Santa Eulalia, qué ver en Palenzuela, Palencia
Castilla y León España

Palenzuela, ciudad gastada de Castilla

Escrito por la
el
13 septiembre, 2021

“Palenzuela trepa un teso escueto desde las riberas del Arlanza, vestidas de sobrio verdor”. Miguel de Unamuno.

Era mediados del siglo XVI cuando el emperador Carlos V cruzó el puente sobre el río Arlanza para descansar en Palenzuela. Aquel último viaje, rumbo a su retiro en el monasterio de Yuste, le llevó desde el Cantábrico por tierras vascas y castellanas hasta Extremadura, parando en 24 municipios. Ya entonces esta villa palentina ubicada en la comarca del Cerrato presumía de monumental, con aires antiguos y un tanto decadentes. En la que fue sede de las cortes de Castilla se desmoronaba la vieja fortaleza, los restos de la muralla medieval y la iglesia de Santa Eulalia. Hoy, con apenas 300 habitantes sigue conservando ese aire vetusto, anclada en el pasado. “Ciudad gastada de Castilla”, la llamó Lázaro de Castro.

Puente de Palenzuela

Puente de Palenzuela

Haciendo frontera con la vecina provincia de Burgos, con quien comparte las aguas del Arlanzón y el Arlanza, a 800 metros de altitud sobre el nivel del mar se encuentra Palenzuela. Próxima a Palencia ciudad -40 kilómetros- su silueta recortando la colina con sus edificios de piedra es una típica estampa del Cerrato, donde abundan las llanuras, campos de cereales y suaves ondulaciones salpicadas de bosques de ribera.

Lugares que ver en Palenzuela.

El puente de nueve ojos sobre el río Arlanza da la bienvenida a la villa de Palenzuela por el Arco de la Paz, vestigio de la vieja muralla medieval. Por calles toscas e irregulares, travesías de la antigua judería que quedó vacía tras la expulsión, se distribuye el centro histórico al amparo de las ruinas del castillo. Una pétrea fortaleza que formaba parte de la línea defensiva del Arlanza, junto con los castillos de Covarrubias, Tordueles, Torrepadre o el Moral, aguantando los saqueos y envites del ejército musulmán, así como las intrigas de los reyes.

Ruinas de Santa Eulalia

Ruinas de Santa Eulalia

Y es que Palenzuela, por su ubicación estratégica, ha sido una de las ciudades más sitiadas a través de la historia. Si prestamos atención, podemos ver por su casco antiguo restos de bolaños (bolas de piedra) que fueron lanzados como proyectiles desde catapultas o bombardas y hoy decoran muros y puertas de las viviendas. El mirador de Palenzuela ofrece las mejores vistas sobre el panorama, con un horizonte ancho, extensos campos de Castilla.

El río Arlanza, paisaje del Cerrato palentino

El río Arlanza, paisaje del Cerrato palentino

Una curiosidad histórica: a mediados del siglo X se conoce la existencia de Palantia Cometis (Palenzuela) cabecera de un alfoz que pertenecía al obispado de Oca. Un siglo después Palenciola del Conde recibió sus primeros fueros: una serie de privilegios y libertades concedidas por el conde Sancho García de Castilla. Privilegios ratificados por el rey Alfonso X el Sabio -como se recoge en el Archivo Histórico Municipal de Palenzuela- y monarcas posteriores hasta llegar a los Reyes Católicos. Entre estos privilegios figuraban el estar exentos sus habitantes de pagar tributo para la guerra o portazgo en todo el reino.

Calles de Palenzuela

Calles de Palenzuela

Palenzuela, señorío de reinas y princesas.

En un paseo por Palenzuela las casas solariegas y palacios, edificios porticados de arquitectura tradicional castellana da una idea del esplendor medieval que vivió la villa como señorío de mujeres de la realeza. Entre ellas, doña Beatriz hija del rey Sancho, la hermana de Fernando III doña Berenguela, la reina regente María de Molina, la amante del rey Pedro I María de Padilla o Catalina de Lancaster. Señoras de alta alcurnia que dejaron su huella en sus dominios, dotándolos de edificios religiosos como el convento de San Francisco, cuyas ruinas aún son visibles en el margen izquierdo del río Arlanza. Historia de glorias pasadas que se pueden leer esculpidas en las fachadas de los antiguos palacios, con los escudos nobiliarios impresos. Entre otras: la Casa-palacio de los Herrera, la casa del marqués de Ciadoncha o la de los Ortega.

Plaza Mayor de Palenzuela

Plaza Mayor de Palenzuela

La plaza Mayor.

Corazón de la villa de Palenzuela es su acogedora plaza Mayor, presidida por el noble edificio del Ayuntamiento sobre un pórtico de cinco columnas. Un atrio que servía de lonja medieval. Aún en su fachada se puede contemplar la campana de concejo y la esfera del Reloj.

Ayuntamiento de Palenzuela

Ayuntamiento de Palenzuela

La iglesia de Santa Eulalia.

Del templo más antiguo que ver en Palenzuela solo se conserva el esqueleto: una ruina medieval tan romántica como fotogénica en el solar donde se emplaza. El historiador Lázaro de Castro recogió que en este mismo lugar antes existió una primitiva iglesia mozárabe dedicada a Santa Olalla, mártir de la Hispania romana torturada en Mérida en el año 304 d.C. La iglesia gótica que se alzó posteriormente en el siglo XIII fue abandonada y expoliada en 1844, siendo sus piedras incluso usadas como firme de la carretera de acceso al pueblo.

Ruinas, Santa Eulalia, qué ver en Palenzuela

Ruinas, Santa Eulalia, qué ver en Palenzuela

Iglesia de San Juan Bautista

“Todos los días estamos muriendo. Todos los días estamos cambiando. Y sin embargo, nos creemos eternos”. Inscripción grabada en el sepulcro de María Rodríguez de Castro en la iglesia de San Juan Bautista.

La iglesia parroquial de San Juan es una construcción en cantería, con planta rectangular, del siglo XVI. Tres impresionantes naves adornan con bóvedas góticas de crucería, estrelladas en las naves laterales. Edificio magnífico y diáfano, aunque hoy es sombra de lo que fue aún se puede contemplar en el interior el retablo del siglo XVII, la capilla funeraria de la Inmaculada o de los Fernández de Salazar.

Casco histórico de Palenzuela

Casco histórico de Palenzuela

Extramuros, otros sitios de interés histórico que ver en Palenzuela son las ruinas del convento de San Francisco, abandonado tras la desamortización del siglo XIX. Y la ermita de Nuestra Señora de Allende el Río, fechada en la baja Edad Media aunque conserva un arco mozárabe y los restos de una necrópolis de origen medieval. Aunque se sabe que la vida humana, aquí en Palenzuela, comenzó mucho antes. Los restos de túmulos neolíticos y romanos así lo atestiguan. Aunque dada la cercanía, quien sabe si también por estos dominios también se pasearía el humano de Atapuerca.

¿Dónde alojarse en Palenzuela?

Para un fin de semana de relax y desconexión, explorando Palenzuela y el Cerrato Palentino, hay varias casas rurales y hospederías con encanto en los alrededores de Palenzuela, regentadas por la siempre amable población local. Recomendación: la Villa Ferrera Posada Rural (en Herrera de Valdecañas, a 10 minutos en coche de Palenzuela).

Más información en la web oficial de Turismo de Palencia.

Sigue viajando por Castilla y León en el blog:

7 planes que hacer en la Montaña Palentina para disfrutar de un otoño diferente

TAGS

DEJA UN COMENTARIO