La Casa Azul: donde Frida y Diego vivieron

La Casa Azul, visita a la Casa Museo de Frida Kahlo

"Pensaron que yo era surrealista, pero no lo fui. Nunca pinté mis sueños, sólo pinté mi propia realidad". Frida Kahlo

Visita a la Casa Museo de Frida Kahlo en México

Visita a la Casa Museo de Frida Kahlo en México

La valiente Frida. Frágil, carismática, trasgresora, luchadora, precursora del feminismo… La pintura fue el bálsamo para colorear sus emociones. Aquella que nos dijo que no necesitábamos pies si teníamos alas para volar mientras en su estudio pintaba flores para que nunca murieran. Lo consiguió. Aún hoy huelen. Ella también sobrevivió a la muerte y nos mira a través del cristal a las forasteras que nos acercamos a visitar la Casa Azul donde vivió con su eterno amor Diego Rivera en el barrio de Coyoacán.

Frida Kahlo

Frida Kahlo

La Casa-Museo de Frida Kahlo en México. 

Amenaza tormenta en Ciudad de México. Dos horas de cola no son nada si lo que aguarda tras la puerta son las estancias privadas de Frida Kahlo, una de las grandes pintoras y mujeres del siglo XX. Si ya me emocionó conocer su museo en Playa del Carmen en mi viaje por Riviera Maya, el poder recorrer su espacio repleto de cuadros y objetos cotidianos es todo un sueño convertido en realidad. La figura de Frida me atrae, me causa admiración y sorpresa en cuanto a todo lo que construyó y significó en sí misma. A la vez pajarillo y águila, alma libre de cuerpo roto, una artista turbadora y ardiente desde la cama en la que estuvo postrada años tras su doloroso accidente.

La Casa Azul en Coayacán

La Casa Azul en Coayacán

Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón nació en Coayacán el 6 de julio de 1907. Hija de un fotógrafo alemán y una mexicana, la poliomelitis y un grave accidente la mantuvo postrada en la cama durante largos periodos de su juventud, llegando a ser intervenida quirúrgicamente en más de 30 ocasiones. Sus obras poco convencionales reflejan su sufrimiento y una vida marcada por el infortunio y también el amor por su marido, el pintor mexicano Diego Rivera. 

Autorretrato de Frida Kahlo

Autorretrato de Frida Kahlo

Una puerta al pasado…

La taquilla se abre a un frondoso y gigantesco atrio. Cactus, plantas subtropicales, árboles y caminos de piedras entre deidades precolombinas y fuentes de agua clara. Un jardín de musas particular y un tanto anárquico, tal vez como la propia Frida. Imposible pensar que estamos en medio de la metrópoli de Ciudad de México… La Casa Azul es como un oasis de paz donde el tiempo se ha detenido desde los años 20. Pero dejo el patio para el final…

El patio de la Casa Azul

El patio de la Casa Azul

Galería de obras de arte.

Paredes azules y suelo pintado en rojo chillón. Un contraste extraño que me invita a entrar a las primeras salas convertidas en museo: en ellas se exhiben obras de Frida Kahlo y Diego Rivera con frases y escritos de su propio puño y letra. Fotografías. Cartas. El diario íntimo de Frida. Viva la vida. Frida y la cesárea. Cuadros inacabados: Paisaje de Nueva York y Autorretrato. Y ante todo ELLA: Frida con su mirada fija, uniceja, posando con toda la carga emotiva y traspasando al espectador desde el otro lado del espejo.

Cuadros de Frida Kahlo en la Casa Azul

Cuadros de Frida Kahlo en la Casa Azul

«Pinto autorretratos porque estoy mucho tiempo sola. Me pinto a mí misma porque soy a quien mejor conozco».

Pinturas, visita a la Casa Museo de Frida Kahlo

Pinturas, visita a la Casa Museo de Frida Kahlo

Salas del vivir y el pensar. 

El salón con objetos corrientes, del uso diario. La cocina… Tal vez si agudizo el oído pueda captar el eco de conversaciones entre Frida y sus honorables huéspedes y amigos revolucionarios, con los que charlaría durante horas y horas de política: León Trotski o André Bretón. Al primero dieron cobijo durante meses: al fondo se puede contemplar su estancia, hasta que se mudó a una casa vecina que hoy también es museo en el barrio de Coyoacán.

Salón de la Casa Museo de Frida Kahlo

Salón de la Casa Museo de Frida Kahlo

«Manda al carajo a toda la sociedad estúpida, podrida en mentiras, del capitalismo y el imperialismo norteamericano… La revolución es ineludible».

Estudio y recámaras de la Casa Azul. 

Tal vez lo más emocionante sea recorrer el estudio de la Casa, dotado de mil y un detalles: paletas, pinturas, espejos usados para los Autorretratos…

El Estudio de Frida

El Estudio de Frida

«Cada tic-tac es un segundo de la vida que pasa, huye, y no se repite. Y hay en ella tanta intensidad, tanto interés, que el problema es sólo saberla vivir. Que cada uno resuelva como pueda».

Junto a él se ubican las recámaras de Frida: la que usaba durante el día, recuperándose del accidente, aún permanece el espejo que mandó colocar su madre. En la colcha reposa la máscara mortuoria que usó la artista en su sepelio.

Recámara de día de Frida

Recámara de día de Frida con máscara mortuoria, Visita a la Casa Museo de Frida Kahlo

Una litografía de Marcel Duchamp, Desnudo bajando una escalera, amigo de Frida. La recámara de noche custodia la colección de mariposas con las que obsequió a Frida el escultor norteamericano Isamu Noguchi. Pequeñas Fridas -más de 40- en versión muñeca que ella misma fabricó, algunas en trapo, convertida en mexicana, china o japonesa. Un baño que conserva objetos personales y las propias cenizas de Frida descansan en el tocador: en una urna de diseño prehispánico con forma de sapo. Y es que a Diego Rivera le gustaba autodenominarse «el sapo-rana».

Frida 1910

Frida 1910, Visita a la Casa Museo de Frida Kahlo

Los vestidos y arneses de Frida.

De vuelta al patio, donde se ha colocado un original altar por el Día de los Muertos con velas y las tradicionales flores de cempasúchil. ¿Volverá esta noche Frida a rondar la casa que habitó junto a su amado?

Altar por el Día de los Muertos en la Casa de Frida Kahlo

Altar por el Día de los Muertos en la Casa de Frida Kahlo

Al otro lado del jardín se ubica la última sala, dispuesta con forma de museo, donde se conservan tras el cristal vestidos, arneses y ortopedias que usó la artista. Y su Diario original. Hojas y letras que nos recuerdan que su vida no fue fácil, y aún así la peleó con ironía, como una comedia, superando obstáculos y dolores ratificando aquello de que «Donde no puedas amar, no te demores.» 

Vestidos de Frida Kahlo

Vestidos de Frida Kahlo

Frida Kahlo murió a los 45 años de edad, el 13 de julio de 1954, en la Casa Azul. En esta misma vivienda de Coyoacán construida por sus padres a principios del siglo XX, Frida nació y habitó gran parte de su existencia, conservando la mayor parte de su legado. La artista mexicana es considerada hoy como un símbolo del feminismo por haber sido una de las primeras pintoras en retratar la identidad femenina desde su propia óptica, rechazando la visión desde el tradicional pincel masculino. En su vida poco convencional reivindicó la libertad sexual de las mujeres y su independencia.

Diario de Frida Kahlo

Diario de Frida Kahlo, Visita a la Casa Museo de Frida Kahlo

Visita la casa museo de Frida Kahlo en Ciudad de México. Datos prácticos:

Información de horarios y entradas en la web oficial del Museo Frida Kahlo. Para evitar largas colas o que no haya tiquets disponibles, lo mejor es comprarlos en la web con antelación. Los lunes permanece cerrado y el precio es de 200 pesos. El permiso para tomar fotografías hay que pagarlo aparte.

Dónde alojarse en Ciudad de México.

Durante mis dos primeras noches en Ciudad de México me hospedé en el hotel City Express Plus Reforma El Angel, ubicado en la Av. Paseo de la Reforma. Elegí los City Express porque son una cadena mexicana comprometida con el medio ambiente, con todas las certificaciones ecológicas y política de reciclaje.

Habitación City Express Paseo de la Reforma

Habitación City Express Paseo de la Reforma

«Un viaje responsable de principio a fin».

Este viaje al corazón de la cultura mexicana durante el Día de los Muertos en el que, entre otros lugares, he incluido la visita a la Casa Museo de Frida Kahlo, ha sido posible gracias a la compañía aérea KLM. Enmarcado en la campaña «Un viaje responsable de principio a fin» me he propuesto viajar de forma sostenible en esta aerolínea respetuosa con el medio ambiente.

¡No viajes a México sin seguro de viaje!

Por lo que pueda pasar, yo recomiendo InterMundial. Si lo compras a través de mi web tienes un 20% de descuento usando el código LACOSMOPOLILLA10. Lo puedes conseguir pinchando aquí:

Sigue viajando por México en el blog:

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si compras o reservas a través de mi web obtengo una pequeña comisión, sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que recomiendo en este artículo sobre mi visita a la Casa Museo de Frida Kahlo está basado en mi propia experiencia. 

1
Deja un comentario

avatar
1 Comentarios
0 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
0 Autores
Autores recientes
trackback

[…] la Cosmopolilla siempre nos tienta con sus viajes. En esta ocasión recorre México y nos enseña la Casa Azul, el lugar donde vivieron Frida y Diego, reconvertido en Casa-Museo en un paraje lleno de encanto y […]

¡No olvides contratar tu seguro de viaje!