Itzá, Maravilla del Mundo.

Visita a Chichén Itzá, Maravilla del Mundo

Visita a Chichén Itzá, Maravilla del Mundo

Las Monjas y la Iglesia de Chichén Itzá. 

Sumergida en la exuberante y frondosa selva tropical, el verde se me mete por los ojos contrastando con el intenso celeste del cielo. En su cénit brilla Ah Kin, el dios Sol, sanador de enfermedades y protector de los demonios que habitan en la oscuridad, esperando paciente a su esposa Ixchel, la Luna. Bordeamos la ciudad hasta el complejo de “Las Monjas”, situado en una suave colina; no busques montañas en el Yucatán, no las hay.

El complejo de Las Monjas, Chichén Itzá

El complejo de Las Monjas, Chichén Itzá

Bautizado así por los exploradores españoles que lo asimilaron a “un convento” y “una iglesia” por su profusa decoración, en la superficie de la roca tallada a todo detalle se representa al dios Chaac de la lluvia. Los dientes sobre la puerta dan paso al Inframundo. Ser tragado por el mounstruo o descender a los infiernos para luego renacer, más sabio y cercano a los dioses, era uno de los tantos rituales mayas. Se desconoce a ciencia cierta qué era “Las Monjas” en realidad. Lo más aceptado: un palacio municipal o recinto de poder.

Las Monjas, Chichén Itzá

Las Monjas, Chichén Itzá

El Caracol, observatorio astronómico de Chichén Itzá. 

Nos abrimos paso por la selva entre pequeñas construcciones rituales hasta El Caracol, uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad. Llamado así por las escaleras de caracol que ascienden hasta su cima, aquí se observaba y estudiaba el sol y Venus. Se vigilaba el cielo y los astros buscando predecir borrascas y cosechas, marcando equinoccios y estaciones, pero también tratando de adivinar en el cambiante fulgor y movimiento de los cuerpos celestes como guerras, epidemias o desgracias que pondrían en juego el futuro de Chichén Itzá. Los mayas fueron los mejores astrónomos de su época.

El Caracol, Chichén-Itzá

El Caracol, Chichén-Itzá

El gran Juego de Pelota. 

Entre puestos de artesanía local y voces en español ofreciendo todo tipo de recuerdos alcanzamos la gran explanada. A su izquierda, el gran Juego de Pelota. Ando sobre la arena de la que es la cancha de juego más grande de Mesoamérica. En las dos largas construcciones laterales se ubican dos anillos de piedra con imágenes de serpientes emplumadas. En el talud, escenas del sacrificio de los jugadores, “gladiadores” medievales al otro lado del Atlántico. La edificación me impresiona: sobre las canchas se alzan dos bloques que estuvieron decorados de relieves y pinturas, escenas inspiradas en batallas que un día debió vivir Chichén Itzá.

El Juego de Pelota, Chichén Itzá

El Juego de Pelota, Chichén Itzá

La pirámide de Kukulcán.

En la explanada de hierba todas las miradas se concentran en la gran pirámide: El Castillo. Con 24 metros de altura, este templo maya presenta la más perfecta construcción matemática. La base es una plataforma rectangular de cuatro lados con escalinatas de 91 peldaños: 365 en total, uno por cada día del año. Arriba, un santuario cuadrado mirando a las estrellas. La pirámide de Kukulcán signaba los equinoccios. Cada año, ante el estupor de los presentes, hacía acto de aparición la serpiente emplumada dibujada por el sol en un juego de sombras y luces, descendiendo del cielo. Magia, la magia es real en Chichén Itzá.

Pirámide de Chichén-Itzá, qué ver en Riviera Maya

Pirámide de Chichén-Itzá

En las construcciones colindantes se aprecian las estelas esculpidas con el fin de la propaganda: narran las hazañas y victorias de los gobernantes. El templo de los Jaguares mira amenazante; era usado como altar de sacrificios. La historia de Chichén Itzá y la cultura de sus habitantes hoy se puede leer en sus piedras. Un legado que los mayas nos dejaron como regalo a las generaciones de la posteridad. Desde 1988 Chichén Itzá es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En 2009 pasó a formar parte de la lista de las 7 nuevas maravillas del mundo.

Templos de Chichén Itzá

Templos de Chichén Itzá

“Aquí sucede algo mágico”, me dijo el guía. Chichén Itzá es un lugar en el que sentir la energía cósmica, fluyendo directamente desde las estrellas. 

Pirámide de Kukulcán, Chichén Itzá

Pirámide de Kukulcán, Chichén Itzá

Sigue viajando por México en el blog:

No viajes a México sin seguro de viaje. La cosmopolilla recomienda Iati:

Seguros Iati Cosmopolilla

 

2
Deja un comentario

avatar
1 Comentarios
1 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
2 Autores
cosmopolillaFrancisco Po Egea Autores recientes
Francisco Po Egea
Invitado/a
Francisco Po Egea

¿Cómo has hecho esas fotos? Parecen de hace 20/30 años, las primeras veces que estuve allí. La última vez, hace 3 años, me llevé una enorme decepción. Todo el sitio se había convertido en un mercadillo. Estaba lleno de puestos de venta de artesanías y recuerdos para los miles de… Leer más »

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!

Seguros Iati Cosmopolilla