Torre de los Suabos, qué ver en Friburgo, Alemania
Alemania Europa

Destino: Friburgo, la capital verde de Alemania

Escrito por la
el
9 mayo, 2022

Anota estos datos: Suroeste de Alemania, frontera con Francia y Suiza. De ambiente universitario, Friburgo es la capital de la Selva Negra -región mítica y fascinante- además de la ciudad con más horas de sol. En los últimos años, se ha erigido como capital de la Ecología del país germano. Con el mayor número de instalaciones medioambientales de toda la Unión Europea, esta mediana ciudad de algo más de 200 mil habitantes posee un cuidado casco histórico que parece sacado de un cuento de los hermanos Grimm. Te cuento todo lo que ver en Friburgo en un día, una urbe que combina a la perfección el encanto medieval con la tecnología más vanguardista del siglo XXI. Todo un ejemplo a seguir.

La plaza de la Catedral de Friburgo

La plaza de la Catedral de Friburgo

Un día en Friburgo. Lugares que visitar:

  1. La puerta de San Martín.
  2. Puerta de los Suabos.
  3. Münstermark, plaza de la Catedral.
  4. Catedral de Friburgo.
  5. Edificio del Viejo Almacén.
  6. Antiguo Ayuntamiento de Friburgo (hoy oficina de Turismo).
  7. Nuevo Ayuntamiento.
  8. Casa de la Ballena.
  9. Calle Konviktstrasse.
  10. Mercado cubierto de Friburgo.
  11. Augustinermuseum.
  12. Monte Scholossberg.

Mapa de sitios que ver en Friburgo, puedes ampliarlo en Google maps.

¡No viajes a Alemania sin seguro de viaje!

Por lo que pueda pasar -retrasos, cancelaciones, necesidad de atención médica…- Yo recomiendo MONDO Seguros de Viaje. Si lo compras a través de mi web tienes un 5% de descuento. Lo puedes conseguir en este enlace:

Alojamiento recomendado en Friburgo.

Yo reservé un alojamiento tradicional, a las afueras del casco histórico, con parking (el centro de Friburgo es peatonal): el Hotel Gasthaus Schützen, una casa de huéspedes en el barrio de Oberau. Su restaurante donde degustar la comida típica de la Selva Negra tiene buenos precios y me resultó muy acogedor. A 15 minutos andando de la catedral, muy recomendable.

Alojamiento en Friburgo

Alojamiento en Friburgo

Qué hacer en Friburgo en 24 horas.

Como ciudad de puerta de entrada a la maravillosa Selva Negra alemana -el mayor bosque de hayas y abetos de Europa- recomiendo al menos dedicar un día para conocer Friburgo. Freiburg im Breisgau en alemán, tiene un ambiente genial en verano, con cervecerías al aire libre y festivales de música. En invierno hay menos horas de luz y parece otra ciudad; sin embargo en diciembre sucumbe a la magia de las luces y los mercadillos navideños. Yo la he conocido en ambas épocas del año ¡y no sabría cuándo me gusta más!

Friburgo en Navidad

Friburgo en Navidad

Tras explorar Friburgo, podemos continuar la ruta hacia el corazón de la Selva Negra: los pueblos de relojes de cuco como Triberg y su cascada… O cruzar la frontera a Francia: estamos a unos pocos kilómetros de la pintoresca región de La Alsacia. En el sur: las espectaculares cataratas del Rin en Suiza. Difícil elección ¿verdad? De momento, vamos a centrarnos en los lugares que visitar en el bonito casco medieval de Friburgo.

Centro histórico de Friburgo.

La puerta de los Suabos da la bienvenida al casco medieval de Friburgo. Monumental torre con reloj y casa anexa de tejado vertical y entramado de madera -esta es la arquitectura típica de la Selva Negra- perteneció a la antigua muralla que protegía Friburgo. Quedan otras dos puertas más en la ciudad: la de San Martín y la puerta de Breisach. Reliquias del pasado que hacen viajar atrás en el tiempo. Las calles empedradas con pintorescas fachadas conducen hasta el corazón de Friburgo: la plaza de la Catedral.

La Torre de los Suabos

La Torre de los Suabos, qué ver en Friburgo

Münstermark: plaza de la Catedral. 

Por las mañanas, desde hace siglos, se instala en esta plaza un animado mercado. En el centro se alza la Catedral de Friburgo, con nada menos que 800 años de antiguedad este templo gótico es la principal atracción turística de la ciudad. De su torre occidental con 116 metros de altura dijo el historiador del arte Jacob Burckhardt que era «La torre más hermosa de la Tierra». Merece la pena visitar su sobrio interior: en él se conservan vidrieras medievales que milagrosamente resistieron los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial. ¿Escuchas el tañido de la campana dando el Angelus? Es la «Hosanna», con tres toneladas de peso y 750 años, una de las más antiguas de toda Alemania.

Torre de la catedral en Friburgo

Torre de la catedral en Friburgo

En la plaza de la Catedral hay otros monumentos que requieren nuestra atención: el Fischbrunnen o fuente donde antaño los pescaderos del mercado solían lavar su mercancía antes de venderla en los puestos.  El icónico edificio del siglo XVI conocido como Viejo Almacén, pintado en el mismo tono rojo que el Ayuntamiento, deslumbra con la decoración de su fachada. En ella hay escudos y esculturas de Hans Sixt von Staufen en honor a la Casa de los Austrias: entre otros se puede ver al Emperador Maximiliano y a su hijo, Felipe el Hermoso, marido de nuestra querida Juana «La Loca».

El viejo almacén de Friburgo, plaza de la Catedral

El viejo almacén de Friburgo, plaza de la Catedral

El Viejo y el Nuevo Ayuntamiento de Friburgo. 

En una misma plaza se ubica el histórico edificio que fue la Secretaría General de la ciudad desde el siglo XIII hasta 1944, cuando sufrió un incendio durante la guerra. Conectado por una pasarela con el palacio renacentista donde se instaló el Nuevo Ayuntamiento, en esta coqueta plaza hay desde el domingo de adviento hasta el 25 de diciembre un mercadillo navideño.

Viejo y Nuevo Ayuntamiento de Friburgo

Viejo y Nuevo Ayuntamiento de Friburgo

Atención a las baldosas del suelo: dibujan los escudos de las ciudades con las que está hermanada Friburgo; entre otras, mi Granada.

Ciudad hermanada con Granada

Ciudad hermanada con Granada, qué ver en Friburgo

A unos pasos del Alter Rathaus se encuentra la Casa de la Ballena, un palacio renacentista donde vivió Erasmo de Rotterdam, como indica en una placa conmemorativa de este humanista que también pasó gran parte de su vida en la vecina ciudad de Basilea, en Suiza, donde se encuentra su tumba.

Casa de Erasmo de Rotterdam en Friburgo

Casa de Erasmo de Rotterdam en Friburgo

Callejeando por la ciudad: la Konviktstrasse y la pequeña Venecia de Friburgo.

Las calles medievales de Friburgo esconden muchas sorpresas. «Perderse» por el centro, caminar sin rumbo es un placer: desde un mono de piedra con una bola de oro, pequeños canales por los que circula el agua a placas doradas en recuerdo de los judíos que tuvieron que huir de la ciudad o fueron deportados a los campos de concentración durante el Tercer Reich.

Placas en el suelo

Placas de la memoria en el suelo de Friburgo

La fuente del Mono.

En la fachada de un banco hay una curiosa fuente con un mono mordiendo una manzana de oro. Realizada por el escultor Friedrich Meinecke en 1905, simboliza a un «hombre que debe morder una manzana ácida», expresión alemana para quien está obligado a hacer algo que le desagrada. En este caso, siendo un banco: pagar las deudas de otra persona a quien avaló económicamente.

El mono de Friburgo

La fuente del Mono, qué ver en Friburgo

Cerca de la puerta de los Suabos, en el entramado de callejuelas, se ubican alguans de las travesías más encantadoras: es la Konviktstrasse, la calle medieval donde vivían los artesanos. Otro lugar de los más bonitos que ver en Friburgos es Klein Venedig, la «pequeña Venecia». Un canal que va desde la puerta de los Suabos a la de San Martín, por el que nadan cisnes y patos. Hay cafeterías, terrazas, galerías de arte y hasta un viejo molino. Toda esa zona es una delicia.

Calles del centro de Friburgo

Calles del centro de Friburgo

¡Llegó la hora de comer! Como ciudad universitaria, hay múltiples restaurantes de todos precios, incluyendo los de comida rápida. Un lugar típico y local: el mercado cubierto de Friburgo o Markthalle Freiburg. Cosmopolita y multicultural, es posible degustar comidas de todos los rincones del mundo. Siempre acompañado, eso sí, de una cerveza alemana. Yo confieso que no me puedo resistir a un rico apfelstrudel, tarta de manzana tradicional en Austria y el sur de Alemania.

Apfelstrudel

Apfelstrudel

Augustinermuseum.

El museo más importante que ver en Friburgo es el ubicado en el antiguo monasterio de los Augustinos -de ahí el nombre-. Convento del siglo XIII donde residían los monjes de esta orden religiosa, hoy es un amplio museo con una colección de obras de arte desde tiempos medievales al Barroco, incluyendo vidriales y gárgolas de la catedral de Friburgo. El precio de la entrada es de 7€.

Monte Scholossberg.

Las mejores panorámicas de la ciudad se obtienen desde el llamado monte del Palacio. Su nombre se debe a que fue el emplazamiento elegido por la dinastía suaba -allá por el año 1000- para construir su palacio. Ideal subir al atardecer -en verano hay una biergarten– para contemplar el ocaso en este privilegiado balcón a la ciudad. No solo se puede llegar andando; también hay un funicular. También se pueden hacer rutas de senderismo por sus caminos en la pura naturaleza: ya dije al principio que Friburgo es la ciudad verde de Alemania, puerta a la mágica Selva Negra.

Más información en la web oficial de Turismo de Friburgo.

Sigue viajando por Alemania en el blog. Te puede interesar:

Código ético: este artículo contiene enlaces de afiliados. Esto significa que si compras o reservas a través de estos enlaces obtengo una pequeña comisión sin que por ello se incremente el precio final. Todo lo que he escrito en este artículo sobre qué ver en Friburgo está basada en mi propia experiencia. 

TAGS
2 Comentarios
  1. Responder

    Cecilia

    3 agosto, 2022

    Me encanta tu blog y gracias a tí planeamos nuestra visita a Friburgo y me enteré del motivo por el que está el escudo de Granada en el suelo de la plaza. Por cierto, nosotros también somos de Granada 😉

    • Responder

      cosmopolilla

      4 agosto, 2022

      Gracias Cecilia por tus palabras, me animan a seguir escribiendo 🙂 justo vuelo en un ratito de vuelta a Granada, un abrazo y a disfrutar mucho de los viajes

DEJA UN COMENTARIO