Odaiba, una isla futurista en la bahía de Tokio

Qué hacer en Odaiba, Tokio, Japón

Atardece en la bahía de Tokio. Las luces del Rainbow Brigde se reflejan en el agua surcada por barcos de recreo. Se prenden los edificios en la otra orilla, unida a la isla artificial de Odaiba por este puente multicolor. Sobre el cielo rosado destaca la silueta de esa otra Estatua de la Libertad al otro lado del mundo, réplica de la francesa. Aquí y ahora, me siento afortunada de vivir esta puesta de sol memorable en la cosmopolita ciudad de Tokio tras recorrer «la isla del futuro». Lugar donde conviven la fantasía, el manga, el anime y la tecnología como sólo es posible en esta metrópoli asombrosa. Si vienes a la capital del país del Sol Naciente tienes que dedicar todo un día a visitarla: te cuento todo lo que hacer en Odaiba, la isla artificial de Tokio.

Atardecer en Odaiba, Tokio

Atardecer en Odaiba, Tokio

Odaiba, una isla futurista en la bahía de Tokio.

Aún no se llamaba Tokio sino Edo y estaba bajo el poder del shogunato Tokugawa cuando, a mediados del siglo XIX, se levantaron varias islas artificiales en la bahía. Las baterías defensivas tenían el fin de prevenir ataques marítimos. Casi cien años después, se inaugura el puerto de Tokio y es en ese momento cuando la isla de Odaiba comienza a tomar forma. Pero no será hasta los años 90 cuando se proyecta como un centro de negocios y residencial, dotada de una gran oferta para el ocio y el turismo. Parques, museos, centros comerciales dedicados al manga y al anime… Hacen de la isla de Odaiba uno de los lugares más curiosos, interesantes y divertidos de Tokio.

Miraikan, qué hacer en Odaiba

Cómo llegar a Odaiba. 

Hay varias formas de llegar a la isla de Odaiba. Se puede cruzar a pie o en tren el Rainbow Brigde sobre la bahía, aterrizando directamente en la zona de ocio del parque y la Estatua de la Libertad. También se puede coger un autobús en Asakusa, en caso de que estemos por la zona del templo Senso-ji o un barco panorámico que atraviesa la bahía, costando unos 1.200 yenes. Una de las mejores opciones es el tren elevado Yurikamome, desde la estación Shimbashi de la línea Yamanote. Un monorrail exterior sin conductor que tarda unos 20 minutos aproximadamente. Elegí esta última por rapidez y por vistas. Para regresar al centro de Tokio ya de noche, por el Puente Arcoíris.

Qué ver en Odaiba. 

Miraikan (Museo Nacional de la Ciencia Emergente y la Innovación).

Nuestra primera parada es el museo Miraikan, el «museo del Futuro» inaugurado en 2002. Su fachada acristalada alberga varias plantas con salas de exposiciones temporales y permanentes. Sobre el atrio central «flota» el planeta Tierra mostrando desde diferentes ángulos su geografía y relieve, como si fuéramos unos observadores extraterrestres que la contempláramos desde el espacio. Una visión fascinante de la que me cuesta despegar, para internarme en las siguientes salas: Robótica con cyborgs de última generación, que son capaces de responder preguntas en una conversación con humanos y gesticular ante el asombro (o el terror) de los visitantes. La réplica de la Estación Espacial Internacional es otra de las grandes atracciones del Miraikan. Se puede pasar de una a diez horas en este museo interactivo e inaudito, sintiéndose científico por un día.

Miraikan, isla de Odaiba

Miraikan, isla de Odaiba

Cyborg, Odaiba, Tokio

Cyborg, Odaiba, Tokio

El DiverCity y Unicorn Gundam. 

Mi siguiente parada, a unos 15 minutos caminando del museo del Futuro, es el centro comercial DiverCity. En su entrada está la principal atracción de este centro: la plaza con una estatua a «tamaño real» de casi 20 metros de altura del Unicorn Gundam. La figura no es estática; cambia varias veces al día de forma y al caer la noche se ilumina. Para los fieles de esta serie de anime, adaptación de la novela de Fukui «Mobile Suit Gundam Unicorn», también hay una cafetería temática y una tienda de objetos variopintos.

Gundam Unicorn, DiverCity de Odaiba

Gundam Unicorn, DiverCity de Odaiba

Otros centros de ocio en Odaiba: Legoland, Sega Joypolis, Madame Tussauds.

Tal vez el DiverCity sea el centro más popular de la isla de Odaiba. Pero no el único. También en la isla futurista de Tokio hay un Legoland, una de las mejores visitas que hacer en Odaiba si se va con niños. También un museo interactivo con figuras de cera (Madame Tussauds). Y, para nostálgicos de finales del siglo XX, máquinas de vídeojuegos que ya se pueden considerar «vintage». Incluso encontré un «Museo del Takoyaki» donde preparan este típico plato de mil maneras diferentes. Mi conclusión: hace falta más de un día para explorar Odaiba por completo.

Joypolis, Odaiba

Joypolis, cosas que hacer en Odaiba, Tokio

Centro de realidad virtual

Centro de realidad virtual en Odaiba

Aunque a Odaiba la llaman «la isla del futuro», también puede resultar un viaje al pasado: la cuna del anime, los videojuegos, el manga y otras máquinas vintage se ubican en las salas laterales del Museo del Takoyaki

Museo del Takoyaki: un mercado vintage en Odaiba

El edificio de la Fuji TV.

Otro lugar emblemático que visitar en Odaiba es el edificio futurista de la Fuji TV. La sede de una de las cadenas de televisión más populares de Japón es, también, centro comercial con restaurantes y cafeterías. Un paseo por el interior del edificio permite echar un vistazo a platós de programas y, la principal atracción, un mirador a Tokio en la planta 25. Aunque acceder a éste cuesta 500 yenes.

Sede de la Fuji TV

Sede de la Fuji TV

Aquacity: las mejores vistas de la bahía de Tokio.

Para última hora de la tarde reservo la mejor panorámica de Odaiba. En Aquacity se localizan el parque, la playa de Odaiba y la Estatua de la Libertad de Tokio. Mucho más pequeña en tamaño que la de Nueva York, en realidad se trata de una réplica de la parisina, ubicada en el Sena, símbolo erigido para estrechar lazos entre Francia y Japón.

Estatua de la Libertad de Tokio

Estatua de la Libertad de Tokio

Atardece en la bahía de Tokio y me despido de la gran metrópoli. Al fondo gira iluminada la gran noria de Odaiba. Me espera un nuevo día en el que seguiré en ruta hacia el volcán Fuji, el monte más alto del país del sol naciente, con la esperanza de vislumbrar su cumbre de casi cuatro mil metros entre las nubes.

¡No viajes a Japón sin seguro de viaje! Por lo que pueda pasar, yo recomiendo Intermundial. Y si lo compras a través de mi web tienes un 20% de descuento. Usa mi código descuento LACOSMOPOLILLA10. Puedes comprarlo pinchando aquí:

Sigue viajando por Japón en el blog:

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si compras o reservas a través de ellos obtengo una pequeña comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así que me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que escribo y recomiendo sobre qué hacer en Odaiba está basado en mi propia experiencia. 

Deja un comentario

avatar

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!