Escapada a Salobreña
Andalucía España

Escapada a la Costa Tropical: un fin de semana en Salobreña

Escrito por la
el
3 noviembre, 2022

Cada verano sucede. Miles de turistas estivales se desplazan hasta un encantador municipio de la costa granadina: Salobreña. Sus kilómetros de aguas cristalinas, galardonadas con bandera azul, algunas de ellas totalmente vírgenes (como el Caletón o la playa Punta del Río) son el reclamo perfecto para unas vacaciones en familia. Sin embargo, muchos de estos turistas no exploran mucho más allá de la playa. Y es una pena. Porque hay muchos planes que hacer en Salobreña. Además, por su clima benigno y subtropical, con 320 días de sol de media al año, resulta un destino ideal para todas las épocas. Sigue leyendo: te doy las claves para una completa escapada a Salobreña. Deportes acuáticos, gastronomía deliciosa y hasta aventura bajo tierra ¡para quien se atreva!

Atardecer desde el castillo de Salobreña

Atardecer desde el castillo de Salobreña

Lo cierto es que hay montones de pueblos bonitos en Granada. Mi querida provincia natal presume de los picos más altos de la península ibérica, con la estación de esquí más meriodional de Europa, la de Sierra Nevada. Más de 70 kilómetros de litoral en el mar Mediterráneo: es cierto eso de que es posible esquiar por la mañana y pasar la tarde junto al mar tomando una cerveza en un chiringuito, a 20 grados. O buceando en unos fondos marinos que son reserva natural por su biodiversidad. Un geoparque, cañones donde hacer barranquismo o monumentos Patrimonio de la Humanidad como es la legendaria Alhambra de Granada. Todo esto se puede explorar tomando como «campamento» base Salobreña. Mar y montaña. Y cultivo de frutas subtropicales en su vega: mangos, papayas, aguacates, mangos, plátanos o chirimoyas. ¿Puede haber un destino más diverso en toda España? Perdonad que barra para casa, pero no lo creo.

Cómo disfrutar Salobreña en un fin de semana.

Más allá de gozar de ese mar azul -que también- mi propuesta de escapada a Salobreña incluye un paseo por su pintoresco casco histórico, de origen medieval y con reminiscencias nazaríes. Una ruta de la tapa por algunos de los bares más típicos. Caminata junto al Mediterráneo con vistas panorámicas y por el interior: por una senda arqueológica recién inaugurada. Una cata de auténtico ron de caña de azúcar en una bodega local. Gastronomía tradicional en algunos de los mejores restaurantes de Salobreña. Te prometo que te va a gustar.

¿Dónde alojarse en Salobreña? Mis recomendaciones.

Un hotel familiar con piscina, a las afueras del pueblo (recomendable si vas en coche): el Hotel Salobreña Suites, Hotel clásico renovado con vistas panorámicas al mar donde descansar en la hamaca tras explorar el pueblo y sus alrededores. Otra opción es el coqueto Hotel Miba. Alojamiento boutique con solo 8 habitaciones, terraza de piscina infinita donde hacen conciertos de música en directo durante el verano. Su restaurante es excelente.

Terraza y piscina del hotel Miba, escapada a Salobreña

Terraza y piscina del hotel Miba, escapada a Salobreña

Un paseo por el centro histórico de Salobreña.

Asentada en el valle del Guadalfeo, río de corto recorrido que nace bajo las cumbres del Mulhacén, la villa de Salobreña ha estado habitada desde el Neolítico. Antes de la llegada del Imperio Romano en estas costas habían desembercado los fenicios, quienes reconocían el promontorio rocoso que se alza frente al mar y su entorno como Selambina. Pero quienes le dotaron de importancia fueron los musulmanes: en la Edad Media Salobreña era un núcleo de población perteneciente al reino de Granada, donde se cultivaba la caña de azúcar. La villa de trazado morisco estaba coronada por una fortaleza, que sirvió de residencia y también de prisión para la familia real durante siglos.

Casco antiguo de Salobreña

Casco antiguo de Salobreña

El castillo de Salobreña.

Y es que por las crónicas de la época se sabe que entre sus muros estuvieron presos Yusuf III, Muhammed VIII y el IX, apodado el Zurdo. También el propio Muley Hacén, desterrado tras sus desavenencias con su hijo Boabdil, el rey Chico y último sultán de Granada, por su matrimonio con Isabel de Solís -Soraya-. De la historia a la leyenda: una placa en el paseo de las Flores recuerda que según los Cuentos de la Alhambra en él se criaron las tres princesas: Zaida, Zoraida y Zorahaida. Una preciosa leyenda recopilada por el hispanista y escritor romántico Washington Irving. ¿Lo mejor del castillo de Salobreña? Sus vistas 360 grados sobre Sierra Nevada -a las espaldas- y al mar. Inolvidable.

Castillo de Salobreña

Castillo de Salobreña

Horario de visita del castillo de Salobreña: de 10 a 13h y de 17 a 18.30 horas. Precio: 4€ (los menores de 12 años no pagan entrada; los lunes por la tarde la visita es gratuita). Lo mejor es consultar los precios y horarios en la web de Turismo de Salobreña, ya que estos van cambiando.

Barrios del Albaycín y el Brocal.

Bajo el castillo de Salobreña se aglutinan un enjambre de casitas pintadas de blanco, repartidas en callejuelas, callejones, escaleras, de patios con macetas y bunganvillas. Villa mediterránea y luminosa, lo mejor es dejarse llevar sin rumbo para descubrir, como por casualidad, el encanto de sus rincones solitarios donde hay más gatitos que personas. Por las cuestas imposibles, no se acercan muchos turistas a la parte alta del pueblo. ¡Error! Merece mucho la pena hacer esta dosis de ejercicio o si no, tomar el pequeño bus urbano que cada media hora sube y baja de la parte baja de Salobreña a los pies del castillo.

Centro histórico de Salobreña

Centro histórico de Salobreña

Así, es un placer recorrer los históricos barrios del Albaycín y el Brocal, con la plaza del viejo Ayuntamiento, la iglesia mudéjar de la Virgen del Rosario o la Bóveda del siglo XVI. ¿Un maravilloso rincón para fotografiar? Las faldas del Castillo, con un manto de coloridas buganvillas sobre ventanas y puertas pintadas de azul.

Faldas del Castillo, Salobreña

Faldas del Castillo, Salobreña

Recomendación para recorrer el casco viejo de Salobreña: reservar un tour gratuito con Manuel.

Ruta de miradores de Salobreña: los «miradores al cielo».

Otra de las propuestas para una escapada de fin de semana en Salobreña es hacer la llamada ruta de los miradores. Se trata de 9 balcones señalizados, con impresionantes vistas mirando a la vega y/o al mar, dedicados a diferentes personajes como Enrique Morente, el cantaor de flamenco granadino que hizo historia. Mis favoritos: el final del paseo de las Flores, con la fachada oeste del castillo y desde donde hay un precioso atardecer. Y el propio Peñón de Salobreña, antaño un islote. El itinerario completo de todos ellos con su localización se describen en la web de Turismo de Salobreña.

Mirador de Enrique Morente, escapada a Salobreña

Mirador de Enrique Morente, escapada a Salobreña

Las mejores playas de Salobreña.

Son 7 las playas que posee este municipio de la Costa Tropical de Granada. En una escapada a Salobreña de fin de semana seguramente no te de tiempo a verlas todas pero lo más importante es saber que hay para todos los gustos: una playa urbana con todos los servicios, catalogada con bandera azul y llena de chiringuitos donde probar los deliciosos espetos de pulpo o de sardinas: la playa del Peñón. Eso sí, al estar junto a las urbanizaciones de la costa, es la más concurrida. Protegida del Poniente por este saliente rocoso, es la mejor opción si sopla este viento del Atlántico que enfría las aguas de la costa granadina.

Vistas de Salobreña desde el Peñón

Vistas de Salobreña desde el Peñón, playa de la Guardia

La playa de la Guardia, al otro lado del Peñón, con casi un kilómetro de extensión es mi favorita de las playas de Salobreña. En este caso, ideal si sopla el Levante. Aguas cristalinas, apenas urbanizada y poca gente incluso en pleno verano. Después de un chapuzón, una cerveza con una tapa de migas y pescado en el chiringuito Rufino. Gloria bendita.

A quien no le gusten las piedras (aquí se dicen chinas) hay una playa de arena totalmente salvaje tras la desembocadura del Guadalfeo: la playa Punta del Río. En la entrada está el food truck con genial ambiente del 18 Nudos, un centro de actividades naúticas donde iniciarse en el surf u otros deportes de mar. En Salobreña hay otras calitas vírgenes escondidas bajo los acantilados, algunas de ellas accesibles solo por mar haciendo paddle surf o kayak. El Caletón, caminando por las rocas o la cala del Pargo. Un paraíso.

Kayak en La Guardia

Kayak en La Guardia

Un buen plan en la playa de La Guardia: alquilar una tabla de paddle surf o un kayak con los chicos de The Guardian Sea Club. Así, descubriremos todas esas calas secretas escondidas entre las rocas. El snorkel en el Caletón es una maravilla: los fondos marinos por su biodiversidad son reserva natural.

El encanto de La Caleta, barrio pesquero.

Si son pocos los turistas que suben las cuestas que conducen al casco histórico de Salobreña, menos aún se desplazan hasta el pequeño núcleo de casitas blancas del barrio de La Caleta, a medio kilómetro del centro urbano de la villa. Barquitas, escaleras y una vieja azucarera que ya cerró sus puertas -la última de la zona en 2006- dotan a este lugar de un encanto especial y casi melancólico. Sus habitantes, pescadores y antiguos trabajadores de la fábrica, añoran tiempos mejores. Paseando por La Caleta se siente como un pueblo sacado de otra época, auténtico y apacible. Imprescindible en una escapada por Salobreña este rincón tan genuino.

La Caleta, escapada a Salobreña

La Caleta, escapada a Salobreña

La senda Mediterránea: senderismo junto al mar.

Desde el hotel Salobreña parten 5 kilómetros de sendero que deja atrás el asfalto y las casas de fantasía -como la del «Dragón»- encaramadas al acantilado para dirigirse al Caletón por un camino que huele a lavanda y romero. La senda Mediterránea es un sendero litoral ideal para hacer en primavera u otoño -fuera de los meses de más calor- disfrutando así del paisaje marítimo de este municipio hasta los pies del Peñón de Salobreña. No es complicado pero hay que llevar calzado cómodo (deportivas) y bañador ¡seguro que en medio apatece un chapuzón!

Senda Mediterránea, El Caletón, escapada a Salobreña

Senda Mediterránea, El Caletón, escapada a Salobreña

Senda arqueológica: la cueva del Capitán.

Y hablando de senderismo o rutas para caminar en Salobreña, nada menos que 20 kilómetros (dividida en 4 tramos, por lo que se puede hacer por partes) tiene la Senda arqueológica de Lobres. Población perteneciente al municipio de Salobreña pegada a la montaña. Su itinerario recorre parte de los hallazgos arqueológicos que se han realizado en diferentes enclaves de la zona con restos de vasijas o construcciones desde el Neolítico, en varias cuevas como la del Capitán o los Caballos. Vestigios de antiguas civilizaciones que se han guardado en el museo de Salobreña- dentro del viejo Ayuntamiento – o en el Museo Arqueológico de Granada.

Cueva del Capitán, Lobres

Cueva del Capitán, Lobres

Experiencias gastronómicas en Salobreña.

Visita a una finca de subtropicales.

El clima benigno de la Costa Tropical -protegida del frío del norte por Sierra Nevada- hace que desde hace décadas se cultiven productos subtropicales sustituyendo a la caña de azúcar que trajeron los árabes. Tanto es así, que hoy esta comarca es la principal productora de chirimoyas del mundo, por delante de Perú, de donde se trajo el fruto original que se adaptó a esta tierra. Los mangos son exquisitos, se deshacen en el paladar de puro dulzor. Pero también hay guayabas, papayas, plátanos y por supuesto aguacates. Lo mejor es dejarse guiar por un experto como Juan Carlos Vinuesa, dueño de la finca ecológica Matagallares, encantado de explicar a quien reserve una visita en su página de Facebook los tipos de árboles subtropicales que tenemos en la costa con degustación final. El lugar, con vistas a Salobreña y a la vega, es un auténtico edén.

Finca ecológica Matagallares

Finca ecológica Matagallares

Bodegas de ron Mondero.

Otra de las sorpresas que aguarda al turista que haga una escapada a Salobreña es que aquí se produce ron de caña de azúcar de manera artesanal. Las bodegas de Ron Mondero es un proyecto familiar que hace referencia a aquellos trabajadores que se encargaban de la monda, es decir de cortar las cañas de azúcar. El proceso de elaboración y fermentación es totalmente natural y como resultado da un ron suave, sin aditivos. Personas interesadas pueden reservar una visita con cata en la web de las bodegas.

Bodegas ron Mondero, Lobres

Bodegas ron Mondero, Lobres

Ruta de tapas por Salobreña.

Ir de tapas en Granada es religión. A cada consumición (de una cerveza, un «verano con blanca» o un vino de la comarca -recomiendo el Calvente-) acompaña una tapa a elección entre delicias locales como las planchitas, calamares, chipirones o berenjenas a la miel (de caña). Bajo la iglesia, en el casco antiguo, desde hace décadas está El Pesetas. Otro más moderno es la Roca, con un precioso mirador. En la parte baja del pueblo encontramos la típica taberna de pescadores El Cuesta. Otro que no puede faltar en una ruta de tapas por Salobreña: el bar Antaño.

Ruta de tapas en Salobreña

Ruta de tapas en Salobreña

Restaurantes recomendados para comer en Salobreña.

La gastronomía en Salobreña es rica y variada, como la oferta de su restauración. Desde los tradicionales chiringuitos de espetos y migas a pie de mar como La Bahía en la playa de La Guardia o el Casa Emilio en la playa del Peñón a restaurantes con una gran bodega y carta sofisticada como el Aráis. En la parte alta de Salobreña para una velada agradable y con terraza La Botica. Si quieres probar el pescadito frito y de postre una leche rizada (está deliciosa) un buen lugar es el Restaurante Verdejo, en el paseo Marítimo de Salobreña; también el chiringuito Flores. Los bares de La Caleta tampoco defraudan, con excelente producto y buena relación calidad – precio: el Manolo y el Rufino. Advertencia: me temo que una vez pruebes los aguacates de aquí ¡ya no hay vuelta atrás!

Fritura de pescado, chiringuito Flores

Fritura de pescado, chiringuito Flores, escapada a Salobreña

Sitios que ver en los alrededores de Salobreña:

Tomando Salobreña como base, una vez exprimido el pueblo con todas las anteriores recomendaciones, se puede explorar el resto de la Costa Tropical, la ciudad de Granada y las comarcas cercanas como la Alpujarra en coche. Recomendaciones:

  • Motril, la capital de la Costa Tropical. Centro de los servicios, con el hospital comarcal, grandes superficies y también gran oferta de restauración y chiringuitos abiertos todo el año. La Charca de Suárez, en la playa de Poniente, es una reserva natural donde observar aves acuáticas en su hábitat, reducto de los humedales del delta del río Guadalfeo.
  • La Alpujarra granadina, una de las comarcas más pintorescas de España. Pueblos de trazado bereber haciendo equilibrios a más de 1000 metros de altitud en las faldas de Sierra Nevada. Aquí también se encuentra Soportújar, el pueblo de las brujas. Aunque cada pueblo, con sus tinaos, cuestas y recovecos decorados con geranios, es único y especial.
  • Visitar la cueva de Nerja, ya en la provincia de Málaga pero muy cerca en carretera. En Nerja también se puede hacer la ruta del río Chíllar, por un precioso desfiladero de agua o conocer Frigiliana, uno de los pueblos más bonitos de España.
Soportújar, la Alpujarra

Soportújar, la Alpujarra

Agradecimientos: gracias al Ayuntamiento de Salobreña por organizar la cuarta edición del blogtrip #ViveSalobreña. Un placer participar y hacer embajadora de mi tierra. Ojalá mucha gente se anime a hacer una escapada a Salobreña y así disfrutar de este maravilloso rincón de la costa Tropical. 

TAGS

DEJA UN COMENTARIO