Melgaço: el destino de naturaleza más extremo de Portugal

Rafting en el Miño, qué hacer en Melgaço Portugal

Las aguas del río Miño discurren bravas en dirección al Atlántico. A un lado Portugal; al otro España. El paisaje es de un verde intenso, frondoso. Bosques, montañas de rocas cubiertas de musgo y fértiles valles de viñedos donde se asoman entre la niebla aldeas de tejados rojos. ¿Dónde estoy? Justo en la raya de Galicia. A 1 hora de Vigo y 2 de Oporto se ubica el Parque Nacional de Peneda – Gerês. La región más septentrional del país luso es un área natural protegida, santuario de fauna y flora que permanece alejada del turismo masivo -por suerte- y donde se disfruta del entorno de forma sostenible. Si estás buscando desconectar de la ciudad y sumergirte en un hábitat de pura belleza, pon rumbo a las freguesias del Alto Miño. A continuación, te cuento qué hacer en Melgaço, el destino de naturaleza más extremo de Portugal.

Qué hacer en Melgaço, Portugal

Qué hacer en Melgaço, Portugal

Destino Melgaço, La sorprendente Región Norte de Portugal. 

Esta vez vuelo a Vigo. Y de la ciudad atlántica, en coche hasta Melgaço, el municipio más al norte de Portugal. Un puente hace de frontera y toca atrasar una hora el reloj. El Distrito de Viana do Castelo es vecino de tierras gallegas y comparte con ellas algunas leyendas, tradiciones y esa naturaleza exuberante de fragas de helechos y espesura donde se ocultan lobos, corzos, rapaces, zorros o jabalíes. La villa de Melgaço se ubica en un valle, rodeada de montes de una naturaleza salvaje con grutas, senderos, desfiladeros con ríos y cascadas por las que atreverse a descender. Y es que este entorno se presta como ninguno a la diversión del turismo activo -rafting, barranquismo, escalada, ciclismo…- con la recompensa de, tras la aventura, una copa de albariño y un trozo de queso de cabra, todo kilómetro cero, producción artesana y local.  ¿No suena a un plan perfecto? 

Un albariño en Melgaço

Un albariño en Melgaço

La villa de Melgaço: recorriendo un pueblo medieval. 

La alta torre del castillo de Melgaço domina el paisaje. A mis pies, tejados anaranjados y la vista se pierde en el horizonte, -ya Galicia-. Edificado en el siglo XII por el primer rey de Portugal, Alfonso Henriques, marca el núcleo fundacional de una villa anclada en el tiempo tras la muralla defensiva. Callejones de casitas de puertas diminutas, con macetas y gatos al acecho. Pasear por las estrechas y empedradas travesías de Melgaço es una delicia.

Torre y castillo de Melgaço, qué hacer en Melgaço, Portugal

Torre y castillo de Melgaço, qué hacer en Melgaço, Portugal

Calles de Melgaço, Portugal

Calles de Melgaço, Portugal

Vistas de Melgaço desde el castillo

Vistas de Melgaço desde el castillo

Museos de Melgaço: Séptimo Arte y contrabando.

Además del museo de Arqueología -dentro de la misma torre del Homenaje del castillo- Melgaço cuenta con un cuidado museo dedicado al cine. Zoótropos -cajas cilíndricas giratorias que reproducen «la ilusión del movimiento»- carteles antiguos y objetos de la colección personal del director de cine Jean Loup Passek, dibujan un atisbo de la historia de los inicios de «la fábrica de sueños». Otro museo que merece una visita es el Espacio Memoria y frontera. Y es que, a orillas del Miño, el borde entre España y Portugal es difuso. Muy cerca de Melgaço se ubica Ribadavia, precioso pueblo gallego que conocí el año pasado cuando estuve recorriendo Ourense y su provincia. A través de sus aguas viajaban judíos escapando del Nazismo durante la Segunda Guerra Mundial. Además de personas, las líneas se cruzaban con productos difíciles de conseguir, como el tabaco o el chocolate. Testimonio de tiempos difíciles en periodos de conflictos.

Museo del cine, qué hacer en Melgaço

Museo del cine, qué hacer en Melgaço

Rafting en el río Miño.

Ya avisé que los deportes de aventura son la oferta estrella de actividades que hacer en Melgaço. Las posibilidades son diversas, dependiendo del grado de adrenalina que se esté dispuesto a sufrir: senderismo, rappel, puenting, kayak, snorkel en lagunas, rafting, observación de fauna salvaje, barranquismo… Yo tengo la suerte de probar los rápidos del río Miño con el equipo de Melgaço WhiteWater ¡una experiencia divertidísima!

Cata de vinos en la Quinta do Solaheiro.

La gastronomía de Portugal es famosa por deleitar al paladar con exquisitos platos cuya máxima es el bacalao, con 365 formas diferentes de prepararlo. En Melgaço además de ricos pescados con verduras, un caldo verde para calentarme del frío que a veces se instala en las montañas y los deliciosos pasteles de nata (confieso que son mi debilidad) degusto el vino local. Las bodegas de la Quinta do Solaheiro, con Joao Cerdeira a su cargo, fueron las primeras en hacer Albariño de Melgaço. Tradición familiar que continúa la segunda generación con la hija de Joao, logrando la certificación de agricultura ecológica de sus viñas. El resultado: unos vinos exquisitos, suaves y refinados.

Bodegas de Melgaço

Bodegas de Melgaço

Pasteles de nata y Albariño en Melgaço

Pasteles de nata y Albariño en Melgaço

Alojamiento en Melgaço: me alojo en el Hotel Monte Prado Minho, un cuatro estrellas con spa en plena naturaleza, con vistas a la montaña y pasarelas de madera paralelas al Miño, cuyo rumor escucho desde mi cómoda habitación.

Alojamiento en Melgaço, Portugal

Alojamiento en Melgaço, Portugal

Las freguesías de Melgaço: Castro Laboreiro.

Abajo, en el valle, queda la villa de Melgaço. Una carretera de curvas serpea montaña arriba alcanzando los mil metros de altitud. El antiguo asentamiento de Castro Laboreiro es una aldea ya habitada en la Edad del Hierro. Su castillo medieval fue destruido durante una fuerte tormenta por un rayo, reducido a la ruina. Pero sin duda merece la pena explorar el castro y sus alrededores, inmersos en plena naturaleza. Y si es con una bicicleta, alquilada en la tienda de Montes do Laboreiro, empresa de turismo activo que también ofrece otras actividades como el barranquismo, la diversión está asegurada.

Iglesia de Castro do Laboreiro

Iglesia de Castro do Laboreiro

Casas de Castro Laboreiro, qué hacer en Melgaço

Casas de Castro Laboreiro, qué hacer en Melgaço

Así, a dos ruedas paseo entre las pintorescas casas de piedra del núcleo urbano de Castro Laboreiro. La iglesia Matriz, sus lavaderos, sigo la carretera hasta el Ponte Velha y el sendero -ya caminando- que conduce a las cascadas do Laboreiro, junto a los viejos molinos. ¡Un paisaje de fábula pintado de amarillo en primavera!

Puente sobre el río, Castro Laboreiro, qué hacer en Melgaço, Portugal

Puente sobre el río, Castro Laboreiro, qué hacer en Melgaço, Portugal

Cascadas do Laboreiro, qué hacer en Melgaço Portugal

Cascadas do Laboreiro, qué hacer en Melgaço Portugal

Además de la increíble naturaleza que lo rodea, Castro Laboreiro alberga un museo donde aprender sobre las costumbres y la vida tradicional en estas aldeas del Alto Miño.

Casa tradicional de Castro Laboreiro

Casa tradicional de Castro Laboreiro, en la misma habitación podían vivir hasta 11 personas

Todavía se puede ver a mujeres vestidas totalmente de negro, con las ropas tradicionales, en las aldeas de Melgaço. 

Museo de Castro Laboreiro

Museo de Castro Laboreiro

Las inverneiras de Peneda – Gêres.

Una de las cosas que más me sorprende de los alrededores de Castro Laboreiro es descubrir las Inverneiras. Se trata de unas construcciones en pleno Parque Nacional a las que se trasladaban los aldeanos con la familia y el ganado cuando apretaba el frío, para protegerse de las inclemencias del tiempo. Los veranos, en cambio, los pasaban en las «brandas», donde había abundantes pastos frescos en la alta montaña. Horno de piedra, molino y techo y paja para las bestias. Se me antoja un tanto dura la vida antigua en estas sierras del norte…

Inverneiras, Castro Laboreiro, qué hacer en Melgaço

Inverneiras, Castro Laboreiro, qué hacer en Melgaço

Mi alojamiento en Castro Laboreiro: me hospedo en el hotel Castrum Villae, en la vía principal. Hay que tener el cuenta que la aldea es muy pequeña; tiene una pastelería con ricos dulces y cafés, y un restaurante en el que probar la comida típica de la región: el Mirador del castillo.

Restaurante en Castro Laboreiro

Restaurante en Castro Laboreiro

Gastronomía, patrimonio, cultura, historia y, sobre todo, naturaleza extrema. Melgaço, un plan diferente; un lugar en Portugal más allá de los típicas ciudades trilladas -Oporto, Lisboa, Aveiro, el Algarve y sus playas- donde re-conectar con la naturaleza, la vida salvaje y la montaña. Yo, me quedo.

Sigue viajando por Portugal en el blog:

Agradecimientos: Muchas gracias a Turismo de Melgaço por invitarme a «Pegada Zero», las Jornadas de Turismo de Naturaleza de Melgaço que celebran cada año en este municipio portugués. Todo lo que he escrito sobre qué hacer en Melgaço está basado en mi propia experiencia. 

6
Deja un comentario

avatar
3 Comentarios
3 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
4 Autores
cosmopolillaCristinaalvientoooDinkyViajeros Autores recientes
DinkyViajeros
Invitado/a

Nunca habíamos oído hablar de Melgaço pero viendo que reúne naturaleza y la posibilidad de hacer senderismo, rafting y snorkel, ya nos parece un buen destino para las vacaciones de verano. Además, el hotel Monte Prado tiene muy buena pinta, con vistas a la montaña y con spa, así que… Leer más »

alvientooo
Invitado/a

Muy chulo este post, conozco un poco la zona y sin duda Peneda – Gerês es una chulada. Quinta do Soalheiro mola mucho y sus vinos son una delicia. Estuve hace poco en las Termas de Melgaço y mola mucho. Gracias por todo la info, espero volver prontito y recorrer… Leer más »

Cristina
Invitado/a

Me ha encantado este recorrido por Melgaço, es una zona que desconocía de Portugal. Siempre que digo que nuestro país vecino tiene mucho para sorprendernos y con este post me reafirmo. Me han entrado ganas hasta de hacer lo de aventura, y eso que ahora tengo la «pata chula». Ja,… Leer más »

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!