Tras las huellas del Cid: Burgos en un día

Ruta por Burgos en un día, estatua del Cid

"De los sus ojos tan fuertemente llorando,
Tornaba la cabeza y estábalos catando.
Vio puertas abiertas y postigos sin candados,
Alcándaras vacías, sin pieles y sin mantos,
Y sin halcones y sin azores mudados.
Suspiró mío Cid pues tenía muy grandes cuidados."...
Cantar de Mío Cid.

Que los héroes sí lloran -y tan fuertemente- nos recuerda la estrofa de aquel Cantar que estudié en la adolescencia. Castilla quedaba lejos entonces. Mucho más la Edad Media. Pero esos versos en castellano antiguo me hacían viajar a la época de caballeros, princesas y batallas legendarias. De todas ellas, de nuestra Historia, el noble que pasó a la posteridad y todos veneran, en su tumba de piedra en la que puede que sea la catedral más bonita de España, es él: el Cid Campeador. Visitar su ciudad, Burgos en un día, tras su mito: el personaje histórico transformado en leyenda, es una de las mejores formas de descubrir una urbe que al traspasar ese Arco de Santa María parece anclada en el tiempo como si estuviera dormida, esperando su vuelta.

El Cid Campeador, catedral de Burgos

El Cid Campeador, catedral de Burgos

Recorriendo Burgos tras las huellas del Cid. 

Fría, limpia, cuidada y tranquila. Así me pareció Burgos la primera vez que puse el pie en ella, caminando por el puente de San Pablo hacia su casco histórico. La espada de la estatua del Cid me pareció que señalaba al cielo, a donde apuntaban también las agujas de la catedral. Las murallas del viejo castillo coronaban la colina, igual que hace mil años. Una fortaleza en la que gobernó Alfonso VIII de Castilla, rey proclamado en las Cortes convocadas en esta misma ciudad, vencedor de la gran batalla de las Navas de Tolosa. Monarca que por cierto descendía por parte madre de don Rodrigo Díaz de Vivar. Toda Burgos, se quiera o no, está impregnada del recuerdo de Cid y su presencia. Aunque para conocer su origen, hay que viajar un poquito a las afueras…

Catedral de Burgos

Catedral de Burgos

Vivar del Cid, la cuna del héroe.

Así pues, esta ruta por Burgos en un día tras las huellas del Cid tiene como pista de salida una pequeña aldea. Se dice que a 5 kilómetros de la ciudad de Burgos, Vivar sería el lugar de procedencia de «el que en buen ora nació», allá por el 1026. Así lo representa una estatua en honor al Campeador. El interior del convento de Nuestra Señora del Espino custodió el manuscrito del poema original del Cantar de Mío Cid.

Vivar del Cid

Vivar del Cid, fuente: Turismo de Burgos

El Solar del Cid.

De vuelta a la ciudad de Burgos. Cuenta la tradición que en la actual calle Fernán González, junto al Arco de San Martín, vivió el Cid Campeador en una señorial mansión. Lo conmemora el monumento erigido en 1784 por el artista José Cortés, esculpiendo sobre un pedestal los escudos de Burgos y una leyenda con el blasón del héroe. Si el héroe castellano realmente residió exactamente en ese lugar, sólo las piedras lo saben…

El Solar del Cid, Ruta por Burgos en un día

El Solar del Cid, Ruta por Burgos en un día

El Arco de Santa María.

Imposible no admirar uno de los monumentos emblemáticos de Burgos: el Arco de Santa María era una de las doce puertas que daban acceso a la ciudad medieval. Antes de pasar bajo él hay que prestar atención a sus detalles. En concreto, a sus figuras esculpidas en piedra: se trata de personajes ilustres de Burgos. Los dos jueces de Castilla, Nuño Rasura y Laín Calvo, el fundador de la ciudad Diego Porcelos; el emperador Carlos V en la parte superior, rodeado nada menos que del primer conde de Castilla Fernán González y el Cid Campeador.

Arco de Santa María en Burgos

Arco de Santa María en Burgos

En el interior del Arco, accesible para los visitantes, se guardan varios objetos relacionados con el héroe: un hueso del brazo izquierdo (con documento de autenticidad) y una reproducción de la mítica espada Tizona. La original, del siglo XI, se custodia en el cercano Museo de Burgos.

La Glera del Arlanzón. 

Las letras del Romancero cobran vida en dos de los lugares más literarios en esta ruta por Burgos en un día siguiendo los pasos del Cid. Una iglesia testigo de un juramento, ante el rey Alfonso VI, recogido en las crónicas: La Jura de Santa Gadea. En la Glera del Arlanzón según cuenta el Poema, fue donde el héroe acampó con sus huestes la triste noche de su destierro, antes de emprender el camino hacia el este. Versos esculpidos en un monolito, que antaño cantaran trovadores en plazas y mercados. En este lugar también sucedió, según la tradición, uno de los episodios más famosos del Cantar: el del cofre del Cid. Objeto que se conserva en la capilla del Corpus Christi del claustro de la Catedral de Burgos.

Cofre de El Cid

Cofre de El Cid, claustro de la catedral de Burgos

El puente de San Pablo y la plaza de Mío Cid.

La Vía Cidiana continua sobre el río Arlanzón, cruzado por el puente de San Pablo. Antes de alcanzar la plaza de Mío Cid, con la estatua del héroe, ocho esculturas obra de Joaquín Lucarini representan a personajes unidos a su Historia y su vida. Una de ellas, su esposa y compañera inseparable doña Jimena, prima del rey, desde que se desposó en el año 1074 hasta la muerte. Lo mejor siempre al final: una catedral de catedrales, parada última de esta ruta por Burgos tras las huellas del Cid.

El Cid, ruta de un día por Burgos

El Cid, ruta de un día por Burgos

La catedral de Burgos: la tumba del Cid. 

El corazón de Burgos, la magnífica catedral de casi 800 años guarda bajo su crucero el sepulcro del Cid y de doña Jimena. Aunque no fue su primera casa – antes reposaron en el Monasterio de San Pedro de Cardeña – la luz solar se proyecta sobre la tumba a través de una estrella de ocho puntas a 50 metros de altura. Quién le fuera a decir al héroe que conoció la penuria y la gloria, que sus huesos acabarían en este incomparable monumento, en su ciudad, Burgos, quien le rinde pleitesía siglos después de verlo cabalgar por sus travesías.

Cimborrio de la catedral de Burgos

Cimborrio de la catedral, qué ver en Burgos en un día

«Rodrigo Díaz, Campeador muerto en Valencia el año 1099.
A todos alcanza honra por el que en que en buena hora nació.
Jimena, su esposa, hija de Diego, conde de Oviedo, nacida de estirpe real».

Epitafio de Ramón Menéndez Pidal. 

Ruta por Burgos tras las huellas del Cid: datos prácticos.

  • Alojamiento en Burgos: en pleno centro de la ciudad, a dos pasos de la catedral: el Hostal Sombrerería Rimbombin.
  • Toma nota: cada primer fin de semana de octubre se celebra en Burgos el Fin de Semana Cidiano, una fiesta medieval que viste la ciudad como en los siglos vetustos y gira en torno a la figura del héroe castellano.
  • La ruta completa del Cid, más allá de la ciudad de Burgos, en CaminodelCid.org.
Centro histórico de Burgos

Centro histórico de Burgos

Sigue viajando por Castilla y León en el blog:

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si compras o reservas a través de mi web obtengo una comisión sin que por ello se incremente el precio final. Así me ayudas a seguir con el blog. Todo lo que he escrito sobre esta Ruta por Burgos en un día tras las huellas del Cid  está basado en mi propia experiencia.

1
Deja un comentario

avatar
1 Comentarios
0 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentario más polémico
0 Autores
Autores recientes
trackback

[…] El turismo de cercanía es siempre la mejor idea para una escapada rápida y La Cosmopolilla nos invita a seguir las huellas del Cid en un día por Burgos. […]