El agua mágica de las cuevas de Ojo Guareña

Visitar las cuevas de Ojo Guareña

Dicen que quien lave sus ojos con el agua mágica de Ojo Guareña verá para siempre en la oscuridad. Hubo un príncipe celta que así lo hizo, pero quedó atrapado en la profundidad de la sima eternamente. Sus restos fueron encontrados en la Cueva Palomera y hoy su voz de ultratumba guía a los visitantes por las entrañas de la tierra. Indica el camino por las galerías esculpidas gracias a las aguas del río Guareña, desde la abertura hasta la ermita pintada de San Bernabé. Cada sábado tras el 11 de junio se celebra la romería. Los locales hacen cola frente al pilar del santo, con la esperanza de que esas aguas puras les eviten el mal de la ceguera. Estoy al norte de Burgos, en las Merindades, visitando un inmenso complejo kárstico de más de 100 kilómetros declarado Monumento Natural: las cuevas de Ojo Guareña.

Entrada a las cuevas de Ojo Guareña

Entrada a las cuevas de Ojo Guareña

Visita a las cuevas de Ojo Guareña en Las Merindades: la ermita de San Bernabé. 

Un valle de montañas nevadas. El frío viento del norte invita al abrigo de las rocas allí donde se tornan cóncavas, ofreciendo el refugio de grietas misteriosas. Eso mismo debieron pensar los humanos del Paleolítico que las recorrieron dejando sus huellas de pies descalzos, así como trazos primitivos y pinturas rupestres de animales prehistóricos. Las cuevas de Ojo Guareña son uno de los complejos kársticos más extensos del mundo -el segundo de la península-. Un auténtico mundo subterráneo compuesto por simas, galerías, salas y salones con estalagmitas de caprichosas formas convertido en palacio de piedra durante milenios. La presencia y restos de la civilización es constante: desde las oquedades para almacenar grano hasta los graffitis del «Yo estuve aquí», grabados en la pared en las romerías anuales celebradas a finales de primavera.

Visita al complejo de Ojo Guareña

Visita al complejo de Ojo Guareña

Un Monumento Natural burgalés.

La visita comienza en la entrada superior con un guía, explicando las características e historia de este Monumento Natural a través del segundo nivel del complejo. La pasarela está bien señalizada, conduciendo a la famosa Pila del Santo, con el agua milagrosa de Ojo Guareña -para quien quiera purificar los suyos por si acaso-. Los datos son abrumadores, no sólo por la antigüedad de los vestigios arqueológicos hallados. También por la riqueza geológica y biológica que alberga. Estas cavernas son hogar nada menos que de 190 especies de invertebrados, 16 de los cuales son únicos en el mundo. Aunque yo sólo alcanzo a ver un murciélago común vencido al sueño. El agua mágica no obró en mí; no he conseguido ver para siempre en la oscuridad…

Uso de las cuevas de Ojo Guareña

Uso de las cuevas de Ojo Guareña

La belleza de la ermita de San Bernabé.

El sonido de las filtraciones del río acompañan el paseo de unos cuatrocientos metros hasta la atracción principal: la ermita de San Tirso y San Bernabé. Creo que no exagero si digo que es uno de los templos más curiosos que visitar no sólo en Burgos sino en toda Castilla y León. Por su característica de hallarse dentro de una cueva. También por los hermosos murales de los siglos XVII y XVIII que dan color a la bóveda y paredes rocosas, relatando con un magistral pincel los milagros y martirios del santo. Y es que en un principio fue consagrada a San Tirso, cuya imagen del medievo preside el altar. Sin embargo, más tarde fue llamada de San Bernabé.

Pinturas de la ermita de San Bernabé, Ojo Guareña

Pinturas de la ermita de San Bernabé, Ojo Guareña

Explorar la Cueva Palomera.

Si en nuestro recorrido por las Merindades burgalesas tenemos tiempo y ganas de aventura, podemos complementar con algo de emoción penetrando al cuarto nivel: la Cueva de Palomera. Un espectacular itinerario de 2,5 kilómetros por una cueva casi virgen: salas de impresionantes dimensiones como la Edelweis, con el nombre del grupo espeleológico de la provincia que ha explorado y cartografiado el complejo kárstico desde los años 50. El llamado «Museo de Cera», la Sala del Cacique o la Sima Dolencias, donde se precipita el arroyo de Villamartín en una caída de 54 metros. Aunque no se necesitan cuerdas ni arneses, hay tramos en los que por su escasa altura es necesario avanzar en cuclillas. ¡Sólo para intrépidas!

Ojo Guareña, interior de las cuevas

Ojo Guareña, interior de las cuevas

Cuevas de Ojo Guareña. Datos prácticos.

  • Cómo llegar a Ojo Guareña: El Monumento Natural se ubica a 93 kilómetros de la ciudad de Burgos enmarcado en un bello entorno. Hay un parking en las inmediaciones.
  • Precio de la visita a la ermita de San Bernabé: 4€.
Las Cuevas de Ojo Guareña, ermita de San Bernabé

Las Cuevas de Ojo Guareña, ermita de San Bernabé

  • La visita larga a la Cueva Palomera (4 horas): 18€ (hay que llevar calzado y ropa deportiva).
  • Horarios de las cuevas de Ojo Guareña en la web oficial: Merindad de Sotoscueva.
  • Dónde comer en Ojo Guareña: recomiendo el Asador Cueva Kaite, el más cercano a las cuevas, con menú, buenos precios y comida casera de la región.
Dónde comer en Ojo Guareña

Dónde comer en Ojo Guareña

  • Alojamiento cerca de Ojo Guareña: yo me hospedé en Espinosa de los Monteros, a 16 kilómetros de Ojo Guareña. En concreto: la Posada Real Torre Berrueza, un alojamiento con mucho encanto y comida excelente. Esta localidad es ideal para pasar unos días explorando Las Merindades.
Alojamiento en Espinosa de los Monteros

Alojamiento en Espinosa de los Monteros

Te interesa: sigue viajando por Castilla y León en el blog:

Calles de Covarrubias

Covarrubias, Burgos

Agradecimientos: gracias a Turismo de Burgos por invitarme a conocer Las Merindades. Todo lo que he escrito en este artículo sobre visitar las Cuevas de Ojo Guareña está basado en mi propia experiencia. 

Deja un comentario

avatar