Los pueblos más bonitos de Mallorca

Los pueblos más bonitos de Mallorca

Invierno de 1838. Aurora Dudevant, nombre real de la poetisa George Sand llegaba a Valldemossa acompañada de su gran amor, el pianista Frédéric Chopin. Las celdas y jardines del monasterio de la Cartuja se inundaron aquellas tardes de palabras y músicas, tecleadas sobre un piano que el artista mandó traer desde Polonia. Preludios y poemas inspirados con la caricia del sol y el Mediterráneo, la belleza de los paisajes de la Tramuntana. “Todo lo que el poeta y el pintor pueden soñar, la naturaleza lo ha creado en este lugar”. Expresó así Aurora su enamoramiento con Valldemossa. Sin duda ya era entonces uno de los pueblos más bonitos de Mallorca.

Cartuja de Valldemosa

La Cartuja de Valldemosa

Los pueblos más bonitos de Mallorca. 

Créeme. No sólo de playas vive Mallorca. Reconozco que sobre todo en verano es su principal reclamo: ¿quién no quiere sumergirse en ese mar de aguas turquesas y transparentes? ¿Pasarse todo el día en una cala secreta abrazada por un bosque de pinares? Sí, la tentación es demasiado grande. Pero también merece la pena sacudirse la arena y hacer una ruta en coche explorando la isla. Perderse por sus encantadores pueblitos. Los hay para todos los gustos, coloridos y marineros, apacibles encaramados a una montaña… Si dijo Chopin que “Este era el lugar más bello del mundo” ¡por algo sería!

Valldemosa, Mallorca en coche

Valldemosa, los pueblos más bonitos de Mallorca

Deià, el pueblo de los artistas. 

En 1929 llegaba el escritor británico Robert Graves a la isla balear, intrigado por una frase lapidaria de su colega estadounidense Gertrude Stein: “Mallorca es el paraíso, si puedes resistirlo”. Robert aceptó el guante. Se instaló en Deià, en una hermosa casa con vistas al mar rodeada de naranjos y limoneros, hasta el fin de sus días. En ella Graves dio rienda suelta a su pluma, dando vida a “Yo, Claudio” o “El vellocino de oro”. Su casa y su sepultura aún siguen allí, esperando a los visitantes curiosos que quieren descubrir este pueblo mallorquín que atrajo a literatos y pintores. Empaparse de su ambiente bohemio, contemplar el atardecer donde los muros de piedra se tornan anaranjados, caminar por sus callecitas solitarias incluso en verano, habitadas por simpáticos felinos. O tan sólo disfrutar de un baño y un vino afrutado en su cala de roca.

Deia, Mallorca

Deia, Mallorca

Sóller, el pueblo de los naranjos.

No siempre fueron ilustres los visitantes de Mallorca. El puerto de Sóller antaño fue asediado por corsarios bereberes. Hoy el viejo tranvía recorre con suave traqueteo el valle de las naranjas hasta el corazón de Sóller, lugar de culto donde se ubica la iglesia dedicada a Sant Bartomeu. La capital de la Tramuntana es un conjunto de callejuelas, casonas con postigos pintados en verde, macetas y tiendas artesanales por las que es una delicia deambular saboreando una coca de chocolate.

Tranvía de Sóller, Mallorca

Tranvía de Sóller, Mallorca

Portocolom, pueblo de pescadores.

Al sureste de Mallorca, me sorprendió este pueblo auténtico y tranquilo en la comarca de Felanitx, de donde se dice que nació el mismo Cristóbal Colón (de ahí su nombre). Una pintoresca postal de barcas mecidas por la brisa en su ancha ensenada, cobertizos para guardar los utensilios de pesca y un faro pintado a rayas blancas y rojas… Portocolom se mantiene al margen del turismo de masas, puede que gracias a que las magnéticas atracciones de alrededor le restan protagonismo, como Cala D´Or o la Caló des Moros.

Portocolom, los pueblos más bonitos de Mallorca

Portocolom, los pueblos más bonitos de Mallorca

Capdepera, un faro y un castillo.

Pocos se detienen en su camino a la turística Cala Ratjada en el casco antiguo de Capdepera, coronado por una fortaleza medieval de origen musulmán. El extremo oriental de la isla es escarpado y agreste, terminado en esta punta de Llevant cuyos acantilados alumbra el faro de Capdepera, lanzando destellos a su hermano el faro d’Artrutx en la costa de Menorca: este es canal de separación entre las dos islas por su punto más estrecho.

Faro de Capdepera, Mallorca

Faro de Capdepera, Mallorca

Fornalutx, un pueblo serrano. 

Se dice de Fornalutx que es “el pueblo más bonito de España“. Dominando la sierra de la Tramuntana, sobre el valle de Sóller, sus fincas de altura huelen a azahar en primavera. Los tejados rojizos, puertas y ventanas de madera componen un cuadro de un pueblo mallorquín tradicional, apacible, que parece que dormita ajeno al trasiego de turistas y playas. Quizá a este aire místico contribuya el cercano monasterio de Lluc, lugar de peregrinaje rodeado de misterio.

Los pueblos más bonitos de Mallorca, Baleares

Los pueblos más bonitos de Mallorca, Baleares

Entre mar y viñedos, Banyalbufar.

Una torre para hacer frente a los ataques de corsarios protege a este tranquilo pueblo de casas equilibristas en el acantilado, rodeadas de viñedos de Malvasía. Los pinares y las estribaciones de la sierra terminan abruptamente en una cala por donde se precipitan frescas cascadas de agua dulce. Qué descubrimiento el de Banyalbufar.

Banyalbufar, Mallorca

Banyalbufar, Mallorca

Artá, cuevas y relax rural.

Ovejas en los prados, el canto de los grillos por la noche junto al ulular de una lechuza, montes de pinares y molinos. El paisaje rural de la auténtica Mallorca pasa desapercibido en Artá, que convive en armonía al abrigo del Cap Farrutx. Culmina este pueblo de casas de piedra y tranquilas plazas con coquetos cafés que cierran temprano el recinto amurallado de Sant Salvador, dominando todo el municipio. Además Artá posee unas curiosas cuevas por las que adentrarse a las profundidades de la Tierra, mucho menos famosas y concurridas que las del Drac.

Cuevas de Artá, Mallorca

Cuevas de Artá, Mallorca

Valldemossa, amor en la Tramuntana.

¿Lidera Valldemossa el top de los pueblos más bonitos de Mallorca? Tras pasear embelesada por él un día me atrevería a decir que sí. A mí también, como a Chopin, me conquistaron sus calles de cuestas adornadas de flores y macetas, sus vistas a un valle que bien podría ser el del Edén, con una frondosa vegetación aún verde en pleno estío, enmarcando este bello lugar en el que refugiarse y escapar del mundanal ruido. Pintar, componer, o escribir… Yo creo que las musas aún siguen habitando en Valldemossa.

Vistas de Valldemossa

Vistas de Valldemossa

Datos prácticos. Alojamiento en Mallorca.

Para disfrutar de unas auténticas vacaciones en la isla balear echa un vistazo a los hoteles Iberostar en Mallorca. Alojamientos de 4 y 5 estrellas en las mejores localizaciones de la isla: Capdepera, Calla Millor, la Playa de Muro, Santanyi, la Bahía de Alcudia o en la propia playa de Palma de Mallorca.

Sigue viajando por Mallorca en el blog:
Calita de Deia, las mejores playas de Mallorca

Calita de Deia, los pueblos más bonitos de Mallorca

2
Deja un comentario

avatar
1 Comentarios
1 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
2 Autores
cosmopolillaBo Saldaña Autores recientes
Bo Saldaña
Invitado/a

Hola Patri: Justo ando buscando ideas para regresar a Mallorca. Me ha gustado tanto que quiero ver cuando volver, ya que la primera vez que fui, solo estuve 4 días en la ciudad, aunque tenía ganas de salir a algún pueblo, el tren a Sollér estaba cerrado (enero 2018) y… Leer más »