Qué ver en Narbona, Francia
Europa Francia

Un paseo por la «Roma» francesa: qué ver en Narbona

Escrito por la
el
22 mayo, 2020

En el sur de Francia descubrí el significado de lo que los autóctonos denominan «El arte de vivir». Amar la vida a través de los detalles, de concederse pequeños placeres como saborear una copa de buen vino al atardecer, con un bocado del mejor queso. Sentarse en una terraza, rodeada de viñedos teñidos de rojo, escuchando el trino de los pájaros que se recogen para dormir, antes de hacerlo yo en una casona centenaria, tras patear las lindas calles de una ciudad milenaria. Ahí lo comprendí: simplemente habían puesto nombre a algo que vengo practicando, desde hace tiempo, ligado al viajar despacio y disfrutar del momento. Así fue como pasé un fin de semana a orillas del canal de la Robine gozando de la gastronomía en el que dicen es «el mejor buffet del mundo» y del patrimonio en Occitania. ¿Suena bien? Entonces sigue leyendo: te cuento qué ver en Narbona en 2 días, la pequeña «Roma» francesa.

Canal de Robine

Canal de la Robine

Cómo llegar a Narbona. 

Ubicada en el departamento de Aude, tan sólo 2 horas en tren de Renfe – SNCF conectan Narbona con Barcelona, en varias frecuencias diarias. Desde Madrid, parte un tren diario cuyo destino final es Marsella, haciendo parada en Narbona. Así pues, por su cercanía con la frontera española, Narbonne es ideal para una escapada de fin de semana. Parada obligatoria en una ruta por Occitania, recorriendo el sur de Francia en coche. He aquí una oportunidad para conocer otras ciudades de esta región Patrimonio de la Humanidad como Carcasonne.

Narbona, Francia

Narbona, Francia

Hoteles en Narbona. 

¿Dónde dormir en Narbona? Mi alojamiento durante ese fin de semana fue una preciosa casa tradicional, entre cipreses y viñedos, en plena campiña francesa: Le Domaine de La Ramade. Lugar que invita a un reparador descanso tras patear las calles de Narbona y probar todos (o casi todos) los platos de Les Grands Buffets.

Mi hotel en Narbona

Mi hotel en Narbona

Mapa de lugares que ver en Narbona (sur de Francia).

  1. Estación tren de Narbona.
  2. Horreum Romano.
  3. Catedral de Narbona.
  4. Palacio de los Arzobispos.
  5. Puente de los Mercaderes.
  6. Mercado de les Halles.
  7. Les Grands Buffets.
  8. Abadía de Fontfroide.
  9. Narbonne Plage.
  10. Alojamiento en Narbona: Le Domaine de La Ramade.

Fuente: Google maps.

Un fin de semana de turismo por Narbona y alrededores. 

Narbona me sorprendió para bien. Acogedora y tranquila, su cuidado casco histórico de trazado medieval se puede recorrer perfectamente a pie en una jornada. Aunque su apariencia es la de una villa centenaria, el origen de esta urbe se pierde un par de milenios atrás en el tiempo: fue la primera colonia de los romanos en tierras galas. Un paso estratégico en la Vía Domitia, en el camino a Hispania.

Narbona es la pequeña Roma francesa

Narbona es la pequeña Roma francesa

Las huellas del Imperio de los césares aún permanece ocultas bajo los cimientos e incluso, una pequeña parte se puede visitar. Allí dirigimos nuestros pasos en primer lugar, tras dejar las maletas en el alojamiento. Los restos de esta calzada romana trazada por el procónsul Cneo Domicio Enobarbo en el año 120 a.C. son visibles en el centro de la plaza del Ayuntamiento, tal y como quedó en el siglo IV.

Narbona, la pequeña Roma de Francia

Narbona, la pequeña Roma de Francia

El Horreum Romano. 

Narbona fue la capital de la Narbonense, provincia perteneciente al Imperio romano de Occidente. Su situación estratégica, en la calzada romana que unía la península itálica con Hispania, encrucijada de caminos con la vía Aquitania en dirección al Atlántico, la hizo convertirse en una de las ciudades más importantes de la Galia. Los vestigios de este pasado son palpables en los pasadizos subterráneos que se conservan en el Horreum Romano, antiguo mercado que hacía a su vez almacén de vino y grano.

Restos arqueológicos del Horreum Romano

Restos arqueológicos del Horreum Romano

La catedral de San Justo y San Pastor. 

De época romana nos movemos por estrechas travesías hasta una época más oscura: la Alta Edad Media, con las hogueras de la Inquisición, las cruzadas de los Templarios, La caza de brujas y herejes entre los que se encontraban los cátaros.  La tercera catedral más alta de Francia se alzó como símbolo del poder papal contra la lucha de la herejía que se encontraba a dos pasos: en las vecinas Albi y Carcasonne, a quienes combatieron con el poder del fuego y la espada.

Catedral de San Justo y San Pastor

Catedral de San Justo y San Pastor

Consagrada a los santos Justo y Pastor, la catedral gótica de Narbona se comenzó a construir en 1272, sin llegar a concluirse, por el maestro Jean Deschamps. El exterior del templo es imponente y macizo; sus torres y muros de aspecto defensivo, efectivamente se usaron como protectores de la ciudad en varios ataques. Sin embargo, el interior muestra el eclecticismo de diferentes estilos y épocas, entre los que destacan las bellas vidrieras de los siglos XIV y XV, el gran órgano del artesano Moucherel (siglo XVIII) o el Baldaquino del Altar Mayor, de mármol de Caunes y bronce dorado construido de 1673 a 1703.

Vidrieras de la catedral

Vidrieras de la catedral, qué ver en Narbona en 2 días, Francia

El Palacio de los Arzobispos de Narbona.

La catedral de San Justo y San Pastor forma parte del conjunto monumental conocido como el Palacio de los Arzobispos de Narbona, junto al que fuera Palacio Viejo, el Palacio Nuevo y las torres de la Magdalena y San Marcial. Conjunto que pasó al estado tras la Revolución Francesa y más tarde fue comprado por la villa. El Palacio Nuevo se construyó en 1846 y fue ubicado el Ayuntamiento de la ciudad, fachada donde hoy ondean las banderas de Occitania y Narbona.

Ayuntamiento de Narbona

Ayuntamiento de Narbona

Lo mejor de este gran conjunto, además de albergar el Museo Arqueológico de Narbona, es subir a lo más alto de la torre de Gil Aicelin, edificada entre 1290 y 1311. Con 40 metros de altura, la panorámica es espléndida: se contemplan los tejados rojizos de Narbona y el resplandor del río Aude hasta perderse por las colinas de viñedos de Occitania.

Vistas de Narbona desde la torre

Vistas de Narbona desde la torre

El Puente de los Mercaderes.

El canal de la Robine es otro de esos lugares imprescindibles que ver en Narbona. Cuenta con la protección máxima de la Unesco, Patrimonio de la Humanidad, y se trata de una rama lateral del Canal de Midi, en un antiguo paso del río Aude. La más fotogénica de las pasarelas que lo salvan es el Puente de los Mercaderes, único puente habitado de Francia, cuya apariencia se dice que recuerda al mítico Puente Vecchio de Florencia.

Puente de los Mercadores

Puente de los Mercadores, qué ver en Narbona, Francia

Mercado de Les Halles. 

Al otro lado se ubica el animado mercado de abastos de Narbona: Les Halles. Lugar de cita entre locales en busca de frutas y verduras de la región, producción local. También hay espacio para charlar al calor de un vino de sello occitano, mientras se degusta un delicioso trozo de queso. Pero el apetito mejor lo reservamos para ir a comer al más especial de los restaurantes de Narbona.

Mercado de Les Halles

Mercado de Les Halles

Mercado de abastos de Narbona

Mercado de abastos de Narbona

Dónde comer en Narbona: Les Grandes Buffets.

Se dice que el mejor buffet del mundo se encuentra en esta pequeña ciudad del sur francés: Les Grandes Buffets. Un amplio local basado en la cocina tradicional francesa y no en la alta gastronomía de lujo. A mí me resultó toda una experiencia culinaria que recomiendo probar. ¿Lo mejor? La selección de 45 quesos de toda Francia, aunque también hay un rincón de los mariscos, con una fuente de langostas frescas. La zona caliente donde preparan los platos al instante… Y hay que dejar hueco para degustar alguno de los 100 postres caseros. El precio ronda los 33€ por comensal, bebida aparte. Si quieres vivir esta experiencia, hay que reservar con mucha antelación: la lista de espera es de unos dos meses.

Les Grands Buffets

Les Grands Buffets

Sitios que ver en los alrededores de Narbona.

Una vez pateado todo el centro histórico de la pequeña Roma francesa, si se dispone de vehículo propio hay varios pueblos cerca de Narbona que merecen la pena incluir en ruta: Castelnou, próximo a Perpiñán y perteneciente a la asociación de «Los pueblos más bonitos de Francia». También Salses-Le-Chateau con la fortaleza de Salses. Si hace buen clima, se puede aprovechar para pasar una mañana o tarde en la playa de Narbona, enmarcada en un parque regional natural a orillas del Mediterráneo.

La Abadía de Fontfroide.

En mi caso, al viajar en otoño a Occitania, nos acercamos hasta la bella y misteriosa Abadía de Fontfroide. Ubicada en un paisaje boscoso, a 14 km de la ciudad de Narbona, se trata de una visita sensorial con juego de música, luces y sombras a un lejano mundo monacal para aportar paz al espíritu. Un despertar de emociones, en un recorrido mágico y diferente.

Abadía de Fontfroide

Abadía de Fontfroide, qué ver en Narbona y alrededores en 2 días

Sigue viajando por Francia en el blog: 

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si compras o reservas a través de mi web obtengo una comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que he escrito en este artículo sobre qué ver en Narbona está basado en mi propia experiencia.

TAGS

DEJA UN COMENTARIO